App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Pregunta: Aceptamos la obra de Dios, pero ¿cómo experimentamos el juicio de Dios para poder recibir la verdad y la vida, y conseguir la salvación para entrar en el cielo?

Respuesta: Cómo experimentamos el juicio y castigo de Dios para obtener la verdad y la vida, y deshacernos de la naturaleza pecaminosa para alcanzar la salvación y entrar en el reino de los cielos, esta pregunta es muy importante, porque es gran asunto que refiere a nuestro final y destino. Para buscar la verdad primero debemos leer algunos pasajes de la palabra de Dios Todopoderoso.

La fe verdadera en Dios significa que la gente experimenta Sus palabras y Su obra en base a la creencia de que Él tiene soberanía sobre todas las cosas. Por tanto, se logrará desechar el carácter corrupto, se satisfará el deseo de Dios, y se llegará a conocerlo. Sólo emprendiendo ese paso se puede decir que se cree en Dios” (‘Prefacio’ en “La palabra manifestada en carne”).

Las palabras son los medios para la conquista definitiva de la humanidad, y todos los que aceptan la conquista deben aceptar los golpes y el juicio de las palabras. El proceso actual de hablar es el de conquistar. ¿Cómo deberían cooperar exactamente las personas? Comiendo y bebiendo estas palabras eficazmente y entendiéndolas. Las personas no pueden conquistarse por sí mismas. A partir de comer y beber estas palabras, debes llegar a conocer tu propia corrupción e inmundicia, tu rebeldía e injusticia y postrarte delante de Dios. Si puedes entender la voluntad de Dios y ponerla en práctica después, y además tener la visión, y si puedes obedecer completamente estas palabras y no ejercer ninguna de tus propias elecciones, en ese momento habrás sido conquistado. Y serán estas palabras las que te habrán conquistado” (‘La verdad interna de la obra de conquista (1)’ en “La palabra manifestada en carne”).

[…] centrarse en comer y beber la palabra de Dios, en la búsqueda de la verdad, de la intención de Dios en Sus palabras, e intentar comprender la voluntad de Dios en todo. […] La devoción sincera a las palabras de Dios significa, principalmente, buscar la verdad, la intención de Dios en Sus palabras, centrarse en comprender la voluntad de Dios, entender y obtener más verdad de las palabras de Dios. […] lograr un entendimiento de Su carácter y Su encanto. Intentó, asimismo, comprender los diversos estados corruptos del hombre a partir de las palabras de Dios, la corrupta naturaleza del hombre y sus verdaderas deficiencias, y alcanzar todos los aspectos de las exigencias que Dios le hace al hombre, para que lo satisfaga. ¡Tuvo tantas prácticas correctas en las palabras de Dios! Es lo que más se ajusta a la voluntad de Dios, y es la mejor colaboración de la humanidad en su experiencia de la obra de Dios” (‘Cómo tomar la senda de Pedro’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”).

