Contenido
INICIO LIBROS
A-
A+

Pregunta 31: En el Libro de Zacarías en la Biblia se profetiza: “Sus pies se posarán aquel día en el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, al oriente […]” El regreso del Señor con toda seguridad será en el monte de los Olivos en Judea y, sin embargo, vosotros dais testimonio de que el Señor Jesús ya ha regresado, apareciendo y obrando en China. China es una nación atea y es la nación más oscura y retrasada que desafía a Dios más severamente, así que ¿cómo puede ser que el regreso del Señor sea en China? Realmente no podemos comprender esto, así que por favor contestadnos esto.

Respuesta:

Han pasado casi dos mil años desde que el Señor Jesús salió de Judea. Ahora los últimos días han llegado y todo tipo de hambrunas, plagas, terremotos, inundaciones y sequías están ocurriendo con mayor frecuencia, mayor amplitud y mayor intensidad. Varias naciones alrededor del mundo son volátiles e inestables, con actividades terroristas, conflictos étnicos y todo tipo de guerras ocurriendo constantemente. En los círculos religiosos, todas las iglesias han caído en la oscuridad porque han perdido la obra del Espíritu Santo. Hay celos y luchas entre los compañeros de la obra y la fe y el amor de muchos hermanos y hermanas se ha enfriado. Los falsos profetas y anticristos también están apareciendo uno tras otro por todo el mundo. Hermanos y hermanas, este cúmulo de hechos es suficiente para explicar que la profecía del regreso del Señor ya se ha cumplido. Así que, ¿precisamente en dónde descendió el Señor Jesús? Casi todas las personas que anhelan el regreso del Señor piensan que el Señor Jesús descendería en el Monte de los Olivos en Judea por la profecía en Zacarías 14: “Sus pies se posarán aquel día en el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, al oriente”. Sin embargo, la obra de Dios de los últimos días ha ido más allá de la imaginación de todos y ha sobrepasado todas las nociones de todo el mundo. Dios escogió un país ateo sumamente inmundo, sumamente corrupto y oscuro como China, como el lugar de Su obra de los últimos días. Esto en verdad no se ajusta con nuestras nociones y también ha desconcertado bastante a todo el mundo. Así que, ¿por qué Dios se hizo carne en China? Hablemos acerca de este aspecto de la verdad.

La primera vez que Dios se hizo carne, todas las personas que estaban esperando al Mesías pensaron que Cristo nacería en un palacio. Sin embargo, nadie esperó que el gran Dios noble y supremo naciera humildemente en un pesebre. Tal llegada de Jesucristo estuvo más allá de la imaginación de todos e hizo añicos las nociones de todos. En los últimos días de estos tiempos, Dios se hizo carne para obrar en China, una vez más yendo más allá de las imaginaciones de todos y una vez más haciendo añicos las nociones de todos. Algunos hermanos y hermanas son incapaces de aceptar esta realidad. Creen que Dios es el Dios de los israelitas, así que Dios no podría hacerse carne para obrar en otro país y, además, no podría descender en China. El hombre tiene tales nociones porque Dios una vez llevó a cabo Su obra de la Era de la Ley en Israel y porque el Señor Jesús también llevó a cabo Su obra de la Era de la Gracia en Judea. Ya que ambas etapas de la obra se llevaron a cabo en Israel, pensamos que Dios debe ser el Dios de los israelitas y que Él no podría descender en un país gentil y, además, no podría obrar en China. Por favor pensad en esto con cuidado, todos. Sólo porque las primeras dos etapas de la obra de Dios se llevaron a cabo en Israel, ¿prueba eso que Dios es sólo el Dios de los israelitas y no el Dios de los gentiles? ¿Podemos decir que Dios sólo ama a los israelitas y odia a los gentiles? La preciosa sangre del Señor Jesús redimió a los israelitas, pero ¿no redimió también a toda la humanidad? Debemos saber que Dios no es sólo el Dios de los israelitas. Dios también es el Dios de toda la humanidad. Dios tuvo la autoridad para llevar a cabo la obra de la Era de la Ley en Israel. Él también tuvo la autoridad para llevar a cabo la obra de la Era de la Gracia en Judea y, aún más, Él tiene la autoridad para llevar a cabo Su obra de conquista y juicio de los últimos días en China. Esto es porque Dios es el Gobernante de los cielos y la tierra y de todas las cosas, el Dios de todas las criaturas. Dios se hizo carne para obrar en China con el fin de usar este hecho verdadero para romper nuestras nociones y hacer que nos demos cuenta de que Dios no es sólo el Dios de los israelitas sino también es el Dios de toda la humanidad. Dios tiene la autoridad para llevar a cabo la obra en Sus planes en cualquier país y entre cualquier pueblo que Él escoja. Dios Todopoderoso dice: “Él guió a los israelitas y nació en Judea; y también ha nacido en una tierra gentil. ¿No es toda Su obra para la totalidad de la humanidad que Él creó? ¿Ama a los israelitas cien veces más y aborrece a los gentiles mil veces más? ¿No es esa vuestra noción? […] Si sigues manteniendo que Él sólo es el Dios de los israelitas, que la casa de David en Israel es el origen de Su nacimiento, que ninguna otra nación aparte de Israel está cualificada para ‘producir’ a Dios, y menos que cualquier familia gentil sea capaz de recibir personalmente la obra de Jehová, si sigues pensando así, ¿no te convierte esto en un opositor obstinado? […] Tampoco habéis pensado nunca en cómo podría Dios descender personalmente en una tierra gentil. Él debería hacerlo en el monte Sinaí o en el de los Olivos y aparecerse a los israelitas. ¿No son todos los gentiles (esto es, las personas de fuera de Israel) objeto de Su aborrecimiento? ¿Cómo podría Él obrar personalmente entre ellos? Todas estas son las nociones profundamente arraigadas que habéis desarrollado a lo largo de muchos años. El propósito de conquistaros hoy es desbaratarlas. De esta forma habéis visto a Dios apareciendo personalmente entre vosotros, no en el monte Sinaí ni en el de los Olivos, sino entre personas a las que nunca ha guiado en el pasado” (‘La verdad interna de la obra de conquista (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Dejé Judea y lleva a cabo Mi obra entre los gentiles porque no soy solamente el Dios del pueblo de Israel, sino el Dios de todas las criaturas. Aparezco entre los gentiles durante los últimos días porque no sólo soy Jehová —el Dios del pueblo de Israel— sino, además, porque soy el Creador de todos Mis escogidos entre los gentiles. No sólo creé Israel, Egipto y el Líbano, sino también todas las naciones gentiles más allá de Israel, y debido a esto, soy el Señor de todas las criaturas” (‘El Salvador ya ha regresado en una “nube blanca”’ en “La Palabra manifestada en carne”). Por medio de las palabras de Dios Todopoderoso podemos reconocer que Dios no es sólo el Dios de los israelitas sino también el Dios de toda la humanidad. Si Dios hubiera descendido otra vez en Judea para realizar Su obra en los últimos días, entonces para siempre delimitaríamos a Dios en nuestras nociones y pensaríamos que Él es el Dios de los israelitas y que no puede obrar en un país gentil. Por lo tanto, Dios se hizo carne para obrar en China a fin de salvar a toda la humanidad de sus nociones e imaginaciones y para hacer que toda la humanidad se dé cuenta de que Dios no es sólo el Dios del pueblo de Israel sino también el Dios de toda la humanidad. Dios no es la propiedad personal de ninguna nación; Dios tiene la autoridad para llevar a cabo Su obra planeada en cualquier país y entre cualquier pueblo. Independientemente de dónde obre Dios, todo es por el bien de Su obra y también para salvar mejor a toda la humanidad. ¿Todavía pensamos que Dios sólo puede descender en Judea y no puede descender en China? ¿Todavía podemos decir que no es posible que Dios pueda obrar en China?

