INICIO LIBROS
A-
A+

Yo encontré la luz verdadera

Qiuhe, Japón

Nací en el seno de una familia católica. Desde pequeño asistía a misa a la iglesia con mis abuelos. Debido a la influencia de mi entorno y a mi creencia en Dios aprendí a cantar muchas escrituras diferentes y a practicar diversos rituales.

En 2009 llegué a Japón a estudiar. En una ocasión, en la habitación de la residencia de un compañero, conocí por casualidad al líder de un pequeño grupo cristiano que había venido a difundir el evangelio. Pensé: “Los protestantes y los católicos creen en el mismo Dios. Ambos creen en el Señor Jesús”. Como consecuencia, acepté la invitación del líder del pequeño grupo para ir con él a la iglesia. Después de escuchar predicar a los pastores y de oír hablar sobre la Biblia a algunos hermanos y hermanas, adquirí cierto entendimiento sobre la vida del Señor Jesús. Esto hizo que tuviera más fe en el Señor. Sin embargo, pasados unos meses, los pastores y los predicadores nos pedían que donáramos el diezmo todas las semanas. También, cada semana, teníamos que distribuir panfletos para difundir el evangelio. A veces estábamos tan cansados que nos quedábamos dormidos durante el servicio del domingo. Ya no teníamos una rutina normal en nuestra vida. Por aquel entonces algunos de nosotros estábamos trabajando y estudiando a la vez. No sólo teníamos que ganar dinero para pagar nuestros estudios, sino que también necesitábamos dinero para nuestros gastos diarios. Nuestras vidas ya eran bastante difíciles, pero aun así querían que les entregáramos nuestro tiempo y nuestra energía. Estábamos sometidos a mucho estrés y dolor. Gradualmente, descubrí que los pastores y los predicadores no eran realmente personas que servían al Señor. Normalmente, puesto que ellos eran quienes pastoreaban la iglesia, deberían haber estado ayudándonos a crecer en nuestras vidas espirituales. Sin embargo, no les importaban nuestras vidas. No pensaban en nuestros problemas prácticos en absoluto. En lugar de eso, querían nuestra energía y nuestro dinero. Lo único que hacían era ayudar a ampliar su iglesia y consolidar su posición y su influencia. En aquel momento nos sentimos como si hubiéramos sido engañados. A consecuencia de ello algunos de mis hermanos y yo dejamos la iglesia.

Después de abandonar esa iglesia encontré una iglesia católica que estaba situada en la cima de una montaña. Las personas que había en la iglesia eran japonesas. Asistí a misa unas cuantas veces, pero sentía que no me beneficiaba espiritualmente. Además no me resultaba muy conveniente asistir a la comunicación, así que también la abandoné. De esta manera, llevaba una vida confusa y vacía, carente de dirección y de propósito… Esto continuó hasta octubre de 2016. La hermana Liang, a quien había conocido en la iglesia protestante en el pasado, se puso en contacto conmigo repentinamente, me preguntó cómo estaba y me invitó a verla. Pensé en lo decepcionante que había sido mi experiencia con la iglesia protestante aquel año y rechacé la invitación de la hermana Liang por ese motivo. Sin embargo, la hermana Liang volvió a invitarme una y otra vez y por respeto a sus sentimientos decidí reunirme con ella.

