Las ovejas de Dios oyen la voz de Dios

Contenido

Capítulo 6 Varias formas de diferenciación que debes poseer en tu creencia en Dios

4. ¿Cómo puedes saber cuál es la diferencia entre los caminos verdaderos y falsos y las iglesias verdaderas y falsas?

Palabras relevantes de Dios:

¿Cuál es el principio más fundamental en la búsqueda del camino verdadero? Tienes que ver si es o no la obra del Espíritu Santo, si estas palabras son la expresión de la verdad, a quién han sido testificadas, y lo que pueden traerte. Distinguir entre el camino verdadero y el falso requiere de varios aspectos de los conocimientos fundamentales, el más fundamental de los cuales es decir si existe o no la obra del Espíritu Santo. Porque la esencia de la creencia del hombre en Dios es la creencia en el Espíritu de Dios. Incluso su creencia en Dios encarnado se debe a que esta carne es la personificación del Espíritu de Dios, lo que significa que tal creencia sigue siendo la creencia en el Espíritu. Existen diferencias entre el espíritu y la carne, pero debido a que esta carne proviene del Espíritu, y es la Palabra hecha carne, entonces en lo que el hombre cree sigue siendo la esencia inherente de Dios. Y, por ende, al diferenciar si éste es o no el camino verdadero, por sobre todo se tiene que observar si es o no la obra del Espíritu Santo, después de lo cual se debe ver si existe o no verdad en este camino. Esta verdad es el carácter de vida de la humanidad normal, es decir, lo que fue requerido del hombre cuando Dios lo creó en el principio, a saber: toda la humanidad normal (incluyendo el sentido humano, la percepción, la sabiduría y el conocimiento básico de ser hombre). Es decir, se necesita analizar si este camino lleva o no al hombre a una vida de humanidad normal, si la verdad dicha es o no requerida de acuerdo con la realidad de la humanidad normal, si esta verdad es o no práctica y actual, y si es o no es muy oportuna. Si existe verdad en ello, entonces será capaz de llevar al hombre a experiencias normales y prácticas; el hombre, por otra parte, se hace cada vez más normal, el sentido humano del hombre se vuelve cada vez más completo, la vida del hombre en la carne y la vida espiritual se vuelven cada vez más ordenadas, y las emociones del hombre se hacen cada vez más normales. Este es el segundo principio. Hay otro principio, que se refiere a si el hombre tiene o no un conocimiento cada vez mayor de Dios, si el que experimente este tipo de obra y verdad puede inspirar el amor de Dios en él y acercarlo cada vez más a Dios. En esto se puede medir si este es o no el camino verdadero. Lo más fundamental es si este camino es más realista que sobrenatural, y si es o no capaz de proporcionar vida al hombre. Si se ajusta a estos principios, puede llegarse a la conclusión de que este camino es el camino verdadero […]. Si se trata de la obra del Espíritu Santo, el hombre se hace cada vez más normal, y su humanidad se vuelve cada vez más normal. El hombre tiene un conocimiento cada vez mayor de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás, y de la esencia del hombre, y él tiene un anhelo cada vez creciente por la verdad. Es decir, la vida del hombre crece y crece, y el carácter corrupto del hombre llega a ser capaz de más y más cambios, todo lo cual es el significado de Dios que se convierte en la vida del hombre. Si un camino es incapaz de revelar aquellas cosas que son la esencia del hombre, es incapaz de cambiar el carácter del hombre y, más aún, es incapaz de traerlo a Dios o de proporcionarle una verdadera comprensión de Dios, e incluso hace que su humanidad se vuelva cada vez más precaria y su sentido cada vez más anormal, entonces éste no debe ser el camino verdadero, y puede que sea obra de un espíritu maligno, o de la manera antigua. En pocas palabras, no puede pertenecer a la presente obra del Espíritu Santo. Vosotros habéis creído en Dios por todos estos años, sin embargo, no tenéis la menor idea de los principios para diferenciar entre el camino verdadero y el camino falso o de buscar el camino verdadero. La mayoría de las personas ni siquiera están interesadas ​​en estos asuntos; ellos simplemente van donde la mayoría va, y repiten lo que la mayoría dice. ¿Cómo puede ser ésta una persona que busca el camino verdadero? ¿Y cómo pueden estas personas encontrar el camino verdadero? Si captas estos principios clave, entonces no importa lo que pase, no serás engañado.

