El verdadero rostro de mi “padre espiritual”

3 Ago 2020

Por Li Xianghe, Corea del Sur

No mucho después de aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días, vi una película del evangelio llamada “El misterio de la piedad: la continuación” en el sitio web de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Algunos pastores y ancianos en la película no aceptaron la obra de Dios Todopoderoso e intentaron locamente evitar que los creyentes buscaran el camino verdadero. Esto me confundió, ya que pensaba que los pastores y ancianos eran gente devota que servía al Señor. Siempre nos enseñaron a estar atentos y esperar para no perdernos la llegada del Señor. Si ellos sabían que el Señor Jesús había regresado, deberían aceptarlo con alegría. ¿Por qué nos detendrían? Pensé en el Pastor Jin en mi vieja iglesia. Era muy cariñoso con los creyentes y siempre anhelaba el regreso del Señor. Si sabía que el Señor había regresado, estaría encantado de aceptarlo de inmediato. Decidí prepararme con la verdad para poder compartir el evangelio con él. Pero las cosas no resultaron como las había pensado, y la historia de la película pronto se convirtió en mi propia vida.

Un día, el Pastor Jin vino a verme en nuestro puesto de frutas y me preguntó directamente: “¿Has estado yendo a la Iglesia de Dios Todopoderoso?” Luego dijo algunas cosas difamatorias sobre la iglesia. Dijo: “La iglesia testifica que Dios ha vuelto hecho carne. ¡Esto no es posible!” Estaba sorprendida y un poco molesta al escucharlo decir esto. Pensé: “El Señor nos enseña a no juzgar a los otros. No sabes nada sobre esa iglesia y no has investigado sobre la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días. ¿Cómo puedes condernarla?” Pero luego pensé: “Imagino que no escuchó las palabras de Dios Todopoderoso entonces no conoce el camino verdadero. Si supiera que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús que regresó, que expresa todas las verdades que purifican y salvan al hombre, sé que lo aceptará”. Así que le dije al Pastor Jin: “Pastor, dices que el Señor quizás no pueda regresar encarnado. ¿Esto se basa en las palabras del Señor? ¿Alguna vez Él dijo eso?”.

