Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 2: La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo I

¿Qué tema enseñaremos hoy? Enseñaremos un tema muy importante, un tema que hemos enseñado desde que Dios comenzó Su obra. Es un tema que es muy importante para cada persona y también es una cuestión con la que todos deben entrar en contacto y entrarán en contacto durante el curso de su creencia en Dios. Es una cuestión muy importante y es tanto inevitable como inseparable del hombre. Hablando de importancia, ¿qué es lo más importante para cada creyente? Algunos dirán que lo más importante es entender la voluntad de Dios; algunos dirán que lo más importante es comer y beber más de las palabras de Dios; algunos dirán que lo más importante es conocerse; algunos dirán que lo más importante es saber cómo ser salvado por Dios, cómo seguir a Dios y cómo ser capaz de satisfacer la voluntad de Dios. Pero por hoy dejaremos a un lado estos temas. ¿De qué hablaremos? El tema del que hablaremos se refiere a Dios. ¿No es este un tema de suma importancia para todos? (Sí.) ¿Qué cosas implica un tema acerca de Dios? Por supuesto, este tema ciertamente es inseparable del carácter de Dios, la esencia de Dios y la obra de Dios, así que hablemos hoy acerca de, “La Obra de Dios, El Carácter de Dios y Dios Mismo”.

La obra de Dios es un tema que no será desconocido para nadie y las personas entran en contacto con él desde el día en que comienzan a creer en Dios. Algunas personas dirán, “Nosotros experimentamos la obra de Dios cada día. ¡Estamos acostumbrados a ella! ¿Cómo podría ser posible que no estemos acostumbrados a la obra de Dios?” Algunos dirán también, “El carácter de Dios es un tema al que dedicamos nuestras vidas investigando, averiguando, concentrándonos, así que también estamos acostumbrados a eso. En cuanto a Dios Mismo, Él es el Único a quien seguimos, creemos y acatamos; también estamos acostumbrados a Él”. Desde la creación del mundo, Dios no ha detenido Su obra. Mientras Él obra, constantemente expresa Su propio carácter, transmite Su propia esencia y expresa Su palabra en todo tipo de formas, sin cesar se transmite Él, Su voluntad y Su esencia a la humanidad y expresa Su voluntad y Sus requisitos para la humanidad. Por lo tanto, en un sentido literal, estos temas no parecerán extraños a nadie pero, de hecho, aquellos que ahora siguen a Dios ciertamente no están acostumbrados a la obra de Dios, al carácter de Dios y a Dios Mismo. ¿Por qué digo esto? Mientras el hombre experimenta la obra de Dios, entra en contacto con Dios y, en consecuencia, piensa que entiende el carácter de Dios y que tiene el conocimiento de una parte del carácter de Dios. Cree que está en confianza con Dios y que entiende mucho acerca de Él. Pero considerando la situación actual, parece que el conocimiento de muchas personas se confina sólo a los libros, a su propio alcance personal de la experiencia y todavía más su conocimiento se confina a los hechos que pueden ver con sus propios ojos y ahí existe un abismo entre su conocimiento y el Dios verdadero. ¿Qué tan grande exactamente es un abismo? Puedes no estar seguro de esto en tu corazón o puedes tener alguna conciencia y algún sentimiento pero por lo que respecta a Dios mismo, el conocimiento que el hombre tiene de Él dista mucho de la esencia del Dios verdadero. Entonces, existe una gran necesidad para que pongamos sobre la mesa este tema de “La Obra de Dios, el Carácter de Dios y Dios Mismo” y enseñar sobre él.

De hecho, el carácter de Dios está abierto a todas y cada una de las personas; no está oculto. Porque Dios nunca ha tratado conscientemente de evadir a nadie ni jamás ha tratado conscientemente de ocultarse, no permitiéndole al hombre conocerlo ni entenderlo. Más bien, desde el principio, el carácter de Dios ha sido abierto y ha estado a plena vista para que todos lo vean. Esto es porque, en la gestión de Dios, Dios obra ante todos y en todos. Al mismo tiempo, mientras Él hace su obra, continuamente revela Su carácter y continuamente guía a cada persona por medio de Su esencia y por medio de lo que Él tiene y es. Dentro de cada era, cada periodo de tiempo, ya sea en ambientes buenos o en ambientes terribles, hablando en términos generales, el carácter de Dios está abierto a todos y lo que Él tiene y es está abierto a todos, así como Su vida provee y mantiene al hombre en un flujo sin fin. Sin embargo, para algunas personas, el carácter de Dios está oculto. ¿Por qué digo esto? Porque aunque estas personas viven dentro de la obra de Dios y aunque siguen a Dios, nunca han tratado de entender a Dios, no tienen ganas de conocer a Dios ni mucho menos desean acercarse a Dios. En lo que respecta a estas personas, un conocimiento del carácter de Dios significaría el principio de su final y significaría su juicio y condenación por el carácter de Dios. Por lo tanto, estas personas nunca han querido entender a Dios ni entender Su carácter, nunca han tratado de tener un conocimiento profundo de la voluntad de Dios ni de comprender Su voluntad, y no tienen deseos de cooperar conscientemente tratando de captar Su voluntad. Nunca se cansan de hacer las cosas que quieren hacer, creyendo en el Dios que desean creer, creyendo en el Dios de sus propios corazones que existe dentro de sus imaginaciones y concepciones y creyendo en el Dios de sus vidas diarias que está con ellas a donde quieran que van. En cuanto al Dios verdadero, lo tratan con indiferencia despectiva; no tienen deseos de entenderlo ni de prestarle ninguna atención, mucho menos de acercarse a Él. Más bien, disimulan y se envuelven con las palabras que Dios expresa y, de esta manera, piensan que su creencia en Dios está dando fruto y que su creencia ha traído a Dios a sus corazones. Dentro de sus corazones, sin embargo, están siendo guiados por sus imaginaciones, sus concepciones e incluso por sus definiciones de Dios y no tienen nada que ver en lo más mínimo con el Dios verdadero. Porque una vez que han entendido al Dios verdadero y el carácter verdadero de Dios, y han entendido lo que Dios tiene y es, entonces esto significaría la condenación de su comportamiento, su creencia y su búsqueda, por lo tanto están poco dispuestas a tratar de entender la esencia de Dios y muy poco dispuestas, muy renuentes, a hablar u orar activamente de una manera que les permitiría entender a Dios más a fondo, saber más acerca de voluntad de Dios y entender más a fondo el carácter de Dios. Preferirían que Dios fuera una invención, algo vacío y vago, y preferirían que Dios fuera sólo como lo imaginan ser, un Dios a su entera disposición, incansable y para ser usado sin cesar. Cuando desean disfrutar la gracia de Dios, Dios sería esa gracia; cuando necesitan ser bendecidos, Dios sería esa bendición; cuando se encuentran con ambientes adversos[a], Dios les daría valor y sería su respaldo. Pero también hay algunas personas que ansiosamente desean entender el carácter de Dios, que desean ver verdaderamente a Dios mismo y que desean entender verdadera y genuinamente el carácter de Dios y lo que Él tiene y es. Estas personas buscan la realidad de la verdad, buscan ser salvadas por Dios y buscan la conquista, salvación y perfección de Dios. Estas personas leen la palabra de Dios con sus corazones y usan sus corazones para experimentar cada ambiente y cada persona, asunto y cosa que Dios ordena para ellas; oran y buscan con un corazón auténtico. Lo que más quieren conocer es el carácter de Dios y lo que más quieren entender es la verdadera esencia de Dios para que no puedan ofender a Dios y puedan ver aún más de la hermosura y la autenticidad de Dios dentro de su experiencia, para que pueda haber un Dios verdadero existiendo en sus corazón, que Dios pueda tener un lugar en sus corazones y que ya no puedan imaginar, ya no vivir dentro de un vacío y ya no vivir dentro de imaginaciones y concepciones; están poco dispuestas a vivir en la vaguedad. Estas personas urgentemente desean entender el carácter de Dios y entender Su esencia. Para ellas, el carácter y la esencia de Dios proveen para ellas en todo momento, proveen vida. Una vez que entienden el carácter de Dios, entonces son capaces de temer a Dios todavía más; una vez que entienden a Dios, entonces están mejor capacitadas para cooperar con la obra de Dios y mejor capacitadas para ser consideradas con la voluntad de Dios y hacer su deber. Estas son las actitudes hacia el carácter de Dios de dos tipos de persona. Un tipo no quiere entender el carácter de Dios. Aunque puedan decir que lo hacen y decir que quieren conocer a Dios mismo, que quieren ver lo que Dios tiene y es y que quieren verdaderamente experimentar cómo es Dios, dentro de sus corazones preferirían que Dios no existiera porque se han estado rebelando contra Dios y desafiándolo todo el tiempo, porque luchan con Dios por tomar posiciones en sus propios corazones y porque en sus corazones a menudo dudan, e incluso niegan, la existencia de Dios. No quieren que el carácter de Dios o el Dios verdadero ocupe sus corazones. Sólo quieren satisfacer sus propios deseos, sus propias imaginaciones y sus propias ambiciones desenfrenadas. Así que, como ves, aunque estas personas creen en Dios y siguen a Dios, y aunque algunas incluso abandonan a sus familias y carreras, sus obras malas nunca cesan. Incluso hay algunas que roban las ofrendas, algunas que despilfarran sin reservas las ofrendas, algunas que maldicen a Dios en secreto y algunas que usan sus posiciones para rivalizar con Dios por personas o por estatus, que usan cualquier método y recurso para cualquier artificio para hacer que las personas las adoren, dando testimonio de sí mismas todo el tiempo, exaltándose y queriendo siempre que las demás las tengan en alta estima. Hay incluso algunas que quieren que las demás las confundan con Dios y para ellas es mejor si las personas las tratan como si fueran Dios. Nunca les dicen a las personas, “Soy un ser humano corrupto; soy demasiado corrupto y arrogante, así que no me adores. No importa qué tan buenas sean mis acciones, todo es porque Dios me levanta, son todas las cosas que debo hacer”. Nunca dicen nada así. ¿Por qué no? Porque tienen mucho miedo de perder su posición en los corazones de las personas. Así que estas personas nunca exaltan a Dios ni dan testimonio de Dios. Y la razón por la que no exaltan a Dios ni dan testimonio de Él es porque nunca han intentado entender a Dios. ¿Pueden conocer a Dios cuando no lo entienden? Imposible. Por lo tanto, aunque las palabras del título de este tema, “La Obra de Dios, El Carácter de Dios y Dios Mismo”, son sencillas, tienen un significado diferente para cada persona. En cuanto a aquellas que siempre se están rebelando contra Dios, desafiando a Dios y siendo hostiles hacia Dios, pretenden la condenación; mientras que para aquellas que buscan la realidad de la verdad y que siempre son capaces de presentarse ante Dios para buscar Su voluntad entonces, más allá de toda duda, harán que sean como un pez en el agua. Entonces, cuando oigáis que estaré discutiendo el carácter de Dios y la obra de Dios, hay algunos entre vosotros cuyas cabezas comenzarán a doler; y cuando algunos otros oyen esto, piensan,[b] “Mm, este es un buen tema. Necesito oír sobre él porque será de gran beneficio para mí y es un tema del que no puedo prescindir en mi experiencia de vida. Es la llave de todas las llaves y es el fundamento de mi creencia en Dios. Las personas no pueden prescindir de él”. Aunque este tema está tanto cercano como lejano, es tanto extraño como familiar a todos, cualquiera que sea el caso, sigue siendo algo que todos aquí hoy deben oír y es algo que todos ustedes necesitan saber y entender. No importa de qué manera abordes este tema, de qué manera lo consideres o de qué manera lo entiendas, es un tema que todavía tiene que ser discutido.

