Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Pregunta 1: Viviendo en el extranjero, estamos bastante ocupados con nuestro trabajo y con las cosas en casa y a veces no tenemos tiempo para leer las palabras de Dios o asistir a las reuniones. Siento que esto es no poner a Dios en primer lugar, no obstante, y siento en mi corazón que le debo a Dios. Me gustaría preguntar cómo podemos encontrar un mejor equilibrio entre nuestro trabajo, nuestras familia y buscar la verdad.

16

Versículos bíblicos como referencia:

Pues, ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Pues ¿qué dará un hombre a cambio de su alma? (Marcos 8:36-37).

Y dijo a sus discípulos: Por eso os digo: No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. Porque la vida es más que el alimento, y el cuerpo más que la ropa (Lucas 12:22-23).

Palabras relevantes de Dios:

¡Despertad, hermanos! ¡Despertad, hermanas! Mi día no se retrasará; ¡el tiempo es vida y aprovechar el tiempo es salvar la vida! ¡El tiempo no está muy lejos! Si vosotros hacéis exámenes de ingreso para la universidad y no aprobáis, lo podéis intentar otra vez y quemaros las pestañas para la prueba. Sin embargo, Mi día no tendrá tal demora. ¡Recordad! ¡Recordad! Os exhorto con estas buenas palabras. El fin del mundo se desarrolla ante vuestros propios ojos, grandes desastres se acercan rápidamente; ¿Es vuestra vida importante o es importante dormir, comer y vestirse? Ha llegado el momento de que sopeséis estas cosas.

de “Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio”

En este camino, muchos hombres pueden hablar de mucho conocimiento, pero en el momento de su muerte, sus ojos llenan de lágrimas y se odian a sí mismos por haber desperdiciado toda una vida y haber vivido en vano hasta la vejez. Sólo tienen entendimiento, pero nunca la oportunidad de glorificar a Dios. Pasaron todas sus vidas luchando y caminando de aquí para allá, sin embargo, en su hora de muerte, hay arrepentimiento en sus corazones. Sólo en la hora de su muerte muchos vuelven en sí y se dan cuenta del significado de la vida. ¿No es entonces demasiado tarde? ¿Por qué no aprovechas el día y buscas la verdad que amas? ¿Por qué esperar hasta mañana? Si en vida no sufres por la verdad o buscas obtenerla, ¿podría ser que desearas sentir arrepentimiento en tu lecho de muerte? Si así es, ¿entonces por qué creer en Dios? En verdad, hay muchos asuntos en los que el hombre, si le consagra sólo el más mínimo esfuerzo, puede poner la verdad en práctica y así agradar a Dios. Los demonios constantemente poseen el corazón del hombre, por lo que no puede actuar en favor de Dios. Más bien, constantemente va de aquí para allá por la carne, y al final no se beneficia de nada. Es por estas razones que el hombre tiene constantes problemas y aflicciones. ¿No son estos los tormentos de Satanás? ¿No es esto la corrupción de la carne? No debes engañar a Dios sólo prestando servicio de labios para afuera. Más bien, debes tomar una acción tangible. No te engañes a ti mismo; ¿qué significado hay en eso? ¿Qué puedes ganar por vivir por el bien de tu carne y por trabajar duro por la fama y la fortuna?

de ‘Ya que crees en Dios deberías vivir por la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Las personas tienden siempre al mundo, albergando demasiadas esperanzas, queriendo demasiado para su futuro, y teniendo demasiadas exigencias extravagantes. Siempre están pensando en su carne y planificando para ella, y nunca están interesados en buscar el camino de la creencia en Dios. Satanás ha capturado sus corazones, han perdido su reverencia por Dios, y están dedicando su corazón a Satanás. Pero Dios creó al hombre. Por tanto, este ha perdido el testimonio, lo que significa que ha perdido la gloria de Dios. El propósito de conquistar a la humanidad es tener de nuevo la gloria de la reverencia del hombre a Dios. […] No sientes la preciosidad de la luz cuando estás viviendo en ella, pero serás consciente de la misma cuando lo hagas en la noche oscura. Te arrepentirás entonces. Te sientes bien ahora, pero llegará el día en que te arrepentirás. Cuando llegue ese día y las tinieblas desciendan y la luz no exista más, tus pesares llegarán demasiado tarde. Eres incapaz de apreciar tu tiempo ahora porque sigues sin entender la obra presente. Una vez que comience la obra de todo el universo, es decir cuando todo lo que estoy diciendo hoy se haya hecho realidad, muchas personas se cubrirán la cara de vergüenza y llorarán con amargura. ¿No es esto caer en las tinieblas con lloro y crujir de dientes?