Por medio de la hermana Liang conocí a la hermana Ma y a la hermana Fang. Un día me hablaron sobre muchas de las profecías de la Biblia. Me hablaron de la obra de Jehová Dios y del Señor Jesús. Su entendimiento era muy fresco y hablaban de cosas que yo no había oído nunca. Les hablé acerca de la oscura situación que presencié en la iglesia y de cómo estaba tan frustrado con mi incapacidad de obtener alimento espiritual de la iglesia que ya no estaba dispuesto a asistir a las reuniones. La hermana Fang dijo: “Nosotras también hemos experimentado lo que has experimentado tú. En la actualidad, todo el mundo religioso está en una situación oscura y desolada. Dentro de esto hay que buscar las intenciones de Dios y la verdad. En la actualidad nos encontramos en los últimos tiempos del mundo. El Señor Jesús predijo: ‘Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará’ (Mateo 24:12). La iniquidad está cada vez más extendida en el mundo religioso estos días. Los pastores y los ancianos no siguen las enseñanzas del Señor ni obedecen Sus órdenes. Sólo predican y trabajan por su posición. Siempre se exaltan y dan testimonio de sí mismos para que otros los miren y los adoren. Hacen que otras personas donen y difundan el evangelio. Sólo de nombre, dicen que su propósito es salvar las almas de las personas, pero en realidad no llevan a las personas a experimentar las palabras del Señor ni las ayudan a poner en práctica las palabras del Señor. Sólo quieren que otras personas los obedezcan. Están ansiosos de que otras personas los traten como a Dios. Hace mucho tiempo que empezaron a caminar por la senda del anticristo que es hostil a Dios. Han perdido la obra del Espíritu Santo y han sido abandonados por Dios. Piensa en el período tardío durante la Era de la Ley cuando el templo estaba desolado y se había convertido en una guarida de ladrones. Los sacerdotes hacían ofrendas menores mientras que la gente común intercambiaba dinero y vendía bueyes, ovejas y palomas dentro del templo. Pero la disciplina y el castigo de Dios no cayeron sobre ellos. ¿Por qué? Los sumos sacerdotes, escribas y fariseos que servían a Dios no obedecían la ley, eran hipócritas y engañaban a las personas, y habían llevado a los elegidos de Dios a la senda de resistirse a Dios. Esto llevó a que Dios los detestara y los rechazara y a que el templo perdiera la obra del Espíritu Santo y se convirtiera en una guarida de ladrones. Para salvar a las personas de ser condenadas a muerte por la ley, Dios se hizo carne por primera vez, llevó a cabo la obra de la redención bajo el nombre de Jesús, empezó la Era de la Gracia y concluyó la Era de la Ley. Acto seguido, la obra del Espíritu Santo pasó a las personas que aceptaron al Señor Jesús. El templo ya no tenía la obra del Espíritu Santo. En la actualidad, el Señor Jesús ha vuelto como se predijo. Ya ha vuelto en la carne. Él es Dios Todopoderoso, Cristo en los últimos días, y ha empezado a expresar la verdad y a hacer la obra de juicio empezando por la casa de Dios. La obra del Espíritu Santo ha pasado a aquellas personas que han aceptado la obra de Dios de los últimos días. Puesto que el mundo religioso no ha seguido el ritmo de la obra de Dios y muchos pastores y ancianos condenan la nueva obra de Dios y se resisten a ella, esto ha llevado a Dios a odiarlos y maldecirlos. Esta es la fuente de la oscuridad y la desolación del mundo religioso”.

Después las hermanas leyeron un pasaje de las palabras de Dios para que yo tuviera un entendimiento claro. Precisamente porque Dios ha vuelto a obrar de nuevo, la obra del Espíritu Santo ha cambiado. Todas las sectas que no tienen la obra del Espíritu Santo se han vuelto cada vez más oscuras y desoladas. Dios Todopoderoso dijo: “Su obra en otros lugares cesará, y las personas serán obligadas a buscar el camino verdadero. Será como José: todos fueron a él por comida y se postraron ante él porque él tenía cosas para comer. Con el fin de evitar la hambruna, las personas serán obligadas a buscar el camino verdadero. Toda la comunidad religiosa está sufriendo una severa hambruna, y sólo el Dios de hoy es la fuente de agua viva, que posee la fuente que siempre fluye provista para el disfrute del hombre, y las personas vendrán y dependerán de Él. Ese será el tiempo cuando las obras de Dios sean reveladas y Dios sea glorificado; todas las personas en todo el universo adorarán a este ‘hombre’ común y corriente. ¿No será este el día de la gloria de Dios?” (‘El Reino Milenario ha llegado’ en “La Palabra manifestada en carne”). Cuando recordé la situación que vi en el protestantismo y en el catolicismo, se confirmó más en mi corazón que las palabras de Dios Todopoderoso hablaban de la situación actual. Sus palabras son muy realistas y verdaderas. La obra del Espíritu Santo ha cambiado en efecto. Independientemente de que fuera en el protestantismo o en el catolicismo, lo que yo había sentido era sólo la pasión externa de las personas. Lo que aprendí sólo era conocimiento de las escrituras y teorías teológicas. Básicamente no había luz nueva ni sentía ninguna provisión de vida espiritual. Entre las personas que siguen a Dios sinceramente, ¿quién no ha querido obtener alimento espiritual? Vi que las palabras de Dios Todopoderoso son capaces de romper mis cadenas y de abrir los misterios de la Biblia. Sus palabras iluminaron mi corazón. Mi corazón ya no estaba desconcertado. ¡Realmente he obtenido muchos beneficios!

