App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Cada palabra de Dios es una expresión de Su carácter

61

Hu Ke La Ciudad de Dezhou, provincia de Shandong

Siempre que veía estas palabras que Dios habló me sentía ansiosa: “Cada frase que he pronunciado contiene dentro de sí el carácter de Dios. Vosotros haríais bien en reflexionar cuidadosamente en Mis palabras, y seguramente obtendréis gran provecho de ellas” (‘Es muy importante comprender el carácter de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). Me sentía ansiosa porque entender el carácter de Dios es tan importante, tanto para el entendimiento que el hombre tiene de Dios como para su búsqueda para amarle y agradarle. Pero al comer y beber las palabras de Dios, siempre sentía como si el carácter de Dios fuera muy abstracto y no sabía cómo entenderlo. Luego, por medio de compartir con mi líder, llegué a saber que debo entender de Sus palabras lo que a Dios le gusta y lo que Él odia, y por lo tanto llegar a entender el carácter de Dios. Subsecuentemente traté por un tiempo de poner esto en práctica y vi algunos resultados. Pero todavía me sentía perdida con relación a las palabras de Dios, “Cada frase que he pronunciado contiene dentro de sí el carácter de Dios”, y no tenía idea de cómo entenderlas exactamente.

Un día, leí estas palabras en un sermón: “El carácter de Dios contiene muchos aspectos. Contiene lo que Dios tiene y es, Sus pensamientos, Sus ideas, Su manera de pensar y sabiduría. Contiene la actitud de Dios hacia todo tipo de personas, tales como Sus sentimientos de misericordia y cuidado y, todavía más, Su ira hacia la rebelión y resistencia de la humanidad. Debido a que cada frase de Dios contiene Su manera de pensar, Su sabiduría y Sus ideas, debido a que todas ellas contienen el fondo y la fuente de Sus palabras, porque cada frase expresa naturalmente la actitud de Dios hacia la humanidad, sin una sola frase que no tenga un fundamento, es algo muy natural que cada frase contenga el carácter de Dios. Cada palabra que los seres humanos dicen expresa el carácter de su vida; así que, ¿acaso, con mayor razón, cada palabra de Dios no contendría Su carácter? Esto es fácil de comprender, pero cómo descubrirlo y saberlo no es tan fácil como la gente imagina. Si, al leer las palabras de Dios, uno no trata de descifrarlas lo suficiente, no pone el esfuerzo suficiente o no tiene la experiencia suficiente, entonces el carácter de Dios no será fácil de percibir, mucho menos de entender. Lo que entonces se necesita es que el hombre se calle ante Dios y que ponga por completo su corazón en las palabras de Dios, y que su lectura y el tratar de entender las palabras de Dios se haga durante la oración; entonces lentamente vas a descubrir el talante detrás de las palabras de Dios. Este es el inicio de la entrada” (La comunión de los de arriba). Cuando leí esta comunicación, todo encajó en su sitio. Me di cuenta de que el carácter de Dios contiene muchas cosas: contiene lo que Dios tiene y es, Sus pensamientos y Sus ideas, Su manera de pensar y Su sabiduría, así como Su actitud hacia todo tipo de personas, etc. Además, cada frase de Dios contiene el fondo y la fuente de cada una de Sus palabras, sin que una frase carezca de fundamento, y todas y cada una de las cosas que Dios hace y cada frase que Él pronuncia, son una expresión natural de todo lo que Él es en la vida. Mi entendimiento del carácter de Dios, por otro lado, estaba limitada sólo a lo que a Dios le gusta y lo que Él odia. Esta clase de entendimiento era muy unilateral así que no podía alcanzar un entendimiento del carácter de Dios proveniente de cada una de Sus frases. Aparte de esto, también entendí que, si quería entender el carácter de Dios de cada una proveniente de Sus frases, tenía que estar callada ante Dios y esforzarme mucho más para tratar de descifrar las palabras de Dios. Además, necesitaba orar y buscar la guía ante Dios, enfocándome en entender el talante detrás de las palabras que Dios ha expresado así como el fondo y la fuente detrás de las acciones de Dios.