Debemos comprender primero lo que significa creer en Dios. Creer en Dios significa experimentar la obra de Dios y Su palabra, para comprender la verdad y vivir su realidad. Ese es el proceso de creer en Dios. La obra de Dios en los últimos días es el juicio por Su palabra. Si queremos que nuestro carácter corrupto sea purificado y conseguir la salvación, debemos primero poner esfuerzos en la palabra de Dios, comer y beber seriamente la palabra de Dios, y aceptar el juicio y revelaciones de Dios en Su palabra. No importa cuánto hiere la palabra de Dios el corazón, cómo sea dura, o cuánto nos haga sufrir, primero estamos seguros de que toda la palabra de Dios es la verdad y la realidad de la vida en la que debemos adentrarnos. Cada frase de la palabra de Dios es para limpiarnos y cambiarnos, para que nos despojemos del carácter corrupto y consigamos la salvación, y sobre todo, para que comprendamos la verdad y conozcamos a Dios. Así que debemos aceptar el juicio y castigo, el trato y poda de la palabra de Dios. Si queremos recibir la verdad en la palabra de Dios, debemos ser capaces de sufrir por aceptar y obedecer la palabra de Dios y la verdad. Debemos buscar la verdad en la palabra de Dios, sentir Su voluntad, reflexionar y conocernos a nosotros mismos, y reflexionar en la palabra de Dios para conocer nuestra arrogancia, mentira, y egoísmo, cómo nos aprovechamos de Dios, engañamos a Dios, jugamos con la verdad, y otro carácter satánico, así como las impurezas de nuestra fe en Dios y nuestras intenciones de recibir las bendiciones. De esta manera, llegaremos a conocer la verdad de nuestra corrupción y la esencia de nuestra naturaleza. Después de comprender mejor la verdad, nuestro conocimiento de Dios será gradualmente más profundo, y sabremos de manera natural qué tipo de persona le agrada o desagrada a Dios, qué tipo Dios salvaría o destruiría, qué tipo utilizaría, y a cuál bendeciría. Cuando sepamos estas cosas, empezaremos a entender el carácter de Dios. Estos son los efectos de experimentar el juicio y castigo de la palabra de Dios. Los que buscan la verdad atienden a la experiencia del juicio y castigo de la palabra de Dios, atienden a la búsqueda de la verdad en todo, y ponen atención a practicar la palabra de Dios y obedecer a Dios. Tales personas podrán entender gradualmente la verdad y adentrarse en la realidad al experimentar la palabra de Dios, conseguir la salvación, y ser perfeccionadas. En cuanto a los que no aman la verdad, aunque pueden reconocer la aparición y la obra de Dios por la verdad expresada por Él, creen que pueden definitivamente alcanzar la salvación si lo dejan todo por Dios y cumplen su deber. Al final, no podrán recibir la verdad y la vida después de creer en Dios por muchos años. Sólo comprenden unas palabras, letras y doctrinas, pero creen entender la verdad y haber alcanzado la realidad. Se engañan a sí mismos, y seguro que serán eliminados por Dios. ¿Cómo experimentamos la obra de Dios para conseguir la salvación? Leamos otros pasajes de la palabra de Dios Todopoderoso.

Dios todopoderoso dice: “Sólo cuando la persona practica la palabra de Dios puede su vida florecer de verdad; esta no puede crecer si se limita a leer Su palabra. Si crees que entender la palabra de Dios es lo único que necesitas para tener vida y estatus, tu entendimiento está deformado. Entender de verdad la palabra de Dios es algo que se produce cuando practicas la verdad, y debes entender que “sólo puedes entender la palabra de Dios cuando practicas la verdad” (‘Practicad la verdad una vez que la entendáis’ en “La palabra manifestada en carne”).

En su creencia en Dios, Pedro buscó satisfacerle en todas las cosas y obedecer todo lo que viniera de Él. Sin la más mínima queja, fue capaz de aceptar el castigo y el juicio, así como el refinamiento, la tribulación y las carencias en su vida, nada de lo cual pudo alterar su amor a Dios. ¿No es este el máximo amor a Dios? ¿No es esto el cumplimiento del deber de una criatura de Dios? Ya sea en el castigo, el juicio o la tribulación, siempre eres capaz de lograr la obediencia hasta la muerte y esto es lo que debe conseguir una criatura de Dios; esta es la pureza del amor a Dios. Si el hombre puede conseguir un tanto así, es una criatura de Dios calificada y no hay nada que satisfaga más el deseo del Creador” (‘El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine’ en “La palabra manifestada en carne”).

Si lo que buscas es la verdad, lo que pones en práctica es la verdad y lo que obtienes es un cambio en tu carácter, entonces, la senda que transitas es la correcta. Si lo que buscas son las bendiciones de la carne, si lo que pones en práctica es la verdad de tus propias nociones y no hay un cambio en tu carácter ni eres en absoluto obediente a Dios en la carne, sino que sigues viviendo en la ambigüedad, entonces lo que buscas te llevará sin duda al infierno, porque la senda por la que caminas es la del fracaso. Que seas perfeccionado o eliminado dependen de tu propia búsqueda, lo que equivale a decir que el éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine” (‘El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine’ en “La palabra manifestada en carne”).