La obra de Dios comenzó cuando Él comenzó a crear a la humanidad. En el principio, la obra Dios fue muy sencilla. Pero a pesar de su sencillez, dentro de ella estaba la esencia y el carácter de Dios. Ahora la obra de Dios es más elevada que antes y Él expresa muchas palabras al hombre y hace mucha obra específica en todos los que lo siguen pero siempre la persona de Dios ha permanecido oculta al hombre. Aunque Él se ha hecho carne dos veces, ¿ha visto alguien alguna vez la persona real de Dios desde que comenzaron los registros bíblicos? Hasta donde sabéis, ¿ha visto alguien alguna vez la persona real de Dios? (No.) No, no lo han hecho y esto es algo con lo que todos coinciden. Nadie ha visto nunca la persona real de Dios, es decir, nadie ha visto nunca el verdadero rostro de Dios. En otras palabras, la persona real de Dios, Su espíritu, está oculto de todas las personas, incluyendo las creaciones de Dios, Adán y Eva, así como Job, el hombre justo a quien Dios aceptó; ninguno ha visto nunca la persona real de Dios. Así que, ¿por qué Dios conscientemente oculta Su persona real? Algunas personas dicen, “¡Dios tiene miedo de atemorizar a las personas!” ¿Creéis esto? Algunas personas dicen, “Dios oculta Su persona real porque el hombre es tan insignificante y Dios es tan grande. El hombre no puede contemplarlo, hacerlo significaría la muerte”. Luego hay algunas que dicen, “Todos los días Dios está ocupado gestionando Su obra. Tal vez no tiene tiempo para aparecer visiblemente al hombre”. Independientemente de qué creáis, tengo la conclusión justo aquí. ¿Qué he concluido? ¿Cuál fue el tema que mencioné hace un momento? (Nadie ha visto nunca la persona de Dios y por qué Dios quiere ocultar Su persona del hombre.) Este, “por qué Dios quiere ocultar Su persona del hombre”, debería ser “ocultar conscientemente Su persona del hombre”. Todos oísteis esta palabra, “conscientemente”, ¿verdad? Dios nunca ha mostrado Su persona al hombre así que, ¿por qué Dios quiere ocultar conscientemente Su persona? ¿Creéis que la persona de Dios existe? (Sí.) ¡Esto es seguro! No podéis haber creído por este largo tiempo y después decir que la persona de Dios simplemente no existe; eso sería problemático. Primero debemos afirmar que la persona de Dios existe. En cuanto a qué tan grande es Su persona o qué aspecto tiene, ¿son estas cuestiones las que debemos investigar? No, no lo son. La respuesta es negativa; estas cuestiones no son cosas que nosotros como humanidad debamos investigar. Entonces, ¿qué cuestiones debemos investigar? (El carácter de Dios.) (La obra de Dios.) Estamos volviendo a nuestro tema en este momento: Dios nunca ha mostrado Su persona a la humanidad así que, ¿por qué Él conscientemente esconde Su persona de la humanidad? Sólo existe una razón: Es porque la humanidad creada es demasiado insignificante y ha sido tan corrompida por Satanás que no merece ver la persona de Dios. Por lo tanto, Dios ha mantenido oculta Su persona desde el tiempo en que comenzó Su obra; esta es la única razón. Estáis seguros de esto, ¿verdad? (Sí, estamos seguros.)

Desde que el plan de gestión de Dios comenzó, Él ha estado obrando de lleno con todo Su corazón. Mientras Él mantuvo oculta Su persona, Él ha acompañado constantemente al hombre, obrado en la humanidad y obrado en cada persona por medio de Su poder, Su sabiduría y Su autoridad, dando lugar así a la Era de la Ley, la Era de la Gracia y la actual Era del Reino. Aunque la persona de Dios está oculta del hombre, de hecho Él le muestra al hombre Su carácter sin reservas, lo que Él tiene y es y la voluntad de Dios mismo hacia la humanidad para que el hombre los pueda ver y experimentar. ¿No es eso un hecho? (Sí.) ¿Por qué digo esto? Independientemente de qué método use Dios o desde qué perspectiva Él haga Su obra, Él siempre usa Su verdadera identidad para acercarse al hombre, hacer Su obra y decir las cosas que se supone Él debe decir. Esto no significa mucho para el hombre, pero para Dios mismo, no importa qué perspectiva adopte Él para hablar Sus palabras, ya sea desde lo alto en el tercer cielo o desde la perspectiva de la carne, o incluso si Él les habla a las personas desde la perspectiva de una persona, Él pone Su corazón y alma en hacer cada parte de Su obra, sin ningún engaño y sin esconder nada del hombre. Y mientas Dios está haciendo Su obra, Él expresa Su palabra y expresa Su propio carácter y lo que Él tiene y es sin reserva.

Después de la Era de la Ley, ¿cuánto tiempo estuvo Dios en la carne por primera vez? ¿Sabéis? (33 años y medio.) ¿Y esta cantidad de tiempo, 33 años y medio, sería mucho tiempo para el hombre? (No, no mucho.) Esto porque las personas normalmente pueden vivir entrados sus setentas y ochentas; por lo tanto, para el hombre 33 años y medio no se pueden considerar un tiempo muy largo. Dios, sin embargo, se hizo humano, una persona común y corriente; Él nació en una familia común y corriente y creció en una familia común y corriente. Como un hombre común y corriente, Él emprendió la obra de Dios y Él emprendió la comisión de Dios para hacer Su obra. En la Era de la Gracia, ¿cuánto sufrimiento soportó el Señor Jesús desde el momento en que Él comenzó Su obra hasta la crucifixión? Aunque Su sufrimiento no está allí mismo para que las personas de hoy en día lo vean sin embargo, ¿sois capaces de percibir algo de él a través de los registros en la Biblia? Deberíais ser capaces, ¿verdad? No importa cuán detallado o cuán incompleto sea el registro de este hecho, hablando en términos generales, Dios estuvo lleno de dolor y sufrimiento durante este periodo de Su obra. El hombre puede pensar que esos 33 años y medio no es mucho tiempo y que ese poquito de sufrimiento es algo sin importancia. Pero para el Señor Jesús que emprendió la obra de Dios y emprendió la comisión de Dios, ¿no sufrió enormemente? Debido a que tú no emprendiste esa obra ni sufriste ese dolor, crees que es algo sin importancia. Pero en cuanto al Dios santo y sin mancha, Él es el Señor de la creación quien es el soberano de todas las cosas, quien domina todo; Él vino al mundo desprovisto de una naturaleza pecaminosa y sin embargo tomó sobre Sí mismo los pecados de toda la humanidad; desprovisto Él mismo de una naturaleza pecaminosa, Él fue condenado por el hombre y Él sufrió un dolor nunca antes sufrido por personas normales. ¿Qué significó Su sufrimiento? Significó su devoción hacia la humanidad y significó el precio que Él pagó por la salvación del hombre, por la redención de los pecados del hombre y por la terminación de esa etapa de la obra. El precio que Él pagó fue el precio de la sangre, el precio de la vida, algo que ningún ser creado podría pagar en Su lugar. Sólo porque Él tuvo la esencia de Dios y poseyó lo que Dios tiene y es pudo Él emprender este sufrimiento y esta clase de obra, cosas que ningún ser creado podría emprender en Su lugar. Lo que Dios tiene y es ¿apenas se revela aquí? (Sí.) Esta fue la obra de la Era de la Gracia.

Ahora en la Era del Reino, Dios se ha hecho carne una vez más y, aunque el método usado es igual al de la primera vez que Él se hizo carne, Dios ahora ha estado obrando por más de 20 años. Durante esta obra, Dios todavía expresa sin reservas Su palabra, expresa lo que Él tiene y es y hace la obra que se supone que Él debe hacer, mientras que al mismo tiempo continuamente muestra paciencia y tolerancia a la rebeldía e ignorancia del hombre. ¿No es esta también la obra que Dios hace? (Sí.) Durante este tiempo, entonces, ¿no está Dios también revelando constantemente Su carácter y expresando Su voluntad? Por lo tanto, desde el tiempo de la creación del hombre y a través de la obra de Dios hasta la etapa presente, Su carácter, lo que Él tiene y es y Su voluntad de hecho siempre estarán abiertos a cualquiera; Dios nunca, conscientemente, ha ocultado Su esencia, ocultado Su carácter u ocultado Su voluntad. En cuanto a lo mucho que el hombre entiende a Dios, eso depende de su búsqueda y de sus corazones. ¿No es así? Dicho esto, entonces, ¿no es un asunto sencillo que todos entiendan el carácter de Dios y entiendan a Dios mismo? Esta no es una pregunta fácil de contestar, ¿lo es? Puedes decir que es un asunto sencillo, sin embargo algunas personas buscan conocer a Dios y nunca lo conocen o nunca lo conocen con claridad, conociéndolo sólo de una manera confusa y vaga; y puedes decir que no es un asunto sencillo pero luego eso también está equivocado; habiendo experimentado la obra de Dios por este tiempo debiste haber tenido en tu espíritu alguna interacción con Dios y tenido en tu espíritu encuentros previos con Dios y con Su espíritu y tenido algunas historias que contar. Cada uno de vosotros habéis tenido algunos tratos genuinos con Dios en vuestra experiencia y todos debéis tener algún conocimiento perceptual del carácter de Dios. ¿No es así? (Sí.) Si dices que es un asunto sencillo, en realidad las personas todavía no han llegado a conocer a Dios; si dices que no es un asunto sencillo, en realidad Dios ha hecho mucha obra en el hombre y, finalmente, las personas no tienen conocimiento de él. ¿Qué problema es este? ¿Es problema de Dios? (No.) Entonces, ¿de quién es problema? (Es problema del hombre.) Dime, ¿provee Dios para el hombre mucho o poco? (Mucho.) ¿Obtiene después el hombre mucho o poco? (Poco.) ¿Obtenéis poco? Esto es problemático. Dios provee mucho para el hombre, vosotros mismos reconocéis que Dios provee mucho y, sin embargo, cuando os pregunto si obtenéis mucho, de todas formas decís no. ¿No os hace falta conciencia? ¿Podéis decir tal cosa? Se debe decir de esta manera: Dios provee mucho para el hombre y, de hecho, él ha obtenido tanto desde que sigue a Dios. Pero por varias razones, su falta de calibre, su ignorancia, su rebelión, su distracción y diferentes intenciones, han dejado escurrir tanto por sus dedos. En realidad, ¿no le da Dios mucho al hombre? Aunque Dios ha ocultado Su persona, Él le provee al hombre todo lo que Él tiene y Él le provee con Su vida. Algunas personas preguntan, “Dado que Tú dices que Él provee todo esto para nosotros, ¿es Su totalidad lo que Él nos provee?” Se puede decir de esta manera. Sí, Dios le da Su totalidad al hombre pero hay dos lados de esto. Lo que Dios tiene y es, es todo incluido y Dios es tan sabio; así que aparte de eso que Dios provee al hombre, estas verdades y vida, ¿hay algo más para Dios? (Sí.) ¡No hay necesidad de dudar de esto y ciertamente hay más para Dios! Existe una palabra que se puede usar para describir la sabiduría de Dios, lo que Dios tiene y es y Su totalidad, una palabra que procede de la humanidad: Lo que Dios tiene y es, es “ilimitado” y la sabiduría de Dios es “ilimitada”. A pesar del hecho de que pensáis que no habéis obtenido mucho de Dios, debo decir que la totalidad de Dios es ilimitada. No sólo está restringida a ese poco que el hombre puede percibir, ni está restringida sólo a eso que el hombre puede entender, mucho menos está restringida a eso que ha sido registrado desde la Biblia hasta ahora; la totalidad de Dios es ilimitada. Si eres exigente de la elección de la palabra y dices, “Dios nos da Su totalidad así que seguramente Él es mucho y no hay más con Él,” entonces has cometido un error y has delimitado a Dios. Cualquiera que sea el caso, es mejor que hablemos de nuestro tema principal y volvamos a eso. La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo, ¿son estos tres uno? (Sí.) Aunque decimos tres cosas, de hecho estas tres son una; son una cosa. El carácter de Dios se expresa dentro de la obra de Dios, Su carácter se revela y expresa poco a poco durante la obra de Dios y cada cosa que se expresa representa a Dios mismo. Dime, ¿representan la misericordia y el amor de Dios a Dios mismo? ¿Representan la paciencia y la tolerancia de Dios a Dios mismo? (Sí.) Entonces, ¿la sabiduría de Dios representa a Dios mismo? ¿Representa la supremacía de Dios a Dios mismo? (Sí.) ¿Qué hay en cuanto a la majestad e ira de Dios? ¿Qué hay en cuanto a Su justicia? ¿Qué hay en cuanto a Su omnipotencia? Todas representan a Dios mismo, ¿verdad? (Sí.) Podemos decir esto acerca de este tema.

Si se quiere entender el carácter de Dios y entender a Dios mismo, entonces se debe comenzar con pequeños pasos. Pero, ¿con qué pequeños pasos se debe comenzar? En primer lugar, hemos encontrado algunas secciones y capítulos en la Biblia que podemos compartir. Aunque estos escritos son antiguos, lo que estamos enseñando son cosas nuevas y enseñaremos cosas que son aún más nuevas, cosas que las personas no tienen y nunca antes han oído. No hemos seleccionado muchos capítulos para ahorrar tiempo. No hemos escogido demasiados y no hemos escogido con demasiados detalles. Si os gustaría leerlos con más detalle, entonces los podéis leer en la Biblia y buscarlos vosotros mismos, ¿está bien? (Está bien.) Tal vez algunas personas sentirán que esto está más allá de la comprensión: “Sacar a relucir a Adán y Eva y sacar a relucir a Noé, ¿no es esto revisar una historia conocida?” Lo que sea que podáis pensar, veo estas secciones y capítulos como si fueran sumamente beneficiosos al tema que estamos enseñando hoy y pueden funcionar como libros de texto y materiales de primera mano para el tema de hoy. ¿Habéis leído todos estos capítulos antes? (Sí.) (He leído la Biblia antes.) Haber leído la Biblia no quiere decir que hayáis leído los capítulos de hoy; no es lo mismo. Leed los capítulos que he escogido hoy para vosotros. Al haber antes leído la Biblia, ¿fuisteis entonces capaces de considerar estas secciones como si fueran puntos clave? (No.) No, no pudisteis. Entonces, todavía necesitáis leer estos que se han escogido hoy. Antes que nada, da una leída inicial y ve qué características comparten estas secciones y capítulos que he escogido.

