INICIO LIBROS
A-
A+

La verdadera política religiosa que el PCCh oculta con su Constitución, al descubierto

Ma Jinlong (Subcomisario del Equipo de Seguridad Nacional): Han Lu, esta es tu oportunidad para ganar puntos. Siempre y cuando nos digas quiénes son tus líderes y dónde está escondido el dinero de tu iglesia, seremos muy amables contigo. Naturalmente, si lo haces bien, es posible que te liberemos.

Chen Jun (Subcomisario del Equipo de Seguridad Nacional): ¡Ja! Entre las anotaciones del cuaderno, aparecen las cifras del dinero de la iglesia y ¡en él se confirma que tú eres una de sus líderes! ¿Cuánto dinero tiene la iglesia? ¿Dónde está escondido? ¿Quiénes son tus superiores? ¡Explícalo rápido!

Han Lu (Cristiana): Los creyentes en Dios no infringimos la ley ni cometemos ningún delito. ¿Qué derecho tienen a interrogarme como a una delincuente? Predicamos el evangelio para dar testimonio de Dios con el fin de llevar a la gente a Dios para que reciba la verdad, para que pueda deshacerse de los pecados por la salvación de Dios y entrar en un hermoso destino. Estas son buenas obras, acciones rectas. Los creyentes en Dios no hemos infringido ninguna ley. ¿Qué quieren que les explique? La Constitución estipula claramente la libertad de creencias. ¿Por qué no actúan de conformidad con la Constitución? Me preguntan quiénes son mis líderes y cuánto dinero tiene la iglesia. ¿Con qué finalidad? ¿Es eso legal?

Chen Jun: ¡Guau! Quieres echarnos en cara la Constitución. ¿Se redactó la Constitución para vosotros? ¿Estáis calificados para hablar de la Constitución? ¡Bajo el gobierno del Partido Comunista, el amo es el Partido Comunista! El Partido Comunista es ateo y lo más opuesto a los que creen en Dios. Vuestra fe en Dios infringe la ley del Partido Comunista, la prohibición del Partido Comunista. Por tanto, el Partido Comunista tomará medidas al respecto. En cuanto os capturemos a vosotros, los creyentes en Dios, os ajustaremos las cuentas y os interrogaremos como nos plazca. ¡Esta es la prerrogativa que nos ha dado el Comité Central del Partido! En concreto, a vosotros, las figuras clave de la Iglesia de Dios Todopoderoso debemos castigaros con severidad ¡y eso no excluye mataros! ¡Esa es la política del Partido Comunista! ¡La política del Partido Comunista es la verdadera ley! ¿A qué se reduce la Constitución? ¡Es una herramienta al servicio del régimen del Partido Comunista! ¿Lo entiendes ahora?

Han Lu: La Constitución es la ley fundamental de un país. Las autoridades gubernamentales de todo el mundo actúan de conformidad con su constitución para gobernar y administrar. El Gobierno comunista chino no acata la Constitución, sino que la pisotea abiertamente. Según sus palabras, ustedes han dicho que por encima de la Constitución está la verdadera ley del Partido Comunista. ¿Cuántos ordenamientos jurídicos tienen ustedes? Si el Gobierno comunista chino tiene otro ordenamiento jurídico a espaldas de la Constitución, ¿no basta esto para demostrar que, en el Estado comunista, el poder es superior a la ley? La Constitución ideada por el Gobierno comunista chino no pretende que los ciudadanos chinos la cumplan, ni siquiera el propio Gobierno está obligado por la Constitución. ¿Para qué sirve la Constitución a fin de cuentas? ¿Qué sentido tiene?

Ma Jinlong: Tras vivir en China durante décadas, ¿todavía no lo has averiguado? El Partido Comunista es un partido ateo, un partido revolucionario. ¿Por qué está tan en contra de los que creen en Dios? Porque el Partido Comunista es el mayor enemigo de la Biblia, ¡el mayor enemigo de la palabra de Dios! Cuando el Partido Comunista asciende al poder prohíbe y elimina todas las religiones, estableciendo a la larga el dominio del ateísmo en China ¡para asegurar la permanencia del régimen! ¡Esta es la principal política del Partido Comunista en cuanto a las creencias religiosas! La cláusula constitucional de la libertad religiosa está para mostrársela a los extranjeros, es un medio político para que el Partido Comunista consolide el poder político del régimen y mejore su influencia internacional. Mientras el Partido Comunista esté en el poder en China, ¡ni sueñes con tener libertad religiosa! Si te empeñas en seguir el camino de los que creen en Dios, ¡estás cortejando a la muerte! Aunque no te enfrentes al pelotón de fusilamiento, te pudrirás y morirás en la cárcel. ¿Lo entiendes ahora? ¿Todavía te hace falta que entre en más detalles?

