La Palabra manifestada en carne

Contenido

La cuadragésima primera declaración

Una vez llevé a cabo una empresa entre los hombres, pero ellos no se dieron cuenta y, por tanto, tuve que usar Mi palabra para revelársela. Aun así, el hombre seguía sin poder entender Mis palabras e ignoraba el objetivo de Mi plan. Por eso, a causa de sus deficiencias y carencias, el hombre hizo cosas para interrumpir Mi gestión, y los espíritus impuros aprovecharon la oportunidad para manifestarse e hicieron de la humanidad su víctima, hasta que la torturaron y se volvió totalmente inmunda. Fue en ese momento cuando Yo vi la intención y el propósito del hombre. Suspiré desde la niebla: ¿Por qué debe actuar siempre el hombre por sus propios intereses? ¿No tienen Mis castigos el propósito de perfeccionarlo? ¿Estoy intentando desanimarlo? El lenguaje del hombre es muy bonito y suave, pero sus acciones son extremadamente terribles. ¿Por qué no llegan nunca a nada Mis exigencias al hombre? ¿Es como si Yo le estuviera pidiendo a un perro que trepara a un árbol? ¿Estoy intentando crear problemas de la nada? Conforme llevo a cabo todo Mi plan de gestión, he creado diversas “parcelas experimentales”; sin embargo, debido a un terreno pobre y demasiados años sin luz solar, este cambia constantemente y esto provoca que se descomponga; por tanto, en Mi memoria he abandonado innumerables parcelas de este tipo. Y aún ahora, gran parte del terreno sigue cambiando. Si algún día la tierra cambia realmente a otro tipo, Yo la echaré a un lado enseguida; ¿no es esa la etapa en la que me encuentro actualmente en Mi obra? Pero el hombre no tiene el menor sentido de esto. Sólo está siendo castigado bajo Mi dirección. ¿Para qué preocuparse? ¿Soy Yo un Dios que vino con el fin de castigar al hombre? En los cielos, una vez planeé que cuando estuviera entre los hombres me unificaría con ellos, de forma que todos aquellos a los que Yo amo puedan estar cerca de Mí sin nada que nos divida. Sin embargo, en el presente, en las circunstancias de hoy, no sólo no tienen contacto conmigo, sino que además se mantienen a distancia de Mí a causa de Mi castigo. No lloro por su ausencia. ¿Qué se puede hacer? Todos los hombres son actores que están de acuerdo con el grupo. Yo podría dejar que escaparan de Mi mano, e incluso sería capaz de dejarlos regresar a Mi fábrica desde tierras extranjeras. En este momento, ¿qué quejas podrían tener? ¿Qué puede hacerme el hombre? ¿No son los hombres fácilmente influenciados? Aun así, no le hago daño al hombre por este error, sino que le doy Mi nutrición. ¿Quién hizo que él actuara sin poder? ¿Quién hizo que careciera de nutrición? Yo conmuevo el frío corazón del hombre con Mi cálido abrazo; ¿quién más puede hacer algo así? ¿Por qué he difundido esta obra entre los hombres? ¿Puede el hombre entender verdaderamente Mi corazón?

Entre todas las personas que he escogido, me he involucrado en el comercio y, por tanto, siempre hay un ir y venir de hombres en Mi casa, en un flujo interminable. Todos se encargan de diversas formalidades en Mi casa, como si estuvieran discutiendo un negocio conmigo, hasta el punto en que Mi obra es tan intensa que en ocasiones no tengo la oportunidad de manejar todas las disputas de los hombres. Yo los insto a no ser un aguijón en Mi costado y a dirigir su propio barco en lugar de apoyarse constantemente en Mí. No deben actuar siempre como niños en Mi casa; ¿qué beneficio tiene eso? Mi obra es una gran empresa. No es un almacén de barrio ni una tienda pequeña. Los hombres son siempre incapaces de entender Mi talante y parece que bromean deliberadamente. Parece que el hombre ama holgazanear como un niño, sin considerar nunca los asuntos serios, por tanto, y muchos son incapaces de cumplir las “tareas” que les pongo. ¿Cómo se atreven estos hombres a mostrar sus caras ante el “maestro”? ¿Por qué no atienden nunca a sus deberes? ¿Qué clase de cosa es el corazón del hombre? Ni siquiera ahora lo tengo claro. ¿Por qué están siempre cambiando los corazones de los hombres? Como un día de junio, de vez en cuando el sol abrasador es despiadado, en unas ocasiones las nubes son oscuras y densas, y en otras sopla el fuerte viento. Entonces, ¿por qué son incapaces los hombres de aprender de sus experiencias? Quizás esto sea una exageración. Los hombres no saben traer un paraguas durante la estación lluviosa, así que a causa de su ignorancia la repentina aparición de la lluvia del cielo los ha empapado innumerables veces, como si Yo estuviera burlándome de ellos a propósito y la lluvia del cielo siempre los atacara. O quizás sea que Yo soy demasiado “cruel” y vuelvo a todos despistados y, por tanto, atolondrados, continuamente confundidos respecto a qué hacer. Ningún hombre ha comprendido realmente el propósito ni el significado de Mi obra. Así que todos hacen la obra de causarse problemas y castigarse a sí mismos. ¿Podría ser que Yo esté castigándolos deliberadamente? ¿Por qué se crean los hombres problemas a sí mismos? ¿Por qué van siempre directos a la trampa? ¿Por qué no negocian conmigo, sino que en su lugar encuentran trabajo para sí mismos? ¿Podría ser que Yo le esté dando muy poco a la humanidad?