Antes que nada, están Adán y Eva, los antepasados de la humanidad, y si queremos hablar de algunos personajes, entonces primero tenemos que comenzar con estos dos. ¿Quién viene en segundo lugar? (Noé.) Noé, el segundo antepasado de la humanidad. Veis eso, ¿verdad? ¿Y en tercero? (Abraham.) Todos conocéis la historia de Abraham, ¿verdad? (Sí.) Tal vez algunos la conocen y tal vez algunos otros no están muy seguros, habiendo sólo oído de ella antes. ¿Y el cuarto personaje? ¿Quién estuvo involucrado en la destrucción de Sodoma? (Lot.) Pero aquí no se menciona a Lot. ¿Quién se menciona? (Abraham.) Abraham, así es. Hay otro punto: Principalmente menciona lo que fue dicho por Jehová Dios. ¿Habéis visto esto? (Sí.) Mirad detenidamente. ¿Quién es el quinto personaje? (Job.) ¿Menciona Dios mucho la historia de Job durante esta etapa de Su obra? (Sí.) ¿Os preocupáis mucho por esta historia? (Sí.) Mientras os preocupáis por ella, ¿habéis leído con detalle la historia de Job en la Biblia? ¿Qué dijo Job y qué cosas hizo? ¿Alguien aquí ha leído el Libro de Job? (Sí.) ¿Cuál es el mayor número de veces que alguno de vosotros lo habéis leído? ¿Lo leéis a menudo? (Yo lo leí una o dos veces durante la Era de la Gracia.) Y no lo leísteis otra vez después de esto, ¿verdad? (No.) ¡Eso es una vergüenza! Dejadme deciros: Se menciona mucho a Job durante esta etapa de la obra y sin embargo todas estas veces que se menciona no han llamado vuestra atención. Esto prueba un hecho, que no tenéis interés en ser buenas personas ni en ser personas que temen a Dios y se apartan del mal. Esto es porque simplemente no os importa la historia de Job mencionada por Dios ni la leéis. Sólo conocéis el bosquejo general de ella, conseguís que las personas a vuestro alrededor la expliquen y después vuestra participación termina ahí. ¿Exactamente a qué, entonces, prestáis atención? Ni siquiera os importa ni tratáis de entender a un personaje tan importante mencionado por Dios, así que decidme, ¿qué actitud tenéis hacia las palabras de Dios? ¿No es esto algo triste? Esto prueba que la mayoría de vosotros sois personas poco prácticas que no buscáis la verdad. Si buscas la verdad, entonces tan pronto como Dios menciona a esta persona y tan pronto como Él saca a relucir este tipo de historia, algo que puedes alcanzar y tocar, entonces de inmediato irías y la leerías y la entenderías y la leerías sin parar y luego pensarías en una manera en que puedas seguir el ejemplo de Job, no escatimando esfuerzos para lograr lo que puedas. Pero hoy aquí me sorprendéis al decir que la mayoría de vosotros no la habéis leído antes y este es un serio problema.

Correcto, regresemos a nuestro tema. De las escrituras relacionadas con la Era de la Ley del Antiguo Testamento, principalmente he tomado las historias de algunos personajes. Estos personajes son muy representativos. Cuando lees la Biblia, la obra que Dios hizo en estas personas y las palabras que Él les habló son cosas que las personas hoy en día pueden tocar y comprender. Y cuando lees estas historias y lees estos registros bíblicos, puedes entender mejor cómo obró Dios en aquella época y Su acercamiento al hombre. Pero no he escogido estos capítulos hoy para que puedas entender estos personajes. A través de las historias de estos personajes, Mi objetivo para ti es que puedas ver las obras de Dios y el carácter de Dios, para facilitar más tu conocimiento y comprensión de Dios, para que veas la autenticidad de Dios y para que puedas poner fin a tus imaginaciones, tus concepciones de Dios y tu vaga creencia en Dios. ¿No es esto para tu ventaja? (Sí.) Así que ahora, cuando consideráis estos personajes y estas secciones otra vez, ¿qué pensáis en vuestros corazones? ¿Alguien piensa que Mi selección es superflua? (No.) Independientemente de qué pensáis o si lo podéis apreciar, ahora debemos regresar a nuestro tema. He seleccionado estos personajes de la Biblia. Todos debéis leer y oír de ellos sinceramente hoy. ¿Qué resultado quiero lograr? Es lo que acabo de decir. Que llegues a entender el carácter de Dios y entender y conocer a Dios mismo sin un fundamento tal vez puede hacer que te sientas inútil e incapaz de actuar. Por lo tanto, pensé en este método para que las personas puedan entender mejor a Dios y apreciar más sinceramente la voluntad de Dios y conocer Su carácter, conocer a Dios mismo, sentir verdaderamente la existencia de Dios y apreciar verdaderamente la voluntad de Dios hacia la humanidad; Mi objetivo al escoger estas secciones entonces se lograría. Os acabo de decir que Mi objetivo no es que vosotros leáis las historias de estos personajes sino que entendáis cómo Dios obra en el hombre y qué clase de actitud adopta Él hacia la humanidad. ¿Cómo vais a entender esto? A través de la obra que Dios ha hecho antes y la obra que Dios está haciendo actualmente, entenderéis a Dios en todos y cada uno de los detalles, y todos y cada uno de estos detalles son verdad. Está bien, empecemos a leer, comenzando con las escrituras relacionadas con Adán y Eva.

A. Adán y Eva

1. El Mandamiento de Dios a Adán

(Génesis 2:15-17) Entonces el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. Y ordenó el Señor Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás.

¿Cómo os sentís cuando oís este pasaje de la escritura? En vuestros corazones, ¿qué clase de Dios pensaríais que es Dios si estuvierais ahí personalmente? ¿Habéis obtenido cada uno de vosotros una imagen de esta escena en vuestros corazones después de oír este pasaje de la escritura? ¿Habéis obtenido una imagen de Dios y Adán? Podéis imaginar esto. En primer lugar, ¿por qué se tomó este pasaje, “El Mandamiento de Dios a Adán? Este es el primer mandamiento que Dios le dio al hombre desde que Él lo creó. ¿Qué comunica este mandamiento? Comunica Su voluntad y comunica Su preocupación por el hombre; este fue Su primer mandamiento. Es decir, Dios tomó la responsabilidad de la humanidad desde el momento en que Él la creó. ¿Cuál es Su responsabilidad? Protegerla y cuidarla; Él espera que el hombre sea capaz de creer y obedecer Sus palabras. Esta es la primera de las esperanzas de Dios para la humanidad, así que Dios habló estas palabras: “De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás”. La voluntad de Dios se representa aquí en estas sencillas palabras y ellas también revelan que el corazón de Dios ya ha comenzado a cuidar del hombre. De todas las cosas, sólo Adán fue creado a la imagen de Dios y Adán fue el único ser vivo que poseyó el aliento de Dios y podía caminar con Dios y hablar con Dios. Así que Dios le mandó de este modo. Este mandamiento incluía cosas que al hombre se le permitió hacer y cosas que al hombre no se le permitió hacer y Dios habló Su mandamiento con mucha claridad. ¿Qué nos hace sentir esta imagen? Dios cuida del hombre y todo lo que el hombre hace, todo lo que hará, cada una de sus palabras y hechos están estrechamente relacionados con Dios y son inseparables de Él. ¿No es así? Podemos ver el corazón de Dios en estas pocas palabras sencillas pero, ¿qué clase de corazón es? ¿Hay amor en el corazón de Dios? (Sí.) ¿Hay algún cuidado en el corazón de Dios? (Sí.) Aún más, hay sabiduría y amor tierno en Dios, ¿no es así? (Sí.) Entonces, ¿todavía sentís que estas pocas palabras son sencillas ahora que he dicho esto? (No, no son sencillas.) No son sencillas, ¿o sí? ¿Fuisteis capaces de ver esto antes? (No.) No fuisteis capaces de verlo. Así que si Dios te habla personalmente unas pocas palabras así, ¿cómo te sentirías en tu corazón? Si eres alguien sin humanidad y si tu corazón es impasible, entonces no sentirías nada y serías incapaz de apreciar el corazón de Dios e incapaz de entenderlo. Si eres alguien con conciencia y humanidad, sin embargo, ¿qué tipo de sentimiento tendrías? Te sentirías a gusto, cuidado y amado. ¿No es cierto? (Sí.) Así que mientras te sientes así, ¿cómo serías con Dios? ¿Sentirías apego por Dios? ¿Sentirías amor y respeto por Dios en tu corazón? ¿Se acercaría tu corazón a Dios? (Sí.) De hecho, ¿habló Dios mucho así durante esta etapa de Su obra? (Sí.) Dios habló mucho así pero, ¿hay alguien entre las personas modernas que haya apreciado este corazón de Dios? ¿Sois capaces de apreciar la voluntad de Dios de la que hablé hace un momento? No sois capaces de apreciar este tipo de voluntad de Dios concreta, verdadera y realista, y es por eso que digo que no tenéis conocimiento ni entendimiento verdaderos de Dios. Esa es suficiente enseñanza para este pasaje.

2. Dios Crea a Eva

(Génesis:18-20) Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea. Y el Señor Dios formó de la tierra todo animal del campo y toda ave del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría; y como el hombre llamó a cada ser viviente, ese fue su nombre. Y el hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a toda bestia del campo, mas para Adán no se encontró una ayuda que fuera idónea para él.

(Génesis:22-23) Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. Y el hombre dijo: Esta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque del hombre fue tomada.

Hay algunas frases clave dentro de este pasaje de la escritura, “Dios Crea a Eva”. Así que subráyalas: como el hombre llamó a cada ser viviente, ese fue su nombre”. ¿Quién fue el que le dio su nombre a cada criatura viviente? (Adán.) Fue Adán, no Dios. ¿Verdad? Esto prueba otro hecho: Que cuando Dios creó al hombre, Él le dio inteligencia. ¿De dónde vino esta inteligencia? (De Dios.) De Dios, y esto definitivamente está más allá de toda duda; la inteligencia del hombre vino de Dios. ¿Por qué es eso? Después de que Dios hizo a Adán, ¿fue Adán a la escuela? (No.) ¿Sabía cómo leer? (No, no sabía.) Después de que fue hecho, ¿reconoció Adán a todas las diferentes criaturas vivientes en las que puso sus ojos? (No, no lo hizo.) Entonces, ¿le dijo Dios cuáles eran los nombres de estas criaturas? ¿Le dijo Dios esto? (No.) Dios no le impartió este conocimiento, ¿verdad? Entonces, ¿cómo supo cómo darles nombres a estas criaturas vivientes y qué nombres darles? Esto prueba un hecho: Cuando Dios creó al hombre, Él le dio Su propia inteligencia. Este es un punto clave, así que estáis escuchando con cuidado, ¿verdad? Hay otro punto clave pero, ¿cuál es? Una vez que Adán les había dado nombres a las criaturas vivientes, luego estos nombres fueron asignados con Dios. ¿Por qué digo esto? Esto otra vez implica el carácter de Dios por lo que necesitamos explicarlo. Dios creó al hombre y le dio el aliento de vida y Él también le dio Su inteligencia, algo de Su poder y algo de lo que Él tiene y es. Una vez que Dios le había dado al hombre estas cosas, el hombre entonces podía actuar independientemente y pensar independientemente y Dios no interfirió con las cosas que el hombre pensó e hizo; este fue el estándar que Dios mantuvo. Por lo tanto, está escrito: “como el hombre llamó a cada ser viviente, ese fue su nombre”. ¿Qué significa esto? Dios no hizo correcciones. Lo que Adán dijo que la criatura se iba a llamar, Dios sólo dijo, “Sí,” y confirmó aquello como su nombre. ¿Hizo Dios alguna sugerencia? (No.) No, no la hizo, eso es seguro. Entonces, ¿qué vemos aquí? Dios le dio al hombre inteligencia y el hombre usó esta inteligencia dada por Dios para hacer cosas. Si el hombre hace cosas positivas, estas son afirmadas, aceptadas y reconocidas por Dios. Dios no hace comentarios y no critica y esto es algo que ningún humano, ningún espíritu malo ni Satanás pueden hacer. ¿Acaso se revela aquí el carácter de Dios? Por lo que, si más bien fuera un humano, un humano corrupto o Satanás, ¿estarían contendiendo por esta posición con otros o con fuerzas diferentes de sí mismos? ¡Por supuesto que estarían! “Tú dices que se llama así pero llevaré la contraria y no lo llamaré eso, lo llamaré otra cosa. Tú lo llamas Tom, yo lo llamaré Harry. Me jactaré de qué brillante soy y qué soy superior a ti. A pesar del hecho que viniste de Mí, todavía soy superior a ti.” Definitivamente repudiarían la opinión del otro y se jactarían. Querrían mostrar que pueden pensar independientemente y tener opiniones independientes. ¿Qué es esto? Es arrogancia. ¿Y tiene Dios este tipo de carácter? No, Él no lo tiene. En cuanto a lo que Adán hizo, ¿tomó Dios alguna medida? (No.) Para estar seguros, ¡no lo hizo! Es decir, dentro de las revelaciones del carácter de Dios no hay una gota, ni siquiera la mitad de una gota, de argumentación ni arrogancia. ¿No es apropiado decir esto aquí? ¿O estoy haciendo una tenue conexión? Aunque sólo pueda ser un asunto pequeño, si no reconoces las obras de Dios y si en tu corazón no meditas de qué manera Dios hace estas cosas o cuál es Su actitud, entonces no serás capaz de conocer el carácter de Dios en esto y no serás capaz de ver lo que el carácter de Dios expresa y revela. ¿No es así? Entonces, ¿estáis de acuerdo con lo que acabo de explicaros? (Sí.) Dios está en acuerdo tácito con lo que Adán hace. Aunque Dios no dice con grandes fanfarrias, “¡Bien hecho! ¡Te elogio!” o “¡Bien hecho, todo correcto, apruebo!”; aunque Dios no dice estas cosas, sin embargo Su corazón aprueba y está en acuerdo tácito. El carácter de Dios se revela aquí, como dije hace un momento. ¿Quién le dio a Eva su nombre? (Adán.) Adán la nombró y esto armoniza con la cuestión de la que estamos hablando, ¿verdad?