de ‘La verdad interna de la obra de conquista (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Dios lamenta el futuro de la humanidad y se duele de la caída de la humanidad. Siente pena por la lenta marcha de la humanidad hacia la decadencia y el camino sin regreso. La humanidad ha roto el corazón de Dios y renunció a Él para buscar al maligno. Nadie ha pensado jamás sobre la dirección en la que una humanidad como esta se moverá. Es precisamente por esta razón que ninguno siente la ira de Dios. Ninguno busca una forma de agradar a Dios o de tratar de acercarse a Dios. Además, ninguno busca comprender el dolor y la pena de Dios. Incluso después de escuchar la voz de Dios, el hombre sigue en su camino apartado de Dios, evadiendo la gracia y el cuidado de Dios y rehuyendo la verdad de Dios y preferiría venderse a sí mismo a Satanás, el enemigo de Dios. ¿Y quién ha pensado en cómo Dios actuará con un hombre no arrepentido que lo ha desechado? Ninguno sabe que los recordatorios y las exhortaciones repetidos de Dios son porque Él sostiene en Su mano un desastre sin precedentes que Él ha preparado, uno que será insoportable para la carne y el alma del hombre. Este desastre no es solamente un castigo de la carne sino también del alma. Debes saber esto: cuando el plan de Dios sea invalidado y cuando Sus recordatorios y exhortaciones no produzcan respuesta alguna, ¿qué ira se desatará? Esto será como nada que ninguna creación haya experimentado ni escuchado hasta ahora. Y por eso digo, este desastre no tiene precedentes y nunca se repetirá. Esto será así porque sólo una creación y una salvación están dentro del plan de Dios. Esta es la primera vez y también la última. Por lo tanto, nadie puede comprender la buena intención y la ferviente anticipación que Dios tiene por la salvación de la humanidad.

de ‘Dios es la fuente de la vida del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

El hombre debe buscar vivir una vida que tenga sentido y no debe estar satisfecho con sus circunstancias actuales. Para vivir la imagen de Pedro, debe tener el conocimiento y las experiencias de Pedro. El hombre debe buscar las cosas que son más elevadas y más profundas. Debe buscar un amor más profundo y más puro por Dios, y una vida que tenga valor y sentido. Sólo esto es vida; sólo entonces el hombre será igual a Pedro. Te debes enfocar en ser proactivo hacia tu entrada en el lado positivo, y no debes permitirte de una manera sumisa recaer en aras de la facilidad momentánea mientras ignoras verdades más profundas, más específicas y más prácticas. Tu amor debe ser práctico, y debes encontrar maneras para liberarte de esta vida depravada y despreocupada que no es diferente a la de un animal. Debes vivir una vida que tenga sentido, una vida que tenga valor, y no debes engañarte a ti mismo o tratar tu vida como un juguete con el que juegas. Para cualquiera que aspire a amar a Dios, no hay verdades imposibles de conseguir, y ninguna justicia por la que no puedan permanecer firmes. ¿Cómo debes vivir tu vida? ¿Cómo debes amar a Dios y usar este amor para satisfacer Su deseo? No hay asunto mayor en tu vida. Sobre todo, debes tener este tipo de aspiraciones y perseverancia, y no debes ser como esos peleles y sin agallas. Debes aprender cómo experimentar una vida que tenga sentido y cómo experimentar verdades valiosas, y de esa manera no debes tratarte a la ligera. Sin que te des cuenta, tu vida te pasará por alto; y después de eso, ¿tendrás otra oportunidad para amar a Dios? ¿Puede el hombre amar a Dios una vez haya muerto? Debes tener las mismas aspiraciones y conciencia que Pedro; tu vida debe tener sentido ¡y no debes jugar juegos contigo mismo! Como ser humano, y como una persona que busca a Dios, tienes que considerar cuidadosamente cómo tratas tu vida, cómo te ofreces a Dios, cómo debes tener una fe más valiosa en Dios y cómo, ya que amas a Dios, lo debes amar de una manera que sea más pura, más hermosa y mejor.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Como alguien que es normal y que busca el amor de Dios, la entrada al reino, para convertirse en uno del pueblo de Dios, es vuestro verdadero futuro y una vida que tiene el mayor valor y significado. Nadie es más bendecido que vosotros, y ¿por qué digo esto? Porque los que no creen en Dios viven para la carne y viven para Satanás, pero hoy vivís para Dios y vivís para llevar a cabo la voluntad de Dios. Es por esto que digo que vuestras vidas son de gran importancia. Sólo este grupo de personas, que Dios ha seleccionado, puede vivir una vida de gran importancia: Nadie más en la tierra puede vivir una vida de tal valor y significado.