Después de eso, la hermana Ma sacó una copia del libro “La Palabra manifestada en carne” y leyó unos cuantos pasajes más: “La obra de gestionar a la humanidad se divide en tres etapas, lo que significa que la obra de salvar a la humanidad se divide en tres etapas. Estas tres etapas no incluyen la obra de crear el mundo, sino que son la Era de la Ley, la Era de la Gracia y la Era del Reino” (‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Desde la obra de Jehová a la de Jesús, y desde la de Jesús a la de la era actual, las tres eras cubren la totalidad de la amplitud de la gestión de Dios, y todas ellas son la obra de un mismo Espíritu. Desde que creó el mundo, Dios siempre ha estado gestionando a la humanidad. Él es el principio y el fin, el primero y el último, y aquel que inicia una era y quien lleva la era a su fin” (‘La visión de la obra de Dios (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”). “La obra realizada en el presente ha empujado hacia adelante la obra de la Era de la Gracia; esto es, la obra en todo el plan de gestión de seis mil años se ha movido hacia adelante. Aunque la Era de la Gracia ha terminado, la obra de Dios ha progresado más. ¿Por qué digo una y otra vez que esta etapa de la obra se construye sobre la Era de la Gracia y la Era de la Ley? Esto significa que la obra de hoy en día es una continuación de la obra realizada en la Era de la Gracia y ha sido una elevación de la obra realizada en la Era de la Ley. Las tres etapas están estrechamente interconectadas y cada una se vincula con la siguiente […]. Sólo la combinación de las tres etapas de la obra puede considerarse el plan de gestión de seis mil años” (‘Las dos encarnaciones completan el sentido de la encarnación’ en “La Palabra manifestada en carne”). Después de terminar de leer las palabras de Dios Todopoderoso dijo: “De las palabras de Dios Todopoderoso vemos que, puesto que la humanidad fue corrompida por Satanás, Dios empezó a hacer la obra de salvar a la humanidad. Esta obra ha sido dividida en tres etapas: la obra de Jehová Dios en la Era de la Ley, la obra del Señor Jesús en la Era de la Gracia y la obra de Dios Todopoderoso en la Era del Reino de los últimos días. Durante la Era de la Ley, Jehová Dios promulgó leyes para que el hombre fuera consciente de sus pecados. Durante la Era de la Gracia, el Señor Jesús fue crucificado para redimir al hombre. Ahora, en la Era del Reino de los últimos días, Dios Todopoderoso ha llevado a cabo la obra de juicio mediante Sus palabras sobre la base de la obra redentora del Señor Jesús para resolver nuestra naturaleza pecadora, eliminar nuestros pecados y limpiarnos y salvarnos completamente. La prueba confirma que Dios Todopoderoso es la aparición de Jehová Dios que promulgó las leyes y guió la vida del hombre. Él es el segundo advenimiento del Señor Jesús que redimió a la humanidad siendo crucificado. En estas tres etapas de la obra, no importa cómo hayan cambiado el nombre y la obra de Dios; el propósito de la obra de Dios, que es la intención de salvar a la humanidad, nunca ha cambiado. La esencia de Dios nunca cambiará. Cada una de estas tres etapas de la obra ha sido construida sobre la base de la etapa anterior. Cada etapa es más profunda y más elevada que la anterior. La obra de Dios se ha llevado a cabo según el desarrollo de las eras. Se ha llevado a cabo basándose en las necesidades de la humanidad para que Él pudiera salvarnos y obtenernos mejor. En otras palabras, la obra de la ley de Jehová Dios, la obra de redención del Señor Jesús y la obra de juicio empezando por la casa de Dios llevada a cabo por Dios Todopoderoso en los últimos días son distintas clases de obra realizada en eras diferentes por el mismo Dios. Según Sus propios planes y según las necesidades de la humanidad, Dios nos está salvando etapa a etapa”.