3. (Génesis 3:20-21) Y el hombre le puso por nombre Eva a su mujer, porque ella era la madre de todos los vivientes. Y el Señor Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió.

Este tercer pasaje de la escritura es crucial. El nombre que Adán le da a Eva es significativo, ¿no? Prueba que Adán era capaz de pensar después de que fue creado y que entendía muchas cosas. En cuanto a qué entendía o cuánto entendía, ahora no investigaremos ni averiguaremos esto. ¿Cuál es el punto clave en este tercer pasaje de la escritura? “Y el Señor Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió”. Si no enseño esta frase hoy entonces podríais vivir una vida y nunca estar conscientes del significado dentro de ella. En primer lugar, os daré una clave y vosotros podéis dar rienda suelta a vuestras imaginaciones. Imagina el Jardín del Edén: Adán y Eva viven ahí y Dios va para visitarlos. Están completamente desnudos y se esconden y, cuando se han escondido, Dios los llama. ¿Y qué dicen? “Estamos desnudos y no nos atrevimos a verte.” Tal vez estas no son las palabras originales en la Biblia pero entiendes la idea general. Porque están desnudos y no se atreven a ver a Dios, ¿qué hace Jehová Dios? ¿Qué usa Él para hacerles ropas? (Pieles de animales.) Él usa pieles de animales para hacerles ropas y estas son ropas excelentes. Hoy en día estas ropas son de primera, no sólo cosas que cualquiera puede usar, ¿verdad? Son abrigos de piel, los abrigos de piel más primitivos. Así que aquí podemos contar un pequeño chiste. Supongamos que alguien te preguntó: ¿Cuál fue la primera prenda de vestir usada por los antepasados de la humanidad en el principio mismo? (Abrigos de piel.) ¿Hecha por quién? (Dios.) Estas ropas fueran hechas por Dios y este es el punto clave. ¿No es esto algo de lo que vale la pena hablar? (Sí.) ¿Tenéis una imagen en vuestra mente de Mi descripción de hace un momento? Por lo menos deberíais tener una idea aproximada, puesto que las mentes humanas no están muertas, ¿verdad? Pero, ¿cuál es aquí el punto clave? Esto todavía se tiene que hablar en detalle. El punto clave no son los abrigos de piel, y Mi objetivo al hablar de esto hoy no es deciros cuál fue la primera prenda de vestir que la humanidad alguna vez usó. Ese sólo fue un chiste pero también fue un hecho y lo podéis tomar como un chiste. ¿Cuál es aquí el punto clave? “Y el Señor Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió”. El punto clave está aquí. Dentro de esta imagen, ¿en qué papel vemos a Dios estando junto con Adán y Eva? En un mundo en el que sólo hay dos seres humanos, ¿en qué papel se les apareció Dios? ¿Se les apareció como Dios? (Él apareció como un padre.) ¿Alguien más? ¿En qué papel se les apareció? (Como la cabeza de la casa.) (Como un miembro de la familia de Adán y Eva, como su familia.) Mm, Él apareció como la familia de Adán y Eva y algunas personas dicen que Él apareció como la cabeza de la casa y después algunas dicen que Él apareció como un padre. Todas estas son respuestas acertadas. Pero, ¿qué es lo que me gustaría decir? Dios creó a estas dos personas y las hizo Sus compañeros y Su familia. Él cuidó de sus vidas y sus necesidades básicas de sustento, abrigo y techo. Así que aquí, Dios apareció con un padre para Adán y Eva y como su única familia. En este punto, los ojos del hombre no ven la grandeza de Dios ni ven la supremacía de Dios, mucho menos ven lo inescrutable de Dios ni la ira y majestad de Dios. Sólo ven ¿qué? Sólo ven la bondad amorosa de Dios, Su cuidado por la humanidad, así como un padre cuida de un hijo y así como un padre humano ama, se ocupa y muestra interés por su hijo. Dios no se dio aires por Su gran posición sino que más bien Él mismo hizo las ropas de las pieles de animal para la humanidad. Independientemente de si estas pieles se usaron para cubrir su pudor o para protegerlos del fío, hablando en términos generales, Dios hizo estas ropas con Sus propias manos y Él mismo las hizo. No fue como imaginan las personas, que Dios hizo las ropas con un sólo pensamiento o por algún milagro o que por medio de algún milagro su fealdad, sus cuerpos fueron cubiertos de inmediato. Eso no fue lo que pasó. Más bien, Él verdaderamente hizo algo que la humanidad no piensa que Él podría o debería haber hecho. Aunque las palabras en este extracto[c] son sencillas, sin embargo nos permiten a aquellos de nosotros que seguimos a Dios y que antes hemos estado llenos con imaginaciones vagas de Dios, ganar un discernimiento en la veracidad de Dios y ver la fidelidad y humildad de Dios. ¿No es así? (Sí.) Cuando lees estas palabras y cuando oyes estas cosas, ¿despreciarás a Dios por hacer algo como esto? Tal vez algunas personas lo harán pero algunas serán exactamente lo opuesto. Creen que Dios es veraz, que Dios es adorable y cuanto más ven el verdadero lado de Dios, más son capaces de darse cuenta de la verdadera existencia de Dios; Dios está dentro de nuestros corazones y a nuestro lado. En este punto, debemos hacer una conexión con la actualidad. Dios hizo tales cosas insignificantes para la humanidad que Él creó y Él nos sorprende haciendo cosas que el hombre nunca hubiera pensado o cosas que nunca antes hubiera esperado. Las personas incluso piensan que Dios es tan grande que Él no podría hacer tales pequeñeces, que Dios es tan supremo, que cosas como esta son hechas por el hombre, el hombre modesto, y Dios no debería estar haciéndolo y no es posible que Dios lo haga. Y sin embargo los hechos son exactamente lo contrario: Dios hizo esto. Y dado que Él lo hizo para Adán y Eva, ¿lo podría hacer para las personas de hoy? (Sí.) ¿Por qué es eso? La esencia de Dios no es una fantasía ni tampoco lo es la hermosura de Dios. Es más, la esencia de Dios verdaderamente existe. No es dada por otros y mucho menos cambia debido al cambio del tiempo, lugar o época; esta es Su esencia. Dios hace cosas que las personas no se dignan mirar, cosas que menosprecian, cosas que las personas creen que Dios simplemente no puede hacer, cosas que son insignificantes y sólo esto encarna verdaderamente la veracidad de Dios. Dios no es falso; Él es verdadero. Es decir, no hay jactancia ni altivez ni arrogancia dentro del carácter y la esencia de Dios. Él nunca presume sino que más bien con una actitud fiel y veraz Él ama, cuida y se ocupa de Su creación, la humanidad. No importa de cuánto de esto se dé cuenta el hombre, cuánto pueda sentir o cuánto pueda ver, Dios realmente hace este tipo de cosas. Cuando hemos entendido esta esencia de Dios, ¿afectaría entonces nuestro entendimiento nuestro amor por Dios? ¿Afectaría nuestro temor de Dios? (No, no lo haría.) Espero que cuando entiendas el verdadero lado de Dios, seas capaz de acercarte más a Él y puedas aún más apreciar verdaderamente el amor de Dios y Su cuidado hacia la humanidad. Y cuando aprecies eso, espero que le puedas dar tu corazón a Dios y no guardarlo para ti mismo. En todas las cosas que Dios hace, tal vez hay muchas de las que Él no habla, haciéndolas más bien en silencio; Él hace todas las cosas silenciosamente por medio de Su esencia, Su veracidad, Su fidelidad y Su amor. Las personas se pueden dar cuenta de esto y a lo mejor no pueden, pero debido a Su esencia Él nunca siente ningún recelo sobre cualquier cosa que Él hace, ni nunca Él ha necesitado que el hombre lo retribuya por nada ni nunca ha esperado obtener nada del hombre; esto es algo que ningún ser creado podría hacer. De hecho, cuanto más humilde y oculto esté Dios, más prueba esto Su grandeza y supremacía, ¿No es así? (Sí.) Terminemos nuestro primer tema aquí.

¿Os son útiles estos temas? (Sí.) ¿Qué tan útiles? (Tenemos más comprensión y conocimiento del amor de Dios.) ¿Qué pensáis de enseñar estos temas de esta manera? (Es bueno.) ¿Cómo es bueno? (Enseñar de esta manera nos permitirá apreciar mejor las palabras de Dios y apreciar cómo se sintió Dios y el significado detrás de Sus declaraciones en esa época. Nos permitirá apreciar mejor cómo se sintió Dios en aquella época.) Después de leer estas palabras, ¿hay alguien que ahora sienta aún más que Dios verdaderamente existe? Él ya no es hueco ni vago, ¿o sí? (Sí.) Con este tipo de sentimiento, ¿sentís que Dios está justo a vuestro lado? No es un sentimiento muy claro, ¿lo es? ¿Alguien dice que lo puede sentir con mucha claridad? Tal vez no podáis daros cuenta de esto ahora. Pero un día, cuando verdaderamente haya un sentimiento profundo en vuestros corazones hacia el carácter de Dios y la esencia de Dios, cuando lo conozcáis verdaderamente, entonces tal vez sentiréis que Dios está justo a vuestro lado; es sólo que vuestros corazones nunca han dejado entrar a Dios y sin embargo Él siempre ha estado justo a vuestro lado.

¿Qué pensáis de esta manera de enseñar? (Es buena.) ¿Sois capaces de aguantar el ritmo? (Sí.) ¿Creéis que temas como la obra de Dios y el carácter de Dios son temas muy serios para enseñar? (No.) Así que, ¿cómo os sentís? (Nos sentimos bien.) ¿Estáis emocionados? (Sí.) ¿Qué os emociona? ¿Por qué emocionados? (Siento como si hubiera regresado al Jardín del Edén y regresado para estar al lado de Dios.) ¿Y esto os emociona? ¿O es algo más? De hecho, este tema del “carácter de Dios” es un desconocido para cada persona. Lo que sea que te imagines normalmente o lo que sea que leas en los libros u oigas en la enseñanza, siempre te sientes como un ciego tocando un elefante, sólo sintiendo tu camino cuando de hecho tus ojos no pueden ver nada. Sin poder ver, ni siquiera puedes obtener a bosquejo aproximado y no puedes llegar a un concepto que te permitiría definir el carácter de Dios y la esencia de Dios. Nunca puedes estar seguro y sólo puedes decir[d], “¿Es esta una expresión del carácter de Dios? ¿Son acertados mis pensamientos acerca del carácter y la esencia de Dios? ¿Son correctos?” El corazón del hombre siempre tiene estos tipos de dudas, ¿verdad? Siempre hay contradicciones en tu corazón acerca de cosas de las que no puedes estar seguro pero que todavía quieres entender y siempre hay conflicto, incluso hasta el punto en que toma la forma de una perturbación y no sabes hacia dónde voltear. Esto es porque quieres buscarlo, conocerlo y verlo con claridad pero nunca puedes obtener las respuestas. ¿No es esto algo que provoca sufrimiento en el hombre? (Sí.) Por supuesto, estas palabras sólo están dirigidas a algunas personas, y para aquellas que buscan temer a Dios y buscan satisfacer a Dios, estas palabras sólo son tal como son. Pero en cuanto a aquellas que simplemente ignoran estos asuntos, en realidad son indiferentes. No les gusta esto porque esperan que la veracidad de Dios y Su existencia no sean más que fábulas o fantasías, y eso sería grandioso y entonces pueden hacer lo que desean, ser el mayor pez en el mar y considerarse las más importantes. Pueden entonces hacer lo que quieran y no enfrentar ningún castigo ni sufrir ninguna consecuencia ni asumir ninguna responsabilidad y hasta los castigos para los hacedores de maldad dichos por Dios y las afirmaciones que Dios ha hecho acerca de los hacedores de maldad no les pasarían a ellas. Estas personas no tienen el deseo de entender el carácter de Dios y son hostiles hacia Dios. No desean entender a Dios, deseando más bien que no haya Dios, que Dios no exista. Regresemos a nuestro tema.