de ‘Sólo los que conocen a Dios y Su obra pueden satisfacer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Todos los que están dentro de la corriente del Espíritu Santo poseen la presencia y disciplina del Espíritu Santo, y los que no están dentro de la corriente del Espíritu Santo están bajo el mando de Satanás y no tienen ninguna obra del Espíritu Santo. Las personas que están en la corriente del Espíritu Santo son las que aceptan la nueva obra de Dios, las que cooperan en la nueva obra de Dios. Si las que están dentro de esta corriente no pueden cooperar y no pueden poner en práctica la verdad que Dios exige durante este tiempo, entonces serán disciplinadas y, en el peor de los casos, el Espíritu Santo las abandonará. Las que aceptan la nueva obra del Espíritu Santo vivirán dentro de la corriente del Espíritu Santo, recibirán el cuidado y la protección del Espíritu Santo. Las que están dispuestas a poner en práctica la verdad, el Espíritu Santo las ilumina, y las que no están dispuestas a poner en práctica la verdad, el Espíritu Santo las disciplina y hasta pueden ser castigadas. Independientemente de qué clase de persona sean, siempre que estén dentro de la corriente del Espíritu Santo, Dios asumirá la responsabilidad de todos los que aceptan Su nueva obra por el bien de Su nombre. Los que glorifican Su nombre y están dispuestos a poner en práctica Sus palabras, recibirán Sus bendiciones; los que lo desobedecen y no ponen en práctica Sus palabras recibirán Su castigo […]. No así a las personas que no aceptan la nueva obra: Ellas están fuera de la corriente del Espíritu Santo y la disciplina y la amonestación del Espíritu Santo no se aplica a ellas. Estas personas viven todo el día dentro de la carne, viven dentro de sus mentes y todo lo que hacen es de acuerdo a la doctrina que se produce por el análisis y la investigación de sus propios cerebros. Tales cosas no son las exigencias de la nueva obra del Espíritu Santo, mucho menos es la cooperación con Dios. Los que no aceptan la nueva obra de Dios son despojados de la presencia de Dios y, además, son privados de las bendiciones y de la protección de Dios. La mayoría de sus palabras y acciones se aferran a las exigencias del pasado de la obra del Espíritu Santo; son doctrina, no verdad. Tal doctrina y regla son suficientes para probar que lo único que los une es la religión; no son los escogidos o los objetos de la obra de Dios. La asamblea de todos los que están entre ellos solo se puede llamar un gran congreso de religión y no se puede llamar una iglesia. Este es un hecho inalterable.

de ‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Por qué se ha dicho que la práctica de los que están en las iglesias religiosas está pasada de moda? Porque lo que ponen en práctica está separado de la obra de la actualidad. En la Era de la Gracia, lo que ponían en práctica estaba bien, pero a medida que la era ha pasado y la obra de Dios ha cambiado, su práctica poco a poco ha pasado de moda. La nueva obra y la nueva luz la han dejado atrás. Basada en su fundamento original, la obra del Espíritu Santo ha avanzado varios pasos más profundos. Pero esas personas todavía siguen atoradas en la etapa original de la obra de Dios y todavía se adhieren a las viejas prácticas y a la antigua luz. La obra de Dios puede cambiar grandemente en tres o cinco años, así que, ¿no ocurrirán mayores transformaciones en el curso de 2.000 años? Si el hombre no tiene una nueva luz o práctica, quiere decir que no ha mantenido el paso con la obra del Espíritu Santo. Esta es la falla del hombre; la existencia de la nueva obra de Dios no se puede negar porque hoy, los que tienen la obra original del Espíritu Santo todavía acatan prácticas pasadas de moda. La obra del Espíritu Santo siempre se está moviendo hacia adelante y todos los que están en la corriente del Espíritu Santo también deberían estar avanzando más profundo y cambiando, paso a paso. No se deben detener en ninguna etapa. Solo los que no conocen la obra del Espíritu Santo permanecerían entre Su obra original y no aceptarían la nueva obra del Espíritu Santo. Solo los que son desobedientes serían incapaces de obtener la obra del Espíritu Santo. Si la práctica del hombre no mantiene el paso con la nueva obra del Espíritu Santo, entonces la práctica del hombre con toda seguridad se ha separado de la obra de la actualidad y con toda seguridad es incompatible con la obra de la actualidad. Personas pasadas de moda como estas sencillamente no pueden alcanzar la voluntad de Dios, mucho menos podrían convertirse en esas personas del final que darán testimonio de Dios. Toda la obra de gestión, además, no se podría concluir entre tal grupo de personas. Para los que una vez se aferraron a la ley de Jehová, y para los que una vez sufrieron por la cruz, si no pueden aceptar la etapa de la obra de los últimos días, entonces todo lo que hayan hecho habrá sido en vano e inútil […]. Si el hombre se queda atrapado en una etapa, entonces esto prueba que es incapaz de mantener el paso con la obra de Dios y la nueva luz; no prueba que el plan de la gestión de Dios no haya cambiado. Los que están fuera de la corriente del Espíritu Santo siempre piensan que están bien pero, de hecho, la obra de Dios en ellos cesó hace mucho tiempo y la obra del Espíritu Santo está ausente en ellos. La obra de Dios hace mucho que se transfirió a otro grupo de personas, un grupo en quien Él pretende completar Su nueva obra. Ya que los que están en la religión no pueden aceptar la nueva obra de Dios, y solo se aferran a la antigua obra del pasado, Dios ha abandonado a estas personas y hace Su nueva obra en las personas que aceptan esta nueva obra. Estas son personas que cooperan en Su nueva obra y solo de esta manera se puede lograr Su gestión. La gestión de Dios siempre está avanzando y la práctica del hombre siempre está ascendiendo más alto. Dios siempre está obrando y el hombre siempre tiene necesidad, de tal manera que ambos alcanzan su cenit; Dios y el hombre están en completa unión. Esta es la expresión de la consecución de la obra de Dios y es el resultado final de toda la gestión de Dios.

de ‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

El camino verdadero es la senda que puede salvar a las personas, cambiarlas y capacitarlas para que alcancen la aprobación de Dios y entren al destino verdadero. Sólo este es el camino verdadero. Si las personas piensan que creen en el camino verdadero, pero estos objetivos y resultados no se han alcanzado, entonces se puede decir que el suyo es un camino falso, que no es el camino verdadero. Algunas personas dicen: “¿Cómo puedo saber cuál es la diferencia entre lo positivo y lo negativo?” Esto se logra de acuerdo con las palabras de Dios. Todo lo que Dios aprueba, todo lo que Él le exige al hombre que tenga y todo lo que a Dios le gusta que el hombre haga es positivo; todo lo que Dios les exige a las personas que rechacen y abandonen, todo lo que Dios condena es negativo. Así se juzga, evaluando lo positivo y lo negativo, de acuerdo con las palabras de Dios; las palabras de Dios son la piedra de toque que verifica si algo es verdadero o falso y ellas son el único estándar para ver si algo es verdadero o falso. ¿Cómo evalúas qué camino es verdadero y cuál es falso? El camino que te pueda dar la vida verdadera, que pueda hacer que veas la luz, que te permita deshacerte de la corrupción y de la influencia de Satanás, y que te permita obtener la aprobación y las bendiciones de Dios, ese es el camino verdadero. ¿Correcto? ¿Qué nos ha traído el juicio y el castigo de Dios? Nos ha traído toda la verdad que la humanidad corrupta debe tener para alcanzar la salvación, nos ha traído el camino verdadero de vida, nos ha permitido ver la luz de la vida, nos ha dado la mayor salvación y la verdadera salvación que Dios predestinó en la creación del mundo, y nos ha transformado de gente a la que Satanás corrompió y que le pertenecía a Satanás, a gente real a la que Dios verdaderamente ha limpiado y que posee la verdad y que tiene humanidad. Todos estos son los resultados que logran el juicio y el castigo de Dios, por la obra de Dios de los últimos días. Sin el juicio y el castigo de Dios, no podríamos obtener la verdad, nuestra corrupción se quedaría sin resolver, nunca podríamos ver la luz de la vida y nunca obtendríamos la aprobación de Dios. Así, todas las bendiciones que hemos recibido hoy resultan de experimentar y obedecer el juicio y el castigo de Dios.

