387 La clave de la fe es aceptar las palabras de Dios como la realidad de la vida

Creer en Dios no debería ser para ver señales y prodigios,

ni por el bien de tu carne personal,

sino dedicarse a entender a Dios

y obedecerlo lo mejor que puedas.

Como Pedro, obedece hasta la muerte.

Esto es lo que ahora debes intentar conseguir.

Creer en Dios significa aceptar que Su palabra es la realidad de la vida.

Practica las palabras de Su boca, llévalas a cabo dentro de ti.

Eso es conseguir el objetivo de Dios.

Comer y beber las palabras de Dios

es para conocer realmente a Dios y para complacer a Dios.

Comer y beber las palabras de Dios

es para comprender mejor a Dios.

Sólo así puedes obedecerlo y amarlo.

Debería ser el objetivo de creer en Dios.

Creer en Dios significa aceptar que Su palabra es la realidad de la vida.

Practica las palabras de Su boca, llévalas a cabo dentro de ti.

Eso es conseguir el objetivo de Dios.

Creer en Dios significa buscar que Dios te perfeccione

y obedecer por completo a Dios.

Si obedeces sin quejarte a Dios,

y tienes en cuenta los deseos de Dios,

posees la estatura y el estilo de Pedro,

tendrás éxito en tu fe, y Dios te ganará.

Si sólo intentas ver señales y prodigios,

tu forma de ver la fe está mal.

Creer en Dios significa aceptar que Su palabra es la realidad de la vida.

Practica las palabras de Su boca, llévalas a cabo dentro de ti.

Eso es conseguir el objetivo de Dios.

Adaptado de ‘Todo se logra por la palabra de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 386 El propósito que la fe del hombre en Dios debería tener

Siguiente: 388 Practicar la verdad es la clave de la fe en Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro