App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

¿Por qué el PCCh vigila y oprime tanto a los cristianos?

54

Ma Zhijun (Subcomisario De La brigada de seguridad nacional): Colabora conmigo. ¿Qué papel juegas en la Iglesia de Dios Todopoderoso? ¿Eres una líder importante? ¿Quiénes son tus líderes?

Lang Xin (Comisario de la brigada de seguridad nacional): ¡No creas que no lo vamos a saber si no hablas! Te seré sincero, Jiang Xinyi. Te hemos investigado y vigilado durante tres meses. Estamos al tanto de tu situación. Antes eras reportera de un periódico provincial y ahora eres una líder importante de la Iglesia de Dios Todopoderoso, ¿correcto?

Jiang Xinyi (cristiano): ¿Acaso van contra la ley el trabajo que tenga en el mundo y el deber que cumpla en la Iglesia? ¿No está la libertad religiosa explícitamente estipulada en la Constitución nacional? Mi fe es justa y lícita. ¿Qué autoridad tienen para vigilarme e investigarme? ¿Quién los ha autorizado a detener a creyentes en Dios?

Lang Xin: ¿Qué autoridad? Escucha atentamente: ¡en China ya es delito creer en Dios! Deberías entender bien que, en China, la Constitución Abierta no representa la política del Partido Comunista de China. Puede que tu fe en Dios se ajuste a la Constitución, pero infringe la política del Partido Comunista de China, por lo que es delito. ¡La verdadera ley es la política del Partido Comunista! ¿Me quieres decir que no te habías dado cuenta? ¡Puf! El Partido Comunista es un partido ateo. El ateísmo y el teísmo están enfrentados por naturaleza. ¿Puede permitir el Partido Comunista actual que el pueblo crea en Dios?

Jiang Xinyi: El hombre es creado por Dios al igual que todo el universo. Dios lo gobierna todo, incluido el hombre. Es justo y correcto que el hombre crea en Dios. ¿Qué autoridad tiene el Partido Comunista de China para privar al pueblo chino de la libertad religiosa? ¿Quién le ha autorizado a privar del derecho a vivir a aquellos que tengan creencias religiosas? ¿Por qué no se deja vivir a los creyentes en Dios en territorio chino?

Lang Xin: Jiang Xinyi, te recomiendo que entiendas la situación. Tienes que saber que lo que más odia el Partido Comunista de China es la aparición y obra de Dios y a los creyentes en Él como todos vosotros, especialmente la verdad de la Biblia y de “La Palabra manifestada en carne”. Estos son los dos libros que más detesta el Partido Comunista de China. Sin ellos ya no habrá creyentes en Dios. El pueblo llano obedecerá al Partido Comunista de China. ¡Por eso el Partido Comunista de China es irreconciliable con vosotros, los creyentes! Creer en Dios en China es un callejón sin salida, sobre todo para los de la Iglesia de Dios Todopoderoso, a los que proclamar y dar testimonio de Dios se os da mucho mejor que a los creyentes en Jesús. ¡Sólo por eso, el Partido Comunista os debe tratar con severidad! Cuando os congregáis en secreto en casa, el Partido Comunista de China se encarga de que las oficinas de los subdistritos, los comités de aldea y los vecinos próximos os vigilen y nos ayuden a deteneros. A las personas como tú, especialmente influyentes, os asignamos personal especializado para que os siga, elabore informes de inteligencia sobre vosotros en tiempo real ¡y os haga una redada cuando celebréis una reunión o congregación! Cuando huis de casa al exilio, el Partido Comunista de China emite una orden de detención y ofrece una recompensa. Antes o después os captura. Aunque huyáis al extranjero, el Gobierno también puede hacer uso de la vía diplomática para extraditaros a toda costa con el objetivo de torturaros y encarcelaros. ¿Por qué está dispuesto el Partido Comunista de China a dedicar tanta cantidad de efectivos, tiempo y dinero a reprimir las creencias religiosas? Su objetivo es prohibir y eliminar todas las religiones por completo, ¡para exterminaros y erradicaros a todos los creyentes en Dios! “¡No se retirarán las tropas hasta que no se ejecute la prohibición!” ¡La política religiosa del Partido Comunista es abolir por completo la obra y la Iglesia de Dios y hacer de China un territorio ateo! ¡Eh! Así explicado, ¿aún te atreves a hablar de la razón y la ley con el Partido Comunista de China? Ahora que te he hablado claro de la política del Partido Comunista, ¿qué te parece? ¿Alguna cosa más que no entiendas o no sepas?

