Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 70: Comprendiendo los principios que conducen a la senda de práctica

Nacéis en la era moderna y todos con algo de experiencia y conocimiento. Sin duda tenéis mucho más conocimiento que aquellos de la generación anterior y también entendéis más que ellos. De acuerdo con todas las aptitudes que las personas modernas poseen no debéis estar confundidos cuando hacéis algún trabajo en el curso de vuestra creencia en Dios entonces, ¿por qué estáis tan poco familiarizados con el asunto de la creencia en Dios? ¿Por qué os es tan difícil hacer la obra al entrar a la familia de Dios? ¿Por qué os es tan difícil actuar en conformidad con los principios y con la verdad? ¿Tratasteis de encontrar la razón? Leéis algunas de las palabras de Dios y algunos de vosotros decís: “Puedo orar y leer estas palabras durante un mes, orarlas y leerlas todos los días y siento mucho gozo y siento mucho la iluminación del Espíritu Santo.” Y algunos decís: “Considero estas palabras todos los días, les doy una mirada por lo menos 10 ó 20 minutos y siento que estoy cara a cara con Dios, que estoy teniendo una conversación franca con Dios. Siento que Dios está justo ahí delante de mí y que está dentro de mi corazón. Leyendo estas palabras siento mucho gozo en mi corazón.” Sin embargo no comprendéis el verdadero significado de estas palabras y no sabéis cómo aplicarlas si algo os pasa. Y aun así cada vez que las leéis sentís mucho gozo. ¿Cuenta esto como poseer la realidad de la verdad? ¿Alguna vez habéis tenido momentos en los que os sentisteis así? Os podéis sentir muy conmovidos después de leer un pasaje de la palabra de Dios y sois capaces de aprenderlo de memoria pero no sabéis lo que Dios quiere decir cuando Él habla estas palabras, cuál es la verdad de ellas, qué verdad expresan o de qué aspectos de la voluntad de Dios y de Sus requisitos se está hablando. ¿Puede esto contar como poseer la realidad de la verdad? (No, no puede.) Entonces, ¿qué quiere decir no poseer la realidad de la verdad? ¿Y qué quiere decir poseer la realidad de la verdad?

Algunas personas leen las palabras de Dios como si estuvieran examinando las características de las palabras y, cada vez que las examinan, invierten 10 ó 20 minutos haciendo esto. Se sienten muy conmovidas después de orar y leer un cierto pasaje cada día; ¿es este sentimiento de ser conmovido la realidad de la verdad? Además, son capaces de recitar con frecuencia estas palabras de memoria con el fin de ayudar a los demás y usarlas para animarse, apoyarse y proveerse; ¿cuenta esto como poseer la realidad de la verdad? ¿Qué es esto? Decidme, este sentimiento de ser conmovido, este sentimiento en sus corazones, ¿cuál es la situación aquí? (Es tener algún conocimiento perceptivo.) ¿Qué incluye el conocimiento perceptivo? (Ser capaz de entender el significado que estas palabras están expresando pero ser incapaz de comprender el significado interno y no entender la voluntad de Dios.) ¿Cuál es el significado interno? (Experiencia práctica.) ¿A qué se aplica por lo general la experiencia práctica? ¿A qué se refiere la experiencia práctica? (Principios.) ¿Cuáles por lo general son los principios? ¿No es la realidad de la verdad? Para decirlo simplemente, es la verdad de estas palabras. Estas palabras tienen la verdad y las personas aplican esta verdad a la realidad, la experimentan y tienen conocimiento de ella. Este no es un conocimiento perceptivo sino una experiencia práctica, un sentimiento práctico y un conocimiento práctico; esto es lo que quiere decir la realidad de la verdad. Entonces, ¿sabéis ahora de qué verdades tenéis