Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 8: Pasar del extremismo a procurar ser un superviviente

1. Cómo llegan las personas al extremismo

¿Qué habéis estado buscando todos últimamente? ¿Tal vez un cambio de carácter y dar testimonio de Dios? ¡No! Veo a muchas personas que, de nuevo, buscan morir para Dios con el fin de avergonzar al viejo Satanás. ¿Estáis esperando tan sólo a ser castigados en lugar de planear cómo llevar a cabo la verdad o procurar un cambio de carácter para devolver el amor de Dios? Tras leer “La traición (1)” y “La traición (2)”, las personas tenían planes de morir. Todas creyeron que el objetivo supremo de Dios era que las personas murieran para humillar a Satanás. Por tanto, éstas no esperaban obtener nada para sí mismas, y no buscaban en un sentido positivo ni tenían determinación de sufrir. ¿Acaso este tipo de búsqueda no supone caer en el extremismo? El propósito de la obra y de las palabras de Dios es que las personas puedan entrar a mayor profundidad y mejor en la verdad, y en un cambio de carácter. La intención no es que las personas mueran ni castigarlas después de que manifiesten cómo son en realidad, sino tan sólo que todas mediten un poco más sobre algunas preguntas clave para que puedan considerar su propia condición con mayor claridad, y entren con mayor rapidez después de haber entendido las exigencias de Dios. Si todas las personas tuvieran que morir y ser castigadas, ¿para qué serviría en realidad la obra de Dios? ¿Y cuál sería el resultado de salvar a las personas? Si el propósito de la obra de Dios fuera que las personas murieran, ¿tendría alguien la confianza de procurar un cambio de carácter? ¿Acaso no conduciría esto a las personas a un estancamiento? Llegados a ese punto, ¿no pensarían todas ellas: “De todos modos seré castigado, me limitaré a conformarme y a arreglármelas como pueda; no tendré necesidad de preocuparme por nada. Comoquiera que actúe, voy a morir. Voy a ser castigado. ¿De qué sirve buscar la verdad?”. No tendrían mucha confianza. Las personas pueden tener muchas dificultades aun siendo dirigidas desde un lado positivo. Hacer que las personas cambien de carácter y mueran de todos modos; ni una sola de ellas sería salva, porque esto es en sí mismo una contradicción. No se puede dar testimonio de Dios desde el lado negativo; se tiene que hacer desde la parte positiva. Sólo así tendrán fuerza las personas. Dado que la estatura de las personas es bastante baja, no buscan claramente cómo entrar desde el lado positivo. Además, si planteamos la hipótesis desde el lado negativo, entonces se sentirán confusas sobre la parte positiva y abandonarán. Si dices: “Si nos van a castigar más tarde, ¿cómo deberíamos, pues, practicar ahora?, ¿cómo deberíamos amar a Dios?”, ¿puede alguien hacer que este dicho funcione? Si añades: “Ser un buen testigo de Dios”, todos dirán débilmente “¡Si tú lo dices!”. Con este tipo de comunicación, las personas están aguardando simplemente a recibir castigo. Nadie pensará en cosas como amar a Dios, practicar la verdad, o ser testigo de Dios. ¿Podría ser salva una raza humana semejante?

2. Ser un superviviente es lo que las personas deberían estar procurando

En el principio, este grupo de personas buscaba ser reyes y ejercer poder. Cuando, al final, Dios vino a hacer Su obra y dijo que todas las personas eran hacedoras de servicio, se hundieron aquí para no volver a salir. Aunque se les ofrezcan bendiciones, no las quieren. No creen en ser convertidas en el pueblo de Dios. Tampoco creen cuando se les dice que no son hacedoras de servicio. ¿No son éstos dos extremos? A las personas les encanta irse siempre a los extremos. No volvamos a sacar lo que ha ocurrido antes. Podemos afirmar que sólo es el curso necesario para el cambio de carácter, sin necesidad de indagar más en ello. Ahora debéis reflexionar: ¿Cuál es el plan más básico que yo debería tener? ¿Cuál es la mejor forma de corresponderle a Dios? Os dirigiré a una senda, una que se asegura de que todos tengáis un camino que seguir: buscar ser un superviviente. Independientemente de la posición o del estatus posterior, preocúpate tan sólo de lo que deberías hacer mientras procuras sobrevivir. Esto es algo que las personas deberían procurar: es adecuado. No es un deseo extravagante, porque los seres humanos que sobreviven serán ciertamente buenas personas. Darán, sin lugar a duda, buen testimonio de Dios y satisfarán Su voluntad. Procurar sobrevivir no es, pues, un deseo exagerado, sino algo que las personas deberían buscar. Es conforme a la obra salvífica de Dios hacia las personas. Si te estás preparando para ser castigado, necesariamente eres una mala persona. ¿Cómo podría una mala persona ser testigo de Dios? Todas las personas que reciben castigo son personas que no aman a Dios. ¿Cómo podrían ir al infierno las personas que aman a Dios? ¿Acaso no sería mera palabrería para quienes van al infierno y son castigados hablar de ser testigos de Dios? Si todas las personas tuvieran que ir al infierno, la obra de Dios no tendría sentido. Si todas las personas tuvieran que morir, la obra de Dios tendría aún menos sentido, porque todo el “producto” de la obra de Dios moriría. ¡Sería una buena broma! ¿No es verdad que esta hipótesis no se sostiene? ¿Acaso no es una gran contradicción? Por tanto, todos deberíais elaborar el plan más básico posible para sobrevivir después, ya sea como hacedor de servicio, como una de las personas de Dios, como uno de los hijos de Dios o como alguien de estatus elevado. En lo único que tienes que pensar es en aquello que necesitas hacer para sobrevivir, con la aprobación de Dios, porque Él espera que más personas sobrevivan. ¿No simplifica esto vuestra búsqueda? Al buscar en este sentido, ¡apuesto a que no os preocuparéis más de cómo dar testimonio de Dios después de la muerte! Finalmente, deberíais comprender que una búsqueda normal no es un deseo extravagante. Las personas no deberían tener deseos extravagantes en su creencia en Dios. Las búsquedas normales son lo que ellas deberían tener.