App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Cien preguntas y respuestas sobre la investigación del camino verdadero

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

32. En el pasado, me he resistido y he condenado mucho la obra de Dios Todopoderoso y he dicho cosas blasfemas; ¿me salvará Dios de todos modos?

La respuesta de la palabra de Dios:

Durante el tiempo de la obra de salvación de Dios, todos los que puedan ser salvados serán salvados hasta el máximo límite, sin ser descartado ninguno de ellos, ya que el propósito de la obra de Dios es salvar al hombre. Todos aquellos que, durante el tiempo de la salvación del hombre por parte de Dios no puedan alcanzar un cambio en su carácter, todos aquellos que no puedan obedecer completamente a Dios, todos ellos se convertirán en objetos de castigo. Esta etapa de la obra —la obra de las palabras— le hace accesible al hombre todos los caminos y misterios que no entiende para que el hombre pueda entender la voluntad de Dios y las demandas de Dios para el hombre, para que pueda tener las condiciones para poner en práctica las palabras de Dios y lograr cambios en su carácter. Dios sólo usa palabras para hacer Su obra y no castiga a las personas porque sean un poco rebeldes, porque ahora es el tiempo de la obra de salvación. Si todo el que ha sido rebelde fuera castigado, entonces nadie tendría la oportunidad de ser salvado; todos serían castigados y caerían en el infierno. El propósito de las palabras que juzgan al hombre es permitirle conocerse y obedecer a Dios, no es para que sea castigado por medio del juicio de las palabras. Durante el tiempo de la obra de las palabras, muchas personas expondrán su rebeldía y desafío y expondrán su desobediencia hacia el Dios encarnado. Pero Él no castigará a todas estas personas por eso; en lugar de eso, sólo descartará a los que son corruptos hasta la médula y que no pueden ser salvados. Él le dará su carne a Satanás y, en unos cuantos casos, pondrá fin a su carne. Los que hayan quedado continuarán siguiendo y experimentando el trato y la poda. Si mientras siguen todavía no pueden aceptar el trato y la poda y se vuelven cada vez más degenerados, entonces estas personas habrán perdido su oportunidad de salvación. Todas y cada una de las personas que hayan aceptado la conquista de las palabras tendrán una amplia oportunidad para la salvación. La salvación de Dios de cada una de estas personas les muestra Su máxima indulgencia, lo que quiere decir que se les muestra la máxima tolerancia. Siempre que las personas se vuelvan de la senda equivocada, siempre que se puedan arrepentir, entonces Dios les dará la oportunidad de obtener Su salvación. Cuando las personas se rebelan contra Dios por primera vez, Dios no tiene el deseo de hacerlas morir, sino que hará todo lo posible por salvarlas. Si alguien realmente no tiene cabida en la salvación, entonces Dios lo descartará. Que Dios sea lento para castigar a alguien es porque Él quiere salvar a todas las personas que pueden ser salvadas. Él juzga, ilumina y guía a las personas sólo con palabras y no usa una vara para hacerlas morir. Usar palabras para salvar a las personas es el propósito y el significado de la etapa final de la obra.

de ‘Deberías desechar las bendiciones del estatus y entender la voluntad de Dios para la salvación del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Muchos son los que se oponen a Dios, y entre esos muchos hombres, existen diversos tipos de oposición contra Dios. Del mismo modo que hay toda forma de creyentes, también hay toda forma de aquellos que se oponen a Dios, cada una diferente de la otra. Ninguno de esos que no reconoce claramente el propósito de la obra de Dios puede salvarse. Independientemente de cómo haya podido oponerse el hombre a Dios en el pasado, cuando llega a entender el propósito de Su obra y dedica sus esfuerzos a satisfacerle, Él limpiará sus pecados anteriores. Mientras el hombre busque la verdad y practique, Dios no se acordará de lo que hizo. Más bien, es en base a la práctica de la verdad por parte del hombre que Dios lo justifica. Esta es la justicia de Dios. Antes de que el hombre haya visto a Dios o experimentado Su obra, independientemente de cómo actúe hacia Él, Él no se acordará de ello. Sin embargo, una vez que el hombre ha visto a Dios y experimentado Su obra, Dios escribe todos sus hechos y acciones en los “anales”, porque el hombre ha visto a Dios y vivido en Su obra.

