App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Obedecer el régimen gobernante no es lo mismo que obedecer a Dios

70

Presidente Yuan (Presidente del Centro de Educación Legal): Xiao Jiang, veo que cree en Dios de manera muy piadosa. La admiro. Quiero saber más cosas sobre la cuestión de la fe en Dios, por lo que he invitado expresamente al pastor Feng para que venga. El pastor Feng cree en el Señor desde niño, estudió Teología y ha trabajado como pastor durante más de veinte años. Ambos son creyentes en Dios y hablan el mismo idioma. Pueden analizarlo juntos para ver cuál es el camino correcto y viable de la fe en Dios.

Pastor Feng (Pastor de la Iglesia de las Tres Autonomías): Hermana Jiang, el presidente Yuan me ha dicho que eres bastante persistente en tu manera de creer en Dios; ya lo veo. Has soportado la detención, persecución y tortura del Gobierno por ceñirte a tu fe y no has renegado de Dios. Te admiro por eso, pero también me das pena. ¿Qué sentido tiene pasar por estos sufrimientos? La Biblia dice: “Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas. Por consiguiente, el que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto; y los que se han opuesto, sobre sí recibirán condenación” (Romanos 13:1-2). Tras muchos años de fe en el Señor, deberías entender el significado de esta declaración. Al fin y al cabo, Dios inspiró la Biblia. Creo que los fieles del Señor debemos obedecer a los que mandan y están en el poder. No sé cómo lo ves tú.

Jiang Xinyi (Cristiana): Pastor Feng, parece que tiene una interpretación singular de la palabra de Pablo, distinta de como la percibimos nosotros. Desde que creo en el Señor, sufro la coacción y persecución del Gobierno comunista chino. No he podido comprender las palabras de Pablo que dicen: “Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan”. No creo que las palabras de Pablo representen lo que quiso decir el Señor Jesús, pues el Señor Jesús nunca habló de “Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan” ni tampoco lo hizo el Espíritu Santo. Considero que creer en el Señor debería suponer obediencia a Su palabra. No debe considerarse la palabra del hombre como la verdad y la palabra de Dios. Tras años de oración y búsqueda, por fin veo que el Partido Comunista de China es un grupo malvado que se opone a Dios. Si una persona obedece al Partido Comunista de China, traiciona a Dios. Todos sabemos que el Partido Comunista de China es un partido ateo que ha renegado abiertamente de Dios y se ha opuesto a Él desde que llegó al poder; que declara como sectas el cristianismo y el catolicismo; la Biblia, como un libro de sectas del que ha confiscado y quemado infinidad de ejemplares; y que incluso detiene y persigue injustificadamente a los cristianos. Infinidad de cristianos han resultado mutilados o muertos a golpes e infinidad de familias han quedado destrozadas. La persecución del Partido Comunista de China llega al extranjero por medio de incentivos económicos, presiones políticas y otros medios para extraditar a cristianos huidos a diversos países. ¡Es indignante lo mucho que el Partido Comunista de China se opone malévolamente a Dios y victimiza a los cristianos! Dígame, pastor Feng, ¿puede Dios permitir que Su pueblo elegido obedezcaa un malvado régimen satánico tan perverso y sacrílego, que está abiertamente contra Él? Si obedecemos al Partido Comunista de China, ¿no estamos del lado de Satanás? Puesto que el Partido Comunista de China se opone a Dios, lo maldice y lo profana frenéticamente, y además intenta impedirnos creer en Él, es el enemigo de Dios. Si obedecemos al Partido Comunista de China, ¿no estamos oponiéndonos a Dios y traicionándolo? A muchos cristianos de generaciones anteriores se les persiguió y martirizó por seguir al Señor y dar testimonio de Él. ¿Obedecían a los que mandaban y estaban en el poder? ¿Acaso se dejaron martirizar como castigo por oponerse al poder gubernamental? ¿Se habría atrevido Pablo a condenar a los mártires del Señor? Yo creo que no. Entonces, ¿en qué se basaba la palabra de Pablo? ¿Acaso no discernía que la mayoría de los que mandaban y estaban en el poder eran unos demonios que se oponían a Dios? Por eso dudo de las palabras de Pablo. Incluso lo cuestiono cuando dice que “Toda Escritura es inspirada por Dios” porque ni el Señor Jesús ni el Espíritu Santo habían dado un testimonio así sobre la Biblia. Me hace sospechar que muchas de las palabras de Pablo surgieron del pensamiento del hombre, de ahí que yo no las aceptaría como verdaderas. Al creer en Dios, sólo obedezco Su palabra y elijo qué camino seguir conforme a ella. En cuanto a las palabras del hombre, incluidas las de los apóstoles, solamente las utilizaría como referencia aunque estén escritas en la Biblia. Las aceptaría y obedecería sólo si fueran coherentes con la palabra de Dios y la verdad. Si no, no las aceptaría. Ese es mi punto de vista.