La segunda sección es acerca de Noé. Esta está contando claramente aquí la historia de Noé. ¿Qué hizo Dios con Noé? Tal vez todos aquí hoy saben un poco de ella: Dios le pidió a Noé construir el arca y después de eso Él destruiría el mundo con el diluvio; Dios le pidió a Noé construir el arca para salvar a las ocho personas en la familia de Noé, que Noé pudiera sobrevivir y volverse el antepasado de la humanidad en la era que siguió.

B. Noé

1. Dios tiene la intención de destruir el mundo con un diluvio, instruye a Noé a construir un arca

(Génesis 6:9-14) Estas son las generaciones de Noé. Noé era un hombre justo, perfecto entre sus contemporáneos; Noé andaba con Dios. Y Noé engendró tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Y la tierra se había corrompido delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Entonces Dios dijo a Noé: He decidido poner fin a toda carne, porque la tierra está llena de violencia por causa de ellos; y he aquí, voy a destruirlos juntamente con la tierra. Hazte un arca de madera de ciprés; harás el arca con compartimientos, y la calafatearás por dentro y por fuera con brea.

(Génesis 6:18-22) Pero estableceré mi pacto contigo; y entrarás en el arca tú, y contigo tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos. Y de todo ser viviente, de toda carne, meterás dos de cada especie en el arca, para preservarles la vida contigo; macho y hembra serán. De las aves según su especie, de los animales según su especie y de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie vendrán a ti para que les preserves la vida. Y tú, toma para ti de todo alimento que se come, y guárdatelo, y será alimento para ti y para ellos. Y así lo hizo Noé; conforme a todo lo que Dios le había mandado, así hizo.

¿Tenéis un entendimiento general de Noé ahora que habéis leído estos pasajes de la escritura? ¿Qué clase de hombre era Noé? (Un hombre justo.) Y en sus generaciones, ¿qué clase de hombre era? Era un hombre perfecto. ¿Era este “hombre perfecto” perfecto a los ojos del hombre o perfecto a los ojos de Dios? Era perfecto a los ojos de Dios, no a los ojos del hombre. Los ojos del hombre estaban ciegos y no podían ver. Sólo Dios podía examinar a todo el mundo y examinar a cada persona; Dios sabía que él era un hombre perfecto. ¿Se preocupó el hombre por estas cosas? ¿Prestó atención? El hombre no prestó atención y nadie se preocupó por estas cosas; sólo Dios supo que Noé era un hombre perfecto. Así que cuando esta era vino, Dios llamó a Noé para llevar a cabo una tarea importante. ¿Por qué tenía que hacerse esta tarea? Dios tenía un plan y Su plan era que Él tenía la intención de destruir el mundo con un diluvio. ¿Por qué quería Él destruir el mundo? Aquí dice: “Y la tierra se había corrompido delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia”. ¿Qué puede uno ver de estas palabras, “estaba la tierra llena de violencia”? Cuando la tierra y la humanidad llegaron a corromperse completamente, la tierra estaba llena de violencia. En lenguaje moderno, “estaba llena de violencia”, quiere decir que las cosas estaban hechas un lío y las personas vieron que no había orden, caótico e incontrolable. Y a los ojos de Dios, significaba que la humanidad de este mundo era demasiado corrupta. ¿Hasta qué punto era corrupta? Era corrupta a tal punto que Dios no la podía mirar más ni tener más paciencia con ella. Por lo tanto, Dios determinó destruir el mundo. Cuando Dios determinó destruir el mundo, Dios escogió a Noé para llevar a cabo una tarea que era construir un arca. ¿Por qué escogió Dios a Noé? No era un hombre justo a los ojos de Dios y, además, hizo todo como Dios se lo ordenó. Es decir, hizo lo que Dios le dijo y Dios tenía que encontrar a alguien así para satisfacer Su confianza y completar la obra que Él tenía que hacer en la tierra; es decir, Él tenía que encontrar a alguien así para cooperar con Su obra. Aparte de Noé, entonces, ¿había otro que podría haber completado esta obra? (No.) Ciertamente no lo había. Noé era la única opción así que Dios lo escogió. En aquella era, sin embargo, el alcance de la salvación de Dios ¿era el mismo que el de hoy? ¿Por qué hago esta pregunta? Porque en esa era sólo Noé era un hombre justo, así que ¿quería Dios que sólo Noé sobreviviera después de que construyó el arca? No quería ¿o sí? Dios permitió que los tres hijos de Noé, sus nueras y su esposa permanecieran juntos. Es decir, en esa era, sólo Noé fue un hombre justo a los ojos de Dios; así que, ¿qué hay en cuanto a sus hijos y nueras? ¿Qué hay en cuanto a su esposa? No eran justos, ¿o lo eran? Y aun así Dios todavía les permitió sobrevivir por el bien de Noé. Dios no se puso tan serio como para decir, “Vosotros no sois justos así que os destruiré y sólo Noé puede permanecer”. ¿Hizo Dios esto? Claramente no lo hizo, sino que más bien Él permitió que las ocho personas de la familia de Noé permanecieran y consiguió que Noé tomara dos de cada especie de los seres vivos para que también ellos pudieran permanecer. Aunque este es un hecho sencillo, el punto clave que tenemos que mencionar es que dentro de este hecho está el carácter de Dios, la voluntad de Dios y la esencia de Dios. Es decir, ¿qué clase de persona quería Dios llamar? Tendría que haber sido alguien que pudiera obedecer las palabras de Dios y hacer como Dios ordenaba, alguien con un sentido de responsabilidad que pudiera considerar las palabras de Dios como su deber y como un deber que tenía que cumplirse. Entonces, ¿esta persona tenía que ser alguien que conocía a Dios? No. En esa era, Noé no había oído muchas de las enseñanzas de Dios y, aunque aquí se registra que Noé caminó con Dios, ¿había visto alguna vez la persona de Dios? Podemos decir con certeza que no. Porque en aquella era, sólo los mensajeros de Dios venían al hombre. Podían representar a Dios en su discurso y sus acciones, pero sólo estaban transmitiendo la voluntad de Dios y Su intención; no eran la persona de Dios. Podemos ver en estos pasajes de la escritura qué era lo que Noé tenía la intención de hacer y los mandamientos de Dios para él así que, ¿qué esencia está expresando aquí Dios? Es que todo lo que Dios hace está planeado con precisión. Es decir, cuando Él ve que algo o algún incidente suceden, hay un estándar en Sus ojos contra el cual se mide. Él no es completamente indiferente a todo lo que pasa, sin sentir nada en absoluto; Él es exactamente lo contrario. Cuando Sus ojos apenas tocan algo o algún incidente, Él comienza a planear cómo abordar esto o este incidente o cómo abordar a esta persona. Sus planes son tanto muy precisos como muy exactos. Mira, hay una frase de las palabras de Dios para Noé: “He decidido poner fin a toda carne, porque la tierra está llena de violencia por causa de ellos; y he aquí, voy a destruirlos juntamente con la tierra”. Cuando Dios habla esta vez, ¿dice Dios que Él sólo tiene la intención de destruir al hombre? (No.) Porque Dios dice “toda carne”, lo que significa que Él tiene la intención de destruir a todos los seres vivos. ¿Por qué quiere destruirlos? Aquí, otra vez, el carácter de Dios se revela: A los ojos de Dios, hay un límite a Su paciencia hacia la corrupción de la humanidad y hacia la inmundicia, violencia y rebeldía de todos los hombres carnales. ¿Cuál es Su límite? Es como Dios dice, “Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra”. A los ojos de Dios, ¿qué quieren decir las palabras, “porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra”? Quieren decir todos los seres vivos, incluyendo aquellos que siguieron a Dios, aquellos que invocaron el nombre de Dios, aquellos que una vez sacrificaron ofrendas quemadas a Dios y aquellos que verbalmente reconocieron a Dios y que hasta alabaron a Dios; una vez que su comportamiento se había llenado de corrupción y los ojos de Dios lo tocaron de paso, entonces Dios se decidió a destruirlos; este era el límite máximo de Dios. Es decir, ¿hasta qué punto sería Dios paciente con la humanidad y paciente con la corrupción de todos los hombres carnales? Ya sea que siguieran a Dios o que fueran incrédulos, ninguno de ellos caminó la senda correcta. No era sólo que tuvieran una moral corrupta, que estuvieran llenos de maldad, simplemente no escucharon las palabras de Dios y no tuvieron temor de Dios y, todavía más en serio, ninguno de ellos creyó en la existencia de Dios y creyeron aún menos que el mundo estaba dominado por Dios y que era Dios quien los podía llevar a la luz y a la senda correcta. Cuando la corrupción de la humanidad había alcanzado tal punto, Dios ya no sería paciente. ¿Y qué tomó el lugar de la paciencia de Dios? Fue la ira de Dios y Su castigo que pronto iban a suceder. ¿Hay algo del carácter de Dios que se muestra aquí? ¿Se puede considerar esto como una revelación de una parte del carácter de Dios? Ahora en la era moderna, ¿hay más personas justas a los ojos de Dios? ¿Hay más personas perfectas a Sus ojos? A los ojos de Dios, ¿toda carne ha corrompido su camino en la tierra en esta era? Y en esta era, aparte de aquellos a quienes Dios planea hacer completos, aparte de aquellos de la humanidad que son capaces de seguir a Dios y aceptar Su salvación, ¿no está ya toda carne empujando el límite máximo de la paciencia de Dios? (Sí.) Si pensáis en ello, ¿no está lleno de violencia todo lo que pasa a vuestro alrededor, todo lo que veis con vuestros ojos, oís con vuestros oídos y experimentáis personalmente, y cada cosa que pasa por todo el mundo cada día? (Sí.) Así que a los ojos de Dios entonces, ¿no debería llegar a su fin esta clase de mundo y esta clase de era? Sin embargo, aunque lo que Dios hace ahora es diferente a lo que Él hizo en los tiempos de Noé, sin embargo Su estado mental y Su carácter son exactamente iguales a como lo eran entonces. Aunque Dios es capaz de tener paciencia, que es a causa de Su obra, sin embargo, de acuerdo con todos los diferentes ambientes y condiciones, a los ojos de Dios este mundo debería ser destruido, y comparado con cuando el mundo fue destruido con el diluvio, el mundo hoy se ha extralimitado. ¿No es así? (Sí.) Pero, ¿qué es diferente? Esto es lo más triste para el corazón de Dios y es algo que tal vez ninguno de vosotros sois capaces de daros cuenta.

