Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 44: ¿Entiendes el amor de Dios por la humanidad?

¿Dónde está el amor de Dios, que se hizo carne, manifiesto para la humanidad? Después de experimentar la obra paso a paso, podéis ver que cuando Dios habla en cada etapa de la obra, usa algunos patrones, pronuncia algunas profecías, expresa alguna verdad y el carácter de Dios, y todas las personas tienen reacciones. ¿Cuáles son sus reacciones? No se someten a Dios; en especial, no toman la iniciativa de buscar la verdad, o no están dispuestas a aceptar la obra de Dios. Son todas negativas y resistentes, y entran en conflicto, rechazan y no aceptan. Sin embargo, desde el principio Dios no ha cambiado la forma en que hace Su obra; Su amor por la humanidad no cambia. Independientemente de la actitud de las personas, de si están rechazando o aceptando con reticencia, o si cambian ligeramente, el amor de Dios es inmutable. Su obra nunca ha sido alterada en ningún paso. Éste es un aspecto en el cual Su amor es manifiesto. Además, después de que se complete cada paso de la obra, al margen de cómo se manifiesten las personas, el amor de Dios por las personas es inmutable. Él siempre está obrando y salvando a las personas. En el siguiente paso, cuando realiza Su obra, Sus palabras de juicio y revelación serán más profundas, más claras y más dirigidas a las situaciones actuales de las personas. Él pronuncia algunas palabras para permitir que las personas lo entiendan y lo conozcan mejor y, sobre todo, para que puedan entender Su voluntad y sean capaces de cumplirla. Las personas verán que Dios sigue amando a la humanidad. Independientemente de que las reacciones de las personas sean siempre negativas o se resistan a Dios, éstas siempre tendrán estas clases de reacciones en cada paso de la obra. Sin embargo, Dios siempre habla y obra, y Él nunca ha cambiado Su amor por la humanidad. Por tanto, toda la obra de Dios para el hombre es el amor. Algunas personas dicen: “Si toda la obra es amor, entonces, ¿por qué juzga y castiga Él al hombre? ¿Por qué parece ser odiosa hacia las personas? ¡Él incluso pone a prueba a las personas y las deja morir!”. Es verdad, ¡Dios sólo tiene amor por las personas! Él castiga y juzga la rebeldía de las personas para permitirles entender la verdad, así como arrepentirse y empezar de nuevo, y para que puedan entender el carácter de Dios; de esta forma, las personas pueden venerar a Dios y someterse a Él. Algunas personas se encuentran en un estado mental de resistencia, pero Dios no va a cejar lo más mínimo respecto a salvar a las personas y no renuncia a ellas; esto implica una gran cantidad de amor, ¿no es así? Durante el tiempo de los hacedores de servicio, muchas personas se encuentran en tanta negatividad y dolor que gritan y alborotan hasta el punto de llorar, quejarse en voz alta y preguntarse cómo pueden ser hacedores de servicio con tantas dificultades. ¡Verdaderamente no están dispuestas! No estás dispuesto y no entiendes, pero Dios te entiende. ¿No es esto amor? Su amor incluye una comprensión de las personas, viendo a través de las personas, y un entendimiento total de las personas. Su amor no es confuso, no es fingido, no es vacío, sino real. Él ve tus deficiencias y tu ignorancia, y tiene compasión de ti, te ama y siempre te estimula emocionalmente. Al margen de que no estés preparado o dispuesto a ser un hacedor de servicio, Él siempre está hablando y proporcionándote varios meses de refinamiento con el fin de revelar tu corrupción y permitirte entender tu vergonzosa situación. ¿Hay amor durante este período de tres meses? Si Él no tuviera amor, te ignoraría; al ver la forma de tu conducta durante el tiempo de los hacedores de servicio, Él te habría rechazado antes. ¿No estás dispuesto a ser un hacedor de servicio? No sufrirás con Dios, pero saltas de gozo cuando obtienes bendiciones. Si Dios sólo tuviera odio en lugar de amor, las personas serían eliminadas debido a sus reacciones corruptas. Tres meses de refinamiento no es mucho tiempo. ¿Por qué digo que no es mucho tiempo? Porque ésta es simplemente la cantidad de tiempo que las personas son capaces de soportar. Si durara un poco más de tiempo, no serían capaces de soportarlo. Aunque siempre cantan, se reúnen y hablan, sólo disfrutan de esas cosas y sin duda no podrían mantenerse en pie; por tanto, se les convierte en el pueblo de Dios antes. Esto también implica amor; Dios usa Su corazón y Su amor para reformar a las personas y hacerse con ellas. Esto es también una manifestación del amor. Puedes verlo en este marco temporal; Él no se retrasa un solo día ni un solo mes. Cuando llega el día en el que debería hablar, habla de inmediato. Si se retrasara