Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Palabras clásicas de Cristo de los últimos días

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

X Palabras clásicas sobre la realidad de la verdad en la que debe entrar el pueblo escogido de Dios

(XV) Palabras clásicas sobre la liberación de la influencia de Satanás y el ser ganado por Dios para alcanzar la verdadera salvación

400. ¿Cuál es la influencia de las tinieblas?

Aquello a lo que se llama influencia de las tinieblas es la esclavitud de Satanás, la influencia de Satanás; es una influencia que tiene un aura de muerte.

Cuando Dios creó a los hombres, lo hizo para que disfrutaran de Su riqueza y para que lo amaran genuinamente; de esta forma, vivirían en Su luz. Hoy, todos los que son incapaces de amar a Dios, no están atentos a Sus cargas, son incapaces de entregar por completo su corazón a Él, de tomar el corazón de Dios como suyo, de llevar las cargas de Dios como si fueran propias, la luz de Dios no brilla sobre ninguno de estos hombres y, por tanto, viven todos bajo la influencia de las tinieblas. Tales hombres transitan por una senda que va contra la voluntad de Dios; nada de lo que hacen tiene una pizca de verdad, están en complicidad con Satanás. Tales personas viven bajo la influencia de las tinieblas. Si puedes comer y beber siempre las palabras de Dios, a la vez que estás atento a Su voluntad y practicas Sus palabras, entonces le perteneces a Dios y vives dentro de Sus palabras.

de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

401. La humanidad primitiva estaba en las manos de Dios, pero a causa de la tentación y la corrupción de Satanás, el hombre fue atado por Satanás y cayó en las manos del maligno. Satanás se convirtió, pues, en el objeto que debía ser derrotado en la obra de gestión de Dios. Al haber tomado posesión del hombre, y al ser este el capital de toda Su gestión, si el hombre debe salvarse tendrá que ser arrancado y recuperado de las manos de Satanás; esto significa que el hombre debe ser tomado de vuelta tras haber sido retenido cautivo por Satanás. Este está derrotado por los cambios en el viejo carácter del hombre que restaura su sentido original y, de esta forma, el hombre que ha sido llevado cautivo puede ser arrancado de las manos de Satanás. Si el hombre es liberado de la influencia y la esclavitud de Satanás, este será avergonzado y el ser humano será rescatado, en última instancia, y Satanás derrotado. Al quedar el hombre libre de la oscura influencia de Satanás, el hombre se convertirá en los despojos de toda esta batalla y Satanás será el objeto que será castigado una vez acabada esta batalla; después de esto, toda la obra de la salvación de la humanidad habrá culminado.

de ‘Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso’ en “La Palabra manifestada en carne”

402. La carne del hombre es de Satanás, está llena de caracteres desobedientes, es deplorablemente vil, es algo inmundo. Las personas codician demasiado el gozo de la carne, hay demasiadas manifestaciones de la carne y así Dios desprecia la carne hasta un punto. Cuando las personas dejan atrás las cosas viles y corruptas de Satanás, ganan la salvación de Dios. Pero si ellas permanecen incapaces de despojarse de lo vil y de la corrupción, entonces todavía estarán bajo el dominio de Satanás. Las intrigas, los engaños y la ruindad de las personas son cosas de Satanás; al salvarte, Dios te separa de estas cosas y la obra de Dios no puede estar mal; y todo es con el fin de salvar a las personas de la oscuridad. Cuando has creído hasta un cierto punto y puedes despojarte de la corrupción de la carne, y esta corrupción ya no te encadena, ¿no habrás sido salvado? Cuando vives bajo el dominio de Satanás eres incapaz de manifestar a Dios, eres algo vil y no recibirás la herencia de Dios. Una vez que hayas sido limpiado y perfeccionado, serás santo y serás normal, y Dios te bendecirá y serás precioso para Él.

de ‘Práctica (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

403. Si quieres que Dios te elogie, debes escapar primero de la influencia de las tinieblas de Satanás, abrir tu corazón a Dios y volverlo por completo a Él. ¿Elogia Dios las cosas que haces ahora? ¿Has vuelto tu corazón a Dios? Las cosas que has hecho, ¿son las que Dios ha exigido de ti? ¿Encajan con la verdad? Debes examinarte en todo momento, concentrarte en comer y beber las palabras de Dios, exponer tu corazón delante de Él, amarlo con sinceridad y erogar para Él con lealtad. Tales hombres recibirán sin duda la alabanza de Dios.