Jiang Xinyi: Con lo que usted ha dicho, por fin lo entiendo. Al final, toda la locura de represión, detenciones y persecución a los cristianos por parte del Partido Comunista de China está destinada a abolir por completo las creencias religiosas y hacer de China un territorio ateo. ¿Cree que es posible? ¿Ha visto que algún país se haya hecho ateo? Ninguno en todo el mundo. Ningún poder actual del mundo puede abolir las creencias religiosas del pueblo. En los países gobernados por partidos comunistas, estos siempre han querido prohibir las creencias religiosas. ¿Lo han logrado? No sólo han fracasado, sino que cada vez hay más creyentes en Dios. ¿Por qué? Esto demuestra que Dios es el Maestro de todas las cosas. ¡El Espíritu de Dios está obrando! ¿Lo puede prohibir el hombre? Dios Todopoderoso dice: “De todo lo que acontece en el universo, no hay nada en lo que Yo no tenga la última palabra. ¿Qué existe que no esté en Mis manos? Todo lo que Yo digo es ley, y entre los hombres, ¿quién hay que pueda cambiar Mi mente? […] Nada puede obstaculizar Mi plan […]”. de “La Palabra manifestada en carne” Si el partido gobernante sigue actuando contra Dios, ¿no va contra el cielo y el orden natural?

Ma Zhijun: ¡Basta! Te estamos interrogando nosotros, ¿y quieres darle la vuelta a la tortilla e interrogarnos tú? Por lo que dices, seguro que eres una líder de la Iglesia y, además, ¡una líder importante! ¡Más te vale empezar a contárnoslo todo si no quieres que te torturemos!

Lang Xin: Te advierto una cosa: hoy te estamos dejando que nos cuentes quiénes son tus líderes y dónde está el dinero de la Iglesia. Esta es tu oportunidad de enmendar tus errores. Si no valoras el privilegio y te niegas a ofrecernos un relato sincero, ¡no esperes salir viva de aquí!

Un joven policía entra y le entrega una carpeta de papel a Lang Xin, que está de pie ante la mesa de interrogatorios.

Policía: Comisario Lang. (Lang Xin abre la carpeta, saca un puñado de fotos y las hojea. Ma Zhijun también las mira, un poco apartado).

Lang Xin: Mira estas fotos. (Con las fotos delante de sus ojos, Jiang Xinyi arruga la frente. Lang Xin suelta una breve carcajada, escoge una foto donde Jiang Xinyi estaba hablando con una hermana en el parque y se la muestra). ¿Quién es? ¿Cómo se llama? ¿Es tu líder?

Jiang Xinyi: Es amiga mía. ¿Es delito charlar con una amiga en el parque?

Lang Xin: Dime, la persona de la foto, ¿es la misma a la que llamaste “hermana” al teléfono? ¿No le pediste dos mil libros de la palabra de Dios?

Ma Zhijun: Pensabas que os ibais a librar contactando entre vosotras de manera furtiva y hablando por teléfono en clave. ¡Subestimas a la policía! Los dispositivos de vigilancia y escucha que empleamos son importados de Estados Unidos, los más avanzados del mundo. Da igual lo que digáis por teléfono; siempre podemos reconocer las voces y detectar que habláis en clave. Hemos llegado a dominar las claves que soléis usar. ¿Y queréis escapar a nuestro control? ¡Ni hablar! Ahora te dejamos que tomes la iniciativa de explicarte, es una oportunidad de que recibas benevolencia a cambio de sinceridad. Si te empeñas en oponerte, no nos culpes de la brutalidad. Nuestros instrumentos de tortura no son ninguna broma. Cuando la gente más callada y dura pasa por nuestras manos, se suelta y coopera con nosotros.