Cuando el mundo fue destruido con el diluvio, Dios pudo recurrir a un hombre, Noé, para construir el arca y preparar algunos trabajos antes de la destrucción del mundo. Ahora, sin embargo, no hay nadie a quien Dios pueda recurrir. ¿Por qué es eso? Cada uno de vosotros aquí hoy tal vez sepáis esto y estéis seguros de esto. ¿Necesito deletrearlo? Hablar de esto puede ser un poco doloroso para los sentimientos de las personas y puede molestar a todos. Algunas personas dicen, “Aunque podamos no ser personas justas y podamos no ser personas perfectas a los ojos de Dios, sin embargo si Dios nos mandara hacer algo aún lo podríamos hacer competentemente. ¿Y por qué? Porque cuando se dijo antes que los grandes desastres están llegando, entonces comenzamos a preparar las provisiones de alimentos”. Y alguien dice, “Dios destruirá al mundo y terminará Su obra así que comencemos a preparar sustento, abrigo y techo para nuestro futuro. ¿No es esto cooperar bien con la obra de Dios? ¿No se puede comparar lo que hacemos ahora con lo que hizo Noé? ¿No es esto cooperar también con la obra de Dios? ¿No muestran nuestras acciones aquí nuestra verdadera obediencia? Haciendo esto, ¿no estamos haciendo como Dios manda. ¿No estamos también escuchando lo que Dios dice? ¿No estamos también haciendo como Dios nos demanda a causa de nuestra creencia en Sus palabras? Así que, ¿cómo puede Dios aún sentirse dolido? ¿Cómo puede Él decir que no puede encontrar a nadie a quién recurrir?” ¿Hay alguna diferencia aquí? (Sí.) ¿Cuál es la diferencia? (Preparar estas provisiones de alimento ahora para los desastres es algo que nos inventamos.) (Nada que hagamos se puede llamar justo; Noé era un hombre justo a los ojos de Dios.) Aquí se está en el camino correcto. Existe una diferencia esencial entre lo que Noé hizo y lo que las personas modernas hacen. Cuando Noé hizo lo que hizo, no sabía nada de la voluntad de Dios ni lo que Dios deseaba lograr. Dios sólo le ordenó y lo instruyó para hacer esta tarea así que fue e hizo como se le ordenó. No adivinó en privado en cuanto a lo que Dios podía querer decir, sólo creyó con un corazón puro y sencillo, hizo lo que Dios le pidió y fue obediente a las palabras de Dios. Así de sencillo y directo era. Su esencia, la esencia de su comportamiento, era obediente, sin recelos y sin conjeturas. Es más, cuando Dios dijo que destruiría al mundo con el diluvio, Noé no preguntó cuándo pasaría ni trató de llegar al fondo de eso, y no preguntó de qué manera Dios pretendía destruir el mundo. Dios dijo construir un barco, construir el arca y Él le dijo a Noé cómo construirla y qué materiales usar y Noé la construyó como fue instruido. Noé fue y siguió las órdenes de Dios una tras otra y actuó tan pronto como Dios había terminado de hablar. Hizo como Dios ordenó con una actitud que deseaba satisfacer a Dios. ¿Lo hizo para que él mismo pudiera escapar del desastre? No. ¿Le preguntó a Dios cuánto tiempo sería hasta que el mundo fuera destruido? No. Así que, ¿le preguntó a Dios o sabía cuánto tiempo tomaría construir el arca? Tampoco sabía esto. Sólo fue y lo hizo una vez que Dios se lo había dicho. Por lo tanto, él simplemente obedeció, escuchó y actuó en consecuencia. Pero las personas hoy son diferentes. Si las palabras de Dios revelan algo o si hay la más mínima señal de cosas en movimiento, las personas están listas para entrar en acción, ignorando todo y pagando cualquier precio sin titubear para almacenar comida, bebida y artículos para usar en los días por venir. Incluso han pensado en dónde se esconderán cuando los desastres sucedan y han preparado una ruta para su escape. ¿Y qué es lo que es aún más interesante? Los cerebros humanos, cuando llegan a momentos clave como este, pueden ser muy “efectivos”. Bajo circunstancias en donde Dios no ha dado instrucciones, las personas hacen los arreglos apropiados para lo que vendrá y se puede usar una palabra para describir sus arreglos: “perfectos”. En cuanto a lo que Dios dice, cuál es Su voluntad y qué quiere Dios, a nadie le importa y nadie trata de entender estas cosas. ¿No es así?

Dentro del registro de la historia de Noé, ¿no vemos una parte del carácter de Dios? La paciencia de Dios hacia la corrupción, inmundicia y violencia de la humanidad tiene un límite, y cuando se llega a este límite, cuando Su paciencia ha expirado, Él entonces comienza Su gestión, comienza Sus planes, comienza a hacer lo que debe hacer y revela Sus obras. Sus acciones no se hacen para revelar Su carácter de no ser ofendido, o que no permite ofensa contra Él o que está lleno de autoridad o que es capaz de destruir a la humanidad. Esto no es lo que Él quiere revelar. Más bien, es que Su carácter y Su esencia santa ya no pueden tolerar o mostrar más paciencia hacia esta humanidad que vive delante de Él y que vive bajo Su dominio. Por lo tanto, cuando Él llega al final de Su paciencia y llega a Su límite, ya no es paciente con esta humanidad, sino que más bien Él pondrá en acción Su plan para destruirla. Si se piensa en eso, en la era actual, ¿no está Dios impaciente por terminar Sus planes y salvar a aquellos de la humanidad que Él desea salvar? ¿Qué le preocupa más a Dios? No es cómo lo tratan aquellos que simplemente no lo siguen o que suscitan Su antagonismo, cómo son Sus enemigos, cómo creen en Él o cómo lo denigran; a Él no le importan estas cosas. Sólo espera para ¿qué? Sólo espera para ver si aquellos que lo siguen y aquellos que son los blancos de Su salvación dentro de Su plan de gestión han sido hechos completos y han ganado Su satisfacción o no; este es Su carácter. Por un lado, Dios muestra gran paciencia a aquellos de la humanidad que quiere hacer completos; por el otro, totalmente abomina y aborrece a aquellos de la calaña de Satanás que son hostiles a Él y que no lo siguen. Aunque a Él no le importa si lo siguen o no o si lo pueden adorar o no, mientras les tiene paciencia en Su corazón, todavía los abomina, aquellos de la calaña de Satanás. Se entiende esto, ¿o no? (Sí.)

2. La Bendición de Dios para Noé Después del Diluvio

(Génesis 9:1-6) Y bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra. Y el temor y el terror de vosotros estarán sobre todos los animales de la tierra, y sobre todas las aves del cielo, y en todo lo que se arrastra sobre el suelo, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. Todo lo que se mueve y tiene vida os será para alimento: todo os lo doy como os di la hierba verde. Pero carne con su vida, es decir, con su sangre, no comeréis. Y ciertamente pediré cuenta de la sangre de vuestras vidas; de todo animal la demandaré. Y de todo hombre, del hermano de todo hombre demandaré la vida del hombre. El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.

¿Qué veis en este pasaje? ¿Por qué he escogido este pasaje? ¿Hemos escogido un pasaje de la vida de Noé y su familia de ocho a bordo del arca? (No.) ¿Por qué no? Esto tiene poco que ver con el tema que estamos enseñando hoy y lo que nos interesa es el carácter de Dios. Si queréis leer sobre eso entonces lo podéis leer en vuestro propio tiempo, pero no estamos hablando de eso hoy. Hoy estamos principalmente enseñando las obras de Dios. Noé aceptó los mandamientos de Dios y después de eso, aguantó los días del mundo siendo destruido por Dios con el diluvio y su familia de ocho sobrevivió. Aparte de las ocho personas en la familia de Noé, todas las demás fueron destruidas, como lo fueron todas las criaturas vivientes en la tierra. Dios le dio bendiciones a Noé y les habló a Noé y a sus hijos. Estas palabras fueron una bendición para Noé y fueron eso que Dios le otorgó. Estas palabras fueron la bendición y la promesa de Dios a alguien que fue capaz de obedecer las palabras de Dios y de aceptar Sus mandamientos; se puede decir que fueron la recompensa de Dios para Noé. Es decir, independientemente de si Noé era un hombre perfecto o un hombre justo a los ojos de Dios, Noé y sus tres hijos sobrevivieron el diluvio porque prestaron atención a las palabras de Dios y Dios bendijo a Noé por sus acciones. Hoy, las personas pueden ver esta historia muy básicamente y pueden decir,[e] “Noé no hizo nada. Dios determinó que dejaría a Noé, así que lo dejó. Que lo dejara no dependió de sus propios esfuerzos; es lo que Dios quiso lograr y el hombre fue pasivo.” Algunas personas pensarán así pero Dios no piensa de esta manera. No importa si alguien es tan pero tan grande o tan pero tan insignificante, siempre y cuando preste atención a los mandamientos de Dios, obedezca los mandamientos y la comisión de Dios, coopere con la voluntad de Dios y los planes de Dios, coopere con la obra de Dios y preste atención a las palabras de Dios, para que la voluntad de Dios y Sus planes se puedan lograr, entonces, para Dios, este tipo de comportamiento es digno de recordar y digo de bendiciones y Dios ama este tipo de comportamiento, Él ama este sentimiento y este corazón que el hombre tiene para Dios; esta es la actitud de Dios. Por lo tanto, ¿por qué Dios bendijo a Noé? Porque así es como Dios considera este tipo de comportamiento y obediencia en el hombre.

Ahora bien, algunos tal vez pueden decir, “Cuando alguien presta atención a las palabras de Dios y lo satisface, entonces Dios debe bendecirlo. ¿No es esto lo que Dios debería hacer de todas formas?” ¿Está bien que las personas digan esto? (No.) ¿Por qué no? (El hombre no merece gozar las bendiciones de Dios.) Esto tampoco es correcto. Porque a los ojos de Dios, cuando Él encomienda a alguien con una tarea, Dios tiene un estándar que usa para juzgar si su comportamiento es bueno o malo, si son o no obedientes, si satisfacen o no Su voluntad y si sus obras están o no dentro de lo esperable. No es que siempre y cuando alguien lo haga, sea suficiente y Dios lo debe bendecir, independientemente de qué clase de persona sea o cómo lo haga. No es así como es. A lo que Dios pone mucha atención es al corazón de la persona. Así que, dime, ¿qué tan bien conocía Noé a Dios en aquella época? ¿Entendió tanto como vosotros ahora? ¿Era su concepto de Dios y su conocimiento de Dios tan claro como el vuestro es hoy? (No.) Y además hay algo innegable: La actitud que las personas hoy tienen hacia Dios dentro de su consciencia, dentro de sus pensamientos e incluso profundo en sus corazones, es borrosa y ambigua y hasta se podría decir que algunas personas tienen una actitud que niega la existencia de Dios. Pero en el corazón de Noé, dentro de su consciencia, la existencia de Dios se afirmó. No necesitó demasiado conocimiento doctrinal ni necesitó demasiados hechos para verificar la existencia de Dios. Él hizo lo que Dios le pidió, fue así de sencillo, y esta es la clase de persona que Dios quiere, la clase de persona que Dios alaba y, por lo tanto, Dios lo bendijo. ¿Qué podemos ver aquí? Las personas ven lo que está en la superficie de otras personas, mientras que Dios ve sus corazones. Dios no puede tolerar a nadie que lo trate de cualquier manera superficial o dudosa y Él no puede tolerar a nadie que tenga dudas acerca de Él o que lo pruebe de alguna manera. Por lo tanto, aunque las personas hoy están cara a cara con las palabras de Dios y, se puede decir, están cara a cara con Dios, debido a la existencia de la esencia corrupta del hombre les es muy difícil obtener las mismas bendiciones que Dios le dio a Noé.

3. Dios Hace el Arcoíris como un Símbolo de Su Pacto Con El Hombre

(Génesis 9:11-13) Yo establezco mi pacto con vosotros, y nunca más volverá a ser exterminada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que hago entre yo y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por todas las generaciones: pongo mi arco en las nubes y será por señal del pacto entre yo y la tierra.

A continuación, consideraremos esta sección de la escritura titulada, “Dios Hace el Arcoíris como un Símbolo de Su Pacto Con El Hombre”.

Simplemente diremos de esto. La mayoría de las personas saben qué es un arcoíris y hay algunas personas que han oído algunas historias acerca de los arcoíris; algunas personas las creen y algunas las consideran como leyendas y algunas no las creen. Cualquiera que sea el caso, este hecho está registrado en la Biblia; es algo que pasó y algo que Dios ha hecho. Hemos visto cómo Dios se sintió después de que hizo esto. Así que, ¿cómo se sintió Dios? Dios creó a la humanidad, la humanidad se rebeló contra Él y la humanidad que fue tan buena y que estuvo tan cerca a Dios en el principio fue aniquilada por un diluvio; ¿se dolió Dios? (Sí.) Él se dolió. ¿Cómo se reveló Su dolor? Está en lo que acabamos de leer. Dios dijo: “Yo establezco mi pacto con vosotros, y nunca más volverá a ser exterminada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra”. Estas sencillas palabras revelan los sentimientos de Dios; estaba enormemente dolido y, para decirlo en términos humanos, estaba enormemente entristecido. Podemos imaginar, después de que el diluvió destruyó el mundo, ¿cómo estaba entonces la tierra, que previamente había estado llena de vida? ¿Cómo estaba entonces la tierra que previamente había estado llena con la humanidad? Sin habitantes, sin criaturas vivientes, sólo desperdicios flotando por todos lados y agua tan lejos como el ojo podía ver. ¿Era esto lo que Dios había querido cuando creó el mundo? (No.) Ciertamente no lo era. La intención original de Dios fue ver vida en todos los rincones de la tierra, hacer que la humanidad lo adorara; por lo menos, no sólo tener un hombre, Noé, que lo adorara y no sólo para que fuera sólo Noé a quien Él pudiera recurrir para cumplir Su deber. Pero lo que Dios vio no fue lo que originalmente había querido, sino que más bien fue exactamente lo contrario. Podemos ver aquí el verdadero lado de Dios: el corazón de Dios estaba dolorido. Así que, mientras Él estaba revelando Su carácter y expresando Sus sentimientos, Él tomó una decisión, ¿qué clase de decisión? Fue usar arcoíris, arcoíris en las nubes, los mismos arcoíris que nosotros podemos ver, como un pacto con el hombre, para decirle al hombre que Dios una vez destruyó el mundo con el diluvio, para que siempre puedan recordar que Dios había una vez hecho este tipo de cosa.