de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue las pisadas de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Cómo puede uno mantener su relación con Dios? ¿De qué manera la pueden mantener? Por medio de implorar, orar y tener la comunión con Dios en su corazón. Esta clase de relación te permitirá vivir siempre delante de Dios y así serás una persona muy tranquila. Algunas personas siempre están haciendo cosas externas y se mantienen ocupadas con asuntos externos. Después de un día o dos sin comprometerse en la vida espiritual, su corazón no tiene percepción, y después de tres días o cinco días, todavía no tiene percepción ni tiene todavía percepción después de uno o dos meses. Esto quiere decir que no oran ni imploran por nada y no se comprometen en la comunión espiritual. Implorar es cuando te encuentras con problemas, le pides a Dios que te ayude, que te guíe, que te provea, que te alumbre, que te permita entender, que te permita conocer la voluntad de Dios y conocer cuál es la verdad. Orar tiene un alcance bastante amplio. A veces es decir las palabras en tu corazón, hablar con Dios cuando te encuentras con dificultades y decirle a Dios las palabras que están en tu corazón cuando te vuelves negativo y débil. También puedes orar a Dios cuando eres rebelde o hablas con Dios acerca de los problemas que encuentras cada día, tanto de los que puedes llegar a comprender como de los que no puedes llegar a comprender. Esto es orar. El alcance de orar es básicamente tener una conversación con Dios, a veces en horas fijas y a veces en horas no programadas y se puede hacer en cualquier momento y en cualquier parte. La comunión espiritual realmente no se apega a cierto formato. Tal vez hay un problema, tal vez no lo hay; a veces habrá algo que decir y a veces no lo habrá. Esta es comunión espiritual. Cuando hay un problema específico del que hablar con Dios, entonces puedes orar. Cuando no hay problema, sólo piensa en Dios; “¿Cómo ama Dios al hombre? ¿Cómo cuida Dios del hombre? ¿Cómo reprocha Dios al hombre?” “Oh Dios, siento que he hecho esto mal. Si realmente lo he hecho mal, entonces repróchame y hazme consciente de eso.” Esto es comunión espiritual y se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. A veces estás en el camino y piensas en algo que hace que tu corazón se sienta realmente triste. No necesitas arrodillarte ni cerrar tus ojos, sino que más bien de inmediato sólo le dices a Dios en tu corazón: “Oh Dios, oro para que Tú me guíes con este problema. Soy débil y no lo puedo vencer.” Tu corazón está conmovido y con estas pocas palabras sencillas Dios está al tanto de todo.

de ‘Los que no pueden vivir siempre delante de Dios son incrédulos’ en “Registros de las pláticas de cristo”