Cuando el hombre ha visto verdaderamente lo que Dios tiene y es, ha visto Su supremacía, y ha llegado a conocer realmente la obra de Dios; además, cuando su carácter anterior ha cambiado, entonces habrá desechado completamente su carácter rebelde que se opone a Dios. Puede decirse que cada hombre se ha opuesto alguna vez a Dios y se ha rebelado alguna vez contra Él. Sin embargo, si estás resuelto a obedecer al Dios encarnado, y a partir de entonces satisfaces Su corazón con tu lealtad, practicas la verdad que deberías, cumples tu deber como deberías, y guardas las regulaciones que deberías, entonces eres alguien dispuesto a dejar de lado tu rebeldía para satisfacer a Dios y alguien que puede ser perfeccionado por Él. Si te niegas a darte cuenta de tus errores y no tienes un corazón arrepentido; si persistes en tus caminos rebeldes y no tienes en absoluto un corazón para trabajar con Dios y satisfacerle, un insensato obstinado como tú será sin duda castigado y nunca será perfeccionado por Dios. Como tal, eres Su enemigo hoy y mañana, y también lo seguirás siendo pasado mañana; siempre serás un oponente y el enemigo de Dios. ¿Cómo iba Dios a dejarte ir?

de ‘Todos los que no conocen a Dios son los que se oponen a Él’ en “La Palabra manifestada en carne”

Dios no ha venido esta vez para abatir a las personas, sino más bien para salvarlas en la mayor medida posible. ¿Quién está totalmente libre de errores? Si todos son abatidos, entonces ¿cómo se le podría llamar salvación? Algunas transgresiones se cometen a propósito y otras se hacen de forma involuntaria. En el caso de los asuntos involuntarios, puedes cambiar después de reconocerlos; ¿te abatiría Dios antes de que cambiaras? ¿Es así como salva Dios a las personas? ¡No es así! Independientemente de que transgredas sin querer o guiado por una naturaleza rebelde, recuerda solamente: ¡Date prisa y despierta a la realidad! Sigue adelante; sin importar qué situación surja, debes continuar avanzando. Dios está obrando para salvar a las personas y Él no abate al azar a aquellos a los que quiere salvar. A pesar de tu grado de transformación, aunque Dios te abatiera al final, ciertamente Él lo haría en justicia; cuando llegue ese momento, Él te lo hará entender. Ahora mismo, tu única responsabilidad consiste en esforzarte en avanzar, buscar una transformación y procurar satisfacer a Dios; sólo deberías preocuparte de cumplir con tu deber según la voluntad de Dios. ¡En esto no hay equivocación! En última instancia, independientemente de cómo te trate Dios, siempre lo hace con justicia; no deberías poner esto en duda ni inquietarte al respecto; aunque no puedas entender ahora la justicia de Dios, llegará un día en que quedarás convencido. ¡Ciertamente Dios no es como un oficial del gobierno ni como el rey de los diablos! Si intentáis entender cuidadosamente este aspecto, entonces acabaréis creyendo firmemente que la obra de Dios consiste en salvar a las personas y transformar el carácter de éstas. Como es la obra de transformación del carácter de las personas, si éstas no revelan su carácter nada se puede hacer y no habrá resultado alguno. Sin embargo, después de que hayas revelado tu carácter, seguir adelante será penoso, ofenderá los decretos administrativos y ofenderá a Dios. Él infligirá diferentes grados de retribución y tú pagarás el precio por tus transgresiones. […]

Ya lo hemos mencionado antes: los acontecimientos del pasado pueden desecharse de un plumazo; el futuro puede usarse para reemplazar el pasado; la tolerancia de Dios es ilimitada. Sin embargo, estas palabras encierran un principio; no se trata de cuán grande sea el pecado que hayas cometido al final, Dios puede cancelarlo de un trazo; toda la obra de Dios tiene principio. En el pasado hubo este tipo de decreto administrativo: quien cometa un cierto pecado antes de aceptar el nombre de Dios, que se sume; si vuelve a cometer ese pecado de nuevo después de haber entrado, ocúpate de él de un cierto modo; si comete ese pecado una y otra vez, expúlsalo. Dios siempre ha perdonado a las personas en la mayor medida posible en Su obra; desde este punto de vista se puede ver que esta obra es verdaderamente la obra de salvar a las personas.

de ‘La voluntad de Dios es salvar a las personas en la mayor medida posible’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Anterior:Habéis dicho que el Señor Jesús ya ha venido, pero no lo creemos. Hemos tenido fe en el Señor durante muchos años y siempre nos hemos esforzado incansablemente por Él. Cuando el Señor venga debería revelárnoslo a nosotros en primer lugar. Como Él no nos lo ha revelado, eso muestra que no ha regresado. ¿Qué hay de equivocado en esta creencia?

Siguiente:En la Biblia se dice que no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, el único Salvador es Jesucristo, el mismo ayer, hoy, y para siempre. ¿Pero por qué creéis hoy en Dios Todopoderoso?

También podría gustarte