experiencia y con qué verdades poseéis la realidad de la verdad? ¿Alguna vez habéis tenido ese sentimiento donde tomáis un pasaje de las palabras de Dios, leéis las palabras literalmente y las comparáis contra vuestra propia condición y después os sentís increíblemente conmovidos y sentís que las palabras de Dios están hablando de vosotros, que están dirigidas a vuestra propia condición? Y vosotros os beneficiáis de estas palabras, ganáis alumbramiento e inspiración, ganáis provisión, sentís que las palabras de Dios son grandiosas, os sentís felices y después vuestra condición da una vuelta en U. Pensáis: “Estoy bien. Entiendo las palabras de Dios. Sé lo que Dios quiere decir cuando dice estas cosas. Ahora estoy en posesión de la realidad de la verdad.” ¿Alguna vez os habéis sentido así? ¿Habéis tenido a menudo este tipo de sentimiento? (Sí.) Entonces después de que tuvisteis este tipo de sentimiento, ¿sentisteis que habías obtenido realmente la verdad dentro de este pasaje de las palabras de Dios? (No.) ¿Cómo se mide esto? ¿Sabéis? Ya que no os sentisteis de esta manera después, el sentimiento que tuvisteis fue sin duda un sentimiento perceptivo y temporal de ser conmovido. Esto definitivamente no fuisteis vosotros obteniendo la realidad de la verdad ni fuisteis vosotros entrando en la realidad de la verdad; ¿en qué estabais entrando? Fuisteis vosotros entrando en el nivel literal del significado de esas palabras.

Ahora todos vosotros tenéis alguna estatura y todos entendéis un poco. Tenéis algo de conocimiento perceptivo de lo que es entender los significados literales y lo que es entender la verdad. Todos vosotros sabéis que el mero entendimiento de los significados literales sólo son palabras y doctrinas y eso no puede resolver ningún problema. Así que, ¿cómo puedes hacer que estas palabras se vuelvan tu vida y transformarlas en tu vida? Es decir, ¿cómo puedes tener estas palabras de Dios forjadas en ti y transformadas en tu vida? ¿Has tenido esta clase de experiencia? No les permitas ser doctrinas ni significados literales; más bien, considéralas como vida, como verdad, transfórmalas en tu vida, en tu realidad y vívelas. ¿Cómo logras esto? (Introduce las palabras de Dios en tu vida real y practícalas y practícalas en cada diminuta cosa que pasa en la vida.) Esto es lo mínimo que debes hacer y es el primer paso que necesitas lograr. ¿Qué debes hacer después? Algunos de vosotros habéis creído en Dios durante 20 años y estoy sorprendido de que no sepáis acerca de esto. No sabes cómo experimentar las palabras de Dios o cómo comer las palabras de Dios y llevarlas dentro de ti para que se conviertan en tu realidad y se vuelvan tuyas. Las palabras de Dios y la verdad son la vida. ¿Qué problemas resuelves usándolas? Resuelves tu carácter corrupto: tu rebeldía, tus concepciones, tus imaginaciones, tu carácter arrogante; se usan para resolver estas cosas, ¿no es así? ¿Alguna vez habéis tenido una experiencia por medio de la cual algún pasaje de las palabras de Dios resuelve un aspecto de vuestro carácter corrupto, por medio del cual estáis experimentando ese aspecto y estáis usando las palabras de Dios para resolver vuestro problema de ese aspecto? ¿O alguna vez habéis tenido esta experiencia por medio de la cual sentís que las palabras de Dios se pueden convertir en la vida del hombre, resolver su carácter corrupto, resolver su rebeldía, que las palabras de Dios pueden proveer para el hombre y ayudarlo todas las veces, mostrarle el camino y darle dirección? (Sí.) ¿Cuáles de vuestras faltas y problemas resolvieron las palabras de Dios? ¿Qué aspectos de vuestro carácter corrupto resolvieron?