Debemos saber que toda la obra de Dios está basada en principios. Dios escoge el sitio de Su obra basado en las necesidades de la obra. El sitio de Su obra que Dios escoge en cada era siempre es representativo y también sumamente significativo. Es decir, la ubicación escogida y el objetivo escogido de cada etapa de Su obra se determinan de acuerdo con las necesidades de la obra. Por ejemplo, en la Era de la Gracia, el Señor Jesús escogió obrar en Judea. Por un lado, fue porque entre toda la humanidad, sólo los israelitas adoraban a Dios. Sólo ellos eran el pueblo escogido de Dios y sólo ellos eran las personas que anhelaban la llegada del Mesías. Por el otro lado, los israelitas eran el único pueblo que Jehová Dios había guiado con Su ley. Sabían que transgredir la ley era pecar y que si violaban los mandamientos estarían sujetos al castigo de Dios. Por lo tanto, eran los únicos que tenían corazones que reverenciaban a Dios y temían a Dios. Debido a las restricciones de la ley, ellos eran, entre todos los humanos, los menos corruptos y la obra de redención de Dios fue la más significativa cuando se llevó a cabo en ellos. ¿Por qué es que la obra de redención es la más significativa cuando se llevó a cabo en el pueblo menos corrupto? Es porque si hasta el pueblo menos corrupto necesita ser redimido por Dios, entonces otros pueblos más corruptos necesitarían ser redimidos por Dios aún más. Todo lo que Dios tiene que hacer es redimir al pueblo de Israel y sería equivalente a redimir a toda la humanidad. Por lo tanto, la elección de Dios de llevar a cabo Su obra de redención en Judea es representativa y también sumamente significativa. Se determinó completamente de acuerdo con los requerimientos de la obra de Dios y no se decidió al azar.

Ahora debemos entender que Dios escoge el sitio más representativo para obrar basado en los requerimientos de la obra, a fin de lograr los mejores resultados. Por consiguiente, ¿dónde sería sumamente representativo y sumamente significativo llevar a cabo la obra de Dios de los últimos días? Para entender esta pregunta primero debemos entender qué obra tiene que llevar a cabo Dios en los últimos días. Hermanos y hermanas, en los últimos días, Dios tiene que realizar la obra de conquistar y juzgar a toda la humanidad para derrotar completamente a Satanás y llevar a la humanidad a un destino glorioso. Así que basado en los requerimientos de la obra, el objetivo de la obra de conquista de Dios en los últimos días debe ser el arquetipo de toda la humanidad corrupta. Esto es porque si Dios sólo conquista a las personas más corruptas de la humanidad, ello sería equivalente a conquistar a toda la humanidad. Por lo tanto, Dios tiene que escoger el sitio más representativo para llevar a cabo Su obra de conquista en los últimos días. Sólo China se ajusta mejor a las condiciones requeridas por la obra de Dios en los últimos días. Esto es porque en todo el universo, sólo los chinos son los más corruptos, los más atrasados y su resistencia a Dios es sumamente grave. Los chinos han creído en Dios por el periodo de tiempo más corto y todo lo que hacen es arrodillarse y tocar el suelo con la frente, quemar incienso, quemar papel Joss y orar a Buda y otros ídolos. Los chinos no tienen derechos humanos y nacen despreciables; su personalidad es vil y son malvados y depravados, insensibles y torpes, vulgares y decadentes. Están llenos del carácter de Satanás, haciéndolos el arquetipo de la humanidad corrupta. El pensamiento de los chinos es inculto mientras que sus hábitos de vida y ambiente social son muy atrasados. China tiene la mayor cantidad de personas que cualquier nación que adoran ídolos y se involucran en la hechicería, al igual que tiene la mayor cantidad de templos; es prácticamente un hogar para los espíritus inmundos. Todos saben también que China es el país más oscuro y más ateo, el más reacio a admitir la existencia de Dios. Es la guarida del gran dragón rojo, lleno de la sangre derramada de los santos. Decenas de miles de misioneros occidentales fueron martirizados en China durante la última Dinastía Qing. Incontables misioneros también han sufrido todo tipo de humillaciones y dolor en la China moderna, siendo expulsados del país y sus iglesias selladas, demolidas o incendiadas. Sobre todo durante las décadas de gobierno del demoniaco y ateísta Partido Comunista de China, incontables cristianos han sido detenidos y matados por el gobierno comunista chino, causando que decenas de miles de familias fueran destrozadas y destruidas. Y mientras que el gobierno promueve vigorosamente el ateísmo, también permite la así llamada libertad religiosa en la superficie, pero persigue cruelmente a los cristianos en secreto, planeando expulsar y exterminar a todos los creyentes de Dios. En el pasado, incontables cristianos fueron martirizados en China por esparcir el evangelio. Hoy, todavía hay muchos hermanos y hermanas que han caído en las garras del gobierno del PCCh y actualmente están padeciendo la devastación desalmada e inhumana. Esta cantidad significativa de hechos es suficiente para probar que China es la nación del mundo más oscura, más corrupta y que más resiste a Dios. Por lo tanto, es extremadamente significativo para Dios llevar a cabo Su obra de conquista y juicio en China. Llevar a cabo Su obra de juicio en China puede resaltar mejor la omnipotencia y sabiduría de Dios y puede provocar mejor que Satanás falle y sea completamente humillado. Los testimonios ganados por Dios obrando en China son los más contundentes y la gloria ganada por Dios obrando en China también es la mayor. Si aquellos más profundamente corrompidos por Satanás son conquistados por Dios, entonces se sobreentiende que las personas en lugares a través del resto del universo que están menos corrompidas, también serán conquistadas. Por lo tanto, Dios escogió a China basado en las necesidades de Su obra de conquista. El que Dios haya elegido a China como la primera parada de Su obra de conquista de los últimos días es representativo y también sumamente significativo. Si la obra de conquista de Dios en China tiene éxito, quiere decir que la obra de conquista de Dios en todo el universo también ha tenido éxito.

