Testimonios del regreso a Dios Más

Predicando el evangelio a mi padre

Me convertí en creyente de niño y decidí servir al Señor a lo largo de toda mi vida. Terminé asistiendo a la escuela de divinidad por tres años donde acepté la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Ya conozco el nuevo nombre de Dios

Desde pequeña creía en Dios y asistía a reuniones con mis padres, por lo que fui a una universidad cristiana después de secundaria. En una clase, el pastor nos dijo: “En Hebreos 13:8 se indica lo siguiente: ‘Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos’.

¿Puede representar la Biblia al Señor?

Un día del verano de 2017, un colaborador me dijo seriamente: “Creo que tu madre está en contacto con el Relámpago Oriental. Mantente alerta. Su camino no sigue la Biblia, sino que la trasciende”. Me costaba creerlo.

El camino a la purificación

Fui bautizada en el nombre del Señor Jesús en 1990 y en 1998, me había convertido en una colaboradora de la iglesia. Gracias a la obra y guía del Espíritu Santo, disponía de energía inagotable para trabajar para el Señor y mi pozo de sermones jamás se secó.

Ver más

Dios ha formado un grupo de vencedores en China

Más

Tras soportar las dificultades, mi amor por Dios es aún más fuerte

Me llamo Zhou Rui y soy cristiano de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Desde que tuve conciencia, vi a mis padres trabajar duro en el campo de la mañana a la noche para ganarse la vida. A pesar de sus grandes esfuerzos, apenas ganaban dinero al año, por lo que nuestra familia siempre vivía en una pobreza considerable.

La dura persecución del Gobierno del PCCh no hizo sino reforzar mi amor por Dios

En el año 2000 tuve la suerte de oír el evangelio del reino de Dios Todopoderoso. Leyendo las palabras de Dios llegué a comprender el misterio de los nombres de Dios, el misterio de Sus encarnaciones y las verdades relacionadas, por ejemplo, con cómo las tres etapas de la obra de Dios salvan a la humanidad y con su manera de transformar, purificar y perfeccionar completamente al hombre.

Mi huida de las fauces de la muerte

Eso fue en 2006, cuando en la iglesia me encargaba de imprimir libros de las palabras de Dios. Recuerdo que una vez, en una entrega, la policía del PCCh detuvo a algunos de los hermanos y hermanas encargados de entregar los libros y a un conductor de la imprenta que habíamos contratado.

Ver más