algunos meses más, algunas personas se retirarían poco a poco. Esto es obrar según las situaciones reales de las personas. Él no se retrasa en absoluto ni malgasta el tiempo, Él presta una atención especial a todos. Como Él está salvando a las personas, Él es responsable hasta el final. Pero algunas personas no cumplen con las expectativas, resbalan y caen. Antes de que algunas personas se marchen, el Espíritu Santo las conmueve de un modo especial y las insta a quedarse. A algunas personas se las insta de verdad a quedarse, pero no lo hacen. Dios ama realmente y en gran manera a las personas, pero éstas no son dignas de dejar que Dios las ame. Si Él no fuera capaz de amar a las personas que se echan atrás, esto se convertiría en odio, y Él ignoraría por completo a esa clase de persona. Con respecto a los pasos y al marco temporal de la obra, a la longitud del paso, la cantidad de palabras dichas en el paso, el tono de voz, los métodos usados en el paso y las verdades correspondientes para permitirte entender, todo ello incluye Sus grandes pensamientos y consideración, así como su organización y planificación precisas. Él siempre está usando Su sabiduría para guiar a la humanidad, proveer para ella, servirle y cultivarla poco a poco, y traerla hasta este día. Cada persona que ha experimentado estas cosas actualmente tiene algún entendimiento; aunque Yo no lo discuto, muchas personas son capaces de hacerlo; las personas mantienen fresco en sus memorias un proceso paso a paso. No hay palabras para describir el amor en esto. Dios ama a las personas muy profundamente, pero éstas nunca lo experimentarán totalmente; este amor es demasiado profundo y es imposible de explicar claramente con palabras; es imposible explicarlo con nitidez desde la perspectiva del tiempo. Desde la perspectiva temporal, somos capaces de ver cuán profundo es Su amor por la humanidad; Él presta una consideración especialmente meticulosa a los pequeños asuntos y no permite que el tiempo se demore demasiado. Él teme que, si el tiempo se alarga demasiado, esas personas se echarán atrás y lo dejarán. Su amor sostiene con firmeza a las personas y no ceja en absoluto. Además, también están los pasos del castigo y el juicio a los que Dios se agarra. Si hubiera un método más, las personas sentirían que Dios las está engañando y jugando con ellas. Las estaturas de las personas no alcanzan y es muy fácil para ellas retirarse. Por tanto, después de tres meses de refinamiento, Dios habló de nuevo y convirtió a los hacedores de servicio en Su pueblo y todos estaban felices. Las personas se sentían tan estimuladas emocionalmente que rompían a llorar y comprobaban que la sabiduría de Dios es demasiado buena. “Todo ese tiempo pensé que yo era un hacedor de servicio, que no tenía un destino, que eso significaba que Dios no nos quiere y que estamos acabados por completo”. En ese tiempo, si Yo hubiera dicho que no permitiría que murierais, nadie lo habría creído; habríais pensado que Dios ya había dicho aquello y que con toda seguridad era cierto. Transcurridos tres meses, pronuncié otro pasaje de palabras y puse fin a la prueba de los hacedores de servicio. Aunque la naturaleza de las personas es corrupta, en ocasiones son especialmente inocentes como un niño pequeño. ¿Por qué se dice que las personas son siempre niños en la presencia de Dios? Todos y cada uno de los movimientos que hacen son como los de un niño; las personas miran a los demás como si todos fueran corruptos y decadentes, pero en los ojos de Dios, las personas son siempre niños, son especialmente ingenuas e inocentes; por tanto, Dios no trata a las personas como enemigas, en su lugar las considera Sus objetivos para la salvación y el amor. Así pues, el amor de Dios por las personas no es como lo que éstas imaginan, lo cual es sólo decir cosas agradables y buenos deseos. Esta vez hay algunas palabras en la obra de Dios que verdaderamente no cumplen las expectativas de las personas, incluso hasta el punto de que atraviesan los corazones de las personas provocándoles dolor. Algunas palabras de juicio son como etiquetar y reprender a las personas, pero realmente todas tienen un contexto verdadero y están completamente en sintonía con los hechos y la verdad. No son exageradas. Dios habla conforme a la esencia corrupta de las personas, y siempre que éstas experimenten durante un período de tiempo, llegarán a entender. Dios dice estas cosas con el propósito de cambiar y salvar a las personas. Sólo al hablar de esta forma, Él es capaz de lograr los resultados más valiosos. Deberías ver que las bondadosas intenciones de Dios están totalmente diseñadas para salvar a las personas y que todo lo que expresan es el amor de Dios. Independientemente