Dios Todopoderoso dice: “Una vez conquistados los que pertenecen al lugar más oscuro de los lugares, sobra decir que también ocurrirá lo mismo en todas partes. Por tanto, sólo la obra de conquista en China conlleva un simbolismo significativo. China personifica a todas las fuerzas de las tinieblas, y el pueblo chino representa a todos los que son de la carne, de Satanás, y de la carne y la sangre. El pueblo chino es el que ha sido más corrompido por el gran dragón rojo, el que se opone a Dios con más fuerza, el que tiene una humanidad más vulgar e inmunda y, por tanto, es el arquetipo de toda la humanidad corrupta […] Es en el pueblo de China donde la corrupción, la inmundicia, la injusticia, la oposición y la rebeldía se manifiestan de manera más completa y se revelan en todas sus diversas formas. Por un lado, son de pobre calibre, y por otro, sus vidas y su mentalidad son retrógradas, y sus hábitos, su entorno social, su familia de nacimiento son pobres y de lo más atrasado. Su estatus también es bajo. La obra en este lugar es simbólica, y después de que esta obra de prueba se haya llevado a cabo en su totalidad, Su obra subsiguiente irá mucho mejor. Si esta etapa de la misma puede completarse, la subsiguiente no admite discusión. Una vez que esta etapa de la obra se haya cumplido, se habrá logrado por completo un gran éxito, y la obra de conquista a lo largo de todo el universo habrá llegado a su entero fin. De hecho, una vez que la obra entre vosotros haya sido exitosa, esto equivaldrá al éxito a lo largo de todo el universo. Este es el sentido de por qué quiero que actuéis como modelo y una muestra. Rebeldía, oposición, inmundicia, injusticia todo esto se encuentra en estas personas, y en ellas está representada toda la rebeldía de la humanidad. Ellas son un caso serio. Por tanto, se les tiene por el paradigma de la conquista, y una vez conquistados pasarán a ser una muestra y un modelo para los demás” (‘La visión de la obra de Dios (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios Todopoderoso nos hacen entender que la obra de conquista que Dios lleva a cabo en China es un proyecto piloto. Una vez que la obra piloto se complete exhaustivamente, Su obra futura se vuelve mucho más fácil. Si la obra de Dios en China tiene éxito, quiere decir que la obra de Dios en todo el universo también ha tenido éxito. Por esto podemos ver que la decisión de Dios de llevar a cabo Su obra de conquista y juicio en China es demasiado significativa.