¿Recitar las palabras de Dios puede resolver los problemas del carácter corrupto? ¿Se pueden resolver los problemas de corrupción difundiendo frecuentemente las palabras de Dios y hablando siempre las palabras de Dios con los demás? ¿Pueden los problemas del carácter corrupto resolverse dirigiendo siempre las palabras de Dios a otras personas y predicándoles? (No.) Entonces, ¿cómo se puede resolver el carácter corrupto del hombre? ¿Ejerciendo coerción? ¿Tapándolo? ¿Hablando menos? ¿No haciendo nada? ¿Encontrando algún lugar para esconderse? (No.) Entonces, ¿qué deben hacer las personas? (Enfrentando nuestros propios problemas y conociéndonos por medio de las palabras de Dios.) Conociéndoos por medio de las palabras de Dios y checándoos contra ellas, ¿correcto? Así que después de que os hayáis checado contra las palabras de Dios, ¿cómo, entonces, resolvéis vuestro carácter corrupto? ¿Sabes qué es lo más importante cuando estás practicando la verdad? Le decimos a menudo, ¿no es que primero, antes que nada, debes comprender los principios? ¿Qué son los principios? Los principios son el lado práctico de la verdad. En un nivel literal, piensas que las palabras de Dios son la verdad pero no captas los principios detrás de ellas; sientes que las palabras son correctas pero no sabes nada acerca de su lado práctico, a qué se dirigen, a qué condición se dirigen y no puedes comprender las sendas y los principios de práctica que te muestran. Para ti, esta verdad es sólo una doctrina. Pero en el momento que comprendes los principios detrás de estas palabras, y cuando estás dispuesto a pagar el precio y eres capaz de ponerlas en práctica, y cuando estás dispuesto a buscar la verdad y eres capaz de poner la verdad en práctica, entonces obtendrás esa verdad. Y a medida que estás obteniendo esa verdad, tu carácter corrupto está siendo resuelto poco a poco y esa verdad se está forjando en ti. Cuando eres capaz de poner la realidad de la verdad en tu práctica, y cuando haces tu deber, haces todo y te conduces de acuerdo con el principio para practicar esta verdad, ¿no eres entonces cambiado? ¿En qué clase de persona has cambiado? Sobre todo, has cambiado en alguien que está en posesión de la realidad de la verdad. Alguien que actúa con principios ¿es alguien que está en posesión de la realidad de la verdad? ¿Y alguien que actúa con principios es alguien que está en posesión de la verdad? ¿Es capaz de conformarse a la voluntad de Dios alguien que está en posesión de la verdad? (Sí.) Así es como funciona. ¿Entiendes? ¿Es complicado? (No.)

Las personas siempre dicen, “No tengo la verdad, no tengo la verdad” pero, ¿qué quiere decir no tener la verdad? Quiere decir que las personas no actúan con principios, no han entendido la realidad de la verdad ni han comprendido la esencia de la verdad o su lado práctico. Solamente entiendes el significado literal pero no tienes idea acerca del lado práctico de la verdad y entonces no actúas con principios, no puedes hacer nada y tus manos están atadas sin saber cuál es la situación. Por lo tanto, a pesar del hecho de que todos vosotros tenéis algunas habilidades y que la mayoría de vosotros sois buenos en el trabajo profesional, en particular hay algunos que son especialmente competentes en ciertas habilidades o trabajo profesional, ¿por qué os es tan difícil aplicar estas habilidades al hacer vuestros deberes? ¿Es porque no tenéis potencial? ¿Es porque sois sin educación? ¿Es porque nunca estudiasteis esas habilidades a la perfección? Esto se puede decir de algunas personas pero no es el caso con otras. No podemos agrupar a todos y cortarlos por el mismo patrón. No importa qué tan educado seas, qué tan culto, de cuántas profesiones o técnicas seas capaz, ¿de qué sirven estas cosas si no has obtenido la verdad y no entiendes la realidad de la verdad? No sirven para nada. Muchas personas están confundidas y parecen estúpidas cuando comienzan a hacer cosas en la familia de Dios. Les resulta difícil de tratar. ¿Por qué no parecen estúpidas después de que han pasado uno o dos años? ¿Por qué no se han acostumbrado a las cosas? ¿O han progresado en ciertos aspectos? ¿Qué han obtenido que haya resuelto este problema? (Entienden un poco de la verdad y pueden actuar un poco con principios.) Pueden