Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Palabras clásicas de Cristo de los últimos días

Índice

XI Palabras clásicas sobre los requerimientos, las exhortaciones, las advertencias y las consolaciones de Dios

(IV) Palabras clásicas sobre las consolaciones de Dios para el hombre

113. El amor y la compasión de Dios impregnan cada detalle de Su obra de gestión, e independientemente de si las personas son o no capaces de entender las buenas intenciones de Dios, Él sigue haciendo sin descanso la obra que pretende cumplir. Sin importar cuánto entienden las personas de la gestión de Dios, todos pueden apreciar los beneficios y la ayuda de la obra realizada por Él. Hoy, quizás no hayas sentido nada del amor o la vida provistos por Dios, pero mientras no lo abandones ni renuncies a tu determinación de buscar la verdad, siempre habrá un día en el que la sonrisa de Dios se te revelará. Porque la meta de la obra de Dios consiste en recuperar a la humanidad que se encuentra bajo el dominio de Satanás, no abandonar a la humanidad corrompida por este y que se opone a Él.

de ‘El hombre sólo puede salvarse en medio de la gestión de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

114. En la Era de la Gracia, Jesús tuvo compasión y misericordia de las personas. Si se perdía una oveja de las cien, dejaba a las noventa y nueve y buscaba a esa. Esta frase no describe una práctica mecánica, no es una regla, pero muestra los propósitos de Dios hacia la humanidad, el propósito urgente de Dios de salvar a la humanidad y Su profundo amor por ella. No es una forma de práctica, sino que es Su carácter y Su mentalidad. Así pues, algunas personas se marchan durante un año o medio año, o tienen muchas debilidades y malentendidos. Después, si se despiertan a la realidad y son capaces de tener entendimiento, de darse la vuelta y volver a la senda correcta, me consolaré especialmente y esto me agradará. Ser capaz de mantenerse en el mundo actual y en la era de los placeres sensuales y el mal, ser capaz de reconocer a Dios y de tomar de nuevo la senda correcta y volver son cosas que realmente consuelan y entusiasman.

de ‘Las personas que siempre le exigen cosas a Dios son las menos razonables’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

115. Durante el tiempo de la obra de salvación de Dios, todos los que puedan ser salvados serán salvados hasta el máximo límite, sin ser descartado ninguno de ellos, ya que el propósito de la obra de Dios es salvar al hombre. Todos aquellos que, durante el tiempo de la salvación del hombre por parte de Dios no puedan alcanzar un cambio en su carácter, todos aquellos que no puedan obedecer completamente a Dios, todos ellos se convertirán en objetos de castigo. Esta etapa de la obra —la obra de las palabras— le hace accesible al hombre todos los caminos y misterios que no entiende para que el hombre pueda entender la voluntad de Dios y las demandas de Dios para el hombre, para que pueda tener las condiciones para poner en práctica las palabras de Dios y lograr cambios en su carácter. Dios sólo usa palabras para hacer Su obra y no castiga a las personas porque sean un poco rebeldes, porque ahora es el tiempo de la obra de salvación. Si todo el que ha sido rebelde fuera castigado, entonces nadie tendría la oportunidad de ser salvado; todos serían castigados y caerían en el infierno. El propósito de las palabras que juzgan al hombre es permitirle conocerse y obedecer a Dios, no es para que sea castigado por medio del juicio de las palabras. […] Todas y cada una de las personas que hayan aceptado la conquista de las palabras tendrán una amplia oportunidad para la salvación. La salvación de Dios de cada una de estas personas les muestra Su máxima indulgencia, lo que quiere decir que se les muestra la máxima tolerancia. Siempre que las personas se vuelvan de la senda equivocada, siempre que se puedan arrepentir, entonces Dios les dará la oportunidad de obtener Su salvación.

de ‘Deberías desechar las bendiciones del estatus y entender la voluntad de Dios para la salvación del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

116. Es ahora cuando Dios os quiere perfeccionar realmente, y esto no es una forma de hablar. En el futuro, independientemente de las pruebas, de los desastres que experimentéis, o de los acontecimientos que sucedan, Dios quiere perfeccionaros; es un hecho definido e indudable. ¿Desde dónde puede verse esto? Parte del hecho de que, a lo largo de las eras y de las generaciones, la palabra de Dios no ha alcanzado nunca tanta altura como la que tiene hoy: ha entrado en su ámbito más elevado, y la obra del Espíritu Santo entre todos los hombres no tiene hoy precedentes. Prácticamente nadie, en las generaciones pasadas, ha probado esto. Ni siquiera en la era de Jesús se produjeron las revelaciones de hoy; se han alcanzado grandes alturas en las palabras que se os transmiten, en las cosas que entendéis, y en las que experimentáis. No os marcháis en medio de las pruebas y de los castigos, y con esto basta para demostrar que la obra de Dios ha logrado un esplendor sin precedentes. Esto no es algo que el hombre sea capaz de hacer ni de mantener, sino que es más bien la obra de Dios mismo. Así, a partir de muchos de los hechos de la obra de Dios, se puede ver que Él quiere perfeccionar al hombre y que, sin duda, Él es capaz de haceros completos. Si sois capaces de percibir esto, de hacer este nuevo descubrimiento, no esperaréis a la segunda venida de Jesús, sino que permitiréis que Dios os haga completos en la era presente. En consecuencia, cada uno de vosotros debería hacer todo lo que pueda, y no escatimar esfuerzo alguno, para que podáis ser perfeccionados por Dios.