de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

405. La verdad que el hombre necesita poseer se encuentra en la palabra de Dios, una verdad que es la más beneficiosa y útil para la humanidad. Es el tónico y el sustento que vuestro cuerpo necesita, algo que ayuda a restaurar la humanidad normal, una verdad con la que uno debería equiparse. Cuanto más practiquéis la palabra de Dios, con mayor rapidez florecerá vuestra vida; cuanto más practiquéis la palabra de Dios, más se aclarará la verdad. Conforme crezcáis en estatura, veréis las cosas del mundo espiritual con mayor claridad y seréis más poderosos para triunfar sobre Satanás.

de ‘Practicad la verdad una vez que la entendáis’ en “La Palabra manifestada en carne”

406. Para escapar de la influencia de las tinieblas, un aspecto es que requiere de la obra del Espíritu Santo, y otro aspecto es que requiere la entregada colaboración del hombre. ¿Por qué digo que el hombre no está en el camino correcto? Si un hombre está en la senda correcta, en primer lugar, será capaz de entregar su corazón a Dios, lo cual es una tarea que requiere un largo período de tiempo para entrar en ella porque la humanidad siempre ha vivido bajo la influencia de las tinieblas y ha estado bajo la esclavitud de Satanás durante miles de años. Por tanto, esta entrada no puede lograrse en uno o dos días. He traído hoy este tema a colación para que las personas capten su propio estado; en lo que respecta a lo que es la influencia de las tinieblas y lo que es vivir en la luz, la entrada se hace posible cuando el hombre es capaz de discernir estas cosas. Debes saber qué es la influencia de Satanás antes de poder escapar de ella y sólo entonces tendrás la senda para que te liberes poco a poco de ella. En cuanto a qué hacer después, eso es asunto de los propios humanos. Siempre debes entrar desde lo positivo y nunca debes esperar pasivamente. Sólo así es como Dios te ganará.

de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

409. Para escapar de la influencia de las tinieblas, primero debes ser leal a Dios y tener el deseo de buscar la verdad; sólo entonces tu estado será el correcto. Vivir en el estado correcto es una condición previa para escapar de la influencia de las tinieblas. No tener el estado correcto significa que no eres fiel a Dios ni tienes el deseo de buscar la verdad y, por tanto, es imposible escapar de la influencia de las tinieblas. Que el hombre escape de la influencia de las tinieblas depende de Mis palabras, y si él no puede practicar conforme a Mis palabras, no escapará de la esclavitud de la influencia de las tinieblas. Vivir en el estado correcto es vivir bajo la guía de las palabras de Dios, vivir en el estado de ser fiel a Dios, vivir en el estado de buscar la verdad, vivir en la realidad de erogar sinceramente para Dios, vivir en el estado de amar a Dios genuinamente. Quienes vivan en estos estados y dentro de esta realidad, se transformarán gradualmente a medida que entren a mayor profundidad en la verdad, y se transformarán con la profundización de la obra, hasta que por fin Dios los gane sin duda y lleguen a amar a Dios genuinamente. Quienes han escapado de la influencia de las tinieblas serán capaces de poco a poco captar la voluntad de Dios y entender el corazón de Dios, y ser finalmente un íntimo de Dios. No sólo no tendrán nociones de Dios ni se rebelarán contra Él, sino que llegarán a detestar incluso más las nociones y la rebelión que tuvieron antes, y engendrarán un amor genuino por Dios en su corazón.