…………

Algunas personas dicen. “Pero bueno, si este es el camino verdadero, ¿por qué tan pocas personas se unen a él? Ya que es el camino verdadero, ¿no debería tener muchos creyentes? ¿No debería toda la humanidad creer en él?” Las personas que dicen esas cosas no entienden la verdad, están cegatas. La corrupción de toda la humanidad ha alcanzado un cierto punto; cada vez menos personas aman la verdad, cada vez más buscan sus propios intereses e, independientemente de qué fe acepten, lo primero que miran es si les es provechosa, lo que quiere decir que los que creen en el camino verdadero con toda seguridad son pocos, y los que creen en los caminos falsos y en caminos que dan gracia y beneficios, seguro son muchos. Después de escuchar mi explicación, vas a poder llegar a ver la esencia del asunto. La manera en la que creemos no sana a las personas o llena sus vientres con pan o les da gracia o las exorciza de los demonios. Pero si le agregáramos una cosa más a la manera en la que creemos —que los creyentes no morirían cuando les sucediera cualquier desastre— entonces todas las personas del mundo creerían en ella. En la actualidad, esto no se incluye en nuestro camino. Dios no ha dicho, “Yo les garantizo que todos los que crean en el nombre de Dios Todopoderoso no morirán.” Por lo tanto, cuando esparces el evangelio eres cauteloso. Las personas preguntan, “¿Así que no voy a morir si creo en Dios Todopoderoso?” “No lo sé.” “Si Él no puede impedir que yo muera, entonces no tiene caso creer en Él.” Las personas preguntarán, “¿Qué obtendré por creer en Dios Todopoderoso?” “Puedes obtener la verdad.” “¿Qué me dará obtener la verdad?” “Vas a sobrevivir.” “¿Quién ha visto esto? ¿Quién lo puede garantizar? ¿Qué quiere decir obtener la verdad?” “No lo sé.” “No hay manera de que crea.” Por lo tanto, nos es difícil dar testimonio de Dios Todopoderoso y esparcir el evangelio, porque los que aman la verdad son sumamente pocos. Esto es un hecho. Pero después de aceptar la obra de Dios Todopoderoso, cuanto más creemos, más sentimos que es real y más fuerte se vuelve nuestra fe. ¿Por qué es así? Este es el resultado de entender la verdad. Cuanto más entienden la verdad, más sienten que es el camino verdadero y la obra de Dios. Cuanto más entienden la verdad, más se dicen, “Oh, la salvación del hombre que Dios lleva a cabo en este camino es tan real, entender la verdad realmente me puede salvar, hacer cambios en mi carácter, hacerme un ser humano verdadero y permitirme vivir una vida verdadera de una humanidad normal, y por eso este camino tiene sentido.” Creen que obtener la verdad es más significativo, valioso y precioso que cualquier ganancia o la sanación de los enfermos o llenar con pan los vientres de las personas. Como resultado, los que han creído en Dios Todopoderoso durante varios años, creen que no hay nada precioso en alguna de las gracias que se les puedan dar, que sólo obtener la verdad es precioso, y en esto, han visto el camino verdadero. Mira, ¿acaso alguno de los que han creído en Dios Todopoderoso ha huido? Aunque algunas personas no buscan la verdad, siempre y cuando hayan escuchado la predicación por unos pocos años, ¿querrían dar marcha atrás? Ninguna de ellas lo haría. ¿Y por qué no lo harían? Lo que saben es que “Este es el camino verdadero. Siempre y cuando trabaje duro y haga bien mi deber, entonces es muy probable que sobreviva, que mi fin no sea la muerte. No morir es tan precioso.” En la actualidad, las personas no saben qué se requiere para evitar la muerte. Tan pronto como lo supieran, entonces todos se volverían creyentes y su creencia sería fuerte.

de “Cuatro lecciones fundamentales en las que se debe entrar con el fin de obedecer la palabra de Dios” en Comunión y predicación acerca de la entrada a la vida (VI)

