Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Testimonios de experiencia del juicio de Cristo

Índice

4. Regreso de un hijo pródigo

Wang Xin       Ciudad de Harbin

En 1999, me convertí en un líder debido a los requerimientos de la obra de la iglesia. Aunque en lo profundo sentía que no era digno del trabajo cuando comencé por primera vez, después de un rato, debido a mi naturaleza arrogante y que se cree justa y buena, mi cautela se transformó en exaltarme a mí mismo y en testificar de mí mismo. Me preocupé por la comida, la ropa y el placer, siendo codiciosamente indulgente con las bendiciones de mi estatus. Incluso quise estar a la par de Dios. Al final, por fin fui despedido y enviado a casa. Fue sólo después de esto que abrí los ojos y me di cuenta de que el “estatus” me había hecho perder las esperanzas en Dios y la verdad; el “estatus” me había hecho establecer mi reino individual; el “estatus” me había convertido en un anticristo; el “estatus” hizo que me embarcara en el camino a la muerte. Fue sólo entonces que descubrí que me había descarriado tan lejos de la senda correcta y que ya había caído muy profundo.

Mirando al pasado, mi espiral descendente comenzó cuando mi obra del evangelio comenzó a mostrar algunos resultados. En el momento, realmente pensé que era algo y comencé a fanfarronear y a estar satisfecho conmigo mismo, y con frecuencia hablaba con un tono a las personas dentro del alcance de mi obra. Más tarde, una hermana con la que trabajaba me planteó mis deficiencias, diciendo que transmitía una clase de carácter enormemente arrogante cuando hablaba. Sólo lo acepté en la superficie, pero no en mi corazón. Al final, todavía pensaba en todo tipo de maneras para refutar de manera indirecta las deficiencias que ella planteó. En los días después de aquello, comencé a hablar en aras de mi estatus, sin nunca sentirme incómodo en mi corazón por no agradar a Dios. En cambio, con frecuencia me frustraba porque no convencía a otras personas. Gradualmente, mi espíritu se hizo insensible y desprovisto de sentimientos. Justo cuando todavía no estaba completamente consciente de que estaba buscando la senda equivocada, un líder me dio una nota. Decía: “XX, ahora que te has vuelto una persona importante, hasta tu tono de voz ha cambiado. Te pareces bastante a los funcionarios del gobierno en el mundo. Pronto vas a ser eliminado”. ¿Qué? ¿Esto no implica que vaya a perder mi futuro y mi destino? Después de leer estas palabras caí en un doloroso tormento, pero no examiné mi naturaleza ni el pensamiento de Dios, y además, tampoco intuí las consecuencias de seguir así. Entonces, de repente me sobrevino una grave enfermedad. En esta situación y ambiente, sentí que había caído completamente en la desesperación. Mi mente estaba hecha un lío y estaba aterrorizado de perder mi deber. También tenía miedo de ser eliminado y no tener un futuro, así como de ser despedido y enviado a casa. Estaba lleno de peticiones abusivas para Dios. Aunque me di cuenta de que me preocupaba demasiado por mi estatus, estaba totalmente bajo el control de Satanás y no me podía liberar. De hecho, utilicé mi posición como líder para controlar a los hermanos y hermanas para que me hicieran cosas personales, haciendo que me ayudaran a encontrar un doctor para que pudiera hallar una manera de deshacerme rápidamente de mi enfermedad. Mi corazón estaba dominado por un pensamiento: No debo perder mi estatus y no puedo perder mi deber. Empecé a gozar de un trato especial, tomé buenos suplementos para la salud y también acepté buena comida de los hermanos y hermanas sin discusión. Sin embargo, absurdamente pensé: No lo estoy haciendo para mi placer; lo estoy haciendo para curar mi enfermedad para que mi trabajo no se retrase y, por lo tanto, no cuenta como excesivo. Al final, no sólo no me recuperé, sino que mi enfermedad empeoró.

Después, basados en mi situación, los líderes me dejaron ir a casa para reflexionar, diciendo que mi enfermedad es un problema mental.

Cuando escuché la noticia de que me estaban dejando ir a casa para reflexionar, sentí como si me hubiera caído un rayo. Mis piernas estaban tan débiles que no podía estar de pie y casi ni siquiera tenía la fuerza suficiente para respirar. Pensé: Se acabó. ¿Todos estos años de búsqueda no han sido en vano? ¿Qué perspectivas tengo todavía? ¿Cómo voy a sobrevivir en el futuro?