Respondió con confianza: “Dice en el Evangelio de Mateo: ‘Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al Hijo del Hombre que viene sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria’ (Mateo 24:30). El Señor regresará con gran gloria, llegará abiertamente sobre una nube para que todos lo vean. Todo el mundo religioso reconoce este hecho. Todos los cristianos esperan que Él llegue sobre una nube, así que ¿cómo podría regresar encarnado?” Lo escuché y luego dije: “Pastor, hay muchas profecías en la Biblia sobre el regreso del Señor. Es de mente estrecha aferrarse a ese único verso. Sí, hay profecías de que el Señor vendrá sobre una nube, pero también hay muchas de que el Señor vendrá en secreto, como: ‘Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti’ (Apocalipsis 3:3), ‘He aquí, vengo como ladrón’ (Apocalipsis 16:15), ‘Pero a medianoche se oyó un clamor: “¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo”’ (Mateo 25:6). Estos versos profetizan que el Señor volverá como un ladrón, y vendrá en secreto a medianoche, y poca gente lo sabrá. Si el Señor viniera abiertamente sobre una nube, ¿no lo verían todos? No habría necesidad de clamar, predicar ni testificar. Si es Señor solo viniera abiertamente sobre una nube, como hemos creído, ¿qué pasa con las profecías de que volvería en secreto? El Señor es leal, y Sus palabras no se quedarán en la nada. Lo que dice siempre se cumplirá. Así que podemos estar seguros de que Su regreso será en dos etapas. Primero, vendrá en secreto, y luego aparecerá abiertamente ante el hombre. Hace tiempo Dios se hizo carne para obrar en secreto entre los hombres… Él es Dios Todopoderoso, Cristo de los últimos días. Realiza la obra de juicio y comienza por la casa de Dios, expresa todas las verdades que purifican y salvan a la humanidad, y creará un grupo de vencedores antes de los desastres. Cuando la obra secreta de Dios termine, Él desatará los grandes desastres y recompensará a los buenos y castigará a los malvados. Entonces vendrá sobre una nube y aparecerá abiertamente ante todos los pueblos. En ese momento, todos los que se resistan y condenen a Dios Todopoderoso serán arrastrados por los desastres, llorando y rechinando los dientes. Esto cumple con Apocalipsis 1:7 que dice: ‘He aquí, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por Él’. Los que reconozcan las palabras de Dios Todopoderoso como la voz de Dios, se vuelvan hacia Él, acepten Su juicio y sean purificados sobrevivirán con la protección de Dios a los desastres y entrarán al reino de Dios. El secreto de la obra de Dios es salvar a la humanidad. Cuando aparezca abiertamente, será demasiado tarde para aceptarlo. Ese será el momento del castigo. Entendí todo esto al leer las palabras de Dios Todopoderoso. Vi que solo Dios puede expresar la verdad y revelar este misterio y Dios Todopoderoso es el regreso del Señor Jesús”. Entonces le dije al Pastor Jin que esperaba que pudiera investigar con cuidado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Solo me miró con desdén y dijo: “¿No sabes mucho sobre la Biblia pero me estás dando prédica? ¿No son estas cosas que te enseñé?” Estaba muy decepcionada de escucharlo hablar así. ¿Era el Pastor Jin que había conocido? Siempre había pensado que era un hombre humilde. Siempre nos decía que fuéramos las vírgenes prudentes y que prestáramos atención a la llegada del Señor para darle la bienvenida. Pero ahora no buscaba para nada la llegada del Señor y hasta la despreciaba. No lo entendía pero quería ayudarlo, así que dije: “¡Conoces más sobre la Biblia que yo, así que deberías buscar el regreso del Señor con un corazón humilde e investigarlo! Los fariseos conocían de memoria las Escrituras y pensaban que conocerlas significaba conocer a Dios. Pero cuando el Señor Jesús apareció y obró, no buscaron ni investigaron. Se aferraron a las palabras de las Escrituras, y pensaban que solo alguien llamado ‘Mesías’ podía der Dios y solo alguien que pudiera liberarlos del dominio de los romanos podía ser Dios. Condenaron la obra del Señor Jesús basados en sus nociones y finalmente hicieron que lo crucificaran. Ofendieron el carácter de Dios e incurrieron en Su castigo”. Entonces dije: “¿Crees que entender mucho sobre la Biblia significa conocer a Dios y no resistirse al Señor? Debemos aprender del fracaso de los fariseos, y no condenar como si nada la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Debemos mantener la mente abierta y escuchar la voz de Dios. ¡Solo entonces podemos darle la bienvenida al Señor!” Al ver que no seguía su consejo, dijo con amargura: “Ya que has sido una ardiente buscadora todos estos años en tu fe, oraré por ti. ¡Abandona la Iglesia de Dios Todopoderoso!” Luego se alejó.

Después de que se fue, pensé: “¿Por qué no toma con más seriedad el regreso del Señor? Siempre nos dice que busquemos con humildad, así que ¿por qué actúa de forma tan atípica?”. Siempre había considerado al Pastor Jin como un padre espiritual. Podía preguntarle cualquier cosa, y respondía con paciencia usando los versos de la Biblia. Siempre preguntaba sobre mi familia también, y oraba por nosotros cuando teníamos problemas. Había creído en el Señor por años, y siempre obraba y se esforzaba, ¿no había sido todo porque anhelaba el regreso del Señor? Decidí esperar. Solo tenía que hablarle de nuevo sobre la obra de Dios de los últimos días.