actuar de cierto modo con principios y entienden un poco de la verdad ¿y también no actúan un poco con dirección? ¿Cómo se llama esto? ¿Es que han comenzado a entrar a la realidad de la verdad? Es que han comenzado a entrar a la realidad de la verdad. Cuando hacéis algunas cosas ahora, ¿no os sentís más seguros que antes? Antes os sentiste inseguros diciendo: “¿Es correcto hacer esto de esta manera o no?” Nadie supo, así que hicisteis las cosas a ciegas. Y después, estabais siendo tratados o no podíais obtener ninguna aprobación, diciéndoseos siempre que estabais equivocados por lo que vuestros corazones se sintieron tristes. ¿Qué pensasteis en aquella época cuando estabais siendo tratados? ¿Pensasteis, “¡Los de arriba son tan severos! Nunca podemos obtener ninguna aceptación. Esto no está bien, aquello no está bien. Esto no es correcto, aquello no es correcto. ¿Por qué siempre no están controlando?”? Tuvisteis un ataque de mal humor ¿y os sentisteis rebeldes? (Sí.) ¿Y cómo os sentís ahora? ¿Os sentís ahora mucho mejor? (Sí.) ¿No han probado los hechos que los requisitos de vosotros por parte de los de arriba han sido adecuados en su mayoría? (Sí.) ¿Os han beneficiado? (Sí.) ¿Ha habido principios detrás de los requisitos de vosotros? (Sí.) Habéis comprendido algunos principios, ¿no es así?

Creer en Dios no es como aprender alguna habilidad donde, siempre y cuando te esfuerces, entonces puedes triturar un mortero de hierro en una aguja en tres años o cinco años. La creencia en Dios depende más en la sinceridad propia no solamente en los esfuerzos propios. Uno debe usar su corazón, practicar verdaderamente y esforzarse realmente. Uno no sólo debe pagar el precio sino que también debe tener creencia en su corazón y debe tener la dirección correcta y estar en la senda correcta. Cuando las personas creyeron en Dios en la Era de la Gracia, al principio no podían leer la mayoría de las palabras en la Biblia y no sabían lo que significaban; después de creer durante tres o cinco años, fueron capaces de recitar algunos de esos capítulos que a menudo habían mencionado y sintieron que habían obtenido algo, creyendo que su creencia en Dios había dado fruto. Después de creer durante otros ocho o diez años, fueron capaces de recitar la mayoría de las frases y capítulos bien conocidos y fueron capaces de leerlos; después de otros ocho o diez años, se volvieron creyentes veteranos que podían predicar sermones, yendo pasaje por pasaje a través de la mayoría de las historias en la Biblia, predicándolos y leyéndolos en voz alta a los demás y sintieron que estaban calificados, que eran lo suficientemente buenos y que entrar en el reino del cielo no era problema. Considerando ahora la forma en la que pensaron, ¿no fue absurda? ¿Pueden las personas obtener algo creyendo en Dios de esa manera? (No.) ¿Qué obtienen principalmente las personas creyendo en Dios? ¿Habéis llegado a alguna comprensión espiritual sobre la importancia de creer en Dios? ¿Habéis tenido algunos discernimientos prácticos? ¿Cuál exactamente es el punto de creer en Dios? ¿Cuál es exactamente el significado de cada palabra que Dios le dice al hombre? ¿Tienes algún conocimiento de esta pregunta? ¿Alguien siente que Dios continúa demasiado y que sería grandioso si Su libro fuera como un libro ilustrado de cuentos para un niño, de cerca de 10 páginas, que sería suficiente leer sólo un tanto así en toda la vida propia y que sería aceptable sólo leer y entender ese tanto? ¿No sería grandioso si fuera así de fácil? Sientes que hay demasiadas palabras y estás un poco harto de leerlas. Cuando las lees te cansas y te quieres ir a dormir por un rato. Y cuando te despiertas sientes que debes esforzarte para creer en Dios y que si no crees, entonces no obtendrás nada y entonces debes seguir leyendo. No importa cuánto leas, no puedes profundizar en eso. En particular, cuando los jóvenes no tienen nada que hacer, desean conectarse y ver todo tipo de juegos, las noticias, temas candentes o las tendencias actuales o qué ropa es popular en el mercado y qué palabras están en boga. Después de ver estas cosas se sienten perturbados y tienen un sentimiento de maldad, sienten que han sido dañados por el diablo, pensando: “¿Qué puedo hacer? ¿Cuándo seré capaz de vencer esto?”

