Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 21: Cómo entender el justo carácter de Dios

Las personas pueden clasificarse en categorías que son determinadas por su espíritu. Algunas personas tienen un espíritu humano y son escogidas de una forma predeterminada. Dentro del espíritu humano hay una porción que está predeterminada. Algunas personas no tienen espíritu; son demonios que se han infiltrado. No están predestinadas ni son escogidas por Dios. Aunque han entrado, no pueden ser salvas y, en última instancia, serán alejadas por los demonios. La naturaleza interna de la persona es la que determina si ésta aceptará la obra de Dios, qué camino tomará o si será capaz de cambiar después de aceptarla. Algunas personas no pueden evitar desviarse. Su espíritu determina que son de esa categoría de cosas; no pueden cambiar. Hay personas en las que el Espíritu Santo deja de obrar, porque no han tomado el rumbo correcto. Si regresan, el Espíritu Santo puede hacer aún Su obra, pero si ellas persisten en no volver, entonces están acabadas por completo. Existen todo tipo de circunstancias. ¿Cómo se debería entender, cómo se debería comprender el carácter justo de Dios? ¿Cómo se llega a conocer esta justicia? El hombre justo recibe la bendición de Dios y la persona malvada se encuentra con las maldiciones de Dios. Tal es la justicia de Dios, ¿verdad? ¿Acaso es así? Os pregunto: Si una persona justa no ha recibido la bendición de Dios y no la puede obtener, si Dios no la bendice, y si, por el contrario, una persona malvada es rica en propiedad familiar, tiene numerosos hijos, todo le va bien y tiene éxito, ¿es ésta la justicia de Dios? ¡Sí! ¿Cómo explicamos esto? Existe un dicho en el sentido de que Dios recompensa a los buenos y castiga a los malos, y que cada persona recibe retribución según sus actos. ¿Es este dicho correcto? Ahora bien, existe algo como esto: Dios mata o maldice a una persona que lo adora, o no la bendice nunca ni le presta atención, y además ignora más adoración. También hay una persona malvada a quien Dios no ha bendecido ni castigado, pero es rica en propiedades familiares, tiene numerosos hijos, todo le va bien y tiene éxito. Algunas personas afirman: «Dios no es justo. Lo adoramos, pero no hemos recibido aún Su bendición. Sin embargo, la persona malvada que no lo ha adorado, sino que se resiste a Él, es mejor que nosotros en todo, más alta que nosotros. ¡Dios no es justo!». ¿Qué os permite ver esto? De los dos ejemplos que acabo de poner, ¿cuál ilustra la justicia de Dios? Algunas personas dicen: «¡Ambas son la justicia de Dios!». ¿Por qué dirían esto? La comprensión que las personas tienen del carácter de Dios es errónea. Todo lo que el hombre sabe está dentro de su pensamiento y de su punto de vista, procede de un punto de vista comercial, de un punto de vista del bien y del mal o de lo correcto y lo incorrecto, o de un punto de vista de la lógica. Si te ocupas de conocer a Dios mientras sostienes estos puntos de vista, no habrá forma de ser compatible con Él y seguirás resistiéndote a Dios y haciendo reclamaciones. Hubo una vez un mendigo que parecía estar loco. Sólo sabía adorar a Dios, pero Él se limitaba a ignorarlo y no lo bendijo. Quizás estéis pensando: «Aunque Dios no lo bendiga en el mundo venidero, ciertamente lo hará en la eternidad y le compensará diez mil veces más. ¿No hace esto justo a Dios? Ese hombre rico, que disfruta de céntuplas bendiciones y se extingue en la eternidad. ¿No es ésta también la justicia de Dios?». ¿Cómo se debería entender la justicia? Pongamos, por ejemplo, conocer la obra de Dios. Si Él sólo obrara hasta la Era de la Gracia, si no llevara a cabo esta etapa final de la obra, y todas las personas se extinguieran, ¿estaría el amor de Dios en esto? Supongamos que la persona que adora a Dios es lanzada al lago de fuego y azufre, y a alguien que no adora a Dios ni lo conoce, Él le permite permanecer, ¿cómo trataremos esto? ¿Hay justicia en esto? Todo lo que las personas dicen tiene que ver por completo con saber doctrinas. Cuando nos enfrentamos a la realidad hay confusión. ¿Por qué decir que Dios siente amor por el hombre y que Dios es justo? Esto