Un par de días después, el Pastor Jin apareció de nuevo en nuestro puesto de frutas. Pensé que había consultado la Biblia y había entendido cómo el Señor regresa y obra. Para mi sorpresa, dijo: “Diaconisa Li, la Biblia dice: ‘Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo’ (Hechos 1:11). Esto es muy claro. El Señor Jesús subió a los cielos sobre una nube blanca con la forma de un hombre judío, así que regresará sobre una nube blanca con la forma de un hombre judío. Te han engañado. Debes volver atrás”. Se aferraba a la idea de que el Señor regresaría sobre una nube, y juzgaría y condenaría la obra de Dios Todopoderoso. No entendía y pregunté: “Hay muchas profecías bíblicas sobre el regreso del Señor. ¿Por qué no busca para nada?” En ese momento, recordé un pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso. Se lo leí al Pastor Jin. “Os digo, aquellos que creen en Dios por las señales son sin duda la categoría que será destruida. Los que son incapaces de recibir las palabras de Jesús, que ha vuelto a la carne, son sin duda la progenie del infierno, los descendientes del arcángel, la categoría que será sometida a la destrucción eterna. Muchas personas pueden no preocuparse por lo que digo, pero aun así quiero decirle a cada uno de estos llamados santos que siguen a Jesús que, cuando lo veáis descendiendo del cielo sobre una nube blanca con vuestros propios ojos, esta será la aparición pública del Sol de justicia. Quizás será un momento de gran entusiasmo para ti, pero deberías saber que el momento en el que veas a Jesús descender del cielo será también el momento en el que irás al infierno a ser castigado. Ese será el momento del final del plan de gestión de Dios, y será cuando Él recompense a los buenos y castigue a los malos. Porque Su juicio habrá terminado antes de que el hombre vea señales, cuando sólo exista la expresión de la verdad. Aquellos que acepten la verdad y no busquen señales, y por tanto hayan sido purificados, habrán regresado ante el trono de Dios y entrado en el abrazo del Creador. Sólo aquellos que persisten en la creencia de que ‘El Jesús que no cabalgue sobre una nube blanca es un falso Cristo’ se verán sometidos al castigo eterno, porque sólo creen en el Jesús que exhibe señales, pero no reconocen al Jesús que proclama un juicio severo y manifiesta el camino verdadero de la vida. Y por tanto, sólo puede ser que Jesús trate con ellos cuando Él vuelva abiertamente sobre una nube blanca. Son demasiado tozudos, confían demasiado en sí mismos, son demasiado arrogantes. ¿Cómo puede recompensar Jesús a semejantes degenerados?” (“La Palabra manifestada en carne”). Se veía muy enojado y dijo: “La Biblia es muy clara sobre cómo regresará el Señor. ¿Por qué necesitas leer cualquier otro libro? Si Dios Todopoderoso es el verdadero Dios, ¿por qué lo condenan todos los líderes religiosos? ¡Debes volver atrás enseguida! Le pedí a tu esposo, el diácono Piao, que te hablara, pero estás obstinada”. Después de que dijo esto, pregunté: “¿Has leído ‘La Palabra manifestada en carne’? Este libro contiene las declaraciones de Dios Todopoderoso en la Era del Reino. Las palabras en este libro son toda la verdad. Deberías leerlo e investigarlo. No solo lo condenes…”. Pero me interrumpió y dijo: “Lo leí hace mucho. No son las palabras de Dios, y tú no deberías leerlas más”. Me disgustó lo que había dicho y su actitud despectiva. ¡Era muy absurdo! Las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad. Tienen autoridad y son poderosas. Él no lo entendía. No era una oveja de Dios. Entonces me dijo: “Si insistes en tu creencia, no me culpes si las cosas se ponen mal. Le diré a la iglesia que ahora crees en la herejía y te expulsarán. ¡Haré que todos te rechacen!”.

Estaba aturdida. Pensé: “¡Estás poniendo la verdad de cabeza! Al creer en Dios Todopoderoso, le doy la bienvenida al Señor y sigo los pasos del Cordero. ¿Cómo puedes decir que creo en la herejía? No solo no buscarás la obra de Dios, sino que me calumnias y me expulsas. ¡No es algo que un creyente de muchos años debería hacer!” Unos pocos días antes de eso, mi esposo me había dicho con dureza: “El Pastor Jin dice que cualquiera que crea en Dios Todopoderoso será expulsado de la iglesia. ¿No temes que esto te ocurra a ti? ¿Qué haremos si nuestros hermanos y hermanas nos rechazan? Algunos de ellos ya saben sobre tu creencia y nos ignoran cuando pasan junto a nuestro puesto. ¡No te está permitido ir más a esa iglesia!” Me di cuenta de que el Pastor Jin había estado detrás del intento de mi esposo de detenerme. Nunca pensé que amenazaría con la expulsión para evitar que los creyentes investigaran el camino verdadero. ¡Era muy insidioso y malicioso de su parte! Siempre lo había considerado humilde y cariñoso en todos los años que sirvió al Señor, pero todo había sido un simulacro para engañar a la gente. Pensé en los miembros del clero en esa película que simulaban ser humildes y piadosos con los creyentes, pero usaban tácticas secretas para amenazarlos y evitar que investigaran el camino verdadero. El Pastor Jin se comportaba de la misma manera como el clero de la película. Me sentía muy disgustada con él. La imagen que tenía de él en mi corazón se destruyó al instante. Al ver que lo ignoraba, se fue decepcionado.