Todos los jóvenes tienen algunas preferencias y todos tienen estas cosas en sus mentes. Esto es normal, no pienses en eso como una clase de crimen imperdonable, pero tampoco le des rienda suelta. Tener preferencias está bien, jugar de vez en cuando para relajarse está bien, dar un paseo o una vuelta está bien, sólo no seas negligente en tus deberes. Debes orar a menudo, pedirle a Dios que te escudriñe, te proteja y debes guardar silencio delante de Dios, hacer bien tus deberes. Esta es la prioridad de la creencia en Dios. No importa cuántos años tengas, joven, de mediana edad, casado o soltero, las personas te odian cuando eres negligente en tus deberes. Cuando eres negligente en tus deberes, queriendo haraganear todos los días, queriendo siempre dar una vuelta, no hacer nada, jugar o entablar una conversación en un cotorreo, entonces a nadie le agradarás donde quiera que vayas. ¿A los padres les gustan los hijos así? (No, no les gustan.) No le agradas a tu papá ni a tu mamá; ¿le agradas a Dios? A Él definitivamente no le agradas. Así que, ¿qué haces ya que a Él no le agradas? (Hacer nuestros deberes.) Un aspecto es hacer tus deberes; otro es que los jóvenes deben tener un programa para sus vidas. ¿Qué quiero decir con “programa”? Quiere decir saber lo que estás haciendo durante cualquier periodo de tiempo en tu vida, hacer lo que se supone que debes estar haciendo, hacer las cosas de acuerdo con el tiempo, de acuerdo con tu plan, ser disciplinado, tener reglas y no vivir despreocupado, no ser disperso. Tan pronto como alguien vive despreocupado y es disperso, haciendo lo que sea que lo haga feliz, sin reglas ni restricciones, entonces se acabó para él y esa clase de persona no es capaz de lograr nada. Tú crees en Dios y no es que la familia de Dios tenga requisitos estrictos de ti. Si estuvieras en una compañía o en una unidad de trabajo y actuaras despreocupado y siempre fueras descuidado, tomando dos horas para hacer algo que debería tomar 10 minutos, yendo a tomar agua mientras se supone que debes estar haciendo algo o yendo al baño o dando una vuelta o teniendo una charla con alguien, entonces nadie querrá contratarte donde sea que vayas y a nadie le agradarás. ¿No es así? ¿Qué clase de persona les gusta a las personas por lo general? (Las personas que trabajan eficientemente.) Las personas que son eficientes, creíbles y fiables en sus acciones, que están dispuestas a pagar el precio, que ponen manos a la obra en el trabajo, que hacen las cosas con cuidado, que se puede confiar en ellas y que pueden asumir responsabilidades; son personas buenas, personas buenas que dan la talla. Y si son personas que también entienden la verdad, que actúan con principios, que no son desidiosas en el trabajo, que pueden satisfacer la voluntad de Dios y que se conforman a la verdad, ¿en qué clase de persona se convierten? ¿No se convierten en una buena persona que posee la verdad? ¿No vive una vida gloriosa alguien así?