Si uno pudiera entrar de verdad en la realidad de las palabras de Dios a partir de los asuntos y de las palabras que Él requiere, sería una persona perfeccionada por Dios. Se podría decir que la obra y las palabras de Dios fueron completamente eficaces para esta persona, que las palabras se convirtieron en su vida, que obtuvo la verdad y que pudo vivir según las palabras de Dios. Después de esto, la naturaleza de su carne, es decir, el fundamento de su existencia original, se sacudiría y se derrumbaría. Después de que uno tenga las palabras de Dios como su vida, se convierte en una nueva persona. Las palabras de Dios se volvieron su vida; la visión de la obra de Dios, Sus requisitos al hombre, Su revelación del hombre y los estándares para la vida verdadera que Dios le exige al hombre alcanzar se convirtieron en su vida; él vivió conforme a estas palabras y a estas verdades, y esta persona fue perfeccionada por las palabras de Dios. Experimentó un nuevo nacimiento y se convirtió en un hombre nuevo a través de Sus palabras” (‘Cómo tomar la senda de Pedro’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”).

Dios Todopoderoso dice, “La vida del hombre sólo puede crecer después de poner en práctica las palabras de Dios […]”. Esta frase es la verdad. Es muy práctica. Los creyentes que no practiquen ni experimenten la palabra de Dios no pueden recibir la verdad. Una persona sin la verdad no tiene vida. Dios Todopoderoso dio testimonio de cómo Pedro persiguió la verdad para ser perfeccionado. Pedro procuró la verdad. No sólo buscó cómo amar a Dios, sino que prestó atención a cambiar su carácter de la vida. La primera manifestación es que pudo obedecer el juicio, el castigo de Dios, y aceptar Sus pruebas y purificación. Aunque el Señor le entregó a Satanás, él fue obediente hasta su muerte. Fue crucificado boca abajo para el Señor, ofreciendo un precioso y rotundo testimonio. Pedro puso especialmente atención en creer en Dios, obedeciéndole y amándole con sinceridad. No sólo procuró predicar y trabajar, sino, sobre todo, practicar la verdad y adentrarse en larealidad. Por eso fue Pedro finalmente perfeccionado por Dios y recibió Su aprobación. Según el testimonio de Pedro, nosotros los creyentes tenemos que buscar la verdad si queremos conseguir la salvación, y prestamos atención a esforzarnos en la palabra de Dios, buscar la verdad y comprender la voluntad de Dios, practicando la verdad y entrando en la realidad. Al seguir esta senda, la verdad será mucho más evidente, y así podremos tener la senda para practicar. Sin darnos cuenta, nos habremos adentrado en la realidad de la verdad. Si nosotros sólo estamos satisfechos con la comprensión de las doctrinas, no podremos practicar la verdad y adentrarnos en la realidad. Comprender las doctrinas no significa que entendamos la verdad. Sólo entendemos la verdad nos permite conocer a Dios, a nosotros mismos, y arrepentirnos verdaderamente. Sin embargo, esto no es así con comprender doctrinas. Los que conocen más doctrinas, se volverán más arrogantes y presumidos. Nunca podrán conocer a Dios ni a ellos mismos. Cuando se trata de experimentar la obra de Dios de los últimos días, los que no aman la verdad evitarán de manera natural el juicio y castigo de la palabra de Dios, y se alejarán más, sobre todo cuando vean que la palabra de Dios hiere el corazón o es dura. ¿Cómo puede alguien así recibir la verdad? Los que aman genuinamente la verdad están dispuestos a soportar cualquier sufrimiento para recibirla. Pueden obedecer mientras están sufriendo el juicio de Dios. También pueden mantenerse firmes y dar testimonio de Dios cuando se enfrentan a pruebas. Incluso si sus familias se desmoronan, están encarcelados o si tienen que renunciar a sus vidas. ¡Tales personas pueden ciertamente obtener la verdad y recibir la aprobación de Dios después de haber experimentado Su obra!

del guion de la película de “Canción de victoria”

Contenido relacionado