de que lo mires desde la perspectiva de la sabiduría en la obra de Dios, desde la perspectiva de los pasos y los patrones en la obra de Dios, desde la perspectiva de la duración de la obra o de Sus organizaciones y Sus planes precisos, todo representa Su amor. Por ejemplo, todas las personas aman a sus hijos e hijas y se esfuerzan mucho para que caminen por la senda correcta. Cuando descubren las debilidades de sus hijos, se preocupan, porque si les hablan suavemente, ellos no escucharán ni podrán cambiar; si les hablan con mayor dureza, herirán la autoestima de sus hijos y éstos no podrán soportarlo. Así pues, todo esto se hace bajo la influencia del amor y se invierte mucho esfuerzo. Vosotros, que sois hijos e hijas, podríais haber experimentado el amor de vuestros padres. No sólo la ternura y la consideración son amor; el castigo estricto lo es incluso más. Dios se encuentra especialmente bajo la influencia del amor por la humanidad y bajo la condición previa del amor. Así pues, Él hace todo lo que puede para salvar a las personas corruptas. No lidia con ellas de forma superficial, sino que hace planes precisos basados en el paso. Con respecto al tiempo, la ubicación, el tono de voz, el método de hablar y la cantidad de esfuerzo invertido, etc., podéis decir que todo ello revela Su amor, y explica suficientemente que Su amor por la humanidad es ilimitado e inconmensurable. Y muchas personas dicen palabras rebeldes cuando están en medio de la prueba de los hacedores de servicio y emiten quejas. Pero Dios no discute sobre estas cosas y, sin duda, no castiga a las personas por ello. Como Él ama a las personas, lo perdona todo. Si simplemente tuviera odio en lugar de amor, habría condenado a las personas mucho antes. Como Él tiene amor, no discute, sino que tolera, y es capaz de observar las dificultades de las personas. Esto es hacerlo todo por completo bajo la influencia del amor. Sólo Dios entiende a las personas; tú ni siquiera te entiendes a ti mismo. ¿No es así? Piensa en ello detenidamente: algunas personas se quejan de esto y aquello; causan problemas sin razón, viven en bendiciones, pero no las sienten. Nadie sabe cuánto dolor tuvo que sufrir Dios que descendió a la tierra desde el cielo. Dios se hizo persona, Él es muy grande y fue capaz de volverse diminuto, inferior y ser humillado en gran manera. ¡Cuánto dolor debió de haber sufrido! Toma un ejemplo del mundo: un buen emperador ama a su pueblo como a sus propios hijos y, con el fin de entender las dificultades y el sufrimiento del mismo, sale personalmente a observarlo. Según su posición, no tendría que haber sufrido estos dolores, pero visita en secreto al pueblo vestido de ropa común para aliviar el padecimiento de éste. Se mezcla con las personas y entiende su dolor como una persona normal. Según su posición, dignarse a ponerse en el estatus de una persona ordinaria es algo humillante; debe vivir como una persona normal; los demás no conocen su estatus y, por supuesto, lo tratan como a una persona normal. Hay muchos peligros entre las personas y, claro está, lo tratan de formas muy diferentes, y comienza a experimentar las dificultades y los sufrimientos de las personas; él sufre los dolores que ellas sufren; tiene que ser especialmente cauteloso y cuidadoso en todas partes. ¿Para qué está haciendo esto? Sólo lo impulsa una meta. Dios es capaz de obrar de esta forma hoy, porque Su plan de gestión ha alcanzado este nivel. Él ama a la humanidad y por ello la salva; es capaz de hacerlo, porque el amor lo impulsa, y lo hace bajo la premisa del amor. Dios se hizo carne y sufrió una humillación enorme con el fin de salvar a este grupo de la humanidad corrupta. Ello demuestra suficientemente que Su amor es muy grande. Hay consejo, consuelo, aliento, tolerancia y paciencia en las palabras que Dios dice, y aún más, en Sus palabras hay juicio, castigo, maldición, revelación pública, hermosas promesas, etc. Independientemente del método, todo está dominado por el amor. Ésta es la esencia de Su obra, ¿no es así? Todos tenéis algún entendimiento actualmente, pero no es muy profundo. Como mínimo sois capaces de tener algún sentido y, posteriormente, después de haber experimentado de tres a cinco años, seréis capaces de sentir que este amor es muy profundo y grande. Es imposible usar las palabras del hombre para describirlo. Si las personas no tienen amor, ¿cómo pueden corresponder al amor de Dios? Aunque ofrecieras tu vida a Dios, no serías capaz de devolvérselo. Después de que experimentéis de tres a cinco años más, y reflexionéis sobre vuestras manifestaciones y carácter actuales, estaréis tremendamente arrepentidos y os arrodillaréis e inclinaréis vuestra cabeza hasta el