Por lo tanto, no importa qué preferencias tuvieran antes los jóvenes, si era acostarse tarde, levantarse tarde o hacer ocurrencias, algunos malos hábitos tienen que cambiar y os debéis volver alguien con disciplina, con humanidad, que piensa correctamente, que habla y actúa con principios. No ignoréis este asunto. Sobre todo, debéis tener un plan para vuestra vida diaria para lo que tengáis que hacer y cómo hacerlo cada día de la semana, qué cosas hacer y cómo hacerlas durante cada periodo de cada día; hacer un horario que os diga a qué hora descansar, a qué hora hacer vuestros deberes, a qué hora ocuparos de algún asunto personal, a qué hora levantaros en la mañana y qué hagáis después de levantaros. Si vuestro trabajo no está normalmente ocupado cuando os levantáis en la mañana, y si el tiempo no es muy apremiante, ¿no debéis hacer vuestras devociones espirituales? Este es el asunto principal número uno después de que abrís vuestros ojos. Si no hay regularidad en vuestra vida espiritual entonces vuestra fe no podrá progresar. Sobre todo, vuestra vida debe tener reglas. El primer asunto del día son las devociones espirituales y vuestras devociones espirituales cada día deben estar garantizadas; orad y leed las palabras de Dios, orad en silencio, cantad himnos, meditad en las palabras de Dios, comed y bebed más las palabras de Dios, encontrad personas que entiendan hablar con vosotros, encontrad hermanos y hermanas con quienes hablar, buscad resolver vuestras dificultades, examinad que carácter corrupto habéis revelado durante este tiempo, examinad las cosas que habéis hecho que no se conforman a la voluntad de Dios, las cosas que han ido contra la verdad y las cosas que no tienen humanidad ni moralidad. Debes resumir todos y cada uno de los periodos de tiempo, anotar en tu cuaderno. De esta manera, sin darte cuenta, tu corazón se tranquilizará delante de Dios y te llegará a gustar la vida de creer en Dios. Después no tendrás gran interés en aquellas cosas afuera que están relacionadas con comer, jugar o las tendencias, cada vez verás con menos frecuencia esas cosas y cada vez tendrán menos habilidad para atraerte y tentarte.

¿Todavía queréis algunas veces ir mirando esto o aquello? (Sí.) Así que, ¿cómo lo manejáis? ¿Hay un principio que uséis? ¿Está bien hacer cualquier cosa que os haga felices? Cuando queréis mirar esas cosas entonces las veis por más tiempo y cuando no queréis ver esas cosas no las veis por tanto tiempo y hacéis vuestro deber por un rato. ¿Es esta una forma aceptable de ocuparse de las cosas? (No.) ¿Por qué? ¡Es dejar que las cosas tomen su curso! (Es indulgencia de la carne.) Si actúas así entonces tu vida no será capaz de madurar, no serás capaz de hacer tu deber bien y no serás capaz de obtener la verdad. Déjame ser franco: Si crees de esta manera entonces no serás capaz de obtener la verdad y te será inútil pasar aquí tus días. ¿Queréis obtener la verdad? ¿Queréis vivir una semejanza humana? (Sí.) Entonces, ¿cuál debe ser el primer paso? Debéis planear vuestra propia vida.