En este momento, sentí que la obra de Dios era fantástica, omnipotente y sabia. ¡También sentí el cuidado y la intención que Dios había puesto en salvar a la humanidad que ha sido profundamente corrompida por Satanás y el gran amor de Dios por nosotros! Las palabras de Dios Todopoderoso arrojan luz sobre estas verdades y misterios de los que nunca había oído hablar. Mis horizontes se ampliaron verdaderamente y me enriquecí mucho. Decidí investigar cuidadosamente la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Puesto que para entonces ya era bastante tarde, decidimos continuar la comunicación la siguiente vez que quedáramos. Antes de irse, la hermana Ma me dio una copia de “Palabras clásicas de Dios en el evangelio del reino” para investigar cuidadosamente la obra de Dios de los últimos días cuando volviera a casa. Cuando volví, busqué por curiosidad “la Iglesia de Dios Todopoderoso” en Internet. Nunca creí que fuera a ver tanta propaganda negativa del gobierno del PCCh y del mundo religioso resistiéndose y condenando a Dios Todopoderoso y a Su iglesia. Cuando vi este contenido, estuve aún más seguro de que la Iglesia de Dios Todopoderoso es la iglesia que verdaderamente tiene la obra del Espíritu Santo y de que Dios Todopoderoso es el Dios que ha aparecido y que obra en los últimos días. ¡Esto se debe a que, desde la antigüedad, el verdadero camino siempre ha sido reprimido! Cuando iba a las congregaciones con mis abuelos en China también sufrí la persecución del gobierno del PCCh. Teníamos que ser reservados cuando asistíamos a estas congregaciones. ¡El gobierno del PCCh es verdaderamente malvado! Es un régimen ateo. Lo que más odia es la verdad y a Dios. Así que a lo que se opone y lo que reprime tal vez sea el verdadero camino y la verdadera iglesia. Más tarde, durante una congregación, le dije esto a la hermana Fang y a los demás. Ella hizo que viera un episodio maravilloso, “Despertar del Engaño”, en el video del evangelio titulado “Salir de la Trampa”. El personaje principal estaba buscando: “[…]. Pero no lo entiendo, si el Relámpago Oriental es el verdadero camino, entonces ¿por qué el gobierno del PCCh se opondría a él tan rotundamente? ¿Por qué los líderes religiosos también lo condenan con furia?”.

En el vídeo, uno de los hermanos respondió: “La Biblia dice: ‘y que todo el mundo yace bajo el poder del maligno’ (1 Juan 5:19). El Señor Jesús también dijo: ‘Esta generación es una generación perversa’ (Lucas 11: 29). En ese caso, ¿en qué medida el mundo es oscuro y malvado? Durante la Era de la Gracia, para redimir a la humanidad, el Señor Jesús encarnado fue crucificado por el mundo religioso y por los dirigentes de aquel entonces. Dios Todopoderoso de los últimos días, que ha venido a expresar la verdad y a juzgar a la humanidad, también se enfrenta a la condena y a la resistencia del mundo religioso y del régimen político del gran dragón rojo y es rechazado por esta era. Esto cumple las palabras del Señor Jesús: ‘Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que El padezca mucho y sea rechazado por esta generación’ (Lucas 17:24-25). Esta predicción del Señor Jesús se ha cumplido finalmente. Todas y cada una de las personas que tienen sed de la aparición de Dios deben ver claramente que el Señor ya ha vuelto hace mucho tiempo y está en el proceso de llevar a cabo la obra de juicio de los últimos días. La predicción del Señor Jesús ya se ha cumplido. ¿Es posible que no veamos claramente la verdad?”.