de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

410. ¿Estás dispuesto a escapar del dominio de Satanás y vivir en la luz de Dios? Si vives dentro de las palabras de Dios, el Espíritu Santo tendrá la oportunidad de llevar a cabo Su obra; si vives bajo la influencia de Satanás, el Espíritu Santo no tendrá oportunidad de llevar a cabo obra alguna. […] Si los hombres viven en las palabras de Dios, el Espíritu Santo estará con ellos y llevará a cabo la obra en ellos; si los hombres no viven en las palabras de Dios, viven en la esclavitud de Satanás. Los hombres que viven en un carácter corrupto no tienen la presencia ni la obra del Espíritu Santo. Si vives en la esfera de las palabras de Dios, en el estado exigido por Él, entonces le perteneces y la obra de Dios se llevará a cabo en ti; si no vives en la esfera de las exigencias de Dios, sino bajo el dominio de Satanás, entonces sin duda estás viviendo bajo la corrupción de Satanás. Sólo puedes cumplir las exigencias de Dios si vives dentro de Sus palabras y le entregas tu corazón; debes hacer lo que Dios dice, convertir Sus palabras en el fundamento de tu existencia y en la realidad de tu vida; sólo entonces le pertenecerás a Dios. Si practicas con sinceridad, conforme a la voluntad de Dios, Él llevará a cabo Su obra en ti y después vivirás bajo Sus bendiciones, vivirás a la luz de Su rostro, serás capaz de comprender la obra que el Espíritu Santo lleva a cabo y también sentirás el gozo de la presencia de Dios.

de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

411. Si oras a Dios, y comes y bebes de Sus palabras cada día, y siempre estás pensando en la obra de la iglesia; si muestras consideración por la voluntad de Dios, si usas tu corazón para amarlo genuinamente y satisfacer Su corazón, tu corazón pertenecerá a Dios. Si tu corazón está ocupado por numerosas otras cosas, entonces sigue ocupado por Satanás y no se ha vuelto sinceramente a Dios.

de ‘El amor genuino por Dios es espontáneo’ en “La Palabra manifestada en carne”

412. Puedes consagrar tu corazón y tu cuerpo y todo tu amor verdadero a Dios, ponerlos delante de Dios, serle completamente obediente y ser absolutamente considerado con Su voluntad. No para la carne, no para la familia y no para tus deseos personales, sino para los intereses de la casa de Dios. En todo lo que puedas toma la palabra de Dios como el principio, como el fundamento. De esa manera, todas tus intenciones, todas tus perspectivas estarán en el lugar correcto y serás alguien que Dios elogia delante de Él.

de ‘Las personas que pueden ser absolutamente obedientes a la practicidad de Dios son quienes aman verdaderamente a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

413. Después de orar sinceramente a Dios, vuelves tu corazón a Él por completo. En ese momento, tu corazón es conmovido por el Espíritu de Dios, estás dispuesto a entregarte completamente y, por ende, has escapado de la influencia de las tinieblas. Si todo lo que el hombre hace agrada a Dios y encaja con Sus exigencias, entonces se trata de alguien que vive en las palabras de Dios y bajo el cuidado y protección de Dios. Si los hombres son incapaces de practicar las palabras de Dios, siempre lo engañan actuando de una forma superficial con Él y sin creer en Su existencia, tales personas están viviendo bajo la influencia de las tinieblas.

de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

414. El propósito de vuestra vida espiritual es buscar adrede la presencia del Espíritu Santo, y obtenerla. No consiste en observar reglas o celebrar rituales religiosos, sino en actuar de verdad en concierto con Dios y disciplinar vuestro cuerpo. Esto es lo que el hombre debería hacer; por consiguiente, debéis dar el todo con el fin de realizarlo. Cuanto mejor sea tu cooperación y cuanto más esfuerzo pongas en ello, más capaz serás de volver tu corazón hacia Dios, y más lo acallarás ante Él. Una vez hayas alcanzado un determinado estado, Dios ganará por completo tu corazón. Nadie será capaz de influir en tu corazón ni capturarlo, y pertenecerás del todo a Dios.

de ‘Una vida espiritual normal guía a las personas al camino correcto’ en “La Palabra manifestada en carne”