Jiang Xinyi: Sus equipos de vigilancia son, efectivamente, muy avanzados, pero los desaprovechan empleándolos en impedir y prohibir la obra de Dios y en detener a los cristianos. ¿Qué ley han infringido los creyentes en Dios? ¿De qué es culpable la encarnación de Dios venida para salvar a la humanidad? ¿Por qué ustedes siempre quieren prohibir la obra de Dios de salvar al hombre? ¿En qué país la policía vigila a los creyentes en Dios como lo hacen ustedes? Se han gastado muchísimo dinero en comprar los equipos de vigilancia más sofisticados del mundo para vigilar, seguir y detener a los cristianos. ¿Es legal todo eso? Si el Partido Comunista gobernara el país según la ley y respetara los derechos humanos, ¿tendrían que expresarse en clave los creyentes en Dios al hablar por teléfono? ¿No se ven obligados a hacer todo esto por culpa del Gobierno comunista chino? El Gobierno infringe arbitrariamente el derecho de los ciudadanos a las creencias religiosas y priva a los creyentes en Dios del derecho a la vida, pero luego los condena por infringir la ley y alterar el orden público. ¿No es esto una tergiversación y un ejemplo de que piensa el ladrón que todos son de su condición? Explíquemelo: ¿infringen la ley ustedes o lo hacemos nosotros?

Lang Xin: Por lo que dices, sigues sin entender al Partido Comunista. ¿Por qué el Partido Comunista de China se opone al máximo a Dios y Su obra? Porque los cristianos como tú sólo creéis en la palabra de Dios, pero no en la del Partido Comunista de China. A ojos del Partido Comunista de China, ¡vosotros sois los enemigos! ¡Infringir la política del Partido Comunista de China es más grave que cometer un delito! Si nos guiáramos por los principios de antes, debería considerarse un asunto contrarrevolucionario, aunque se haya abolido la contrarrevolución. No obstante, sois objetivo de la revolución del Partido Comunista de China por infringir la política del partido. El Partido Comunista de China os prohibirá y eliminará por completo. ¿Estoy hablando claro?

Jiang Xinyi: Lo que ha dicho me lo ha aclarado todo y me ha hecho entender al Partido Comunista de China. El Partido Comunista de China está decidido a ser enemigo acérrimo de Dios y a luchar contra Él hasta el final. Simplemente no lo entiendo. ¿De qué le sirve al Partido Comunista de China ser tan enemigo de Dios? Oponiéndose así a Dios, ¿hace que el país sea más próspero y el pueblo más feliz? En la Era de la Ley, Dios proclamó a la humanidad: “castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:5-6). Desde la Antigüedad hasta hoy, todos los que han obrado contra Dios han acabado mal. La persecución que nosotros soportamos por creer en Dios es solamente temporal. El castigo por oponerse a Él es eterno. No se puede ofender el carácter justo de Dios.

Ma Zhijun: ¡Maldita sea, todavía quieres predicarnos el evangelio y darnos testimonio de Dios aquí! ¿No sabes lo que somos? ¡Somos unos demonios dedicados a luchar contra Dios! No aceptamos lo que tú defiendes. Somos discípulos del satanista Carlos Marx, ¡somos ateos! Aunque Dios fuera real, no lo reconocería. ¡Prefiero perecer en el infierno antes que aceptar a Dios! Y todavía quieres predicarnos el evangelio y darnos testimonio de Dios. ¡Ya veo que estás jugando con la muerte!

Ma Bo (Policía): ¡Te atreves a hablar de la justicia celestial!

Lang Xin: Vale. Hoy dejaré que veas claro quién es el dueño de tu destino, si es Dios o si lo somos nosotros. ¡Colgadla!

Ma Bo: ¿Qué te parece? ¿Te gusta? Te vamos a hacer el tratamiento completo si no nos lo cuentas todo.

Lang Xin: Te digo una cosa: tenemos varios métodos para encargarnos de los “beatos” como tú. ¿No querías dar testimonio de Dios y jurarle lealtad? ¿No querías dar un testimonio rotundo? Te convertiré en una judas y una deshonra para Dios. Voy a poner fotos tuyas en Internet. Diré que has traicionado a la Iglesia y que te has convertido en una judas. Hundiré tu nombre. ¡Haré que te abandone toda la Iglesia! Entonces no podrás limpiar tu nombre ni aunque grites mil veces. A ver cómo vas a mirar a la gente de la Iglesia.

Jiang Xinyi: Sé que ustedes son capaces de cualquier maldad. Inculpar e incriminar a la gente, inventarse rumores y difamar a los demás son sus trucos habituales. Sin embargo, Dios es justo y lo analiza todo. Dios sabe si soy una judas o no. ¡Lo que digan ustedes no cuenta!

del guión de la película de “La disputa: historia de un interrogatorio”

Contenido relacionado