Primero se empieza con el asunto de la oración. Se es firme, y se ora a una hora fija. Independientemente de lo apurado que se esté de tiempo, de lo ocupado o de lo que sobrevenga, se ora cada día como algo normal, se come y se bebe las palabras de Dios como de costumbre. Mientras se coma y se beba las palabras de Dios, no importa cuáles sean los entornos, el espíritu está especialmente complacido; tampoco incomodan las personas, los acontecimientos ni las cosas de alrededor. Cuando se contempla normalmente a Dios en el corazón, lo que ocurre fuera no puede molestar. Esto es lo que significa tener estatura. Primero se empieza desde la oración: orar en paz delante de Dios es muy productivo. Después de ello, comer y beber las palabras de Dios, meditar en Sus palabras e intentar obtener la luz, hallar el camino a la práctica, conocer cuáles son los objetivos de las declaraciones de Dios, y entender sin desviación. En general, acercarse a Dios con normalidad en el corazón, contemplar Su amor, y reflexionar en Sus palabras, sin ser perturbado por las cosas externas. Cuando tu corazón está en paz, hasta el punto de ser capaz de meditar, para poder contemplar dentro de ti mismo el amor de Dios, y acercarte de verdad a Él, independientemente del entorno en el que estés, y en última instancia has alcanzado el punto en el que alabas en tu corazón, y es incluso mejor que orar, entonces poseerás una cierta estatura en esto. Si puedes alcanzar el estado antes descrito, entonces esto probará que tu corazón está verdaderamente en paz ante Dios. Este es el primer paso; es una habilidad básica. Sólo cuando pueden estar en paz delante de Dios, el Espíritu Santo puede tocar a las personas y el Espíritu Santo las puede esclarecer e iluminar, sólo entonces pueden realmente tener comunión con Dios y pueden entender la voluntad de Dios y la guía del Espíritu Santo, y con esto, habrán entrado en el camino correcto en sus vidas espirituales.

de ‘Acerca de acallar el corazón de uno delante de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

La comunicación del hombre:

¡La vida en un país democrático es laboriosa! Si no ganas dinero, existen impuestos que no puedes pagar y tienes que pagar el alquiler, mantener el automóvil y pagar las cuentas de electricidad y del agua, todo eso requiere de dinero, por supuesto hay que trabajar, ¿verdad? Eso representa un problema. Es como si creer en Dios presentara una carga extra, especialmente para realizar tus deberes. ¿Pero estarías libre de las cargas si no creyeras en Dios? Estarías igualmente cargado, si no más. Algunas personas preguntan, ¿puede haber una carga que canse más? Te garantizo que la hay, porque estarás sufriendo. Tus días serán una lucha para alimentarte, una lucha por la supervivencia, habrá muchas dificultades y problemas, porque el mundo es injusto y las personas son malvadas, habrá muchas interrupciones y dificultades, y nada pasará suavemente. Pero por medio de tu creencia en Dios y tu creciente comprensión de la verdad, ganarás sabiduría y descubrirás caminos, ya no te contaminarás con los demonios y serás más sensibles hacia ellos, lo que te ahorrará mucho sufrimiento, […] Te ahorras tanto sufrimiento por creer en Dios, por comer y beber la palabra de Dios, y buscar la verdad, lo que te ofrece consuelo espiritual y disfrutar de la paz y la felicidad otorgadas por Dios. Ten en cuenta que un día el gran desastre llegará y estarás quieto. Los infieles perderán su mente en pánico y miedo por los días venideros, sintiendo que es el fin del mundo. Pero cuando el desastre mismo caiga sobre nosotros, los creyentes en Dios sentiremos de manera diferente que los incrédulos. Dios está con nosotros y tenemos participación en el reino de Cristo. ¡Qué gran consuelo nos brinda el conocimiento! ¿No es este consuelo una felicidad del espíritu? Esta es la felicidad más auténtica. Ganamos porque nosotros, al creer en Dios, hemos comprendido la verdad, conocido a Dios, hemos sido cualificados para recibir las promesas de Dios. Esta felicidad espiritual, consuelo y anhelo es la felicidad más genuina de la humanidad, ¡y no puede obtenerse sin creer en Dios! Por lo tanto, cuando dices: “Creer en Dios es demasiado, tengo que ganar dinero y cuidar de mi familia, y además de eso tengo que creer en Dios, leer la palabra de Dios y vivir la vida de la iglesia e ir a las reuniones. ¡Es una carga demasiado grande!” Eso no está mal, pero ¿cuántas bendiciones has ganado y cuántos desastres y cuánto sufrimiento has evitado? […] ¿Qué es la verdadera felicidad? ¡Esta es la verdadera felicidad! Sólo quienes creen en Dios y buscan la verdad encuentran la felicidad, solo ellos tienen paz, alegría, anhelo, regocijo, consuelo, que únicamente quienes ganan la verdad pueden experimentar.

