INICIO LIBROS
A-
A+

¿Por qué arriesgan la vida los cristianos para predicar el evangelio y dar testimonio de Dios?

Hou Xiangke (Jefe de la Oficina de Seguridad Pública): Es absolutamente imposible que creáis en Dios y prediquéis el evangelio en un país gobernado por el Partido Comunista de China. Acabaremos con quien se empeñe en creer en Dios y en difundir el evangelio. ¿Sabes cuántos cristianos han sufrido una trágica muerte en la cárcel? ¿Sabes cuántos cristianos han sido asesinados y sus familias destrozadas? ¡Nadie puede desafiar el poder del Partido Comunista! Si te empeñas en creer en Dios y en difundir el evangelio, ¡tu destino será el encarcelamiento y la muerte! ¿Tienes clara esta consecuencia?

Ma Jinlong (Comisario del Equipo de Seguridad Nacional): La dirección central está muy descontenta con vuestra Iglesia de Dios Todopoderoso. El Partido Comunista os considera su enemigo número uno. No descansará hasta erradicaros. ¿Sabes a cuántos efectivos y cuánto dinero ha movilizado el Partido Comunista para reprimir y prohibir la Iglesia de Dios Todopoderoso? ¡El precio es muy alto! ¿No ves lo que supone todo esto? Seguís difundiendo el evangelio, dando testimonio de Dios y difundiendo la palabra de Dios Todopoderoso por todas partes. Es como si pusierais el pecho contra el cañón de un arma. ¿No sois unos idiotas? ¡Así es como debemos ocuparnos de vosotros! Si te quedas tranquilamente en casa, nadie te va a molestar.

Han Lu (Cristiana): El Partido Comunista siempre ha considerado enemigos a aquellos que creen en Dios. No ve la hora de exterminarlos. ¿Creen que pueden prohibir la obra de Dios de salvar a la humanidad? Cuando el Señor Jesús vino a realizar Su obra redentora, ¿no lo crucificó la comunidad religiosa en coalición con las autoridades? Pensaban que habían vencido y que la obra redentora del Señor Jesús había fracasado claramente. Pero lo inesperado fue que, en la cruz, el Señor Jesús dijera: “Hecho está”. La crucifixión del Señor Jesús culminó la obra redentora de Dios. ¿Qué significa esto? La sabiduría de Dios se levantó sobre la astucia de Satanás. El evangelio redentor del Señor Jesús se ha difundido por toda la tierra. Este es un hecho reconocido. En estos años, el Gobierno comunista chino ha reprimido y perseguido desenfrenadamente a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Ha llegado a alardear de que “no se retirarán las tropas hasta que no se lleve a cabo la prohibición”. Sin embargo, ¿cuál es el resultado? La Iglesia de Dios Todopoderoso no sólo no ha sido prohibida, sino que, por el contrario, ha crecido. ¿Saben por qué? Por la autoridad de Dios, ¡el poder de Dios! Lo que Dios quiera lograr, ninguna nación ni fuerza lo puede impedir. ¿Por qué creemos firmemente en Dios, difundimos el evangelio y damos testimonio de Dios? ¿Saben por qué? Esta era está a punto de terminar. La catástrofe está a punto de llegar. Sólo aquellos que hayan aceptado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y hayan recibido la purificación

pueden recibir la salvación de Dios y escapar de los peligros. ¿Cómo no vamos a difundir el evangelio de este modo? Si no lo hacemos, mucha gente no podrá regresar a Dios y perecerá en la catástrofe. ¡Muchas almas terminarán castigadas en el infierno! Por el bien de estas almas, ¿podemos quedarnos ociosamente en casa para satisfacer la carne? ¿Podemos limitarnos a sobrevivir con vergüenza por temor a la detención y la persecución del Gobierno del PCCh? Si es así, ¡no tendremos la conciencia en paz! Así pues, muchos cristianos se arriesgan a ir a la cárcel y perder la vida por difundir el evangelio y dar testimonio de Dios. ¿Qué clase de espíritu es este? ¿Pueden ustedes comprenderlo? Sin embargo, sí pueden considerar a las buenas personas que creen en Dios como a las más buscadas del país. Simplemente no lo entiendo. ¿De qué sirve eso para la estabilidad del poder estatal? A lo largo de la historia, aquellas naciones y razas que se han resistido y opuesto desenfrenadamente a Dios han sido destruidas por Él. Todo esto es cierto. Como dice Dios Todopoderoso: “Ningún país o poder pueda interponerse en el camino de lo que Dios quiere lograr. Aquellos que obstruyen Su obra, se resisten a Su palabra, interrumpen y perjudican Su plan serán castigados por Él en última instancia” No se puede ofender el carácter justo de Dios. Todos aquellos que se opongan a Dios deben sufrir Su castigo.

del guión de la película El dulce aroma de la adversidad