Con relación a la mayoría de los jóvenes que creen en Dios, están siguiendo a sus padres en su creencia o creen porque están bajo la influencia de sus familias. Si ellos mismos no se sienten especialmente sedientos, entonces no están demasiado interesados en creer en Dios y especialmente en términos de buscar la verdad nunca son capaces de despertar mucho entusiasmo. Cuando vienen a las reuniones, sus párpados comienzan a pelear para permanecer abiertos y cuando no están en las reuniones, están llenos de vida, pueden estar sin dormir toda la noche. Una razón es que esta humanidad corrupta no tiene gusto por la verdad y su naturaleza es que no le gusta la verdad; otra razón es que, cuando las personas tienen alrededor de 20 años de edad, no tienen idea de hacer su deber o no hacer su deber y son muy débiles en los conceptos de la vida humana, el destino que espera, la creencia en Dios, las cosas creadas, el Creador, los cielos y la tierra y todas las cosas y su conciencia es muy confusa y poco clara; agrega a eso el gran poder de seducción que todo tipo de información en el mundo mortal de hoy y las tendencias tienen en las personas y a los corazones de las personas les resulta difícil tranquilizarse. Vosotros mismos tenéis estas condiciones, y si en este ambiente externo no reguláis vuestras propias vidas, entonces os resultará difícil continuar. Ahora en este ambiente de la creencia en Dios y la realización de vuestros deberes, todos parecéis estar aquí seguros y a salvo y sois capaces de hacer vuestros deberes. Si regresarais a casa entonces algunos de vosotros podéis no ser capaces de permanecer firmes. Este ambiente actual es de gran beneficio para vosotros. Si comprendéis esta oportunidad, entonces dentro de dos o tres años seréis capaces de estabilizar los fundamentos de vuestra creencia en Dios. Cuando albergáis el hábito de una vida espiritual normal, os interesáis en la verdad, os interesáis en creer en Dios, os serenáis en muchas visiones de la creencia en Dios y en la manera en que debéis caminar en vuestra creencia en Dios y os volvéis perfectamente definidos en estas cosas, entonces vuestros fundamentos se pondrán y se estabilizarán. Entonces seréis capaces de permanecer firmes en cualquier ambiente.

Justo ahora lo más importante es poner los fundamentos tan pronto como sea posible. ¿Cómo ponéis los fundamentos? Antes que nada, ¿cómo practicáis? Antes que nada, haz un plan para tu vida diaria: a qué hora llevas a cabo tus devociones espirituales cada día, a qué hora oras y lees las palabras de Dios, qué hora para tus actividades libres, cómo manejar las cosas cuando surgen, con qué principios hacerlas, qué principios y estándares necesitas para hacer bien tus propios deberes; todas estas cosas se deben determinar. Debes practicar en estricta conformidad con este horario. Cuando tu vida tiene orden, no te sentirás tan aburrido y, además, principalmente pondrás los fundamentos en el aspecto de la entrada a la vida por medio de tu creencia en Dios. Sin darte cuenta llegarás a entender algunas verdades; no estarás confundido y sin entender nada del asunto de la creencia en Dios ni serás indiferente a él. Ve y practica en estricta conformidad con tu propio plan, ve y vive cada día y, cuando te encuentres con alguna dificultad o problema o tu condición no esté bien, entonces debes apegarte a él, examinarlo y no abandonarlo. Entonces, busca las palabras de Dios para que te puedas checar contra ellas, encuentra la senda de práctica y esfuérzate por resolverla. A veces estás en una condición negativa y debes examinar porqué sería esto. ¿Es porque no has alcanzado tus propios objetivos o que tus propios intereses han sido dañados o que has perdido prestigio o es porque tienes deseos extravagantes? ¿Por qué volverse negativo? ¿Cuál es la situación aquí? Examínate y esfuérzate por dejar atrás esa negatividad tan pronto como puedas. ¿Sabes por qué las personas siempre son tan negativas? ¿Pueden las personas todavía ser negativas después de que han entendido la verdad? ¿Puede la verdad resolver las condiciones negativas de las personas? (Sí.) Es bueno que os sintáis de esta manera. Haz un plan para lo que estás haciendo cada día, tu vida debe tener orden; el primer paso de la humanidad normal es que la vida tenga orden. No puedes vivir sin restricciones y ser autoindulgente. Si quieres creer bien entonces los fundamentos de tu creencia en Dios se deben estabilizar primero. Primero pon los fundamentos y después, gradualmente, poco a poco, abandona tus caminos perniciosos, tu mal comportamiento, tus malos hábitos y los malos caminos en los que vives y vuélvete alguien con humanidad y alguien que vive con humanidad normal. Tu vida espiritual se debe volver normal, tu vida con humanidad normal también se debe volver normal y debe ser ordenada, no descuidada. De esta manera, no sólo serás capaz de hacer bien tu deber y tener tu deber garantizado, sino que también serás capaz de progresar en la vida de creer en Dios y tener orden en esta vida y esta vida se volverá cada vez más normal. Cuando tu vida espiritual se vuelve cada vez más normal, sin duda cada vez verás más claramente el asunto de creer en Dios y cada vez entenderás más la importancia de la creencia en Dios. Los asuntos mundanos, las tendencias de la sociedad, las cosas que te atraen y te seducen, cada vez serás más capaz de renunciar a estas cosas. ¿Tenéis la resolución de volveros una persona genuina? (¡Sí!)