Si toda la comunidad religiosa no fuera hostil y no se opusiera a esto, entonces este no sería el camino verdadero. Recuerda: La mayoría de las personas, y hasta el mundo todo, deben estar en contra del camino verdadero. Cuando el Señor Jesús vino por primera vez a hacer la obra y a predicar, ¿no se le opuso todo el judaísmo? Cada vez que Dios empieza una nueva obra, la humanidad corrupta tiene mayor dificultad para aceptarla, porque la obra de Dios está peleada con las concepciones de las personas y las rebate; a las personas les hace falta la capacidad para entender, no pueden penetrar en el reino espiritual, y si no fuera por la obra del Espíritu Santo, no podrían aceptar el camino verdadero. Si creen que es la obra de Dios, pero la comunidad religiosa no se opone a ella, y le hace falta la oposición y la hostilidad del mundo, entonces esto prueba que esta obra de Dios es falsa. ¿Por qué la humanidad no puede aceptar la verdad? En primer lugar, el hombre es de la carne, es de una sustancia física. Las cosas físicas no pueden penetrar el reino espiritual. ¿Qué es lo que quiere decir, “no poder penetrar el reino espiritual”? Quiere decir que no pueden ver los espíritus, las actividades de los espíritus y el reino espiritual, que están sin ver lo que Dios está haciendo o diciendo. Las personas estarían ciegas en el reino espiritual. Si tú cierras los ojos en el mundo físico, no ves nada. Cuando los abres, ¿qué puedes ver? El mundo físico. ¿Puedes ver qué espíritu hace qué obra en las personas? ¿Puedes ver qué ha venido a hacer y decir el Espíritu de Dios? No puedes. A veces puedes escuchar Su voz y leer las palabras de Dios escritas en un libro, pero todavía no sabes cómo o cuándo Dios habló esas palabras. Puedes escuchar Su voz, pero no sabes de dónde viene; ves las palabras de Dios impresas en la página, pero no sabes qué quieren decir. Las personas no pueden penetrar el reino espiritual o comprender el origen de las palabras de Dios y por eso necesitan el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, y la obra del Espíritu Santo, con el fin de alcanzar resultados. En segundo lugar, la humanidad ha sido profundamente corrompida, y su interior ha sido saturado con el veneno incalculable de Satanás y con conocimiento incalculable; si evaluara todo usando varias filosofías satánicas y conocimiento, entonces nunca podría establecer qué es la verdad. Sin el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, el hombre sería incapaz de entender la verdad. La humanidad corrupta por instinto no puede penetrar el reino espiritual. Ha sido saturada con filosofías satánicas y conocimiento y no puede identificar la verdad. Y, por lo tanto, el camino verdadero inevitablemente está sujeto a la persecución y al rechazo del hombre. ¿Por qué a las personas les es fácil aceptar el conocimiento y las filosofías de Satanás? En primer lugar, van de acuerdo con sus concepciones y los intereses de su carne y es benéfico para su carne. Se dicen para sí, “Aceptar un conocimiento como este me ayuda: Me traerá una promoción, me hará exitoso y me permitirá lograr cosas. Con un conocimiento como este las personas me admirarán.” Ve cómo eso que beneficia a las personas está de acuerdo con sus concepciones […]. Después de haber sido corrompidas hasta este grado, y de no poder penetrar el reino espiritual, las personas sólo pueden estar en contra Dios y, por consiguiente, cuando la obra de Dios llega se encuentra con el rechazo del hombre, su oposición y su condenación. ¿No debía esperarse esto? Si la llegada de la obra de Dios no se hubiera encontrado con la condenación y la oposición del mundo y de la humanidad, entonces esto probaría que no es la verdad. Si todo lo que Dios habló estuviera de acuerdo con las concepciones de las personas, ¿la condenarían? ¿Estarían en contra de ella? Seguramente no.

de “Comunión y predicación de lo de arriba acerca de la propagación del evangelio”

Sólo una iglesia que tiene la obra del Espíritu Santo es una iglesia de Dios, y sólo si tiene personas que verdaderamente buscan la verdad y obedecen la obra de Dios, una iglesia puede tener la obra del Espíritu Santo; Dios reconoce a las iglesias que tienen la obra del Espíritu Santo y no reconoce a las iglesias que no tienen la obra del Espíritu Santo. Los escogidos de Dios deben entender esto.