Doy gracias al esclarecimiento e iluminación de Dios que me permitieron darme cuenta de estas cosas y, entonces, después comencé a enfocarme en practicar y entrar en este aspecto. Un día leí un pasaje de las palabras de Dios: “Que esta obra sea o no importante se basa en la necesidad de la humanidad y la realidad de la depravación de la humanidad, y la seriedad de la desobediencia de Satanás y la perturbación que hace en la obra. El adecuado que está a la altura de esta tarea está basado sobre la naturaleza de su obra y la importancia de la obra. Cuando se trata de la importancia de esta obra, en términos de qué método adoptar para obrar —la obra hecha directamente por el Espíritu de Dios, o la obra hecha por Dios encarnado, o la obra hecha por el hombre— la primera que se debe eliminar es la obra hecha a través del hombre y, basándose en la naturaleza de la obra y la naturaleza de la obra del Espíritu versus la de la carne, al final de cuentas se decide que la obra hecha por la carne es más beneficiosa para el hombre que la obra hecha directamente por el Espíritu, y ofrece más ventajas. Este es el pensamiento que Dios tiene en el momento de decidir si la obra la hace el Espíritu o la carne” (‘La humanidad corrupta está más necesitada de la salvación del Dios hecho carne’ en “La Palabra manifestada en carne”). Cuando traté de descifrar cuidadosamente este pasaje, sentí como si hubiera descubierto una gran abundancia. Las palabras de Dios muestran el desarrollo de la manera de pensar de Dios en ese momento, pensando en qué método usar para la obra en los últimos días. Durante el curso de Su manera de pensar, lo primero que Dios consideró fue, qué método usar que fuera del mayor beneficio para el hombre en esta obra, la mejor manera de alcanzar el resultado de la salvación del hombre y qué hacer para que Satanás acepte la derrota y, de ese modo, vencer a Satanás y llevar al pueblo que ha sido dañado tan profundamente a la salvación completa. Durante todo este proceso de pensamiento, Dios constantemente consideró al hombre y nunca consideró Sus propios intereses o seguridad. Dios claramente sabía que Su encarnación sufriría muchas dificultades, pero esto no era una consideración cuando se trataba de salvar a la humanidad. En cambio, Él todavía escogió, basado en las necesidades de la humanidad y la realidad de la depravación de la humanidad, el método de que Dios se hiciera carne para cumplir la obra de los últimos días. Él corre un gran peligro al entrar en lo profundo de la guarida del tigre, Él sufre la persecución y las búsquedas salvajes del gran dragón rojo, soporta el abuso y la blasfemia de las distintas religiones y denominaciones, y también soporta la resistencia, rebelión y malentendido de aquellos de nosotros que seguimos. Las heridas y ataques infligidos en el corazón de Dios y la humillación que Dios soporta realmente son cosas que nadie puede comprender. Todo lo que Dios expresa y revela es todo lo que Él es en la vida: Su dedicación desinteresada por la humanidad y Su pagar el precio por ellos. La grandeza y la abnegación de Dios se revelan de manera natural en Su obra y en cada una de Sus frases, y estas también personifican la gran misericordia y el amor desinteresado de Dios. El amor de Dios por la humanidad no sólo son palabras vacías, sino que es un precio práctico que Él paga. ¡En ese momento, tuve una vívida sensación de que Dios realmente es tan grandioso y tan adorable! Así que, aunque antes ya yo había leído estas palabras de Dios, nunca había entendido el fondo detrás de las palabras que Cristo pronunció o todo lo que ellas revelaban, ni tampoco había entendido el amor de Cristo por la humanidad. Sólo ahora tenía algún entendimiento verdadero de estas palabras de Dios: “Cada frase que he pronunciado contiene dentro de sí el carácter de Dios”.

Antes, como nunca había callado mi corazón o tratado sinceramente de descifrar las palabras de Dios, perdí demasiadas buenas oportunidades de entender a Dios, tanto así que hasta hoy yo todavía tengo muchos conceptos y malentendidos hacia Dios, y todavía estoy distanciada de Él. Sólo ahora entiendo que si quiero entender el carácter de Dios, debo tratar sinceramente de descifrar y buscar la verdad dentro de cada frase de Dios. De esta manera, sin duda me beneficiaré en gran medida. De hoy en adelante, deseo enfocarme en esforzarme mucho más en las palabras de Dios y buscar convertirme pronto en alguien que tiene algún entendimiento de Dios.

Contenido relacionado

  • Después de perder mi estatus

    “Úsame, soy Tu creación. Si Tú me haces perfecto, todavía soy Tu creación; si Tú no me haces perfecto, todavía te seguiré amando porque soy Tu creación” (‘Sólo soy Tu pequeña creación’ en “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”).

  • No es fácil conocerte verdaderamente a ti mismo

    A través del esclarecimiento de las palabras de Dios, sólo entonces vi que mi conocimiento de mí mismo era tan poco profundo, estaba tratando de conocerme desde el interior de mis concepciones y de mi propio pensamiento, sin comparar de ninguna manera con las palabras de Dios para reconocer mi propia naturaleza corrupta desde el interior de Sus palabras.

  • Esta es una persona verdaderamente buena

    No sólo los que las personas ordinarias describen como ‘hombre sumiso’ no tienen ningún sentido de justicia, tampoco tienen metas en la vida. Son meramente personas que nunca quieren ofender a nadie, así que, ¿qué valen? Una persona verdaderamente buena es indicio de alguien que ama las cosas positivas, alguien que busca la verdad y anhela la luz, alguien que puede discernir el bien del mal y que tiene las metas correctas en la vida; sólo a esta clase de persona ama Dios.

  • Mis principios de vida me dejaron maltrecha

    La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.