de ‘Acerca de que todos cumplan su función’ en “La Palabra manifestada en carne”

117. En la corriente actual, todas las personas que aman verdaderamente a Dios tienen la oportunidad de que Él las perfeccione. Sean jóvenes o ancianas, mientras mantengan en sus corazones una obediencia a Dios y reverencia hacia Él, podrán ser perfeccionadas por Él. Dios perfecciona a las personas según sus diferentes funciones. Siempre que hayas hecho todo lo que está en tu fuerza y te sometas a la obra de Dios, podrás ser perfeccionado por Él. Ahora, ninguno de vosotros es perfecto. En ocasiones sois capaces de llevar a cabo un tipo de función, y a veces dos; mientras deis toda vuestra fuerza a Dios y os eroguéis por Él, seréis a la larga perfeccionados por Él.

de ‘Acerca de que todos cumplan su función’ en “La Palabra manifestada en carne”

120. Dios no ha venido esta vez para abatir a las personas, sino más bien para salvarlas en la mayor medida posible. ¿Quién está totalmente libre de errores? Si todos son abatidos, entonces ¿cómo se le podría llamar salvación? Algunas transgresiones se cometen a propósito y otras se hacen de forma involuntaria. En el caso de los asuntos involuntarios, puedes cambiar después de reconocerlos; ¿te abatiría Dios antes de que cambiaras? ¿Es así como salva Dios a las personas? ¡No es así! Independientemente de que transgredas sin querer o guiado por una naturaleza rebelde, recuerda solamente: ¡Date prisa y despierta a la realidad! Sigue adelante; sin importar qué situación surja, debes continuar avanzando. Dios está obrando para salvar a las personas y Él no abate al azar a aquellos a los que quiere salvar.

de ‘La voluntad de Dios es salvar a las personas en la mayor medida posible’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

122. Algunas personas están en medio de la negatividad, pero todavía pueden mantener una actitud de “fieles a Dios hasta el final, independientemente del resultado” en su deber. Digo que esto es cambio, aunque vosotros mismos no os estéis dando cuenta. En realidad, si te examinas cuidadosamente, verás que una parte de tu carácter corrupto ya ha cambiado; sin embargo, cuando usas de forma constante los más altos estándares para medirte, no sólo no serás capaz de alcanzar tan alto nivel, sino que incluso esos cambios que has hecho dentro de ti también serán negados; éste es un error humano. Si de verdad eres alguien que puede distinguir lo correcto de lo erróneo, entonces no hay perjuicio en hacer que seas consciente de tus cambios internos; no sólo puedes ver tus propios cambios, sino que además puedes encontrar la senda que tienes por delante y que debes practicar; en ese momento verás que mientras te estás esforzando, sigues teniendo esperanza; no eres irredimible. Ahora mismo te digo: Quienes pueden ver sus problemas de la forma correcta tienen esperanza; pueden salir de la negatividad.

de ‘Tienes que verte correctamente y no renunciar a la verdad’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

123. La actitud de quien es verdaderamente inteligente debería ser: no me importa lo que Dios haga ni cómo me trate; no me importa cuán profundamente sea mi corrupción ni cómo sea mi humanidad; no vacilaré en mi búsqueda de la verdad y del conocimiento de Dios. Ésta es la orientación de la vida, esto es lo que el hombre debería aspirar a alcanzar, éste es el único camino a la salvación.

de ‘Todo queda determinado por que uno posea la verdad’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

124. Deberíamos tener una determinación: independientemente de lo intensa que sea la dificultad o la clase de problemas que encontremos, de lo débiles y negativos que seamos, no podemos perder la confianza en un cambio en el carácter ni en las palabras de Dios. Él le ha dado promesas a la humanidad, y los seres humanos deben tener la determinación y la perseverancia para acometerlas. A Dios no le gustan los cobardes, sino las personas resueltas. Aunque reveles mucha corrupción, aunque hayas tomado muchos caminos tortuosos, o incluso si a lo largo del camino has cometido muchas transgresiones o te has resistido a Dios —o hay algunas personas que mantienen en su corazón alguna blasfemia contra Dios, lo culpan o tienen un conflicto con Él—, Dios no mira esto. Él sólo considera si la persona será o no capaz de cambiar algún día.