…………

Una iglesia verdadera está formada por los que verdaderamente creen en Dios y aman la verdad, y es una congregación de todos los que le temen a Dios. Sólo entonces se puede llamar una iglesia […]. Sólo una congregación de los que Dios ha predestinado y escogido, y que tienen la obra del Espíritu Santo, es una iglesia.

de “Cómo abordar y resolver el desorden entre las iglesias locales” en Anales de la comunión y arreglos de la obra de Cristo (II)

Una iglesia está formada por los que Dios verdaderamente ha predestinado y escogido —se compone de los que aman la verdad, buscan la verdad y tienen la obra del Espíritu Santo—. Sólo cuando esas personas se congregan para comer y beber la palabra de Dios, llevar la vida de la iglesia, experimentar la obra de Dios y cumplir su deber como criaturas de Dios, puede ser una iglesia. Si una multitud escandalosa dice que verdaderamente cree en Dios, pero no ama ni busca la verdad, y no tiene la obra del Espíritu Santo, y realiza ceremonias religiosas y ora y lee las palabras de Dios, entonces no es una iglesia. Con mayor precisión, las iglesias que no tienen la obra del Espíritu Santo no son iglesias; sólo son lugares religiosos y personas que realizan ceremonias religiosas. No son personas que verdaderamente obedecen a Dios y experimentan la obra de Dios.

…………

Una iglesia es una reunión de personas que verdaderamente creen en Dios y buscan la verdad y que en absoluto permite a los malvados —ellos no pertenecen a una iglesia—. Si un grupo de personas que no buscaron la verdad y no hicieron nada para poner la verdad en práctica se reúne, ¿sería esto una iglesia? ¿Qué sería? Sería un lugar religioso o una multitud escandalosa. Una iglesia debe estar formada por personas que verdaderamente creen en Dios y buscan la verdad, que comen y beben las palabras de Dios y adoran a Dios, cumplen su deber, y experimentan la obra de Dios y han recibido la obra del Espíritu Santo. Sólo esto es una iglesia. Por lo tanto, cuando evalúes una iglesia, primero te debes fijar en qué clase de personas tiene. En segundo lugar, te debes fijar en si tiene o no la obra del Espíritu Santo; si su asamblea no tiene la obra del Espíritu Santo, no es una iglesia, y si no es una reunión de los que buscan la verdad, entonces no es una iglesia. Si una iglesia no tiene a alguien que verdaderamente busque la verdad y carece completamente de la obra del Espíritu Santo, entonces si hay una persona en ella que está dispuesta a buscar la verdad, y permanece en esa iglesia, ¿podría esa persona ser salvada? No podría, y debería dejar esa multitud escandalosa y buscar una iglesia tan pronto como pueda. Si, dentro de una iglesia, hay tres o cinco personas que buscan la verdad, y 30 o 50, que sólo son una multitud escandalosa, entonces esas tres o cinco personas que verdaderamente creen en Dios y buscan la verdad se deben reunir; si se juntan, su reunión sigue siendo una iglesia, una iglesia con menos miembros pero que es pura.

de “Entender el verdadero significado de la iglesia y trabajar por los cinco principios de la obra de la iglesia es de importancia crítica durante el tiempo final” en Comunión y predicación acerca de la entrada a la vida (VII)