Yo publiqué Mi primera obra entre todos los hombres, y como Mi obra hizo que las personas la admiraran demasiado, todos la estudiaron detenidamente y a través de este atento estudio tuvieron mucho que ganar. Parece que Mi obra es como una novela enrevesada y asombrosa, como un poema romántico en prosa, como las divagaciones de un programa político, como una mezcla complicada de sentido común económico. Como Mi obra es tan rica, existen muchas opiniones diferentes sobre ella y nadie puede proveer un resumen de su prefacio. Aunque el hombre posee conocimientos y talentos excepcionales, sólo esta obra Mía basta para desconcertar a todos los héroes. Del mismo modo que los hombres dicen “la sangre puede fluir, pueden derramarse lágrimas, pero uno no debe agachar la cabeza”, ellos están inconscientemente agachando su cabeza como expresión de su rendición a Mi obra. El hombre ha resumido lo que aprendió a través de sus experiencias y afirma que[a] es como si Mi obra fuera un libro celestial que ha caído del cielo; pero Yo le insto a no ser demasiado sensible. En Mi opinión, todo lo que he dicho es muy convencional; sin embargo, espero que a partir de La Enciclopedia de la Vida en Mi obra, las personas sean capaces de encontrar el camino de la subsistencia, que a partir de El Destino del Hombre puedan encontrar el significado de la vida, que puedan hallar Mi voluntad en Los Secretos de los Cielos, y descubrir el arte de vivir en La Senda de la Humanidad. ¿No sería esto mejor? Yo no obligo al hombre; a quienes no estén interesados en Mi obra, Yo les daré un “reembolso” sobre Mi libro, más un “cargo por servicio”. Yo no hago que el hombre actúe con reticencias. Como autor de este libro, Mi única esperanza es que los lectores amen Mi obra, pero lo que las personas aprecian siempre es diferente. Por tanto, Yo insto a los hombres a no posponer sus planes futuros en aras de guardar las apariencias. Si ese fuera el caso, ¿cómo podría Yo, bondadoso como soy, soportar una vergüenza tan grande? Si amas Mi obra, espero que me transmitas tus valiosas sugerencias, de forma que pueda mejorar Mi escrito y así mejorar su contenido por medio de los errores del hombre. Esto beneficia tanto al autor como al lector, ¿no es así? No sé si esto puede considerarse correcto. Quizás de esta forma pueda Yo reforzar Mi habilidad para escribir y fortalecer nuestro compañerismo. En general, espero que todos puedan cooperar con Mi obra, sin interrupción, de manera que Mi palabra pueda extenderse hasta cada persona y hogar, y que todas las personas de la tierra puedan vivir en medio de Mi palabra. Esta es Mi meta. Espero que a través de El Capítulo sobre la Vida en Mis palabras, todos los hombres puedan tener algo que ganar, como las máximas de la vida o el conocimiento de[b] los errores entre la humanidad, o qué es lo que exijo Yo al hombre, o los “secretos” de las personas del reino hoy. Sin embargo, insto al hombre a echar un vistazo a Los Escándalos del Hombre Hoy; esto puede ser beneficioso para todos. El hombre también podría leer El Secreto Más Reciente, que puede ser incluso más provechoso para la vida de las personas. El hombre también debe ver los Tópicos Candentes con más frecuencia; ¿no es esto más beneficioso aún para la vida de las personas? No hay perjuicio en usar Mi consejo, ver si tiene algún efecto y que el hombre me comente cómo se siente después de haberlo leído, de manera que Yo pueda prescribir la medicina correcta que puede erradicar finalmente y por completo las enfermedades de la humanidad. No sé cómo funcionarán Mis sugerencias, pero espero que puedas usarlas a modo de referencia. ¿Qué opinas?

12 de mayo de 1992

Notas al pie:

a. El texto original omite “afirma que”.

b. El texto original omite “el conocimiento de”.