de ‘Qué son los cambios en el carácter y la senda que lleva a ellos’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

125. No quiero ver a nadie sintiéndose como si Dios los hubiera excluido, que Él los ha dejado y les ha vuelto la espalda. Sólo me gustaría ver a todos en el camino de buscar la verdad y procurar entender a Dios, marchando con valentía hacia adelante con voluntad resuelta, sin recelo, sin llevar carga alguna. Independientemente de los errores que has cometido, de lo lejos que has llegado a desviarte o de lo mucho que hayas transgredido, no dejes que esto se convierta en cargas o exceso de equipaje que llevar contigo en tu búsqueda por entender a Dios: sigue caminando hacia delante. Sin importar cuándo ocurra, el corazón de Dios que es la salvación del hombre no cambia jamás: esta es la parte más preciosa de la esencia de Dios.

de ‘Dios mismo, el único VI’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

128. Tal vez vosotros recordáis estas palabras: “Porque esta pequeña aflicción, que es momentánea, obra en nosotros un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno”. En el pasado, vosotros habéis oído esta sentencia, sin embargo, nadie comprendió su verdadero significado. Hoy en día, vosotros conocéis bien el verdadero significado que ellas poseen. Estas palabras reflejan lo que Dios logrará en los últimos días. Y serán cumplidas sobre aquellos cruelmente afligidos por el gran dragón rojo en la tierra donde se encuentra. El gran dragón rojo persigue a Dios y es el enemigo de Dios, por lo que, en esta tierra, los que creen en Dios son sometidos a humillación y persecución. Es por ello que estas palabras se volverán ciertas en vuestro grupo de personas. A medida que la obra se lleva a cabo en una tierra que se opone a Dios, toda Su obra se encuentra con un obstáculo desmesurado, y muchas de Sus palabras no pueden cumplirse en el momento oportuno; por lo que la gente es refinada a causa de las palabras de Dios. Esto también es un elemento de sufrimiento. Es muy arduo para Dios llevar a cabo Su obra en la tierra del gran dragón rojo, pero es a través de esta dificultad que Dios realiza una etapa de Su obra para manifestar Su sabiduría y acciones maravillosas. Dios aprovecha esta oportunidad para hacer que este grupo de personas sean completadas. Debido al sufrimiento de la gente, su calibre, y todo el carácter satánico de la gente en esta tierra impura, Dios lleva a cabo Su obra de purificación y conquista, de manera que, al hacerlo así, Él pueda obtener la gloria y ganarse a los que dan el testimonio de Sus obras. Este es el significado completo de todos los sacrificios que Dios ha hecho para este grupo de personas.

de ‘¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina?’ en “La Palabra manifestada en carne”

129. En qué aspectos deberían sufrir las personas y en cuáles tener contratiempos, es algo destinado por Dios, y no se basa en los requerimientos de las personas. Esto es absolutamente cierto. Cada creyente debería poseer la capacidad de experimentar las pruebas de las palabras de Dios, y sufrir en Sus palabras. ¿Podéis ver esto con claridad? Así los sufrimientos que has experimentado se han intercambiado por las bendiciones de hoy; si no sufres por Dios, no puedes obtener Su elogio. Quizás te hayas quejado en el pasado, pero no importa cuántas quejas hayas tenido, Dios no recuerda esto de ti. El hoy ha llegado, y no hay razón para investigar en los problemas del ayer.

de ‘El amor genuino por Dios es espontáneo’ en “La Palabra manifestada en carne”

130. Pon todos tus esfuerzos en poner tu corazón delante de Mí y Yo te consolaré y pondré paz y felicidad en tu corazón. No buscarás la aprobación de los hombres; ¿no es más valioso y más importante satisfacerme? Al satisfacerme, ¿no tendrás aún más paz y felicidad eterna y duradera? El sufrimiento que tengas significa cuán grandes serán tus futuras bendiciones; es indescriptible. No sabes cuántas bendiciones tendrás, ni siquiera puedes imaginarlas. ¡Hoy se hacen reales, tan reales! Esto no está muy lejos, ¿puedes verlo? ¡Cada último pedacito de esto está dentro de Mí y qué brillante es el futuro! Limpia tus lágrimas, no sientas tristeza ni dolor, todo está en Mis manos y Mi meta es haceros vencedores pronto y traeros a la gloria conmigo.

de “Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio”