Antes de que alguien haya obtenido la verdad, su estatura es demasiado inmadura y estas cosas afuera son capaces de engancharlo muy fácilmente y a su corazón le resulta difícil tranquilizarse, su corazón no está bajo su propio control. Si eres incapaz de obtener la verdad, tu corazón no es tuyo; entonces, ¿de quién es? Está siendo controlado por Satanás, no por ti. Por lo tanto, debes buscar la verdad sin reservas. Cuanto más practiques más obtienes y cuanto más obtienes más entiendes y más estatura tendrás para resistir estas seducciones, ambientes y todo tipo de herejías y falsedades del exterior. Cuando puedes discernir estas cosas y las puedes llegar a comprender, entonces las puedes resistir; si no las puedes discernir ni las puedes llegar a comprender, entonces serás incapaz de resistirlas. Por lo tanto, cuando tu estatura es inmadura, debes esmerarte por ejercer control y no ser depravado con relación a muchas cosas, debes cooperar, tener resolución. Debes aprender a dominarte, venir seguido delante de Dios, dejar que Dios te guíe y te discipline, aceptar la disciplina de Dios, aceptar el castigo de Dios y obedecer de corazón. Lentamente llegarás a saber que todo lo que Dios hace es bueno, que la mano de Dios nunca te ha dejado, que Dios está a tu lado y, de esta manera, percibirás cada vez más la verdadera existencia de Dios y tu corazón cada vez se volverá más sincero y más fuerte siempre en su creencia en Dios. Cuando tu creencia en Dios es siempre más fuerte, ¿no aumenta tu fe? Cuando tu fe aumenta, ¿no madura tu estatura? La madurez de estatura no depende de si alguien es viejo o joven. Si buscáis sinceramente durante tres o cinco años, alcanzaréis la fe verdadera en Dios y entenderéis mucho de la verdad; aunque podáis ser jóvenes, vuestra estatura todavía puede ser madura. No es necesariamente el caso que una persona mayor que ha creído durante muchos años tendrá estatura, que un joven no puede tener estatura. Esto no es como lo es con creer en Dios; Dios no muestra favor a uno sobre otro. No importa qué tan joven seas, si tienes experiencia, si siempre aceptas la verdad, siempre aceptas la disciplina de Dios, siempre aceptas el escrutinio de Dios, eres capaz de abandonar las cosas y renunciar a tus propios intereses, tu amor propio y puedes aceptar el refinamiento y las pruebas de Dios, entonces obtendrás mucho y tu estatura será madura. Cuando tu estatura es madura, tu fe en Dios será grande y tu creencia será verdadera y habrá mucho dentro de ti que es capaz de obedecer a Dios y mucho del desempeño de tu deber será adecuado y normal.