En las siguientes dos semanas, vino al puesto de vez en cuando a verme, e intentó convencerme de abandonar el camino verdadero y traicionar a Dios Todopoderoso. Un día, se pareció en el puesto furioso y no se dirigió a mi como diaconisa como antes, sino que dijo sin más: “¡No creerás en Dios Todopoderoso ni meterás a tus dos hijos en eso! En la familia de tu esposo son todos creyentes devotos. ¡Los abuelos de tus hijos eran muy píos, no puedo dejar que arruines esa familia!”. Su acusación me puso furiosa. Mi creencia en Dios Todopoderoso significa que fui arrebatada ante el trono de Dios, esto es algo grandioso. ¿Cómo podía hacer tal acusación? Lo que me enojó aún más fue que no solo me lo prohibía a mí, sino que también intentaba controlar la libertad de credo de mis hijos. ¿Cómo podía evitar que cualquiera buscara el camino verdadero? Justa y con severidad, le dije: “Las ovejas de Dios escuchan Su voz y nadie puede evitar que nadie más crea en Dios. Mis hijos han leído las palabras de Dios Todopoderoso y han reconocido la voz de Dios. ¡Esa es la guía de Dios! Cuando investigué otras congregaciones antes, mis hijos no quisieron ir, pero ahora quieren creer en Dios Todopoderoso. Son libres de creer en Él y no los detendré. ¿En qué te basas para intentar quitarles esa libertad?” No dijo nada por un momento, luego me maldijo con rabia y se marchó. Quedé impactada por las acciones del Pastor Jin. Siempre solía orar por mi familia. ¿Por qué estaba siendo tan malvado? ¿Me odiaba, perseguía y maldecía solo porque había aceptado la obra de Dios de los últimos días? Estaba desconcertada.

Un poco después, prediqué el evangelio de Dios Todopoderoso a dos hermanas de mi vieja iglesia. Estaban felices de escucharlo y estábamos en contacto regularmente. En poco tiempo, el Pastor Jin lo descubrió. No sé con qué las amenazó, pero dejaron de contactarme y empezaron a evitarme. Estaba muy molesta y enojada. No podía dejar de pensar en lo que el Señor Jesús le dijo a los fariseos: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni vosotros entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando” (Mateo 23:13). “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis el mar y la tierra para hacer un prosélito, y cuando llega a serlo, lo hacéis hijo del infierno dos veces más que vosotros” (Mateo 23:15). El Pastor Jin se negó a aceptar la obra de Dios de los últimos días e hizo todo lo que pudo para evitar que otros la investigaran. Usó todo tipo de amenazas contra los hermanos y hermanas. ¿No fueron sus acciones las mismas que las de los fariseos hace tantos años? No solo no intentaba entrar al reino de Dios, sino que detenía a otros. Arrastraba a hermanos y hermanas hacia en infierno con él. ¡Esta era una acción malvada que Dios castigaría!

Más tarde, en una reunión, les dije a mis hermanos y hermanas lo que había pasado. La hermana Li entonces leyó un par de pasajes de las palabras de Dios Todopoderoso. “¿Deseáis conocer la raíz de la oposición de los fariseos a Jesús? ¿Deseáis conocer la esencia de los fariseos? Estaban llenos de fantasías sobre el Mesías. Aún más, sólo creían que Él vendría, pero no buscaban la verdad de la vida. Por tanto, incluso hoy siguen esperándole, porque no tienen conocimiento del camino de la vida ni saben cuál es la senda de la verdad. Decidme, ¿cómo podrían obtener la bendición de Dios tales personas insensatas, tozudas e ignorantes? ¿Cómo podrían contemplar al Mesías? Se opusieron a Jesús porque no conocían la dirección de la obra del Espíritu Santo ni el camino de la verdad mencionado por Jesús y, además, porque no entendían al Mesías. Y como nunca le habían visto ni habían estado en Su compañía, cometieron el error de aferrarse en vano al nombre del Mesías mientras se oponían a Su esencia por todos los medios posibles. Estos fariseos eran tozudos y arrogantes en esencia, y no obedecían la verdad. El principio de su creencia en Dios era: por muy profunda que sea Tu predicación, por muy alta que sea Tu autoridad, no eres Cristo a no ser que te llames el Mesías. ¿No son estas opiniones absurdas y ridículas?”. “Los que leen la Biblia en grandes iglesias la recitan cada día, pero ninguno entiende el propósito de la obra de Dios. Ninguno es capaz de conocer a Dios; además, ninguno es conforme al corazón de Dios. Son todos hombres inútiles, viles, que se ponen en alto para enseñar a Dios. Aunque blanden el nombre de Dios, se oponen voluntariamente a Él. Aunque se etiquetan como creyentes en Dios, son los que comen la carne y beben la sangre del hombre. Todos esos hombres son diablos que devoran el alma del hombre, demonios líderes que molestan deliberadamente a aquellos que tratan de entrar en el camino correcto y piedras de tropiezo que obstruyen la senda de los que buscan a Dios. Aunque son de ‘cuerpos robustos’, ¿cómo van a saber sus seguidores que son anticristos que llevan al hombre a oponerse a Dios? ¿Cómo van a saber que son diablos vivientes que buscan especialmente almas para devorar?” (“La Palabra manifestada en carne”).