Otro testigo siguió hablando: “Hermanos y hermanas, este régimen político ateo y la mayoría de los líderes del mundo religioso son fuerzas satánicas que odian a Dios y la verdad. Esto ya ha sido confirmado por el hecho de que el Señor Jesús fue crucificado. Por eso el verdadero camino siempre se enfrentará al rechazo y a la condena del régimen político ateo y del mundo religioso. Además, todos aquellos que difundan el verdadero camino y que pongan en práctica la verdad también serán incriminados y coaccionados por ellos. Esto es como dijo el Señor Jesús: “Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia” (Juan 15:18-19). Es por esta misma razón por lo que, durante generaciones, aquellos que pueden aceptar el verdadero camino y seguir al verdadero Dios son sólo una minoría muy pequeña que ama y busca la verdad. Sin embargo, la mayoría de las personas no se atreven a investigar el verdadero camino y, como consecuencia, pierden la oportunidad de la salvación de Dios porque siguen a la fuerza de Satanás o temen ser perseguidos. Por eso el Señor Jesús advirtió antes: “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14). Cuando vi esto en el vídeo, me sentí aún más seguro de que lo que persigue y condena el gobierno del PCCh es de hecho el verdadero camino. Esto es seguro.

Después de un período de congregación e investigación, obtuve un entendimiento más profundo de la obra de juicio de Dios de los últimos días a partir de las palabras de Dios Todopoderoso y de las charlas y la comunicación de los hermanos y hermanas. También gané entendimiento de la verdad acerca de la encarnación, la salvación y la salvación plena, el propósito de Dios de gestionar la humanidad, el final y el destino de la humanidad y los originales del camino de la vida eterna. Las verdades que ha expresado Dios Todopoderoso son muy abundantes. Creía firmemente de todo corazón que Dios Todopoderoso es en efecto el segundo advenimiento del Señor Jesús. Acepté alegremente la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

He perseverado, orando diariamente y leyendo las palabras de Dios. De vez en cuando, también escuchaba los sermones y la comunicación sobre la entrada en la vida y los himnos de las palabras de Dios y veía videos del evangelio. Todas las semanas me reunía con mis hermanos y hermanas, difundía proactivamente el evangelio y daba testimonio de Dios con ellos. Siento que ahora mismo mi vida es muy rica y que mi vida espiritual ha sido nutrida y es agradable. Finalmente he vuelto a la verdadera iglesia y he encontrado a mi verdadera “familia”. En el pasado, las iglesias a las que solía ir tenían pastores y sacerdotes que había que dirigirse con un respeto reverente. Sin embargo, en la Iglesia de Dios Todopoderoso, mis hermanos, hermanas y yo honramos la grandeza de Dios. La relación de unos con otros no se diferencia según el estatus. Todos somos iguales. Tampoco hay rituales religiosos ni normas durante estas congregaciones. Puedes asistir según tus propias necesidades y tiempo. Nadie te limitará ni te obligará. De lo que habla todo el mundo es de cómo buscar convertirse en una persona honesta, de buscar un cambio en el propio carácter para obtener la purificación y la salvación, de cómo desempeñar los deberes propios para devolver el amor de Dios y satisfacer a Dios, etc. Inconscientemente, bajo la guía de las palabras de Dios, también empecé a buscar un cambio en mi carácter y a ver las cosas según las palabras de Dios; también tenía cierto entendimiento y discernimiento de la esencia malvada de la corriente de la sociedad y de los métodos y maneras con los que Satanás corrompe al hombre. Desde entonces ya no jugaba a videojuegos ni perdía el tiempo yendo al karaoke. Cuando tenía tiempo, leía las palabras de Dios o me reunía con mis hermanos y hermanas para comunicar y cantábamos y alabábamos a Dios. Cada día era rico. Ya no me sentía vacío e indefenso. Es más, tenía claros mis objetivos de vida. Sabía que se podía encontrar sentido desempeñando el propio deber ante Dios como una de Sus creaciones. Me siento agradecido a Dios Todopoderoso por guiarme para caminar por la senda correcta de la vida. Estoy dispuesto a poner toda la autoridad, la gloria y las alabanzas al único Dios verdadero, a partir de ahora y para siempre. ¡Amén!