817 El único deseo de Dios

La gloria de Jehová, la redención de Jesús,

y los actos de Dios hoy, son lo que ves hoy.

Oíste las palabras del Espíritu de Dios,

Su sabiduría y maravilla, conociste Su carácter,

te ha dicho Su plan de gestión.

Aunque naciste en los últimos días,

entendiste lo que es del pasado,

viviste lo que sucede hoy,

lo que la mano de Dios consigue.

Lo que Dios exige es razonable,

porque Él ha dado mucho, viste mucho de Él.

Testifica por Dios a los santos de todas las eras,

es el único deseo de Su corazón,

es el único deseo de Su corazón.

Lo que viste no es sólo un Dios amoroso, sino uno justo.

Viste la maravillosa obra de Dios,

conociste Su ira y majestad.

También entendiste que una vez que Dios

desata Su terrible ira sobre la casa de Israel,

este día, viene por ti.

Aunque naciste en los últimos días,

entendiste lo que es del pasado,

viviste lo que sucede hoy,

lo que la mano de Dios consigue.

Lo que Dios exige es razonable,

porque Él ha dado mucho, viste mucho de Él.

Testifica por Dios a los santos de todas las eras,

es el único deseo de Su corazón,

es el único deseo de Su corazón.

Entendiste más de los misterios de Dios que Isaías y Juan.

Conoces Su belleza mejor que todos los santos anteriores.

No sólo recibes la verdad de Dios, Su camino y Su vida,

sino una visión y revelación

más grande que la que Juan recibió.

Aunque naciste en los últimos días,

entendiste lo que es del pasado,

viviste lo que sucede hoy,

lo que la mano de Dios consigue.

Lo que Dios exige es razonable,

porque Él ha dado mucho, viste mucho de Él.

Testifica por Dios a los santos de todas las eras,

es el único deseo de Su corazón,

es el único deseo de Su corazón.

Entendiste más misterios,

viste el semblante real de Dios.

Recibiste más del juicio de Dios,

conociste más de Su justicia.

Aunque naciste en los últimos días,

entendiste lo que es del pasado,

viviste lo que sucede hoy,

lo que la mano de Dios consigue.

Lo que Dios exige es razonable,

porque Él ha dado mucho, viste mucho de Él.

Testifica por Dios a los santos de todas las eras,

es el único deseo de Su corazón,

es el único deseo de Su corazón.

Adaptado de ‘¿Qué sabes de la fe?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 816 El deber del hombre es dar testimonio de Dios

Siguiente: 818 ¿Estás dispuesto a ser alguien que da testimonio de Dios?

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro