Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

8. La búsqueda y los principios de práctica correctos para creer en Dios

Muchas personas que creen en Dios sólo se centran en trabajar de forma entusiasta por Él y ceñirse a la ceremonia religiosa. Creen que esa es la forma correcta de creer verdaderamente en Dios y que sólo haciendo eso pueden conseguir Su salvación y bendición. Parece que estas personas no saben que han sido profundamente corrompidas por Satanás y que han llegado a una etapa en la cual ya deben ser destruidas y que lo que necesitan es la salvación de Dios. Piensan que creer en Dios es conseguir bendiciones e involucrarse en un comercio con Él para conseguir Su recompensa y Sus bendiciones y que eso no tiene nada que ver con la salvación. Esta especie de creencia confusa es una desviación total de la voluntad de Dios y ha perdido el sentido de la creencia en Él. La obra de encarnación de Dios en dos ocasiones es sólo para redimir y salvar al hombre. Que Dios permita a las personas creer en Él y obedecerle es totalmente para hacer que las personas obedezcan Su obra y logren la salvación. Los creyentes no entienden la voluntad de Dios pero creen en Él con su imaginación, adoptando toda clase de formas humanas para ganarse el favor de Dios y ser recompensados por Él, pero no consiguen la salvación de Dios. ¿No es de extrañar que después de creer en Dios durante muchos años, las personas pregunten de repente qué es lo que consiguen realmente por trabajar duro “para Dios” durante muchos años? Esta pregunta invita, de hecho, a la reflexión. Si pagar el precio de trabajar duro en creer en Dios no es por la búsqueda de la verdad y para lograr Su salvación, entonces además de disfrutar de algo de la gracia de Dios, no hay realmente nada que ganar. Creer en Dios pero no ser capaz de conseguir la verdad y Su salvación es el mayor fracaso. Creer en Él con el fin de buscar intereses y ventajas es el acto de un incrédulo despreciable. Dios viene entre las personas para llevar a cabo la obra de salvarlas y lo que estas deberían conseguir de la obra de Dios es la verdad y la salvación. Si las personas creen en Dios durante muchos años pero no consiguen la verdad, esto es suficiente para demostrar que Dios no las ha salvado y que su único final puede ser la perdición. Esta es la tragedia que resulta de la creencia confusa. Es una consecuencia debida totalmente a las formas erróneas de creer en Dios de las personas. No se puede culpar a Dios ni a otras personas. Uno sólo puede culparse a sí mismo por tener una creencia confusa y por tanto no tomar el camino correcto de creer en Dios y lograr la salvación.

La obra de Dios es enteramente para salvar a la humanidad corrupta. Lo que más necesita la humanidad corrupta es la salvación de Dios, por lo que la búsqueda correcta de creer en Él es la búsqueda de la verdad y lograr la salvación de Dios. Sólo al buscar la verdad se puede reconocer la esencia corrupta de la humanidad y sólo al buscar la verdad se puede ser realmente purificado. Si la humanidad corrupta cree en Dios pero no puede conseguir la verdad, entonces el carácter corrupto de las personas no cambiará y nunca conseguirán la verdadera salvación. Porque sólo la verdad puede resolver la corrupción de la humanidad y sólo poseyendo la verdad puede la humanidad corrupta vencer a Satanás y transgredir el mal. Si no puede conseguir la verdad, la humanidad corrupta no puede resolver el problema fundamental de cometer pecado. Por tanto, creer en Dios y buscar la verdad es la clave de conseguir la salvación de Dios. En realidad, lo que se expresa durante la obra de Dios de juicio y castigo de las personas es la verdad. Dios usa la verdad para juzgar y castigar la corrupción de la humanidad y las personas que creen en Dios deben aceptar todo Su juicio y castigo con el fin de conseguir toda la verdad que la humanidad corrupta necesita. Sólo de esta forma pueden resolver la corrupción de la propia humanidad y lograr finalmente el objetivo de la salvación. Podría decirse que no se logrará la salvación de Dios al creer en Él pero sin buscar la verdad, y que esto pierde completamente el sentido de creer en Dios. Todas esas personas que creen en Dios pero no buscan la verdad, están involucradas en una creencia confusa y todas se están engañando a sí mismas. No conseguirán nada al final y la obra de Dios las eliminará. Desgraciadamente algunas personas siguen disfrutando de su propio sustento espiritual y sueños, de lo cual se arrepentirán un día cuando venga el desastre, cuando sea demasiado tarde.

¿Qué es exactamente creer en Dios? Si las personas que creen en Dios no pueden desentrañar esta pregunta, no pueden entrar en el camino correcto de creer en Dios. La venida de Dios para obrar y salvar a las personas no es sólo para aparecerse a estas, demostrar a la humanidad que hay un Dios y hacer que las personas lo admitan y crean en Él. Prácticamente es para salvar y redimir a las personas. Prácticamente Dios vino a llevar a cabo una obra para conquistar y cambiar a las personas. De esta forma, las personas que creen en Dios deben entender Su voluntad, obedecer Su obra de una manera bien disciplinada y experimentar el juicio y castigo de Dios, a fin de conseguir todas las verdades que la humanidad corrupta necesita para lograr la salvación de Dios y tomar el camino correcto de la vida humana. Sólo al creer en Dios de esta forma pueden estar las personas de acuerdo con la voluntad de Dios. Si las personas que creen en Dios entienden el sentido de la creencia en Dios, sabrán entonces cuál es el propósito de creer en Él y qué debe buscarse y conseguirse cuando se cree en Dios. Si las personas que creen en Dios entienden realmente que lo que más necesita la humanidad corrupta es la salvación de Dios y que la humanidad corrupta debe poseer todas las verdades que Dios ha expresado, pueden entonces ser purificadas y salvadas, y liberarse de la corrupción y la maldad de Satanás. De esta forma, las personas que creen en Dios sabrán cómo deben leer las palabras de Dios, cómo deben orar a Dios y buscar la verdad, obedecer Su juicio y castigo, Sus pruebas y refinamiento y cómo deben llevar a cabo su deber. Si las personas que creen en Dios pueden buscar la verdad para salvación, han entrado realmente entonces en el camino correcto de creer en Dios. Los que incluso ahora siguen sin entender el verdadero sentido de creer en Dios no pueden entrar en el camino correcto de creer en Dios y sólo pueden tomar el camino incorrecto de creer en Dios basándose en su imaginación.

Si las personas no buscan la verdad cuando creen en Dios lo más probable es que tomen toda clase de sendas erróneas. Como la humanidad ha sido corrompida por Satanás de una forma demasiado profunda, antes de conseguir la verdad es fácil seguir las propias ideas y desviarse del camino previsto. Esto está fuera del auto control. Aunque nadie está dispuesto a tomar el camino erróneo, para las personas es fácil hacerlo porque no aman la verdad. Las personas no están en la senda correcta porque no entienden la verdad. Durante la fe de cada persona, todos se desviarán, poco o mucho, y si no tienen el propio pastoreo y liderazgo de Dios y no tienen la ayuda de quienes entienden la verdad, entonces eso es ciertamente muy peligroso. Como cuando las personas salen y quieren ir a un destino, y como no conocen el camino necesitan preguntar, pero pocas personas dicen la verdad, de forma que las engañan a menudo y su viaje se retrasa. Hay demasiadas personas entre la humanidad corrupta que no conocen el camino de la salvación, pero fingen entender la verdad para engañar a otros. Obviamente están ciegas pero siguen queriendo ser un maestro y liderar el camino, lo que resulta en que el ciego lleva a los ciegos hasta el hoyo. Hay demasiadas personas que han sido engañadas y han tomado la senda errónea en la creencia en Dios. Cuando se cree en Dios, si no se busca la verdad, es demasiado fácil tomar las siguientes cuatro sendas erróneas:

El primer tipo es guardar obstinadamente las normas, no renunciar a nociones y nunca buscar la verdad para entrar en las palabras de Dios. Este es el camino erróneo. Parece que esta clase de personas cree en Dios con una mente simple. Entienden algunas letras y doctrinas y producen algunas normas rígidas como el secreto de creer en Dios y se aferran con fuerza a estas cosas que tratan como “la verdad”, conservando tozudamente las nociones de las personas y creyendo que han conseguido vida. Nunca piensan que sus manos están realmente vacías y que ni siquiera han conseguido un poco de la verdad, lo que resulta en que no hay en absoluto cambios en su carácter vital después de creer en Dios durante muchos años y son eliminados por la obra del Espíritu Santo. Cuando se enfrenten a desastres o pruebas, esta clase de personas estarán llenas de quejas que resultan en hostilidad y traición a Dios y acaban siendo castigadas al final. Las personas que no buscan la verdad han fracasado de esta manera. Esta forma de creer en Dios es realmente el camino erróneo.

El segundo tipo es creer en Dios involucrándose de forma entusiasta en la práctica externa, estando muy ocupado sin resultados reales, creyendo que se es leal a Dios e intercambiando recompensas y bendiciones a este coste. Este es el camino erróneo. El entusiasmo de esta clase de personas por creer en Dios es demasiado alto. Ponen un énfasis particular sobre la práctica externa, algunas tienen muchas ganas para predicar el evangelio, algunas para hospedar y otras para trabajar por Dios. No entienden la verdad y no tienen realidad, simplemente se ocupan en hacer cosas por Dios para agradarle, pero descuidan la búsqueda de la verdad y la entrada en la vida, lo que resulta en que creen en Dios durante muchos años pero no consiguen la verdad ni ven cambios en su carácter vital. Todo lo revelado es el carácter corrupto de Satanás y la rebelión contra Dios por todas partes. Sirven a Dios pero le resisten y se vuelven cada vez más arrogantes y engreídas y finalmente sólo pueden ser condenadas y eliminadas por Dios como lo fue Pablo. Gastar por Dios para cumplir con el propio deber es naturalmente un asunto de adherirse a la voluntad de Dios, pero se debe buscar la verdad y centrarse en el crecimiento vital al mismo tiempo, con el fin de acatar la voluntad de Dios. Si alguien sólo se involucra de forma entusiasta en la práctica externa y se mantiene muy ocupado pero no busca la verdad, se rebela frecuentemente contra Dios y se resiste a Él, y sigue viviendo en corrupción, ¿cómo puede conseguir entonces la salvación de Dios? Las personas que no buscan la verdad son enemigos de Dios y no pueden escapar de ser eliminadas al final. Esta manera de creer en Dios es la manera incorrecta.

El tercer tipo es la búsqueda de dones y centrarse en lo sobrenatural, creer en señales y maravillas pero estar confundido por la obra de espíritus malignos, lo que resulta en estar poseído por espíritus malignos y servirles. Esta es la senda errónea. Esta clase de persona cree en Dios pero sólo basa esto en su imaginación, busca dones y se centra en señales y maravillas sobrenaturales. Cree que si es Dios tiene que haber señales y maravillas a seguir, y que si no hay señales y maravillas, entonces no es Dios. Estas personas que creen en Dios dan mucha importancia a los dones. Pareciera como que si no hay dones, especialmente el de “lenguas”, no hay entonces ninguna marca del Espíritu Santo y no es la obra del Espíritu Santo. Si consiguen “lenguas” y “revelaciones”, son entonces personas que pertenecen a Dios y que confían en el éxito de la salvación. Así pues, han sido engañadas y confundidas por la obra de los espíritus malignos y tratan esta obra como la del Espíritu Santo, que resulta en no ser capaz de entender la verdad después de creer en Dios durante muchos años y apenas tener algún cambio de carácter vital; por el contrario, sus nervios y su sentido se vuelven anormales. Algunas están poseídas por demonios de forma evidente, otras son molestadas por espíritus malignos pero ellas siguen tratándolo como la obra del Espíritu Santo. Es realmente muy peligroso y las consecuencias son realmente inimaginables. Si no buscas la verdad en la creencia en Dios serás eliminado entonces por la obra del Espíritu Santo y volverás al dominio de Satanás para permitir que los espíritus malignos te pisoteen. Esta clase de creencia en Dios es el camino erróneo.

El cuarto tipo es adorar a las celebridades, tener una fe ciega en el conocimiento y las doctrinas religiosos, seguir a siervos malvados y anticristos y convertirse en cómplice de Satanás. Este es el camino erróneo. Esta clase de personas creen en Dios pero adoran y siguen a personas. Siguen a quienquiera que tenga conocimiento religioso, fama y estatus y tienen fe ciega en quienquiera que hable elocuentemente y con conocimiento. No pueden distinguir si poseen o no la verdad y si tienen o no verdaderamente la realidad. Adoran ciegamente a celebridades y siguen a cualquiera que esté en una posición rodeada de poder, sin pensar que aquellos a quienes siguen son todos siervos malvados y anticristos, convirtiéndose así en cómplices de Satanás. La naturaleza de este tipo de persona no es buena. Abogan por las fuerzas malignas, sirven a los siervos malvados y hacen cosas malas en resistencia a Dios. No sólo no han sido despertadas, sino que también son arrogantes y engreídas, no obedecen a nadie, son santurronas y sólo es posible que se arrepientan cuando se enfrentan al castigo de Dios. Esto demuestra completamente que los malvados están recorriendo la senda del anticristo que se resiste a Dios. Las personas que no aman la verdad amarán inevitablemente el mal. Adoran y siguen a las personas y toman la senda del anticristo. Esta forma de creer en Dios, sin atender el deber propio, yendo por mal camino, creyendo en Dios pero adorando y siguiendo a personas, es el camino erróneo.

Las cuatro formas anteriores de creer en Dios son todas sendas erróneas. Son “caminos fáciles” que a las personas que no buscan la verdad les gusta tomar con mayor frecuencia. Porque su fe no es para buscar la verdad a fin de obtener la salvación y vivir una vida real, sino una búsqueda de fama, fortuna y estatus o una búsqueda de recompensas y bendiciones de Dios para satisfacer el deseo personal. Esto es completamente contrario a la voluntad de Dios y es tomar el camino de seguir a Satanás y de seguir traicionando a Dios. Las personas que creen en Dios deben entender que si toman el camino erróneo en la creencia en Dios, perderán entonces la oportunidad de salvación y, una vez que termine la obra de Dios, sólo pueden ser eliminadas y castigadas al final. Esto es un arrepentimiento permanente. Además de las cuatro formas erróneas de creer en Dios, hay también una especie de forma de creer “oportunista”. Esta clase de persona simplemente creen en Dios por bendiciones, nunca se preocupan por cómo deben buscar la verdad y conseguir la salvación, sino que esperan cada día que llegue el día de Dios. Si el día de Dios pudiera venir inmediatamente, aun llevarían a cabo únicamente un poco de su deber con reticencia. Si el día de Dios no viniera durante varios años, pensarían que más les vale disfrutar de estos años en el mundo y esperar a que el día de Dios llegue para regresar después a la familia de Dios para llevar a cabo su deber y hacer algo pequeño a cambio de la salvación de Dios. Esta es la forma de creer en Dios siendo oportunista por bendiciones. Esta clase de persona creen en Dios y prestan atención a “beneficios económicos y materiales”. Pretenden dar algo a cambio por las bendiciones de Dios al precio más bajo. Si pudieran sentarse en una silla de manos para entrar en el reino, esa sería entonces la visión más maravillosa. Obtener bendiciones sin sufrir, sobrevivir a tormentas, escapar de catástrofes y entrar en el reino eterno, esto es todo lo que podrían desear. ¡Los deseos extravagantes de las personas son demasiado grandes! ¿Podría decirse que quieren engañar a Dios? Creer en Dios no es un caso de comerciar con personas y de ser capaz de ganar con medios engañosos. Se debe saber que esto es Dios obrando para salvar a las personas y que Él es todopoderoso y omnisciente. Dios lo vigila todo y Su carácter no tolera ofensas. No se puede obtener la salvación si se desobedece la obra de Dios, y se está destinado a ser eliminado si no se busca la verdad. Las personas que creen en Dios esperando siempre el “día”, pero sin obedecer la obra de Dios, son incrédulas y fantasiosas. Esta clase de persona está destinada a ser objetivo de eliminación. Ahora algunas personas ven que el día de Dios no ha llegado y no pueden esperar más, como hormigas en una olla caliente que no saben qué hacer, con dificultad para decidir a dónde ir. Hay realmente una fina línea entre la vida y la muerte.