¿Obedecer a los que están en el poder es lo mismo que obedecer a Dios?

Pastor Feng: Hermana Jiang, tu percepción de la Biblia es muy pura, como la que yo tenía, pero luego vi la cruda realidad. Si insistes en defender la verdad, sin duda te perseguirán y te afligirán todo tipo de sufrimientos. Tu vida llegará a correr peligro. Has de saber que el Partido Comunista es un partido revolucionario. Si lo desobedeces, te quitará la vida. Dime, ¿cuál sería la manera adecuada de lidiar con eso en estas circunstancias? Si todo el mundo cree en Dios como vosotros, intransigentes ante la tortura, se expone a perder la vida. ¿Cómo va a creer una persona en el Señor si le quitan la vida? Yo acepté esta cuestión tras una dilatada experiencia. No sirve de nada desafiar a las autoridades chinas. El Señor es misericordioso y amable; conoce nuestros apuros y entiende nuestra situación. Él no nos pediría demasiado. Lo que nos pide el Señor es que glorifiquemos y no deshonremos a Dios. Por eso decidí unirme a la Iglesia de las Tres Autonomías. ¡Sólo con la ayuda y la protección del Partido Comunista podemos creer en el Señor con total tranquilidad! El modo en que vosotros creéis en el Señor seguro que os acarrea coacciones, persecuciones, detenciones, encarcelamientos e incluso el martirio. ¿Es ese el camino correcto para creer en el Señor? En China, para creer en el Señor hay que aceptar al Frente Unido del Partido Comunista y unirse a la Iglesia de las Tres Autonomías. ¡No hay más salida! Hay muchos creyentes en el Señor pertenecientes a la Iglesia de las Tres Autonomías que también son amables y piadosos. ¿Se puede decir que no creen verdaderamente en Él? Los que creéis en Dios Todopoderoso insistís en difundir el evangelio y dar testimonio de Dios aunque el Partido Comunista os persiga y detenga. Incluso en la cárcel resistís dando testimonio del Señor y rehusáis ser unos judas. Sinceramente, eso es lo que admiro de vosotros. Por otro lado, en cuanto a lo que buscamos en nuestra fe en el Señor, ¿no se trata del deseo de tener armonía familiar y una vida tranquila? Mira qué prudentes somos los de la Iglesia de las Tres Autonomías. Somos una organización patriótica que ama la iglesia, glorifica a Dios y beneficia al pueblo. Ni ofendemos a la autoridad gobernante ni traicionamos la Biblia. Podemos adorar públicamente al Señor en la iglesia sin tener que escondernos por temor. ¿No es esto lo mejor de ambos mundos? Bajo mi punto de vista, tus cualidades pueden garantizarte un gran futuro en la Iglesia de las Tres Autonomías. No tardarás mucho en ser pastora. Lo más probable es que llegues a formar parte de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. ¡Tendrás fama y fortuna de un solo golpe! Entonces podrás predicar en la iglesia que quieras. ¿No sería eso cien veces mejor que liderar una iglesia clandestina y arriesgar tu vida por creer en el Señor?