131. El momento ha llegado para que nosotros retribuyamos el amor de Dios. Aunque estamos sujetos a no poca cantidad de ridículo, difamación y persecución porque seguimos la senda de la creencia en Dios, creo que esto es algo significativo. Es un asunto de gloria, no de vergüenza, y sin importar lo que pase, las bendiciones que disfrutamos en modo alguno son insignificantes. En incontables momentos de decepción, las palabras de Dios han traído consuelo y, antes de que lo sepamos, la tristeza se ha convertido en gozo. En incontables ocasiones de necesidad, Dios ha traído bendiciones y hemos sido provistos por medio de Sus palabras. En incontables ocasiones de enfermedad, las palabras de Dios han traído vida, hemos sido liberados del peligro y hemos pasado del peligro a la seguridad. Ya has disfrutado de tantas cosas como éstas sin darte cuenta de ello. ¿Podría ser posible que no lo recuerdes?

de ‘La senda… (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

136. El hombre falla en conseguir a Dios, no porque Dios tenga emociones, o porque Dios no esté dispuesto a ser conseguido por el hombre, sino porque el hombre no desea conseguir a Dios, y porque el hombre no busca con urgencia Dios. ¿Cómo podría alguien que en verdad busque a Dios ser maldecido por Dios? ¿Cómo podría alguien que posea un sentido santo y una conciencia sensible ser maldecido por Dios? ¿Cómo podría alguien que realmente adore y sirva a Dios ser consumido por el fuego de Su ira? ¿Cómo podría alguien que esté dispuesto a obedecer a Dios ser expulsado de la casa de Dios? ¿Cómo podría alguien que no amó más a Dios porque no pudo vivir bajo el castigo de Dios? ¿Cómo podría alguien que se siente feliz de renunciar a todo por Dios, ser dejado sin nada?

de ‘Tener un carácter inalterable es estar en enemistad con Dio’ en “La Palabra manifestada en carne”

137. Cuando las aguas se tragan totalmente al hombre, Yo lo salvo de las aguas estancadas y le doy una oportunidad de tener una nueva vida. Cuando los hombres pierden su confianza para vivir, Yo tiro de ellos desde el filo de la muerte, concediéndoles la valentía para vivir, para que me tomen como el fundamento de su existencia. Cuando los hombres me desobedecen, hago que me conozcan en su desobediencia. A la luz de la vieja naturaleza de la humanidad y de Mi misericordia, en lugar de dar muerte a los humanos, les permito arrepentirse y empezar de nuevo. Cuando los hombres sufren hambruna, los saco de la muerte mientras les queda aliento, evitando que caigan presas de las artimañas de Satanás. Cuántas veces han visto Mis manos las personas; cuántas veces han visto Mi rostro amable, Mi faz sonriente; y cuántas veces han visto Mi majestad, Mi ira. Aunque la humanidad nunca me ha conocido, no aprovecho su debilidad para crear problemas innecesarios. Experimentando las dificultades de la humanidad, simpatizo por tanto con la debilidad del hombre. Es sólo en respuesta a la desobediencia del hombre, a su ingratitud, que inflijo castigos en diversos grados.

de ‘La decimocuarta declaración’ de las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

138. El Todopoderoso tiene piedad de esta gente que sufre profundamente. Al mismo tiempo, Él está harto de esa gente que no tiene conciencia, porque Él tiene que esperar demasiado tiempo la respuesta de los humanos. Él desea buscar, encontrar tu corazón y tu espíritu. Él quiere darte alimento y agua y despertarte, para que ya no tengas sed, ya no tengas hambre. Cuando estés cansado y comiences a sentir la desolación de este mundo, no te sientas perplejo, no llores. Dios Todopoderoso, el Velador, acogerá tu llegada en cualquier momento. Él está velando a tu lado, esperando a que regreses, Él está esperando ese día cuando recobres tu memoria de repente, que te hagas consciente del hecho de que tu procedes de Dios, y que de alguna manera y en algún lugar, una vez te habías perdido, cayendo inconsciente al borde del camino y luego sin saberlo, haber tenido un padre. Luego tomas conciencia de que el Todopoderoso ha estado allí vigilando, esperando todo el tiempo tu regreso. Él anhela amargamente, esperando una respuesta que nunca llega. Su vigilancia no tiene precio y es por el corazón y el espíritu de los seres humanos. Tal vez esta vigilancia sea indefinida, y quizá esta vigilancia ya esté llegando a su fin. Pero tú debes saber exactamente dónde están tu corazón y tu espíritu en este instante.

de ‘El suspiro del Todopoderoso’ en “La Palabra manifestada en carne”

139. El amor de Dios se extiende como el agua de una fuente, y se te da a ti y a mí y a él y a todos los que verdaderamente buscan la verdad y esperan la aparición de Dios.

Así como la luna siempre sigue al sol, la obra de Dios nunca cesa, y se lleva a cabo en ti, en mí, en él y en todos los que siguen las pisadas de Dios y aceptan el juicio y el castigo de Dios.

de ‘Contemplando la aparición de Dios en Su juicio y Su castigo’ en “La Palabra manifestada en carne”