Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 7: Tienes que verte correctamente y no renunciar a la verdad

Las personas son siempre incapaces de considerar correctamente sus propios puntos fuertes y sus debilidades, y esto influye de manera inconsciente en su conocimiento de Dios. Existen algunas personas que incluso se abandonan y pierden la esperanza, que no buscan cambiar su carácter ni están dispuestas a sufrir dificultades para poner la verdad en práctica; estas personas piensan que nunca han cambiado. En realidad, sí lo han hecho, aunque ellas mismas no sean capaces de darse cuenta: en vez de ello sólo contemplan sus problemas y no están dispuestas a colaborar con Dios. Esto no sólo retrasa su entrada normal, sino que también aumenta sus malentendidos sobre Dios y, aún más, influye en su destino. Por tanto, esta cuestión es una que debéis estudiar cuidadosamente para lograr una entrada más profunda y alcanzar los efectos del cambio que deberíais estar obteniendo.

Algunas personas están en medio de la negatividad, pero todavía pueden mantener una actitud de “fieles a Dios hasta el final, independientemente del resultado” en su deber. Digo que esto es cambio, aunque vosotros mismos no os estéis dando cuenta. En realidad, si te examinas cuidadosamente, verás que una parte de tu carácter corrupto ya ha cambiado; sin embargo, cuando usas de forma constante los más altos estándares para medirte, no sólo no serás capaz de alcanzar tan alto nivel, sino que incluso esos cambios que has hecho dentro de ti también serán negados; éste es un error humano. Si de verdad eres alguien que puede distinguir lo correcto de lo erróneo, entonces no hay perjuicio en hacer que seas consciente de tus cambios internos; no sólo puedes ver tus propios cambios, sino que además puedes encontrar la senda que tienes por delante y que debes practicar; en ese momento verás que mientras te estás esforzando, sigues teniendo esperanza; no eres irredimible. Ahora mismo te digo: Quienes pueden ver sus problemas de la forma correcta tienen esperanza; pueden salir de la negatividad.

La razón por la cual renuncias a la verdad es porque crees que has traspasado el límite de poder ser salvo, así que renuncias incluso a las verdades más fundamentales. Tal vez no se trate de que no puedas poner la verdad en práctica, sino más bien de que renuncies a las oportunidades de practicar la verdad; si desistes de la verdad, ¿puedes cambiar aún? Si desistes de la verdad, ¿entonces dónde está el significado de tu creencia en Dios? ¿No se ha dicho ya: “Es correcto, independientemente de cuándo se busque el cambio en el carácter”? ¿Has olvidado esto? Recordáis que sólo muy pocos serán salvos[a] y sentís que no tenéis esperanza. Si tu búsqueda no es positiva, ¿no aparecerán las cosas negativas? ¿Cómo podrás no ser negativo? Por ello, sigo diciéndote: Tienes que verte correctamente y no renunciar a la verdad.

Notas al pie:

a. El texto original dice: “Recordáis que sólo muy pocos son”.