es algo que uno debe comprender por completo. De acuerdo con los conceptos humanos, los buenos son recompensados y los malvados son castigados, las personas malvadas no deben recibir recompensa y todos los que no hacen el mal deberían recibir recompensa y ser bendecidos, porque Dios es justo. Al parecer, las personas deberían recibir lo que merecen, y se dice que Dios es justo sólo cuando las personas reciben lo que se les debe. ¿Y si alguien no recibe su parte? ¿Deberías decir entonces que Dios no es justo? Supongamos que las personas de esta era tuvieran que ver un relato en un libro que dijera que Dios creó una raza humana, en la era anterior. Transcurridos miles de años, Dios ve que las personas se han corrompido hasta ser irreconocibles, no está de humor para salvarlos y, por tanto, los destruye. ¿Cómo considerarías esto? ¿Dirías que Dios no tiene amor? Tal como lo ven las personas, Dios destruyó a quienes vivieron en la época anterior, así que Dios no siente amor. Conocer a Dios es no decir esto ni aquello sobre Él basándose en cómo ven las cosas los seres humanos. No hay verdad en la forma en que los hombres ven las cosas. Debes ver cuál es la esencia de Dios, cuál es Su carácter. Las personas no deberían ver la esencia de Dios basándose en los fenómenos externos de lo que Dios ha hecho o con lo que Él ha tratado. La raza humana misma ha sido corrompida por Satanás. Básicamente no sabe cuál es su naturaleza ni qué es la raza humana corrupta delante de Dios, ni cómo se debería tratar con ella. Considera a Job, un hombre justo bendecido por Dios. Esta es la justicia de Dios. Job atraviesa pruebas y Satanás hace una apuesta con Jehová: ¿Por qué te adora Job? Es porque Tú le das tan gran recompensa. Si le quitas todo lo que tiene, ¿seguirá adorándote? Jehová Dios respondió: «Mientras no le quites la vida, puedes hacer lo que quieras». Satanás fue a Job y, más tarde, éste se enfrentó a pruebas. Fue despojado de todo lo que tenía, y sus hijos murieron. ¿Contienen las pruebas de Job el carácter justo de Dios? ¡Sí! ¿Dónde? No puedes explicarlo, ¿verdad? Aunque seas una persona justa, Dios sigue teniendo derecho de probarte y permitir que te conviertas en un testigo para Él. El carácter de Dios es justo. Trata a todos por igual, pero esto no significa que porque la persona justa pueda soportar las pruebas no tenga que pasar por ellas, que la persona justa necesite ser protegida. Las cosas no son así. Él tiene derecho a probarte. Esto es una expresión de Su carácter justo. Finalmente, después de que Job fuera sometido a pruebas y diera testimonio de Jehová, Él lo bendijo incluso más que antes, con doble y mejor bendición. Además, Jehová se apareció delante de él y le habló desde el viento, como si Job lo viera cara a cara. Es una bendición que se le dio, ¿verdad? Es la justicia de Dios. ¿Y si fuera lo contrario? Jehová vio a Job aceptar estas pruebas, dar testimonio de Él en presencia de Satanás y avergonzó a éste. Sin embargo, Jehová se dio la vuelta y se marchó, ignorándolo. Job no alcanzó bendición después. ¿Está la justicia de Dios en esto? Independientemente de que Job fuera bendecido después de las pruebas o no, o de si Jehová se apareció ante él o no, todo esto contiene el beneplácito de Dios. Que se apareciera delante de él es la justicia de Dios, y que no lo hiciera también es la justicia de Dios. Como parte de la creación, ¿en qué te basas para exigirle a Dios? El hombre no está cualificado para tener exigencias con Dios. Exigirle algo a Dios es lo más irrazonable. Dios hará lo que Él quiera y tiene derecho a no hacerlo así. Tiene derecho a gestionar estas cosas solo. Su propio carácter es justo. La justicia no es, en modo alguno, imparcial y razonable, no corta algo por la mitad ni te da tanta obra como puedas hacer, ni te paga según la cantidad de obra que hayas hecho. Esto no es la justicia de Dios. Crees que cada persona hace su parte, que la distribución es según la obra realizada y que cada persona recibe lo que debe de acuerdo con lo que hace; sólo esto es justicia. Supongamos que Dios eliminara a Job después de que éste diera testimonio de Él. Aquí, Dios también es justo. ¿Por qué decir que