de “Sermones y comunión acerca de la entrada a la vida”, B8 Volumen 130

Nadie, en toda la humanidad corrupta ahora en todo el mundo, puede decir con certeza qué es la felicidad. Sólo aquellos que realmente han obtenido la verdad saben lo que es la felicidad y cuál es el camino verdadero. ¿No se han ido todas las ventajas del mundo y de la carne en un abrir y cerrar de ojos? La riqueza se ha ido en un abrir y cerrar de ojos; tener demasiado se convierte en una carga y es inútil. ¿No están vacías la fama y la ganancia? Hoy en día, algunas personas viven para sus maridos, algunas viven para sus hijos y algunas personas viven para una casa o un automóvil; ¿existe alguna importancia para vivir así? No existe importancia. Algunas personas me preguntan: ‘Entonces, ¿realmente queremos seguir viviendo? ¿En qué me harías basar mi vida?’ En lo que basas tu vida ¿tiene algo que ver con lo que digo? ¿No son estas dos cosas completamente diferentes? Sólo porque digo que no debes vivir para esas cosas, no quiere decir que te impido ir a trabajar. ¿Digo que no te puedes ganar la vida? Esto es completamente diferente de los problemas de los que hablo. Algunas personas consideran los problemas de una manera ilógica, siempre haciendo preguntas sin relevancia y sin entender el significado de lo que digo. A esta clase de persona la falta severamente la capacidad de entender. Qué trabajo debes buscar o qué trabajo debes hacer no plantea ningún obstáculo, porque esto es para que puedas sobrevivir; sin embargo, no podemos vivir por el bien de la riqueza. ¿Son estos dos problemas uno y el mismo? Las intenciones son diferentes aquí. Algunas personas trabajan un oficio y, ¿por qué hacen esto? Lo hacen para vivir. ¿Por qué creen en Dios? Para encontrar una vida humana genuina. Estas palabras son buenas y reales: ‘Necesito encontrar un oficio para vivir, para sobrevivir.’ Por lo que, el propósito de trabajar en oficio es ganar un poco de dinero para mantener tu vida. ‘¿Por qué necesito vivir? ¿Cómo debo vivir? ¿Cómo debo llegar al final de la senda de la vida humana? ¿Dónde se deben encontrar los misterios de la vida humana? Debo buscar la verdad. Incluso después de comer mi comida y sentirme satisfecho, aún así debo buscar la verdad.’ Si vivieras por el bien de vivir una vida física mejor, ¿tendría alguien así una vida humana? ¿Cuál sería la diferencia entre esa persona y un animal? Un aspecto de vivir es mantener tu propia vida y resolver el problema de la supervivencia; otro es que también necesitas resolver el problema de la vida humana. El hombre es el espíritu de todas las cosas, el dueño de todas las cosas y debe resolver su problema de la vida humana. Exactamente ¿qué tipo de persona debería vivir el hombre? ¿Qué imagen debería vivir? ¿Qué senda debería caminar? El hombre primero necesita entender estas preguntas, son fundamentales. […] ¿Por qué vive el hombre? Es decir, ¿qué es exactamente una vida humana genuina y cómo puede uno vivir una vida de importancia y valor? Este es el primer problema. La naturaleza de este problema tiene que ver con los principios, se reduce a la voluntad de Dios y si, puedes resolver este problema, entonces sabrás porqué Dios quiso crear al hombre, la importancia de la vida humana y cómo el hombre debe vivir en conformidad con la voluntad de Dios. Cuando puedas resolver este problema, entonces la senda, la verdad y la importancia de la vida humana serán todas resueltas. Aquellos que puedan resolver este problema, al final, serán alabados por Dios y serán dejados, por lo tanto, aquí radica la importancia de la obra de Dios.

de ‘Sermones y comunión acerca de la entrada a la vida’ en “Sermones y comunión acerca de la entrada a la vida (VIII)”

Lecturas relacionadas

Música de adoración para orar | La importancia de la oración...
Música cristiana de alabanza | “Dios trata al hombre c...