Las personas que creen en Dios sólo pueden desarrollar el objetivo correcto a buscar, entendiendo realmente el sentido de creer en Dios. Si tienen el objetivo correcto para creer en Dios, deben tener entonces la búsqueda y practica correcta para creer en Dios. La mayor exigencia de Dios para los creyentes es pedir a las personas que consigan la verdad, el camino y la vida que necesitan, mientras experimentan el juicio y castigo de Dios y vivan una vida verdadera. La humanidad está corrompida demasiado profundamente por Satanás y necesita entender y conseguir muchas verdades para poder ser purificada y salvada. Así pues la búsqueda de la verdad es la búsqueda y la práctica correcta de creer en Dios. De esta manera, leer las palabras de Dios es el primer acontecimiento importante cada día en la vida de un cristiano. Se debe leer las palabras de Dios para ser purificado, conseguir la verdad y salvarse. También orar a Dios para entender Sus palabras, entender Sus propósitos y llevar bien a cabo el propio deber. Estas son las dos cosas más importantes en la vida de los cristianos. Cuando las personas leen las palabras de Dios y consiguen un determinado resultado, cuando empiezan a entender y entrar gradualmente en las palabras de Dios, ellas empiezan a experimentar el poner en práctica las palabras de Dios. Todas las prácticas correctas de los cristianos vienen de leer las palabras de Dios. La cantidad de práctica que consigan, depende de cuánta verdad entiendan de las palabras de Dios. Si las personas no entienden ninguna verdad de las palabras de Dios no tendrán entonces la práctica correcta. Si las personas entienden mucho de las palabras de Dios, conseguirán entonces mucha práctica; si entienden poco, practicarán poco. Frecuentemente oigo a algunas personas decir: “¿Cómo debería practicar yo mientras creo en Dios? ¿Qué debería hacer yo para acatar la voluntad de Dios en todas las cosas?”. Esto demuestra que aún no han entendido la verdad de las palabras de Dios. Se puede ver que aún no han conseguido resultados de leer las palabras de Dios, por lo que no tienen camino para su práctica. Si las personas no han conseguido iluminación, entendimiento real y el camino para la práctica a partir de la lectura de las palabras de Dios, ¿cómo practicarán entonces de forma correcta? Las personas que no entienden la verdad sólo pueden aferrarse a las normas religiosas. Por tanto, las personas que creen en Dios pero no saben cómo practicar, deben hacer un esfuerzo para leer bien las palabras de Dios y hablar más acerca de la verdad. Sólo al hacer esto pueden resolver el problema real de cómo entrar en la realidad de las palabras de Dios.

4 de Julio de 2006

Anterior:Sólo siendo una persona honesta es el verdadero arrepentimiento

Siguiente:Cómo buscar la verdad para volverse verdaderamente obediente a Dios

También podría gustarte