Jiang Xinyi: Pastor Feng, efectivamente, nos resulta muy peligroso y difícil creer en el Señor en China. No obstante, si nos guiáramos por la palabra de Pablo, obedeciéramos al régimen satánico del Partido Comunista de China y siguiéramos el camino patriótico de las Tres Autonomías, ¿nos elogiaría el Señor aunque estuviéramos físicamente a salvo? ¿Nos garantizaría eso que el Señor nos llevaría al reino de los cielos a Su regreso? No lo creo. Dijo el Señor Jesús: “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14). “La copa que yo bebo, beberéis; y seréis bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado” (Marcos 10:39). “Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que ha hallado su vida, la perderá; y el que ha perdido su vida por mi causa, la hallará” (Mateo 10:38-39). Las palabras del Señor nos dicen claramente que debemos entrar por la puerta estrecha y la senda angosta que llevan a la vida eterna. El Señor también dijo: “Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (Mateo 10:38). Si nos guiamos por la palabra de Pablo y obedecemos a la autoridad gobernante, ¿es eso entrar por la puerta estrecha y seguir la senda angosta? ¿Es eso cargar la cruz para seguir al Señor? Si todos los creyentes en el Señor obedecemos a los que mandan y están en el poder del diabólico Partido Comunista de China, ¿no seremos de la clase de personas que se oponen y traicionan a Dios? ¿Quién quedará luego para difundir el evangelio, dar testimonio del Señor y seguir la voluntad de Dios? Si creemos en el Señor de este modo, ¿nos elogiará y alcanzaremos un buen destino y desenlace? La Iglesia de las Tres Autonomías es una fe religiosa decorativa, inventada por el Partido Comunista y totalmente controlada por el Gobierno comunista chino. No habla de la pura verdad de la Biblia ni de amar y obedecer a Dios. Sólo habla de la organización patriótica, de enriquecer a la familia y hacer fortuna, de glorificar a Dios y beneficiar al pueblo. Esto basta para demostrar que la Iglesia de las Tres Autonomías es, en realidad, una iglesia falsa que ha quedado reducida a cómplice del Partido Comunista de China, que reprime las iglesias clandestinas y que se dedica a controlar las actividades de las mismas. Incluso se alía con el Gobierno comunista chino para que detenga y persiga a los hermanos y hermanas que difunden el evangelio para dar testimonio de Dios. ¿No es este el instrumento satánico de la alianza político-religiosa? Pastor Feng, me gustaría preguntarle algo: Cuando los de la Iglesia de las Tres Autonomías obedecen al Gobierno comunista chino, ¿obedecen en realidad a Dios o a Satanás? ¿Elogiará Dios a los esclavos y títeres que sucumben a Satanás? ¿Puede Dios admitir en el reino celestial a esos traidores que arrastran una existencia innoble bajo el dominio de Satanás? El Señor Jesús ya ha regresado. Él es Dios Todopoderoso encarnado, que expresa la verdad para realizar la obra del juicio en los últimos días con el objetivo de purificar, salvar y perfeccionar al hombre para llevarlo al reino de Dios. En medio de la aparición y obra de Dios en los últimos días, todos los creyentes se enfrentan a una importante prueba en la que quedarán revelados según su clase, tal como profetizó el Señor Jesús: “Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; uno será llevado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en el molino; una será llevada y la otra será dejada” (Mateo 24:37-41). La aparición y obra de Dios Todopoderoso han revelado a todas las personas según su tipo. El trigo y la cizaña, los buenos y malos siervos, los que aman la verdad y los que la odian, todos han quedado revelados por la obra de Dios en los últimos días. Ha llegado la hora de decidir el desenlace y el destino del hombre. Si el hombre arrastra una existencia innoble por temor a la coacción y persecución del régimen satánico del Partido Comunista de China y no tiene la valentía de aceptar la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días, ¿cuál será su desenlace? ¿Puede recibir esta clase de hombre el elogio del Señor? Pastor Feng, yo tengo interés en la búsqueda. ¿Qué le ha parecido?

Pastor Feng: Hermana Jiang, está muy bien tu percepción del camino correcto de la fe en Dios. Es coherente con la palabra del Señor Jesús. Estoy totalmente de acuerdo, nada que objetar.

del guión de la película de “La disputa: historia de un interrogatorio”

Contenido relacionado