415. He dicho tantas veces que la obra de Dios de los últimos días es para alterar el espíritu de cada persona y cambiar su alma, de manera que su corazón, que ha sufrido un gran trauma, sea reformado, y rescatar así su alma tan profundamente dañada por el mal; esto es para despertar el espíritu de las personas, para descongelar su frío corazón y permitirles ser rejuvenecidos. Ésta es la mayor voluntad de Dios. […] porque la obra de Dios es la salvación completa del hombre —ese que ha sido redimido, que sigue viviendo bajo las fuerzas de oscuridad, y que nunca se ha despertado— de este lugar de reunión de los demonios. Esto es para que el hombre pueda ser liberado del pecado a lo largo de los siglos, sea amado por Dios, abata por completo al gran dragón rojo, establezca el reino de Dios y traiga un pronto reposo a Su corazón. Es para desahogar, sin reservas, el odio que hincha vuestro pecho; para erradicar esos gérmenes mohosos, para permitiros que dejéis esta vida que no es distinta a la de un buey o un caballo; que no seáis más esclavos, que el gran dragón rojo deje de pisotearos y de daros órdenes de manera arbitraria; ya no perteneceréis a esta nación fracasada ni al abyecto gran dragón rojo; ya no os esclavizará más. Con seguridad, Dios hará pedazos el nido de los demonios, y estaréis al lado de Dios; le pertenecéis a Él y no a este imperio de esclavos.

de ‘Obra y entrada (8)’ en “La Palabra manifestada en carne”

416. Cuánto mejores se vuelvan estas personas y más fuerte sea la vida de iglesia, más será postrado el gran dragón rojo. Estos son asuntos del mundo espiritual, son las batallas del mundo espiritual y cuando Dios es victorioso, Satanás será avergonzado y caerá. Esta etapa de la obra de Dios tiene una importancia tremenda. Una obra de tal magnitud salva completamente a este grupo de personas; tú escapas de la influencia de Satanás, vives en la tierra santa, vives en la luz de Dios y ahí está el liderazgo y la guía de la luz y entonces tiene sentido que estés vivo. Lo que coméis y vestís es diferente para ellos, disfrutáis las palabras de Dios y lleváis una vida significativa, y ¿qué disfrutan ellos? Disfrutan solo el legado de sus ancestros y el “espíritu nacional”. ¡No tienen el menor rastro de humanidad! Vuestros vestidos, palabras y acciones, todo es diferente de lo suyo. En última instancia, dejaréis por completo lo vil, ya no seréis atrapados en la tentación de Satanás y ganaréis la provisión diaria de Dios. Siempre debéis ser precavidos. Aunque vivís en un lugar inmundo no estáis manchados con la inmundicia y podéis vivir juntos a Dios, recibiendo Su gran protección. Habéis sido escogidos entre todos en esta tierra amarilla. ¿No sois las personas más bendecidas?

de ‘Práctica (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

417. Ves todos estos actos de Dios ahora, y aun así te resistes y te rebelas y no te sometes; tú alojas muchas cosas dentro de ti mismo y haces todo lo que deseas; sigues tu propia lujuria y deseos, esto es rebeldía; esto es resistencia. La creencia en Dios que se lleva a cabo para satisfacer la carne, los propios deseos lujuriosos y las propias preferencias, para el mundo y para Satanás, es asquerosa; es resistente y rebelde. Ahora existen varios tipos de creencia: Algunos buscan refugio del desastre, otros buscan obtener bendiciones, mientras que algunos desean comprender los misterios y otros más tratan de conseguir algo de dinero. Todas estas son formas de resistirse; ¡todas ellas son blasfemia! Decir que uno se resiste o se rebela, ¿no es esto acaso en referencia a estas cosas? Actualmente son muchos los que se quejan, expresan insatisfacciones o juzgan. Todas estas son cosas hechas por los malvados; son la resistencia y la rebeldía humana; estas personas están poseídas y ocupadas por Satanás. La gente que Dios obtiene son aquellos que se someten a Él por completo, los que han sido corrompidos por Satanás, pero que han sido salvados y conquistados con Su trabajo actual, los que han sufrido tribulaciones y al final han sido recobrados completamente por Dios y ya no viven bajo el dominio de Satanás y se han liberado de la injusticia, que están dispuestos a vivir la santidad, estas son las personas santísimas; ellas son las más santas. Si tus acciones actuales no coinciden con una parte de los requerimientos de Dios, serás eliminado. Esto es indiscutible. Todo se hace de acuerdo al día de hoy; aunque Él te ha predestinado y te ha elegido, tus acciones actuales serán las que determinarán tu resultado. Si no te puedes mantener a la altura ahora, serás eliminado.

de ‘Deberías saber cómo la humanidad completa ha evolucionado hasta el día de hoy’ en “La Palabra manifestada en carne”

418. Toda la vida del hombre se vive bajo el dominio de Satanás, y no hay ni una sola persona que por su cuenta se pueda liberar de la influencia de Satanás. Todas viven en un mundo asqueroso, en corrupción y vacío, sin el menor sentido o valor; viven unas vidas tan despreocupadas para la carne, para la lujuria y para Satanás. No le dan a su existencia el más mínimo valor. El hombre es incapaz de encontrar la verdad que lo libere de la influencia de Satanás. Aunque el hombre crea en Dios y lea la Biblia, no entiende cómo liberarse del control de la influencia de Satanás. A través de las edades, muy pocas personas han descubierto este secreto, y muy pocas han hecho referencia a él. Como tal, aunque el hombre detesta a Satanás y detesta la carne, no sabe cómo deshacerse de la influencia intrigante de Satanás. […] El hombre vive en un infierno humano; vive bajo la oscura influencia de Satanás; por todo el país los fantasmas viven con el hombre, invadiendo la carne del hombre. En la tierra no vives en un hermoso paraíso. El lugar en el que estás es la esfera del diablo, un infierno humano, un inframundo. Si el hombre no es limpiado, entonces es de la inmundicia; si Dios no lo protege y lo cuida, entonces todavía es un cautivo de Satanás; si no es juzgado y castigado, entonces no tendrá los medios para escapar de la opresión de la oscura influencia de Satanás. El carácter corrupto que manifiestas, y el comportamiento desobediente que vives, son suficientes para probar que todavía estás viviendo bajo el dominio de Satanás. Si tu mente y tus pensamientos no han sido limpiados, y tu carácter no ha sido juzgado y castigado, entonces a todo tu ser todavía lo controla el ámbito de Satanás, tu mente la controla Satanás, tus pensamientos los manipula Satanás, y todo tu ser lo controlan las manos de Satanás.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

419. Cuando las personas tienen que ser salvas aún, Satanás interfiere a menudo en sus vidas y hasta las controla. En otras palabras, los que no son salvos son sus prisioneros, no tienen libertad; él no ha renunciado a ellos, no son aptos ni tienen derecho de adorar a Dios, y Satanás los persigue de cerca y los ataca despiadadamente. Esas personas no tienen felicidad ni derecho a una existencia normal, ni dignidad de los que hablar. Sólo serás salvo y libre si te levantas y luchas contra él, usando tu fe en Dios, tu obediencia a Él y tu temor de Él como armas para librar una batalla a vida o muerte contra él, y lo derrotas por completo, haciéndole huir con el rabo entre las patas, acobardado cada vez que te vea, y abandonando completamente sus ataques y sus acusaciones contra ti. Si estás decidido a romper totalmente con Satanás, pero no estás equipado con las armas que te ayudarán a derrotarlo, seguirás estando en peligro; si el tiempo pasa y él te ha torturado tanto que no te queda ni una pizca de fuerza, pero sigues siendo incapaz de dar testimonio, sigues sin liberarte por completo de las acusaciones y los ataques de Satanás contra ti, tendrás poca esperanza de salvación. Al final, cuando se proclame la conclusión de la obra de Dios, seguirás estando en sus garras, incapaz de liberarte, y por tanto no tendrás nunca oportunidad ni esperanza. La implicación es, pues, que esas personas serán totalmente cautivas de Satanás.

de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

420. En su vida, si el hombre quiere ser limpiado y lograr cambios en su carácter, si quiere vivir una vida que tenga sentido y cumplir su deber como criatura, entonces debe aceptar el castigo y el juicio de Dios, y no debe dejar que se aparten de él la disciplina de Dios ni los golpes de Dios, para que se pueda liberar de la manipulación y la influencia de Satanás, y pueda vivir en la luz de Dios. Sabe que el castigo y el juicio de Dios son la luz, y la luz de la salvación del hombre, y que no hay mejor bendición, gracia o protección para el hombre.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