Si queremos buscar la verdadera aparición de Dios, debemos dejar a un lado todas nuestras nociones. No podemos restringir las pisadas de Dios a un rango limitado pensando que Dios no podría obrar en tal país o entre tal raza de personas. Debemos dejar a un lado los conceptos nacionales limitados y nuestros argumentos “imposibles” porque Dios es el Dios de toda la creación y el Dios de toda la humanidad. La elección de Dios de la ubicación para Su obra de los últimos días tiene significado y, además, Sus buenas intenciones están inmersas ahí dentro. Como criaturas, debemos ser racionales y obedecer la obra de Dios y no debemos añadir nuestras propias nociones y opiniones en la obra de Dios para referencia de Dios. Esto es algo que Dios de ninguna manera toleraría. Dios Todopoderoso dice: “Independientemente de si eres norteamericano, británico o de cualquier otra nacionalidad, debes ir más allá de tus propios límites, debes superarte, y debes ver la obra de Dios como una criatura de Dios. De esta manera, no pondrás restricciones a las huellas de Dios. Porque en el día de hoy, mucha gente considera que es imposible que Dios aparezca en cierto país o nación. ¡Qué profundo es el significado de la obra de Dios y qué importante es la aparición de Dios! ¿Cómo podrán medirlos la noción y el pensamiento del hombre? Y por eso digo que debes romper las nociones que tengas de tu nacionalidad o etnicidad para buscar la aparición de Dios. De esta manera, no estarás restringido por tus nociones; de esta manera, estarás calificado para darle la bienvenida a la aparición de Dios. De otro modo, siempre vas a estar en la oscuridad y nunca vas a obtener la aprobación de Dios.

Dios es el Dios de toda la humanidad. Él no se hace la propiedad privada de ningún país o nación, y hace la obra de Su plan sin restricciones de ninguna forma, país o nación. Tal vez nunca has imaginado algo así, o tal vez niegas su existencia, o tal vez el país o nación en el que Dios aparezca es discriminado y el menos desarrollado de la tierra. Con todo, Dios tiene Su sabiduría. Con Su poder y por medio de Su verdad y carácter Él ha ganado realmente a un grupo de personas que son de un mismo sentir con Él. Y Él ha ganado a un grupo de personas que soporte pruebas agonizantes y todas las formas de persecución, y que lo pueda seguir hasta el final. El objetivo de la aparición de Dios, libre de las limitaciones de cualquier especie o país, es para que Él sea capaz de completar la obra de Su plan. Por ejemplo, cuando Dios se hizo carne en Judea, Su objetivo fue completar la obra de la crucifixión para redimir a toda la humanidad. Sin embargo, los judíos creyeron que era imposible que Dios hiciera esto, y pensaron que era imposible que Dios se hiciera carne y asumiera la forma del Señor Jesús. Su ‘imposible’ se convirtió en la base por medio de la cual condenaron a Dios y se opusieron a Él y, finalmente, ello llevó a la destrucción de Israel. Hoy en día, muchas personas han cometido tal error. Proclaman sin restricciones la inminente aparición de Dios, sin embargo, también condenan Su aparición; su ‘imposible’ una vez más confina la aparición de Dios dentro de los límites de su imaginación. […] ¡Haz a un lado tus nociones! Tranquilízate y lee con cuidado estas palabras. […] ¡Haced a un lado vuestras opiniones de lo que es “imposible”! Cuanto más crea la gente que algo es imposible, es más factible que ocurra, porque la sabiduría de Dios se eleva más alto que los cielos, los pensamientos de Dios son más altos que los pensamientos del hombre, y la obra de Dios trasciende los límites del pensamiento y la noción del hombre. Cuanto más imposible sea algo, más se debe buscar la verdad; cuanto más allá de la noción y la imaginación del hombre esté algo, más contiene la voluntad de Dios. Porque no importa dónde se revele Dios, Dios sigue siendo Dios y Su esencia nunca cambiará, no importa la ubicación o forma de Su aparición. El carácter de Dios permanece igual independientemente de en dónde estén Sus huellas. No importa dónde estén las huellas de Dios, Él es el Dios de toda la humanidad. Por ejemplo, el Señor Jesús no es sólo el Dios de los israelitas, sino que también es el Dios de toda la gente de Asia, Europa y América y, más aún, el único Dios en todo el universo. ¡Así que busquemos la voluntad de Dios y descubramos Su aparición por Sus declaraciones, y sigamos Sus huellas! Dios es la verdad, el camino y la vida. Sus palabras y Su aparición existen simultáneamente y Su carácter y Sus huellas siempre van a estar accesibles a la humanidad. Queridos hermanos y hermanas, espero que podáis ver la aparición de Dios en estas palabras, y que comencéis a seguir Sus huellas hacia la nueva época y hacia un hermoso nuevo cielo y una hermosa nueva tierra preparada para los que esperan la aparición de Dios” (‘La aparición de Dios ha traído una nueva época’ en “La Palabra manifestada en carne”).