suelo. ¿Por qué sigue la mayoría de las personas tan de cerca? ¿Por qué tiene la mayoría de las personas tanto entusiasmo? Entienden el amor de Dios y ven que Su obra consiste en salvar a las personas. Pensad en ello, ¿no es la obra de Dios especialmente precisa en su cronología? Un vínculo sigue de cerca a otro sin el más mínimo retraso. ¿Por qué no se demora Él? Lo sigue haciendo por la humanidad. No está dispuesto a sacrificar ni perder una sola alma. A las personas no les importan sus propios destinos; por tanto, ¿quién te ama más en esta tierra? Tú no te amas a ti mismo, no aprecias tu propia vida ni sabes lo preciosa que es. Dios es quien más ama a la humanidad. Sólo Él la ama al máximo. Las personas podrían no haber observado esto, y piensan que se aman a sí mismas. Realmente, ¿qué amor tienen las personas por sí mismas? Sólo el amor de Dios es amor verdadero; tú experimentarás poco a poco lo que es el amor genuino. Si Dios no se hubiera hecho carne ni hubiera obrado y guiado a las personas cara a cara, de no haber estado en contacto con las personas y vivido con ellas todo el tiempo, entender de verdad Su amor no sería fácil para las personas.

Las personas y Dios son fundamentalmente distintos y viven en dos esferas diferentes. Las personas no son capaces de entender el lenguaje de Dios y aún menos de conocer Sus pensamientos. Sólo Dios entiende a las personas y es imposible que ellas entiendan a Dios. Él tiene que hacerse carne y ser parecido al hombre (parecido en su aspecto exterior). Dios soporta una humillación y un dolor tremendos para salvar a la humanidad y permitir a las personas entender y conocer la obra de Dios. ¿Por qué está Él siempre salvando a las personas y nunca se rinde? ¿Acaso no se debe a Su amor por las personas? Él ve cómo corrompe Satanás a la humanidad y no abandona ni se rinde. Así pues, hay un plan de gestión. Si Él destruyera a la humanidad cuando se enoja como imaginan las personas que Él haría, no sería necesario salvar dolorosamente a las personas tal como lo hace ahora. Y como Él se hizo carne y sufrió el dolor, Su amor es manifiesto, las personas lo descubren poco a poco y todos lo conocen. De no ser porque Él obra así ahora, y si las personas sólo supieran que hay un Dios en el cielo y que Él tiene amor por la humanidad, sólo sería doctrina, y nunca observarían el verdadero amor de Dios. Sólo al hacerse Él carne y obrar, las personas pueden tener un verdadero entendimiento de Él que no sea confuso o vacío ni sea palabrería superficial, sino un entendimiento que sea real. Esto se debe a que el amor que Dios da a las personas es tangiblemente beneficioso, esta obra sólo puede llevarse a cabo por la encarnación, y el Espíritu no puede sustituirla. ¿Cuán grande es el amor que Jesús dio a las personas? Él sirvió como una ofrenda por el pecado para la humanidad corrupta al ser crucificado; vino para completar la obra de redención de la humanidad, hasta que fue crucificado. Este amor es ilimitado y la obra que Dios ha hecho es demasiado importante. Hay personas que tienen nociones sobre el Dios hecho carne. ¿Qué nociones tienen? Sin el Dios hecho carne, la creencia de las personas en Dios sería un marco vacío y éstas serían destruidas al final. El amor de Dios por la humanidad se pone principalmente de manifiesto en Su obra mientras está en la carne: salva a las personas de forma personal, habla cara a cara con ellas, vive en medio de ellas sin estar distante en el más mínimo grado, sin fingimiento, sino siendo sincero. Él salva a las personas hasta el punto de que fue capaz de hacerse carne y pasar por años de dolor con las personas en el mundo, todo ello debido a Su amor y compasión por la humanidad. El amor de Dios por esta no tiene condiciones o exigencias. ¿Qué recibe Él de la humanidad? Las personas son frías con Él. ¿Quién es capaz de tratar a Dios como tal? Las personas ni siquiera le dan consuelo alguno; aún hoy en día, ni siquiera ha recibido amor sincero de ellas. Él sólo da y provee de manera desinteresada, pero las personas siguen sin contentarse y piden gracia de continuo. ¡Las personas son tan problemáticas y es tan difícil lidiar con ellas! Sin embargo, tarde o temprano llegará el día en el que la obra de Dios obtendrá resultados, y la mayoría de las personas enviarán agradecimientos sinceros desde su corazón. Aquellos que han experimentado muchos años son capaces de tener un sentido de este aspecto. Aunque las personas son insensibles, después de todo no son robots; no son objetos inanimados. Las que no han tenido experiencia con la obra de Dios podrían no ser capaces de observar estas cosas; sólo reconocen decir que estas verdades son correctas, pero no tienen un entendimiento muy profundo.