Él es justo? Decir que Dios es justo al actuar así, ¿por qué afirmar tal cosa? La justicia es una clase de cosa que, si algo encaja con los conceptos de las personas, éstas dicen que Dios es justo, algo que es mucho más fácil; sin embargo, si las personas no consideran que se ajusta a sus conceptos, si es algo que ellas son incapaces de entender, esto les exigiría un gran esfuerzo para poder explicarlo como justicia. Si Él hubiera eliminado a Job en aquel momento, las personas no dirían que Dios fue justo. Aunque hubiera personas que afirmaran que lo fue, dirían a regañadientes: «Jehová Dios tiene razón...». De hecho, si las personas son eliminadas por Dios, si han sido o no corrompidas, ¿debería Dios explicar las razones para la eliminación de éstas? ¿Debería explicarles a las personas en qué se basa Él para eliminarlas? No habría necesidad, ¿verdad? ¿Es necesario que se base en conservar a las personas útiles y eliminar a las que son inútiles? No es necesario. A los ojos de Dios, se puede tratar con una persona corrupta como le plazca a Él. Comoquiera que lo haga, es adecuado; todo está en Su plan. Si eres desagradable a Sus ojos, eres inútil después de dar testimonio y eres eliminado, ¿es esto justo? Es justicia. Aunque en realidad no resulte fácil de entender, debes tener un entendimiento en principio. Dime, ¿es justa la destrucción de Satanás por parte de Dios? ¿Si hubiera perdonado a Satanás? ¿Tal vez no te atreves a contestar? ¿De qué forma es justo? La esencia de Dios es justicia. Aunque no es fácil entender lo que Dios hace, todo lo que Él lleva a cabo es justo. Sencillamente es que las personas no entienden; sobre esto no hay equivocación alguna. ¿Sabes? Cuando Dios entregó a Pedro a Satanás, ¿cómo respondió Pedro? «El hombre es incapaz de trascender lo que Tú haces, pero todo lo que Tú llevas a cabo contiene Tu beneplácito. Hay justicia en todo ello. ¿Cómo podría no alabarte por tus sabios hechos?». Ahora bien, deberías observar que Dios no elimina a Satanás de inmediato, para que el hombre sea capaz de ver cómo éste ha corrompido a las personas y cómo Dios las ha salvado. Sólo cuando el hombre sea capaz de ver el grado en que Satanás ha corrompido al hombre, y cómo su lista de crímenes llega hasta el cielo, Dios eliminará finalmente a Satanás para que las personas puedan ver que en ello están la justicia y el carácter de Dios. Todo lo que Dios hace es justo. Aunque seas incapaz de descubrirlo, no deberías hacer juicios como te plazca. Si te parece irracional o si tienes algún concepto al respecto y después afirmas que Dios no es justo, esto es lo más irrazonable. Justo ahora he puesto unos cuantos ejemplos negativos para que podáis diferenciar y no os atreváis a hablar. Ves que algunas cosas le parecieron incomprensibles a Pedro, aunque estaba seguro de que la sabiduría de Dios estaba presente en aquello, que el beneplácito de Dios estaba en todo aquello. El hombre es incapaz de entenderlo todo. ¡Hay tantas cosas inimaginables! Ciertamente, conocer el carácter de Dios no es cosa fácil.

Algunas personas quemaron libros y fueron castigadas directamente. Algunas declararon culpable a Dios y fueron castigadas. Existen muchos ejemplos de este tipo. Cuando los nuevos creyentes oyen estas cosas no pueden aceptarlas, porque tienen conceptos. Dios ve que eres ignorante y no te presta atención. ¿Crees que Él no lo puede entender? Si los creyentes de mucho tiempo son así, no es aceptable, independientemente de la cantidad de años que hayan tenido que ver con Él o que lo hayan seguido. Los nuevos creyentes son arrogantes y altivos, así que Él no te presta atención. Llegará un día en que lo descubrirás por ti mismo. Si hace muchos años que vienes y sigues aferrado a conceptos, si ridiculizas, te burlas, miras por encima del hombro y esparces nociones por todas partes, deberías recibir retribución. En algunas cosas se te perdona por ser estúpido e ignorante, pero si sabes y sigues actuando así a propósito, y no escuchas ocurra lo que ocurra, entonces te espera el castigo. Conoces el lado benévolo de Dios hacia las personas. No olvides que Dios también tiene un lado que no tolera la ofensa de las personas.