Después de regresar a casa, todo el día anduve fuera de sí. Todas mis antiguas aspiraciones y votos habían desaparecido. Consideré mi propia edad y después, cómo mi familia había cambiado con los años: Todos mis hermanos se casaron mientras yo me convertí en un bicho raro despedido, que las personas no podían entender. En ese punto, sentí que me había vuelto solitario e indefenso hasta cierto punto, y así viví cada día en la queja, la desilusión y la culpa, sin una pizca de consuelo. Aunque a veces recordaba la dulzura de la obra del Espíritu Santo y los momentos felices al experimentar la obra de Dios, cuanto más pensaba en esto más sufría y lo lamentaba. Entonces lloraba desconsoladamente, preguntándome: ¿Mi camino para creer en Dios sólo llegó a su fin así? ¿Sólo voy a morir así de compungido? ¡No puedo! Sentía tanto dolor que virtualmente preferí la muerte a la vida. Me arrodillé y lloré, clamando en voz alta y orando a Dios: “¡Oh Dios! Cada minuto después de dejarte ha sido tan insoportable. Ahora entiendo profundamente que Tú eres lo que necesito y no las cosas para la carne como la comida, la ropa, el estatus y el placer… Estas cosas sólo me traerán dolor y castigo, tormento mental, acusaciones contra mi conciencia, condenación y ansiedad. ¡Oh Dios! Me odio y me desprecio por no valorar la oportunidad que Tú me concediste de ser perfeccionado. ¡Realmente no quiero dejarte! ¡Oh Dios! ¿Cómo voy a caminar mi senda futura? ¿Qué debo hacer? Por favor, señálame la senda correcta. ¿Cómo puedo satisfacer Tus intenciones bajo estas circunstancias?” Mi corazón estaba llorando y todo mi cuerpo estaba temblando. Lágrimas de pesar, deuda y remordimiento, todo entrelazado. ¡Todo ese momento probé lo que siente alguien que Dios ha conquistado, después de que Dios lo abandonó por ofender Su carácter! En medio de mis constantes llantos y pesar sentí que Dios lentamente se volvía a mí. Entonces Dios me esclareció: ¿Qué harías si fueras a experimentar otra vez pruebas similares a las de los hacedores de servicio? No importa cuándo, debes seguir con un corazón y una mente… buscando el cambio en el carácter hasta que la obra de todo el universo se complete”. Entonces también recordé que Dios una vez dijo: “Independientemente de que transgredas sin querer o guiado por una naturaleza rebelde, recuerda solamente: ¡Date prisa y despierta a la realidad! Sigue adelante; sin importar qué situación surja, debes continuar avanzando. Dios está obrando para salvar a las personas […]” (‘La voluntad de Dios es salvar a las personas en la mayor medida posible’ en “Registros de las pláticas de Cristo”). Ante la palabra incansable de Dios, mi corazón poco a poco se recuperó. Vi esperanza, entendí las intenciones de Dios y ya no estaba confundido en cuanto a qué senda tomar de las que tenía delante de mí. Justo ahora, Dios quiere que sea un seguidor leal, que pueda buscar concretamente el cambio en el carácter y que de este momento en adelante pueda terminar el camino que no he terminado de caminar como una criatura creada, ya no pidiendo nada de Dios. En este punto, pensé en las palabras que Dios dijo después de la prueba de los hacedores de servicio, cuyo significado es: El hombre realmente no sufre todo eso si él verdaderamente está dispuesto a ser una criatura creada… Sí, la fuente de mi sufrimiento es mi corrupción. La intención original de Dios fue no dejar que el hombre sufriera tanto. Es sólo que yo no quería ser una criatura creada. Siempre estaba tratando de evitar la verdad para caminar mi propia senda, queriendo siempre ser Dios y haciendo que las personas me traten como a Dios. ¿Cómo puedo entonces no sufrir mucho? En este momento, personalmente experimenté el poder de la palabra de Dios, pude levantarme de los muertos, abrirme paso por todas las fuerzas de la muerte. Ahora la palabra de Dios resolvió todas las dificultades en mi corazón. Como una buena lluvia después de una larga sequía, todo era tan fresco, tan liberado, tan maravilloso. ¡Sí! Dios, originalmente fui una criatura creada hecha por Ti. Ya que fui hecho por Ti voy a pertenecerte y adorarte. Este es mi deber y mi responsabilidad. No debo pedir nada más de Ti y sólo debo ser obediente delante de Tu justo carácter. Dejar que viniera a casa para reflexionar es Tu mayor regalo de amor y protección para mí. La enfermedad me atormentaba debido a mi desobediencia y porque ofendí Tu carácter. Basado en mis acciones, me debiste haber maldecido hace mucho, pero debido a Tu gracia me has permitido estar vivo hoy.

Esta experiencia ha dejado una profunda huella en las profundidades de mi alma, haciendo que no pueda olvidarla por el resto de mi vida. Cada vez que recuerde una escena después de otra de mí siendo derribado, me volvería profundamente cauteloso y motivado. Nunca más ofenderé a Dios ni entristeceré a Dios. Sin la tolerancia y paciencia de Dios, ¡hoy no estaría respirando! ¡Oh Dios! ¡Gracias! En Tu obra previamente he disfrutado su dulzura y felicidad, pero también he probado Tu carácter que no se puede ofender. Además, he experimentado lo que es ser el hijo pródigo y la calidez de regresar a Tu abrazo otra vez. ¿Cómo pueden Tus acciones no hacer que exprese mis más sinceras alabanzas?