Dios se hizo carne y ha obrado durante varios años y ha dicho incontables cosas. Él empieza dando a las personas la prueba de los hacedores de servicio, y posteriormente pronuncia profecías y comienza la obra de juicio y castigo, después usa la muerte para refinar a las personas. Seguidamente, conduce a las personas al camino correcto de creer en Dios, hablar y proveer a las personas con toda la verdad y luchar contra las diversas nociones del hombre. Más adelante le da a éste una pequeña esperanza para permitirle ver que hay esperanza por delante; es decir, Dios y las personas entran juntos en un hermoso destino. Aunque toda esta obra se lleva a cabo conforme a los planes de Dios, se realiza toda según las necesidades de la humanidad. Él no la hace de forma casual; Él usa Su sabiduría para hacer toda esta obra. Como tiene amor, es capaz de usar la sabiduría y tratar con seriedad a estas personas corruptas. Él no juega con las personas en el más mínimo grado. Observa el tono de voz y el lenguaje en las palabras de Dios; en ocasiones da pruebas a las personas; a veces Su lenguaje hace que éstas se sientan incómodas, a veces les da un lenguaje que las libera y alivia. Él pone realmente mucho pensamiento y consideración por las personas. Aunque éstas son creaciones de Dios, y todas han experimentado la corrupción de Satanás, y aunque sean despreciables, vagabundas y sus naturalezas sean así, Él no trata a las personas según sus esencias ni según la retribución que deberían sufrir. Aunque Su discurso sea duro, Él siempre trata a las personas con paciencia, tolerancia y compasión. ¡Pondera esto lenta y detenidamente! Si Dios no tratara a las personas con tolerancia, compasión y gracia, ¿sería entonces capaz de decir todas estas cosas para salvar a las personas? ¿Por qué no ha condenado directamente a las personas? Éstas son muy insensatas e ignorantes, no tienen amor en sus esencias y no saben qué es el amor ni por qué obra Dios de esta forma. Cuando las personas no observan el amor de Dios, sienten: Dios hace muy bien esta obra, es beneficiosa para la humanidad y es capaz de cambiar a las personas. Sin embargo, ni una sola persona siente que Dios haya hecho Su obra demasiado bien, con demasiada importancia, que Su amor por la humanidad es demasiado profundo y que en realidad Él no ha tratado a las personas como si fueran insoportablemente inmundas. Ellas no han tratado a Dios como tal, pero Él sí ha tratado a las personas como personas. ¿No es así? Dios dice que sois animales, pero simplemente no te ha tratado como tal. Si os trató como animales, ¿por qué te proveería, pues, con la verdad? ¿Para qué te salvaría entonces? Algunas personas se sienten extremadamente agraviadas y dicen: “Dios dijo que soy un vagabundo, estoy tan avergonzado que no puedo seguir viviendo”. Realmente, las personas no entienden la voluntad de Dios. Se puede decir que podrías experimentar la sabiduría y los buenos propósitos de la obra de Dios toda tu vida, pero no lo harás de un modo muy profundo. Independientemente de que tus experiencias sean o no profundas, mientras entiendas al final y conozcas un poco, es suficiente. Dios les pide a las personas que entiendan la verdad y se centren en transformar su carácter, que entren gradual y profundamente en su devoción y sumisión, así como en el amor que tienen por Dios en sus corazones. Cuando las personas se gastan un poco y sufren pequeñas dificultades, piensan que sus contribuciones son muy grandes en la presencia de Dios, y que tienen veteranía. Cuando hacen una pequeña contribución, hacen alarde de su veteranía y, si no mencionan sus contribuciones, no se sienten firmes ni tranquilos. ¿Tienen amor las personas? ¿Qué amor tienen las personas? ¿Recibe Dios el verdadero amor de las personas? ¿No es digno Dios del amor de las personas?