¡Debemos dejar a un lado nuestras propias imaginaciones y nociones para buscar la verdadera aparición de Dios y darle la bienvenida a Su llegada! De lo contario, siempre estaremos en la oscuridad y nunca podremos ganar la aprobación de Dios. Hermanos y hermanas, debemos reconocer que no importa dónde obre Dios, Dios sigue siendo Dios. No podemos negar la esencia de Dios o Su llegada sólo porque la ubicación o el método de Su obra cambien. ¡Debemos buscar las intenciones de Dios en Sus declaraciones para descubrir la aparición de Dios y seguir Sus pisadas!

de “Preguntas y respuestas sobre el testimonio del Evangelio del Reino”

Entre todos los asuntos y las cosas, el carácter justo de Dios, es decir, la ira y la misericordia de Dios, pueden revelarse en cualquier momento y lugar”. El carácter justo de Dios no sólo se expresa sobre la humanidad, también se revela entre todos los asuntos y todas las cosas. Se expresa en todo momento y en todo lugar en Su trato de varias etnicidades y razas de hombres, no sólo en el trato del pueblo escogido de Dios. Los gentiles también se incluyen, así como todos los animales y humanos en cada planeta en todo el universo. El carácter de Dios puede ser visto por todos, es vívido y real. Tal vez haya algunas personas que son particularmente de mentalidad estrecha que siempre piensan: “Dios lleva a cabo Su obra aquí donde estamos, Él es nuestro Dios, Él no se preocupa por los gentiles, no gobierna sobre otros países y otras etnicidades, Él no los guía”. ¿Son válidas estas palabras? (Son inválidas.) Siempre que algunas personas ven que personas de otras naciones también dan testimonio de Dios, tienen la siguiente noción: “Él es nuestro Dios, ¿cómo podríais dar testimonio de Él? ¡Dios no se preocupa por vosotros!”. Esta clase de pensamiento es el de “mujeres con los pies atados” no esclarecidas. ¿No es así como los israelitas del pasado también pensaban? “Jehová Dios es nuestro Dios, el Dios de los israelitas, vosotros no tenéis el derecho de orar en Su nombre, Él no es vuestro Dios”. ¿Es verdad esta declaración? (No lo es.) Dios refuta sus nociones: “No sólo llevo a cabo Mi obra entre vosotros, también me vuelvo a los gentiles, porque Yo soy el Dios de toda la raza humana, soy el Dios de todo el universo, ¿cómo podría sólo guiaros a vosotros?”. Así que, Dios ha aparecido en China en los últimos días. Piensa en ello, el Espíritu de Dios ha descendido del cielo y se ha hecho carne en China, a lo que algunas personas dicen: “China es una nación pobre, ¿cómo podría el Dios verdadero aparecerse ahí? Somos una nación rica, deberíamos tener la aparición del Dios verdadero aquí. Ya que Dios desciende a China y los chinos creen en ese Dios, entonces nosotros como extranjeros no creeremos en Él”. ¿Es ésta una declaración válida? (Es inválida.) ¿Qué problema ilustra esto? La mentalidad estrecha, el prejuicio y el infantilismo del hombre no se conforman a la verdad ni siquiera un poquito. Otras personas ven que los chinos dan testimonio de la aparición del Dios verdadero y piensan: “Si fueran los estadounidenses los que estuvieran dando testimonio de la aparición del Dios verdadero, entonces yo lo creería; si fueran los israelitas los que estuvieran dando testimonio de la aparición del Dios verdadero, de nuevo, yo lo creería; pero, si son los chinos los que están dando testimonio de la aparición del Dios verdadero, no lo creeré. Eso es imposible”. Esto es una falacia. ¿Piensas que el país en el que Dios se aparece se basa en tu voluntad? ¿Estás a cargo? ¿Quieres tener control sobre Dios? ¿Quién crees que eres?

de 'Sermones y comunión sobre la palabra de Dios "Dios mismo, el único II" (XXII)' en "Sermones y comunión acerca de la entrada a la vida (XII)"