Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Testimonios de experiencia del juicio de Cristo

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

29. “Ver es creer” no se debe creer

Xiaowen    Ciudad de Zhengzhou, provincia de Henan

Antes, cuando solía escuchar a las personas comentar sobre algo, muchas veces dirían “ver es creer”. Con el paso del tiempo, también tomé esto como la base para considerar las cosas y también fue lo mismo en relación con las palabras de Dios. El resultado fue que terminé incapaz de creer en muchas de las palabras de Dios que no se habían cumplido. A medida que mi tiempo dedicado a creer en Dios aumentaba, vi las palabras de Dios en varios grados de cumplimiento, vi los hechos de los logros de las palabras de Dios y ya no dudé nada de lo que Dios dijo. Pensé que era que yo tenía algún entendimiento de la fidelidad de Dios y que podía creer que todo lo que Dios dijo era real.

Pero un día, cuando leí estas palabras habladas por Dios, “sin la salvación del Dios encarnado en los últimos días, Dios habría destruido a la humanidad hace mucho tiempo en el infierno”, otra vez no podía creerlo. Pensé, si hubiera dicho, “sin la salvación del Dios encarnado en los últimos días, entonces toda la humanidad corrupta debe finalmente ser destruida”, entonces lo podría creer completamente, porque sabía qué crucial es para nosotros Dios encarnado. Pero decir que sin la salvación del Dios encarnado en los últimos días, entonces Dios habría destruido al hombre hace tiempo en el infierno, pensaba que esto sólo era una interpretación. Cuando pensaba esto, me sentía muy inquieta. Tenía que venir ante Dios para buscar ayuda y guía: ¡Oh Dios! No quiero tener este enfoque de Tus palabras y odio ser tan ladina. Te he seguido por tanto tiempo y he visto muchos hechos del cumplimento de Tus palabras, así que, ¿cómo puedo todavía estar pensando de esta manera? ¡Oh Dios! Quiero creer cada palabra que dices y tener una creencia verdadera en Tus palabras. ¡Quiero que Tú me guíes en esta realidad!

Luego, leí la comunión de los de arriba que dice: “Uno debe reconocer que cada palabra que Dios dice se cumplirá y se logrará, pero el hombre no puede reconocerlas o verlas todas. Dado que el cumplimiento de las palabras de Dios ciertamente no puede coincidir con lo que el hombre se imagina completamente y a veces estará oculto por muchas apariencias externas, y el hombre no puede discernirlas fácilmente, sólo Dios sabe cómo las palabras de Dios se cumplirán. Hay algunas cosas en las que el cumplimiento de las palabras de Dios la humanidad las puede ver claramente y algunas en las que no es fácil verlas claramente, así que la humanidad no debe basar sus conclusiones de si las palabras de Dios se han cumplido o no sobre sus propias imaginaciones. Incluso aquellos con un entendimiento de la verdad comparativamente mejor no pueden ver con toda claridad cómo cada palabra de Dios se cumple. Las cosas en las que el hombre puede ver claramente el cumplimiento de las palabras de Dios están muy limitadas porque el hombre nunca puede desentrañar la sabiduría de Dios. Cómo se cumple cada palabra de Dios corresponde enteramente a Dios definirlo y todo contiene la sabiduría de Dios, entonces ¿cómo puede el hombre desentrañarla?” (‘Un Cambio Fundamental en El Punto de Vista Es una Señal de Entender Verdaderamente la Verdad’ en “Anales de la Comunión y los Arreglos de la Obra de la Iglesia (I)”). Leyendo ese pasaje, de repente pensé en Jonás. La maldad del pueblo de Nínive llegó hasta Jehová y Dios envió a Jonás a Nínive para clamar, “Dentro de cuarenta días Nínive será arrasada” (Jonás 3:4). Pero Jonás no estaba dispuesto a hacer como Jehová había ordenado porque sabía que Jehová Dios tenía gracia y misericordia, tenía abundante amor y no se le daba fácilmente la ira. Jonás temía que, si iba y proclamaba como Jehová había ordenado, entonces después de 40 días, si Dios no traía la calamidad sobre el pueblo de Nínive, ellos dirían que él era un mentiroso y un tramposo. Varios miles de años después, estaba atravesando por todo este proceso que se puede ver registrado en la Biblia. Sabía claramente que, en ese momento, Dios en realidad quería destruir a la ciudad de Nínive, pero debido a su arrepentimiento no lo hizo así. Pero si yo hubiera sido alguien viviendo en la era de Jonás, que no sabía por lo que Jonás había pasado, y todo lo que yo veía era que todo estaba bien en Nínive, ¿hubiera entonces pensado que Jonás era un mentiroso y un tramposo? Desde luego que lo hubiera hecho.

Sólo entonces entendí que juzgar las cosas a partir de hechos vistos desde afuera es muy unilateral, muy sencillo. No toma en cuenta la totalidad de los hechos, no es el verdadero estado de las cosas y es muy inexacto. Porque las cosas que son visibles para los ojos del hombre son muy pocas, muy limitadas y muy superficiales. Sólo viendo las cosas de acuerdo con las palabras de Dios es más preciso, más exhaustivo, y revela la verdadera situación. Justo como cuando Jehová quería destruir Nínive. Considerando los hechos que las personas podían ver, todo el tiempo desde antes que Jonás hablara esas palabras hasta después, todo estaba bien en esa ciudad, no había ninguna indicación de que Jehová tuviera la intención de destruirla. La verdadera situación, sin embargo, era que para el justo carácter de Dios, el pueblo de esa ciudad era tan corrupto que Él tenía que destruirlo. Pero Dios mostró misericordia al hombre y lo amó, y por eso envió a Jonás a decirles que se arrepintieran. Luego, Dios vio que ellos realmente sí se arrepintieron y por eso, con un corazón misericordioso, no trajo la calamidad para destruirlos. Si no se hubieran arrepentido, Dios hubiera llevado a cabo lo que había dicho: “Dentro de cuarenta días Nínive será arrasada”. La verdadera situación en ese momento se desarrolló de esta manera, pero no le fue posible a la gente involucrada reconocerlo ni verlo todo. En otras palabras, todo lo que Dios dice se cumplirá y se llevará a cabo, esto es seguro. Porque el hombre nunca puede desentrañar la sabiduría de Dios, y cómo se cumple cada palabra de Dios corresponde enteramente a Dios definirlo, y todo contiene la sabiduría de Dios, es sólo que el hombre no puede desentrañarla, mucho menos penetrarla completamente.

Doy gracias a Dios por usar esta cuestión para esclarecerme, para hacerme entender que la frase “ver es creer” que las personas muchas veces dicen es imprecisa y que sopesar las palabras de Dios de acuerdo con esta visión es totalmente equivocado. Después de llegar a este reconocimiento, leí entonces otra vez estas palabras que Dios había hablado, “sin la salvación del Dios encarnado en los últimos días, Dios habría destruido a la humanidad hace mucho tiempo en el infierno;” y pude creerlas desde mi corazón y aceptarlas de la manera correcta. A la luz de nuestra corrupción y la justicia de Dios, debimos haber sido destruidos hace mucho, pero sólo porque Dios nos mostró misericordia y vino otra vez en persona en la carne para salvarnos, podemos vivir en la presencia de Dios hoy. Sólo ahora tengo una comprensión vívida de que cada una de las palabras de Dios es digna de creerse, y desde mi corazón creo que Dios es tan justo y tan amoroso con el hombre.

Le doy las gracias al esclarecimiento de Dios que me hizo entender este aspecto de la verdad y que cambió mi anterior punto de vista equivocado. De ahora en adelante, ya sea con relación a cómo veo a las personas o cómo veo las cosas, siempre lo haré de acuerdo con las palabras de Dios, porque las palabras de Dios son muy precisas. A excepción de las palabras de Dios, cualquier punto de vista tal como “ver es creer” que las personas ven como correcto, independientemente de si ha sido practicado y probado o tiene una larga historia, todavía es impreciso. Las palabras de Dios son el único estándar por el cual considero o sopeso todas las cosas.

Anterior:Los criterios de una persona verdaderamente buena

Siguiente:Reflexiones sobre ser reemplazada

También podría gustarte