Luego compartió esto: “Las palabras de Dios explican con claridad la esencia y la causa principal de la resistencia a Dios de los fariseos y del clero. Es principalmente porque son tercos y arrogantes, no le temen para nada a Dios, y odian la verdad más que a nada. Los fariseos judíos siempre profundizaban en las Escrituras en las sinagogas y parecían muy devotos. Pero cuando el Señor vino y obró, aunque sabían que Sus palabras tenían autoridad y poder, igual se negaron a investigarlas. Temían que sus creyentes siguieran al Señor Jesús, y así perderían su status y medios de vida, así que inventaron rumores y dieron falsos testimonios, y condenaron locamente al Señor Jesús. Hicieron todo lo posible para evitar que la gente lo siguiera, y finalmente hicieron que lo crucificaran y cometieron un pecado atroz. Por la actitud que tomaron hacia el Señor Jesús y la verdad, y cómo pelearon contra Dios por el control sobre la gente, podemos ver que los fariseos no servían a Dios. Eran anticristos que odiaban la verdad y se oponían a Dios. Los pastores y los ancianos en el mundo religioso de hoy conocen bien la Biblia, pueden predicarla y algunas teorías teológicas, y parecen humildes y devotos. Pero ahora Dios se ha hecho carne para realizar Su obra, saben que la Iglesia de Dios Todopoderoso ha dado testimonio por años de que el Señor ha regresado, que está expresando la verdad y haciendo la obra del juicio, pero no solo no lo investigan, sino que se resisten locamente y condenan a Dios Todopoderoso. Se aferran a las palabras de la Biblia y a sus propias nociones e imaginaciones. Creen que el Señor solo puede venir sobre una nube, hablan todo tipo de herejías y hacen todo lo que pueden para engañar y atrapar a los creyentes, alejándolos del camino verdadero. Mantienen a las ovejas de Dios bajo su propio control y pelean contra Dios por ellos. Están haciendo lo que los fariseos hicieron. Odian la verdad y la obra de Dios, y se oponen a Cristo de los últimos días. Son malvados sirvientes y anticristos expuestos por la obra de Dios”.

Al escuchar lo que compartió mi corazón se iluminó. ¡La obra de Dios es muy sabia! La obra de Dios de los últimos días expone a esos hipócritas fariseos. Los pastores y los ancianos, esos “sirvientes del Señor” son solo sirvientes malvados que se resisten a Dios. ¡Son anticristos que niegan y se resisten a Cristo, demonios que devoran nuestras almas! Engañada por la falsa piedad del Pastor Jin, nunca antes pude discernirlo. Siempre pensé que servía al Señor, que era Su fiel sirviente, así que lo veía como mi padre espiritual. Cuando vi a los pastores y los ancianos en esa película y todo su esfuerzo para mantener a la gente alejada del camino verdadero, igual continué con mis nociones e imaginaciones, y creía que el Pastor Jin era diferente. Una vez que acepté la obra de Dios Todopoderoso y el Pastor Jin intentó detenerme muchas veces, finalmente vi su verdadero rostro hipócrita, y que era esencialmente un anticristo que odiaba la verdad y se oponía a Dios. Finalmente me liberé de los engaños y las ataduras de los fariseos y anticristos del mundo religioso. Regresé ante Dios y asistí al banquete de bodas del Cordero.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Pendiente de un hilo

Por Zhang Hui, China Jóven hermano: Acepté la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días hace más de un mes. Los pastores y ancianos no...