Chen Jun: China es el mundo del Partido Comunista. Si naces en China, tienes que escuchar al Partido Comunista, tienes que ser un ciudadano conforme para vivir con tranquilidad. ¿Quieres creer en Dios libremente? ¡De ninguna manera! Aunque huyas al extranjero para creer en Dios, pediremos tu extradición. Ya te digo, el Partido Comunista es un partido revolucionario. Si desafías el liderazgo del Partido Comunista, ¡el Partido Comunista acabará con tu vida, te arrancará la cabeza! Te aconsejo que actúes con sensatez y cooperes educadamente con nosotros. ¡La alternativa es la muerte! ¡Tienes que pensártelo con claridad!

Han Lu: Simplemente no entiendo por qué el Partido Comunista tiene que atacar y reprimir las creencias religiosas. ¿Por qué se trata a los cristianos como si fueran los delincuentes más buscados del Estado? ¿Por qué se les reprime y persigue por medios revolucionarios e incluso se les tortura hasta la muerte? ¡Esto no supera el escrutinio del derecho internacional! Aquellos que creen en Dios glorifican y veneran a Dios, aprecian la búsqueda de la verdad y viven según la palabra de Dios. Son ciudadanos respetuosos de la ley que toman el camino correcto de la vida. ¿Por qué el Partido Comunista considera a aquellos que creen en Dios una molestia y unos enemigos implacables con los que no puede convivir? ¿Significa eso que el Gobierno comunista chino quiere que la gente siga los caminos depravados y malvados y que le prohíbe seguir el buen camino? No es de extrañar que la sociedad china sea cada vez más oscura y malvada. ¿No es esta la consecuencia del odio a la verdad, del ataque a la justicia y del antagonismo hacia Dios por parte del Partido Comunista? Dice Dios Todopoderoso: “El auge y la caída de un país o nación se basa en si sus gobernantes adoran a Dios, y si llevan a su pueblo más cerca de Dios y lo adoran. … Él hará que los que le siguen y adoran prosperen, y traerá declive y extinción sobre los que le resisten y lo rechazan”.

Chen Jun: ¡Han Lu! Parece que realmente entiendes al Partido Comunista. Admito que el Partido Comunista nunca ha dejado de hacer cosas malas desde que se hizo con el poder. Ahora ha provocado la resistencia del pueblo. Pero ¿qué es el pueblo a ojos del Partido Comunista? ¡Al Partido Comunista no le importa eso! Hoy te digo la verdad: el Partido Comunista es un partido satánico, una secta satánica que se opone a Dios. Carlos Marx, Vladimir Lenin, José Stalin y Mao Zedong eran líderes de sectas satánicas. Eran enemigos acérrimos de Dios que actuaban contra Dios en particular. Es inútil oponerse al Partido Comunista o que el pueblo odie al Partido Comunista. El Partido Comunista tiene tanques y ametralladoras. Reprimiremos y aniquilaremos a cualquiera que se oponga al Partido Comunista. El Partido Comunista es ateo, mientras que los creyentes en Dios sois teístas. Sencillamente, el Partido Comunista y los creyentes en Dios son enemigos. Esta es una lucha de clases ideológica y a muerte. ¿Lo entiendes? También deberías saber que la fe en el Partido Comunista se halla en una grave crisis. Ya nadie cree en la teoría del comunismo. La mayoría del pueblo chino reconoce la existencia de Dios dentro de su corazón. Todos reconocen la existencia del destino y del karma. Por tanto, cada vez más gente cree en Dios hoy en día. Dime, ¡¿cómo podría no reprimiros el Partido Comunista?! Para mantener su poder político, el Partido Comunista es capaz de hacer cualquier cosa, incluso a costa de iniciar guerras y masacrar a la humanidad. (aspira) El Partido Comunista es capaz de hacer eso. ¿Quién puede prohibirlo?

Han Lu: En efecto, el Partido Comunista tiene la capacidad de reprimir y masacrar. ¿Pero no hay ningún castigo? El Gobierno romano condenaba desenfrenadamente la obra del Señor Jesús, se oponía a ella y capturaba y mataba brutalmente a los cristianos. Dios envió la peste y destruyó el régimen romano. Los israelitas se oponían al Señor Jesús, lo condenaron y lo crucificaron. Dios hizo que Israel dejara de existir durante casi dos mil años. Desde la Antigüedad hasta el presente, ¿no ha destruido Dios a todos aquellos que han obrado contra Él? La gente suele decir que los seres humanos son muy insignificantes frente a la naturaleza. ¿No son los seres humanos todavía más insignificantes frente al Creador? “El bien engendra el bien, el mal engendra el mal”. Este es un hecho que nadie puede negar. La existencia de la ley celestial es la realidad del dominio de Dios. Aunque ustedes no reconozcan a Dios, ¿no deberían aceptar el karma?

del guión de la película El dulce aroma de la adversidad