¿Fue el deseo de Dios destruir el mundo? Ciertamente no lo fue. Aunque sólo podemos imaginar un poco de la escena lamentable que siguió a la destrucción del mundo, nunca seremos capaces de imaginar la vista que Dios vio en aquel entonces. Se puede decir que ni las personas de hoy ni las personas en aquel entonces, nadie en absoluto, es capaz de imaginar cómo se sintió Dios en Su corazón cuando vio ese espectáculo, cuando vio el mundo después de que había sido destruido con el diluvio. Nosotros ahora podemos usar un poco de lenguaje humano sencillo para describir el estado mental de Dios en aquel entonces y cómo pensó en Su corazón. Si usamos lenguaje humano, podemos decir que el corazón de Dios estaba herido por la destrucción del mundo con el diluvio. Y sin embargo Dios no podía haber hecho lo contrario así que, ¿cuál fue Su objetivo al hacer este pacto? Fue un juramento, un pacto con el hombre, para decirle que se acordara que Dios hizo algo así, pero que Él nunca haría otra vez algo así para destruir el mundo y que nunca destruiría el mundo de la misma manera otra vez. ¿Vemos aquí el corazón de Dios? ¿Lo habéis visto? Es decir, el corazón de Dios estaba dolorido cuando destruyó a esa humanidad. Tal vez es inapropiado usar lenguaje humano para describir el corazón de Dios, pero lo podéis imaginar y sentir, así que para decirlo en lenguaje humano: El corazón de Dios sangró y lloró. ¿No es esa la mejor manera de describirlo? Aunque pueda ser que este lenguaje se usa para describir emociones humanas, dado que el lenguaje humano es tan insuficiente, no Me parece que sea demasiado excesivo o demasiado equivocado usarlo para describir los sentimientos de Dios. Por lo menos sabéis lo que significa, ¿verdad? (Sí.) Por lo tanto, la próxima vez que veamos un arcoíris, ¿qué pensaremos? (Que Dios estaba enormemente dolido en aquella época.) Dios estaba dolido porque Él destruyó el mundo con el diluvio. Es decir, aunque Dios odiaba ese mundo y lo destruyó, hubo dolor en Su corazón. Por suerte, hubo algo digno de Dios derivando del consuelo; ¿quién era ese? Ese era Noé y su familia de ocho y por ellos valía la pena, de cualquier manera, que Dios haya pagado el meticuloso precio para crear todas las cosas.

¿Qué parte del carácter de Dios debemos entender aquí? Aunque Dios odiaba a la humanidad, que era debido a su oposición a Él, sin embargo en el corazón de Dios Su interés, cuidado y misericordia por la humanidad nunca cambiaron y hasta cuando destruyó a la humanidad, Su corazón permaneció igual. Así que, ¿qué clase de corazón vemos aquí en Dios? La humanidad se rebeló contra Dios y se llenó de corrupción y, por lo que a respecta al carácter de Dios y a causa de Su esencia, Él tuvo que destruir esa humanidad completamente. Sin embargo, al mismo tiempo, Dios tuvo piedad de la humanidad y quiso usar cualquier método para redimir a la humanidad y permitirle sobrevivir. Pero la humanidad se opuso a Dios y no aceptó Su salvación. Es decir, no aceptó las buenas intenciones de Dios: No aprecio Tu bondad, y no importa cómo Me llames, no importa cómo me proveas y me ayudes, no aprecio Tu bondad, no Te escucharé y no Te pondré atención. Para Dios, además de Su misericordia y paciencia, Su corazón estaba dolido y Él esperó hasta que Su máximo límite se había alcanzado antes de hacer lo que Él tenía que hacer; hubo un proceso. Pero, ¿qué hizo Dios en el plazo antes de que Él destruyera a la humanidad? Aunque el corazón de Dios estaba muy dolido y entristecido, Su actitud hacia la humanidad siguió siendo solícita, interesada y abundantemente misericordiosa. Así que, ¿qué vemos aquí? El amor de Dios por la humanidad es real; no sólo son palabras, es real. ¿Hay alguna falsedad en el amor de Dios? (No.) ¿Algo impuro? (No.) Este es aún menos el caso. ¿Algún engaño? (No.) ¿Alguna ilusión? (No.) ¿Emplea Dios algún engaño o encubrimiento para hacer que la humanidad lo considere adorable? Dios nunca ha usado ninguna falsa evidencia para hacer que las personas lo consideren adorable o para exhibir Su propia hermosura y santidad, ¿verdad? (Sí.) Así que, ¿vale la pena amar este aspecto del carácter de Dios? (Sí.) ¿Vale la pena adorarlo? (Sí.) De lo que hemos hablado hasta este punto, ¿la grandeza de Dios es sólo una hoja vacía en el corazón del hombre? ¿Creéis que la grandeza de Dios sólo son palabras vacías? (No.) Ciertamente no. La supremacía de Dios, la grandeza de Dios, la santidad de Dios, Su tolerancia, todos y cada uno de los detalles de Su carácter se ponen en práctica y se ejecutan sobre cada persona. Ya sea que lo puedas percibir o no, Dios cuida de todas y cada una de las personas en todos los sentidos posibles y por cualquier medio posible Él usa Su sabiduría y usa varios métodos en Su acercamiento a cada persona, para calentar y despertar sus corazones. Sin embargo muchas personas están aquí hoy, todas y cada una de las personas tienen experiencias diferentes y sentimientos diferentes de Dios; todas estas experiencias, estos sentimientos o percepciones vienen de Dios y todas estas cosas positivas vienen de Dios. Así que, si cada uno de vosotros reunís vuestras experiencias y conocimiento de Dios y los combináis con las secciones de la Biblia que estamos leyendo hoy, ¿no tenéis, entonces, un conocimiento de Dios más verdadero y más adecuado?

Una vez que hayamos terminado de leer esta historia, y después que hayamos entendido los temperamentos que Dios reveló en este asunto, ¿qué tipo de nuevo conocimiento tenemos entonces de Dios? ¿Tendríais un entendimiento más profundo de Dios y de Su corazón? (Sí.) Así que, ¿es necesario entonces contar esta historia de Noé? (Sí.) Así que si, como vosotros lo veis, después de leer estos pasajes, parecéis como si no tuvierais nada que decir ¿no es entonces innecesario hablar de ellos? ¿No es innecesario leer estas palabras? Ahora que estamos enseñando de esta manera, ¿es necesario leer estas palabras? (Sí.) Es necesario. Aunque lo que estamos leyendo es una historia, es un registro de algo que Dios hizo antes y es cierto. No quiero que entendáis los detalles de estas historias o los detalles de este personaje o que investiguéis este personaje o regreséis y estudiéis la Biblia. Eso no es lo que quiero decir, ¿entendéis? (Sí.) Entonces, ¿estas historias os ayudan a conocer a Dios? (Sí.) Son útiles. Así que de esta historia, decidme, ¿cómo ha aumentado vuestro conocimiento de Dios? (Veo que el amor de Dios es algo que ninguno de nosotros humanos corruptos posee.) (El amor de Dios por la humanidad es real y dentro de él está el carácter de Dios, Su grandeza, santidad, supremacía y tolerancia. Por medio de historias como estas nos podemos dar cuenta aún más que esto es todo el carácter de Dios y vale la pena que tengamos una comprensión más profunda de él.) (De la enseñanza de Dios hace un momento, puedo ver el aspecto del carácter de Dios justo y santo, mientras puedo ver también el cuidado de Dios por la humanidad, así como Su misericordia y benignidad por el hombre. También puedo ver que dentro de todo lo que Dios hace y dentro de cada pensamiento e ideas Suyos se revelan el amor y cuidado de Dios por la humanidad.) (Mi conocimiento anterior era que Dios destruyó el mundo con el diluvio porque la humanidad había alcanzado un cierto nivel de maldad y parecía que Dios aborrecía a esa humanidad por lo que la destruyó. Sólo cuando se habla de la historia de Noé hoy, y se habla de cómo el corazón de Dios sangró, llegué a conocer que, en realidad, Dios odiaba tanto perder esa humanidad y que fue porque la humanidad era tan rebelde que Dios se vio forzado a destruirla. De hecho, el corazón de Dios se sintió extremadamente angustiado. De esto puedo ver el cuidado e interés por la humanidad dentro del carácter de Dios. No sabía esto antes, sino que más bien tenía un conocimiento tan superficial, pensando que Dios destruyó a la humanidad porque era tan malvada.) Muy bien. Habéis escuchado muy cuidadosamente. Seguid. (Después de escuchar esto hoy, me siento muy bien. He leído la Biblia antes, pero nunca antes había obtenido un entendimiento de Dios como el que tengo hoy por medio de Dios analizando minuciosa y directamente estas cosas. Dios guiándonos de esta manera a leer la Biblia juntos me ha hecho ver que la esencia de Dios hacia el hombre antes de que se corrompiera era amor e interés y que después de que la humanidad se corrompió, Dios nos ha salvado durante todo el recorrido hasta ahora en el tiempo de los últimos días, manteniendo firme Su carácter justo, Su amor y Su salvación. Puedo ver que esta esencia del amor de Dios, desde la creación del mundo hasta hoy, es para siempre la misma ya sea que la humanidad esté o no corrompida.) ¡Sí! (Veo que la esencia de Dios no cambia con el tiempo o porque la ubicación de Su obra cambie y veo que todo lo que Dios hace, ya sea creando al mundo o destruyendo al mundo después de que la humanidad se corrompió, todo lo que Él hace tiene su significado y tiene dentro de él Su carácter. Por lo tanto, veo que el amor de Dios es ilimitado e inmensurable y, como varios hermanos y hermanas acaban de mencionar, cuando Dios destruyó el mundo, todavía se preocupó de la humanidad y tuvo piedad de ella. Definitivamente no había sabido estas cosas antes y, después de escucharlas hoy, creo que Dios realmente es creíble, que puedo contar con Él y confiar en Él y que Él de verdad existe y soy capaz de darme cuenta en mi corazón que el carácter y el amor de Dios son tan pero tan reales. Así es como me siento después de escuchar hoy.) Muy cierto, muy bueno. Parece como si todos vosotros hubierais tomado en serio lo que habéis oído.

¿Alguna vez habéis notado un cierto hecho que está en cada capítulo en la Biblia, incluso en las historias bíblicas que estamos enseñando hoy? ¿Alguna vez Dios ha usado Su propio lenguaje para explicar Sus propios pensamientos o para profesar Su amor e interés por la humanidad? ¿Existe este tipo de lenguaje? ¿O existe algún lenguaje claro, cualquier cosa que diga directamente que Dios se preocupa mucho por la humanidad y la ama mucho; existe algún lenguaje como este? (No.) Muchos de vosotros habéis leído la Biblia u otros libros además de la Biblia. ¿Alguien ha visto algunas palabras como estas? La respuesta definitiva es no. Las cosas registradas en la Biblia, incluyendo las palabras de Dios o las historias, fueron simplemente registradas por las personas. En ningún lapso de tiempo ni era Dios ha explicado alguna vez Su propia mente o expresado Su amor o interés por el hombre a Su propia manera. En términos humanos, Dios nunca ha usado Sus declaraciones ni ninguna forma de comportamiento para explicar Su propia mente y emociones; ¿no es este un hecho? (Sí.) ¿Por qué digo esto? ¿Por qué saco este tema? Porque esto también implica la hermosura de Dios y Su carácter. Dios creó a la humanidad y si es corrupta o es capaz de seguirlo, Él la considera como la más querida, queriendo decir que Él la considera como Su familia, como diríamos nosotros; Él no la considera como juguetes. Aunque Dios dice que Él es el Creador y que la humanidad son Sus seres creados, y aunque suene como si hubiera una diferencia en rango entre estos dos, de hecho, cuando se trata de Dios amando a la humanidad, mostrando interés por la humanidad y cuidando a la humanidad, así como Su incesante provisión por la humanidad, Él nunca ha sentido en Su corazón que estas cosas sean extras añadidos, ni Él los ha sentido jamás como un tipo de servicio meritorio; Él nunca ha sentido que salvar a la humanidad, proveer para la humanidad y otorgar todo a la humanidad sea como alguna gran contribución a la humanidad; Él nunca se ha sentido de esta manera. Por medio de Sus propios métodos, Su propia esencia y lo que Él tiene y es, Él sólo silenciosa y suavemente provee para la humanidad. No importa cómo se comporten las personas, Él nunca piensa o da un paso para pedirles a las personas que le den crédito. Por lo tanto, ya sea en la Biblia o en cualquier otro libro, nadie ha encontrado a Dios expresando Sus propios pensamientos o explicando o profesando al hombre porqué hace lo que hace o porqué trata a las personas de la manera que lo hace, con el objetivo de hacerlas sentir profundamente agradecidas con Él y que lo alaben. Él simplemente sigue adelante normalmente proveyendo para la humanidad de esta manera. Mientras que la humanidad a menudo tiene algunas expresiones espontáneas para alabar a Dios o dar testimonio de Dios, sin embargo Dios no pide del hombre estas cosas a cambio y Dios no tiene el deseo de usar ninguna de las buenas cosas que Él hace por el hombre para obtener su gratitud a cambio u obtener de él algo a cambio. A la inversa, aquellos que son capaces de temer a Dios, apartarse del mal y seguir de verdad a Dios, aquellos que son capaces de obedecer las palabras de Dios y ser leales a Él, aquellos que son capaces de obedecer a Dios, a menudo obtienen las bendiciones de Dios y estas bendiciones se dan sin reserva. Además, las bendiciones que las personas obtienen de Dios a menudo exceden sus imaginaciones, exceden cualquier cosa que el hombre puede hacer o cualquier cosa que puede obtener a cambio, ya sea en gracia o bendiciones, por el precio que paga; las bendiciones que obtienen exceden muchas veces estas cosas. ¿No es así? (Sí.)