Muchas personas creen en Dios pero adoran catedrales y le dan un crédito a ciegas a los pastores, el resultado es que, después de haber creído en Dios durante muchos años, todavía no han entendido la verdad ni han entrado en la realidad, sólo han obtenido algunas doctrinas religiosas y ceremonias y prácticas religiosas y no conocen verdaderamente a Dios. En consecuencia, no hay el más mínimo cambio en su carácter de vida. No es de extrañar, entonces, que esos líderes y pastores religiosos pasen todas sus vidas creyendo en Dios y predicando y, sin embargo, ninguno de ellos conozca verdaderamente a Dios o ni siquiera tenga un corazón que tema a Dios; se quedan como los fariseos de los primeros tiempos, haciendo todo cuanto pueden para oponerse a Cristo, condenan el camino verdadero y atrapan y controlan al pueblo escogido de Dios por el bien de su propia condición y de su propio sustento. La razón por la que dan la apariencia de ser tan amorosos y de atesorar la grey de Dios es sólo con el fin de proteger su propio sustento, justo como los hombres de negocios tratan a sus clientes como dioses para hacer dinero y enriquecerse. Todo lo que la comunidad religiosa hace es una manifestación de su oposición a Dios; no es nada sino una ceremonia religiosa, y no contiene la más mínima realidad de la verdad, y mucho menos hay algún indicio de la obra del Espíritu Santo. Claramente, la comunidad religiosa no adora al verdadero Dios sino al Dios vago e imaginario. Predica doctrinas religiosas y el conocimiento literal de la Biblia y está completamente desprovista del esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo. Por lo tanto, la comunidad religiosa es básicamente incapaz de llevar a las personas delante de Dios, no las puede guiar en el camino correcto de creer en Dios y, además, no puede llevar a las personas a la realidad de la verdad o ayudarlas a ser salvadas. Esto se debe a que el Espíritu Santo no ha perfeccionado ni edificado a sus líderes y pastores mientras experimentan la obra de Dios, sino que, en cambio, se han vuelto líderes y pastores en la comunidad religiosa después de que se graduaron del seminario y que se les dio un diploma. No tienen la obra y la confirmación del Espíritu Santo, no tienen el más mínimo conocimiento verdadero de Dios y sus bocas no pueden hablar de nada sino de conocimiento teológico y teorías. En realidad, no han experimentado nada. Esas personas están completamente descalificadas para que Dios las use; ¿cómo podrían guiar al hombre ante Dios? Con arrogancia sostienen en alto la graduación del seminario como prueba de su propio derecho, hacen todo lo que pueden para hacer alarde de su conocimiento de la Biblia, son insoportablemente arrogantes, y por esto, Dios las condena y Dios las aborrece y han perdido la obra del Espíritu Santo. De esto no hay duda. Por qué la comunidad religiosa se ha convertido en el enemigo mortal de Cristo, es una pregunta que mueve a la reflexión. ¿Qué muestra que, en la Era de la Gracia, el judaísmo clavó a Jesucristo en la cruz? En la Era del Reino de los últimos días, la comunidad religiosa se une y dedica todos sus esfuerzos para oponerse a Dios y juzgar Su obra de los últimos días, niega y rechaza a Cristo encarnado de los últimos días, ha inventado varios rumores de Dios encarnado y de la iglesia de Dios, y ataca, denigra y blasfema contra Dios encarnado y la iglesia de Dios, y desde entonces ha clavado el Jesús que ha vuelto, el Cristo de los últimos días, a la cruz. Esto prueba que la comunidad religiosa desde hace mucho ha degenerado en fuerzas de Satanás que se oponen y se rebelan contra Dios. A la comunidad religiosa no la gobierna Dios, y mucho menos la gobierna la verdad; la gobiernan totalmente los humanos corruptos y, además, los anticristos.

Cuando las personas creen en Dios en un lugar religioso como este —uno que le pertenece a Satanás y que los demonios y los anticristos gobiernan y controlan— sólo pueden entender las doctrinas religiosas, sólo pueden seguir ceremonias y reglas religiosas y nunca van a entender la verdad, nunca van a experimentar la obra de Dios y son totalmente incapaces de ser salvadas. Esto es absoluto. Porque no hay nada de la obra del Espíritu Santo en los lugares religiosos y son lugares que le repugnan a Dios, que Dios aborrece y que Él condena y maldice. Dios nunca ha reconocido la religión, mucho menos la ha elogiado, y desde el tiempo de Jesús, Dios ha condenado a la comunidad religiosa. Por lo tanto, cuando crees en Dios debes encontrar lugares que tengan la obra del Espíritu Santo; sólo estas son verdaderas iglesias, y sólo en las verdaderas iglesias podrás escuchar la voz de Dios y descubrir las pisadas de la obra de Dios. Ese es el medio por el cual se busca a Dios.

de “Los efectos de entender genuinamente la verdad” en Anales de la comunión y los arreglos de la obra de la iglesia (I)