421. Si desean ser salvados, y totalmente ganados por Él, todos los que le siguen, grandes y pequeños, deben afrontar tentaciones y ataques de Satanás. Los que emergen de estas tentaciones y ataques, y son capaces de derrotar por completo a Satanás son aquellos a los que Dios ha salvado. Es decir, los salvos en Él son los que han pasado por Sus pruebas, y han sido tentados y atacados por Satanás innumerables veces. Estos entenderán Su voluntad y Sus requisitos, pueden someterse a Su soberanía y a Sus disposiciones, y no abandonan el camino de temer a Dios y apartarse del mal en medio de las tentaciones de Satanás. Los salvados en Él son sinceros, bondadosos, diferencian entre el amor y el odio, tienen sentido de la justicia, son racionales, capaces de preocuparse por Dios y valorar todo lo que es de Él. Satanás no puede atar, espiar, acusar a estas personas ni maltratarlas; son completamente libres, han sido liberadas y puestas por completo en libertad. Job era exactamente ese hombre de libertad, y este es justo la relevancia de que Dios lo entregara a Satanás.

de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

422. Si nunca en tu vida has sentido la soberanía de Dios y Sus disposiciones, y mucho menos reconoces y aceptas la autoridad de Dios, entonces serás totalmente inútil, serás sin duda el objeto del aborrecimiento y el rechazo de Dios, gracias al camino que has tomado y a la elección que has hecho. Pero aquellos que, en la obra de Dios, pueden aceptar Su prueba y Su soberanía, someterse a Su autoridad, y gradualmente obtener una experiencia real de Sus palabras, habrán alcanzado un conocimiento real de la autoridad de Dios, un entendimiento real de Su soberanía, y habrán pasado a estar realmente sujetos al Creador. Sólo tales personas se habrán salvado verdaderamente.

de ‘Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

425. Los cambios en el carácter del hombre significan que se ha liberado de la atadura de Satanás, de la influencia de la oscuridad, y que se ha convertido de verdad en un modelo y una muestra de la obra de Dios, que de verdad ha llegado a ser un testigo suyo y alguien que es conforme a Su corazón.

de ‘Sólo aquellos que conocen a Dios pueden dar testimonio de Él’ en “La Palabra manifestada en carne”

426. Cuando el hombre alcanza la verdadera vida del hombre en la tierra, todas las fuerzas de Satanás serán atadas y el hombre vivirá fácilmente en la tierra. Las cosas no serán tan complejas como lo son hoy: las relaciones humanas, las relaciones sociales, las complejas relaciones familiares... ¡son tan incómodas, tan dolorosas! ¡La vida del hombre aquí es tan desgraciada! Una vez el hombre conquistado, su corazón y su mente cambiarán: tendrá un corazón que reverencia a Dios y un corazón que le ama. Una vez conquistados todos los que están en el universo y que buscan amar a Dios, es decir, una vez derrotado Satanás y una vez él —todas las fuerzas de oscuridad— haya sido atado, la vida del hombre en la tierra será tranquila y podrá vivir libremente sobre la tierra. Si en la vida del hombre no hay relaciones ni complejidades carnales sería mucho más fácil. Las relaciones de la carne del hombre son demasiado complejas; para este, tales cosas son la prueba de que aún tiene que liberarse de la influencia de Satanás. Si tuvieras la misma relación con los hermanos y hermanas, con tu familia normal, no tendrías preocupaciones ni necesidad de inquietarte por nadie. Nada podría ser mejor y, de esta forma, el hombre se aliviaría de la mitad de su sufrimiento. Viviendo una vida humana normal en la tierra, el hombre será similar a un ángel; aunque siga estando todavía en la carne, será muy parecido a un ángel. Esta es la promesa final; es la última que se le concede al hombre.

de ‘Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:(XIV) Palabras clásicas sobre cómo servir a Dios y dar testimonio de Él

Siguiente:(XVI) Palabras clásicas sobre cómo buscar la verdad para lograr un cambio en el carácter y ser perfeccionado por Dios

También podría gustarte