Desde el principio hasta ahora, leemos muchas historias en la Biblia y frecuentemente vemos lo que las personas hacen, luego, qué promesa les da Dios; vemos en qué cosas las personas cooperan con Dios y luego, las grandes bendiciones que Dios les da. ¿Cuántas bendiciones fueron obtenidas por las personas? Más de cien veces, más de lo que jamás imaginaron, ¿verdad? (Sí.) Así que sobre esta base, ¿alguien se ha dado cuenta del dolor que sintió Dios? Como en la historia de Noé que acabamos de terminar de leer, ¿fue capaz Noé de darse cuenta del dolor de Dios? ¿Fue capaz de darse cuenta por qué Dios quería hacer un pacto? No lo fue. ¿No es así? (Sí.) Así que ¿podemos ver en la Biblia, o en todas las declaraciones actuales de Dios, alguna expresión que diga que Dios quiere algo del hombre a cambio? (No.) No. Por el contrario, Dios en repetidas ocasiones alienta al hombre, provee para el hombre, ayuda al hombre y le pide que siga Su camino para que pueda ganar el hermoso destino que Dios ha preparado para él. Dios toma lo que tiene y es, Su gracia, Su misericordia y Sus recompensas y se las otorga sin reservas a aquellos que lo aman y lo siguen. Pero Él nunca muestra Su dolor o sus pensamientos al hombre y nunca se queja de que nadie sea considerado hacia Él o no entienda Su voluntad. ¿Por qué digo estas cosas aquí? ¿Qué veis en estas palabras? Esta es una cuestión dentro de la esencia de Dios que es más fácil que nosotros pasemos por alto; hay algo dentro de Su esencia, dentro de Su carácter, que es lo más fácil que el hombre pase por alto, y es algo que nadie tiene y nadie posee, incluyendo a aquellos que las personas creen que son grandiosos y sobresalientes, o el “Dios” en las imaginaciones de las personas. Sólo Dios lo posee. ¿Qué es esto? Es la abnegación de Dios. Cuando se habla de la abnegación puedes pensar, “Yo también soy abnegado, ya que nunca he regateado con mis hijos ni discutido con ellos por pequeñeces” o “Yo trato a mis padres con abnegación”. No importa lo que pienses, por lo menos tienes un concepto acerca de esta palabra, “abnegado”, y por lo menos crees que esta palabra es una positiva. En un nivel literal, todos creen que “abnegado” es una buena palabra y es algo difícil que las personas logren. Incluso cuando lo logran, algunas personas la consideran una clase de virtud y, si son capaces de lograr la abnegación, se creerían grandes. Pero no hay nadie que sea capaz de ver la abnegación de Dios en todas las cosas, y en cualquier persona, asunto o cosa o en la obra de Dios. ¿No es así? (Sí.) ¿Por qué es eso? ¡Porque las personas son demasiado egoístas! ¿Por qué digo esto? Las personas viven dentro del mundo físico y aunque tú puedas seguir a Dios, nunca puedes ver o tocar la manera en la que Dios provee para ti, como Él te trata o te cuida. ¿Qué es lo que puedes ver? Puedes ver a la persona que te ama, la persona que te consiente y las cosas que son de beneficio para ti. Sólo puedes ver a las personas y las cosas que te gustan que están delante de tus ojos y nunca puedes dar ningún interés por el Dios que no puedes ver. Así que, comparado con Dios, la “abnegación” del hombre es despreciable y lo que las personas creen que es “abnegación” está hueco, no es real, no está en conformidad con Dios y no tiene nada que ver con Dios. Tal vez algunas personas pensarán, “Tú dices que Dios es abnegado pero, ¿no todo lo que Dios hace se hace por el bien de Su propia gestión?” ¿Alguien ha hablado así? ¿Es esto un hecho? Podéis no tener una percepción muy profunda acerca de este tema del que estoy hablando hoy, sólo asintiendo con vuestras cabezas y estando de acuerdo. Pero cuando tratas de entender el corazón de Dios dentro de tu propio corazón, harás un descubrimiento inconsciente: En este mundo, entre todas las personas, asuntos y cosas que eres capaz de percibir, sólo Dios es genuina y verdaderamente abnegado. Aparte de Dios, no hay nadie que sea abnegado. La abnegación del hombre es falsa, es superficial e irreal y tiene propósito, tiene intención y podemos llegar tan lejos como para decir que es sucia y despreciable. ¿Estáis de acuerdo con esto? (Sí.)

¿Son desconocidos estos temas para vosotros? (Sí.) Son desconocidos para vosotros y necesitan un poco de tiempo para arraigarse, ¿no es cierto? Cuanto más ignorantes seáis de estas cuestiones y temas, más prueba esto que no sabéis nada acerca de ellos y cuanto más hablo así, más sentís que este es en verdad el caso. Entonces, ¿y si nunca hubiera planteado estos temas? ¿Habría alguno entre vosotros que tendría algún conocimiento de ellos? Creo que nunca sabríais de ellos y esto es seguro, de otra manera no habría necesidad de que yo hablara de ellos. No importa cuánto seáis capaces de entender o llegar a conocer, en resumen, creo que estos temas de los que hablo son las cosas que más carecéis y son lo que las personas más deben llegar a conocer. Estos temas son muy importantes para todos, son lo más precioso, son vida y son esenciales para la senda que debéis caminar adelante. Si no estás en posesión de ellos, si no tienes este conocimiento, si no tienes conocimiento del carácter de Dios y no tienes conocimiento de la esencia de Dios, entonces en tu corazón siempre habrá un signo de interrogación flotando encima de Dios. Si sencillamente no tienes entendimiento de Dios, ¿cómo, entonces, puedes ser exitoso en tu creencia en Él? Simplemente no conoces las emociones de Dios, no conoces la voluntad de Dios, no conoces los pensamientos de Dios, no sabes lo que está pensando, no sabes lo que aflige a Dios, y no sabes lo que le trae alegría. ¿No es así? (Sí.) Siempre que Dios está afligido, nadie… ¡Este es un tema tan pesado!

En la obra de Dios y en Su gestión, aunque Él está enfrentando a todas y cada una de las personas, y aunque no retiene nada y está completamente al descubierto, a la inversa, todos los que siguen a Dios están cerrados a Él y nadie trata de acercarse a Dios activamente o entender Su corazón activamente. Incluso aquellos que desean volverse los confidentes de Dios no tienen deseos de aproximarse a Dios, mostrar ninguna consideración hacia Su corazón o entenderlo. Por lo tanto, cuando Dios siente gozo, cuando está contento, nadie comparte Su felicidad con Él; o cuando las personas entienden mal a Dios, nadie trata de consolar Su herido corazón; cuando Su corazón siente dolor, ni una persona está dispuesta a oír hablar de eso. Por lo tanto, durante estos varios miles de años de la obra y gestión de Dios, Dios ha estado solo; ¡Él está solo! Dios está solo no sólo porque la humanidad corrupta se opone a Él, sino porque aquellos que buscan ser espirituales, que buscan conocer a Dios, que buscan entenderlo, e incluso aquellos que están dispuestos a dedicar todas sus vidas a Él no conocen Sus pensamientos, no entienden Su carácter y no entienden Sus emociones. Así que, en la parte concluyente de la historia de Noé vemos a Dios expresando Su mente de una manera extraordinaria, una manera excepcional, haciendo un pacto con el hombre. Viéndolo desde fuera, la elaboración de este pacto fue muy sencilla y fue algo muy ordinario. Sólo fue elaborar un pacto y usar este pacto para limitar a ambas partes, algo sin importancia. Y, sin embargo, dentro de la elaboración de este pacto hubo una verdadera revelación tanto del carácter de Dios como de Sus pensamientos. Si no investigas cuidadosamente y si dejas estas palabras a un lado y las ignoras, entonces la humanidad realmente nunca conocerá los pensamientos de Dios. Tal vez puedas imaginar que Dios estaba sonriendo cuando Él hizo este pacto o que Él fue solemne o que Él tuvo alguna otra expresión común. Pero nadie es capaz de ver el corazón de Dios o ver Su dolor y menos aún alguien es capaz de ver Su soledad. Porque nadie fue capaz de tener la confianza de Dios o fue digno de ella, para que Dios pudiera expresar Sus pensamientos o aligerar Su dolor en él, Él no tuvo otra opción sino actuar así. Este asunto no es sencillo, ¿o sí? (No, no lo es.) Mientras que Dios no tuvo nadie en quien confiar, hizo un pacto con el hombre, diciéndole al hombre que Él nunca más volvería a destruir el mundo con un diluvio; diciéndole al hombre para que se acordara de esto siempre que apareciera un arcoíris. Es decir, no importa cuán dolorosa sea la situación en la que Dios esté, Él nunca olvida al hombre, nunca olvida cuidar del hombre y mantenerlo al tanto. ¿No es esta la abnegación de Dios? (Sí.) Así que, cuando las personas están dolidas, ¿qué recuerdan? ¿De qué piensan? Cuando las personas están dolidas, ¿no es eso cuando más necesitan a Dios? (Sí.) Las personas siempre quieren traer a Dios a ellas para que Él las pueda consolar y así sus corazones puedan estar un poco más contentos y sentirse un poco mejor, ¿verdad? (Sí.) Pero cuando Dios está dolido, cuando Su corazón está herido, para Él es un tipo de requisito extravagante, un deseo extravagante, hacer que un ser creado o cualquier persona le haga compañía y lo consuele. Él nunca ha necesitado esto y nunca albergó tales deseos desenfrenados; Él sólo expresa Sus propios sentimientos a Su manera. Por lo que respecta a las personas, es como si esto fuera algo sin importancia pero cuando llegas a tener un deseo genuino por entender a Dios, entonces ¿no eres verdaderamente capaz de percibir Su grandeza y Su abnegación? Aunque Dios usó el arcoíris para hacer Su pacto con el hombre, Él nunca ha dicho porqué hizo esto, porqué hizo este pacto. ¿Alguna vez le ha dicho Dios al hombre sus verdaderos pensamientos? (No.) ¿Molesta al hombre con ellos? No lo hace, ¿o sí? Él sólo toma su mejor lado y las mejores y más hermosas cosas y le da todo al hombre. En cuanto a Él mismo, soporta este sufrimiento en silencio. Dios nunca ha anunciado públicamente Su sufrimiento, sino que más bien lo soporta silenciosamente. Que soporte este sufrimiento no es porque no tenga otra opción ni tampoco es una señal de debilidad; ¿qué es en cambio? La esencia de Dios siempre ha sido abnegada y es Su esencia y Su carácter los que lo hacen actuar de esta manera y actuar de esta manera naturalmente. Estamos hablando de esto ahora sólo para que todos puedan estar al tanto de esto y entender a Dios; este es el único objetivo.

De lo que se ha dicho hasta ahora, ¿entendería alguien mal y pensaría que por hablar de los sentimientos de Dios en tal detalle y de tal manera entusiasmada y sensacional, que intencionalmente estoy haciendo que las personas simpaticen con Dios? ¿Alguien sospecha esto? (No.) Esto es bueno. Por el contrario, ¿qué estoy pretendiendo lograr? Mi único objetivo al decir estas cosas es que podáis entender más a Dios y entender todos y cada uno de los detalles de Dios, incluyendo Sus alegrías y tristezas. La esencia de Dios y Su carácter se expresan verdadera y honestamente, poco a poco; no son una representación por el hombre a través de sus palabras vacías o por medio de letras y doctrinas o por medio de sus imaginaciones. Es decir, Dios y Su esencia existen en verdad; no son una imagen, no son imaginarios y no son alguna mentira o invención. Así que, ¿estáis ahora conscientes de este punto? (Sí.) Si ahora estáis conscientes de él, entonces Mis palabras hoy no se han hablado en vano.

Entonces, terminemos nuestra enseñanza aquí por hoy. Sólo hemos discutido tres temas hoy y creo que todos han obtenido mucho de ellos. Creo que las cosas relativas al carácter de Dios que hemos planteado o que hemos llegado a conocer dentro de estos tres temas incluso han anulado algunas de las imaginaciones y conocimiento de Dios de las personas y todavía más, han anulado la creencia en Dios de algunas personas. Cualquiera que sea el caso, espero que el carácter de Dios que hemos llegado a conocer a través de las secciones y capítulos de estos tres temas sea útil para todos y espero que después os tomaréis el tiempo para meditarlo bien. Terminemos aquí nuestra reunión. ¡Adiós! (¡Adiós!)

Notas al pie:

a. El texto original omite “adversos”.

b. El texto original omite “piensan”.

c. El texto original omite “en este extracto”.

d. El texto original omite “y sólo puedes decir”.

e. El texto original omite “y pueden decir”.