App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Sermones y comunión: ¿Qué es un verdadero vencedor?

232

¿Qué significa ser un vencedor? ¿Qué aspectos de la verdad debe tener un vencedor? ¿Podemos ver eso claramente? La forma en que la humanidad ve esto, Si él puede laborar en la obra del Señor y mantener Su nombre, él será un vencedor en el final. Pero eso no es correcto en absoluto. Vamos a ver lo que Dios tiene que decir. Él tiene normas para ser un vencedor. En el Apocalipsis 14:4-5, se profetiza: “Estos son los que no se han contaminado con mujeres, pues son castos. Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va. Estos han sido rescatados de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero. En su boca no fue hallado engaño; están sin mancha”. Ahora vamos a ver lo que Dios Todopoderoso nos dice. “Aquellos a los que Dios alude como vencedores son los que siguen siendo capaces de mantenerse como testigos, de conservar su confianza, y su devoción a Dios cuando están bajo la influencia de Satanás y bajo su asedio, es decir, cuando están entre las fuerzas de las tinieblas. Si sigues siendo capaz de mantener un corazón puro y tu amor genuino por Dios pase lo que pase, te mantienes como testigo ante Él, y esto es a lo que Él se refiere como ser un vencedor” (‘Debes mantener tu lealtad a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Quienes son hechos completos antes del desastre son obedientes a Dios, confían en Cristo, dan testimonio de Cristo y lo exaltan; son los hijos varones victoriosos y los buenos soldados de Cristo” (Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio). De la palabra de Dios podemos ver que vencedores son quienes siguen los pasos del cordero, quienes experimentan el juicio de Dios y el refinamiento en los últimos días, comprenden la verdad y obtienen conocimiento de Dios, quienes veneran a Dios y rechazan el mal. No importa cómo Cristo hace Su obra y habla, ellos obedecerán y serán fieles a Él, pase lo que pase. Bajo detención implacable y la persecución, del gran dragón rojo todavía comen y beben de la palabra de Dios, realizando su deber como una criatura. Incluso cuando ellos están sufriendo, no se quejan y son fieles hasta la muerte, produciendo un hermoso y verdadero testimonio de Dios. Esta es la gente hecha vencedores por la obra de Dios en los últimos días. Estos son sólo los niños-hombre victoriosos profetizados en la Biblia. […] ¿Qué sabéis vosotros de la obra y del carácter de Dios? ¿Conocéis las maneras en que Satanás intenta pervertir a la humanidad? ¿Habéis visto a través de su malvado carácter y esencia? ¿Odiáis al gran dragón rojo? ¿Tenéis una firme comprensión sobre cómo resiste y condena a Dios cada vez que puede? ¿Tenéis vosotros un verdadero conocimiento de vuestra propia esencia satánica y de vuestra naturaleza? ¿Habéis superado la carne y la influencia de Satanás sobre esta? ¿Honestamente reverenciáis y obedecéis a Dios mientras huís de la tentación del mal? ¿Qué sabéis del carácter de Dios? ¿De su carácter inherente? Si Dios encarnado expresa la verdad, ¿podéis comprometeros a obedecerle simplemente porque escuchasteis Su voz? Sí no tenéis estas realidades de la verdad, ¿cómo podéis ser vencedores? ¿Tiene eso algún sentido para alguien? Dios encarnado ha revelado a todos aquellos quienes no conocen a Dios. La verdad toda que Dios expresa, revela a todos aquellos quienes no aman la verdad. Aquellos quienes no aceptan la obra de Dios de los últimos días son quienes no conocen a Dios, y los arrogantes y vanidosos hijos de Satanás. ¿Cómo puede la gente ser vencedora? Esto es imposible.

del guion de la película de Ser arrebatados en el peligro

Todos aquellos que verdaderamente entienden la Biblia saben que el juicio del gran trono blanco profetizado en el Libro de Apocalipsis es una visión de la obra de juicio de Dios en los últimos días. El Dios Todopoderoso encarnado vino a expresar la verdad y a hacer Su obra de juicio en los últimos días, comenzando a purificar y salvar a la humanidad corrupta. Esto significa que el juicio del gran trono blanco ya ha comenzado. El juicio comienza en la casa de Dios. Dios hará primero un grupo de vencedores antes del desastre. Entonces, Dios traerá grandes desastres y comenzará a recompensar el bien y castigar el mal, hasta que esta era malvada haya sido destruida. El juicio del gran trono blanco de Dios en los últimos días quedará entonces completamente completado. Entonces Dios aparecerá abiertamente para comenzar una nueva era. Todos podemos verlo muy claramente ahora mismo. El presagio de los grandes desastres, cuatro lunas de sangre consecutivas, ya ha aparecido. Los grandes desastres están cerca. Cuando vengan los grandes desastres, cualquiera que se oponga, juzgue o se resista a Dios, y los de la misma calaña del diablo Satanás, serán destruidos en los desastres. ¿No es este precisamente el juicio del gran trono blanco? Podemos ver en las profecías de la Biblia que el regreso del Señor está separado en las dos etapas de la venida en secreto y la venida a la vista de todos. Al principio, el Señor viene como un ladrón, lo que significa que Dios encarnado llega secretamente para expresar la verdad y realizar Su obra de juicio en los últimos días. El propósito principal es hacer un grupo de vencedores. Esto cumple la profecía de que “el juicio debe comenzar en la casa de Dios”. La obra de juicio de Dios en los últimos días ya comenzó cuando Dios encarnado llegó secretamente para expresar la verdad y juzgar a toda la humanidad. La primera parte de la obra es comenzar el juicio en la casa de Dios. Con eso, Dios purifica y salva a aquellos que escuchan Su voz y son llevados ante Él, haciéndolos vencedores. Así se realiza la gran obra de Dios. Entonces comienzan los grandes desastres. Dios usará el desastre para castigar y destruir este viejo mundo. La obra de juicio de Dios en los últimos días llega así a su punto culminante. Cuando Dios aparezca abiertamente en las nubes, Su obra de juicio se habrá completado por completo. Como consecuencia, aparecerá el reino de Dios. Así se cumple la profecía de la nueva Jerusalén que desciende del cielo.

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino”

Contenido relacionado