INICIO LIBROS
A-
A+

4. Las cuatro etapas de la experiencia de vida para ser salvo y perfeccionado

La obra de Dios del juicio y castigo en los últimos días comenzó con conquistar a los “hacedores de servicio.” Primero, Dios usó palabras de juicio y revelación para probar a los hacedores de servicio. Sólo después de que todo el pueblo escogido de Dios entró por completo a experimentar la prueba de los hacedores de servicio, Dios oficialmente comenzó Su obra de juicio y castigo en los últimos días. Por lo tanto, las experiencias de vida del pueblo escogido de Dios comenzaron en la etapa de hacer servicio. Sólo después de que experimentaron la prueba de los hacedores de servicio estuvieron calificados para convertirse en personas del reino y comenzaron a entrar a la segunda etapa de la experiencia de vida: la etapa de cumplir los deberes. ¿Cuál es el significado de experimentar la prueba de los hacedores de servicio? Todos aquellos que la han experimentado saben que existe un significado profundo en esto: Sólo experimentando la prueba de los hacedores de servicio puede uno entrar en el camino correcto de creer en Dios. Debido a que las personas están corrompidas de una manera tan profunda, no importa qué hagan, albergan sus intenciones y su creencia en Dios no es la excepción. Todas las personas creen en Dios para obtener bendiciones y escapar de las catástrofes y la muerte. Nadie cree en Dios para buscar la verdad y alcanzar la salvación. Si las personas creyeran en Dios de acuerdo a sus nociones, entonces no serían capaces de entrar en el camino correcto de creer en Dios. No serían capaces de ser salvas sino que más bien serían eliminadas. Después de experimentar la prueba de los hacedores de servicio, los corazones que estaban deseosos de buena fortuna y bendiciones fueron atravesados por la espada aguda de la palabra de Dios. Fue muy doloroso y las personas sufrieron gran refinamiento pero posteriormente sus deseos extravagantes se esfumaron y su deseo de obtener bendiciones se hizo añicos. Harían servicio para Dios por propia voluntad y abandonaron totalmente su búsqueda pasada de “entrar al reino, obtener la vida eterna y ejercer el poder.” Su entusiasmo por obtener bendiciones menguó y no tuvieron opción sino inclinar sus cabezas y aceptar su destino diciendo: “¿Quién nos hizo hijos del gran dragón rojo?” La prueba de los hacedores de servicio ciertamente resolvió el deseo de las personas de creer en Dios con el fin de obtener bendiciones. También provocó que las personas vieran claramente su propio estatus y sustancia como hijos del gran dragón rojo y su estado lamentable después de ser corrompidas por Satanás. Sólo entonces supieron que eran indignas de las bendiciones y de disfrutar la gracia de Dios. Después de que el pueblo escogido de Dios fue completamente conquistado, avergonzado y derrotado, y sufrió el dolor del refinamiento, Dios habló cambiando el estatus de los hacedores de servicio para ser personas del reino. En esa época, todas ellas derramaron lágrimas de emoción, incapaces de expresar su arrepentimiento. Su estatus de ser el pueblo del reino las hizo sentir humilladas y avergonzadas. Sus actitudes con respecto a creer en Dios mejoraron enormemente después de esto y sólo entonces comenzaron a entrar en el camino correcto de creer en Dios y aceptar formalmente la obra de Dios del juicio y castigo. ¡Esta transición al principio es sumamente significativa y es realmente algo que aquellas que la experimentan nunca pueden olvidar! Mientras experimentan la prueba de los hacedores de servicio, todas las personas levantaron sus cabezas y miraron al cielo con lágrimas en los ojos y sufriendo indescriptiblemente en sus corazones. Fue realmente doloroso pero ahora lo recuerdan como una dulzura incomparable. Esta prueba trajo consigo una gran transformación en ellas que las ha beneficiado enormemente. ¡Experimentar la prueba de los hacedores de servicio es realmente un suceso afortunado y bendito! La obra de Dios de conquistar y salvar a las personas en los últimos días es extremadamente significativa y cada etapa prueba, refina, revela y transforma a las personas. La obra es solamente con el propósito de salvar y perfeccionar a las personas.

Aquellos que experimentan la obra de Dios del juicio y castigo en los últimos días son completamente capaces de alcanzar la salvación y ser perfeccionados. Si consideramos las etapas de la experiencia de vida de la humanidad para ser salva y perfeccionada se pueden dividir razonablemente en cuatro etapas. La primera etapa es la etapa de hacer servicio, la senda etapa es la etapa de cumplir los deberes, la tercera etapa es la etapa de someterse a Dios y la cuarta etapa es la etapa de dar testimonio de Dios. La primera y la segunda etapas de la experiencia de vida requieren alrededor de tres años por separado, la tercera etapa, la etapa de someterse a Dios, requiere alrededor de cinco años y la cuarta etapa, la etapa de dar testimonio de Dios, requiere alrededor de siete años. Por supuesto, esto se está refiriendo a las personas que buscan la verdad con más vehemencia que otras. Si Dios da pruebas y refinamiento especiales en un contexto y ambiente especiales, entonces eso sería un asunto diferente y rompería la regla del marco del tiempo normal de las experiencias de vida. Para las personas es imposible desentrañar la obra de Dios. El significado interno de la experiencia de vida se refiere al proceso de transformación del carácter de vida de las personas mientras experimentan la obra de Dios. Sólo aquellos que diligentemente buscan la verdad son capaces de conseguir este tipo de resultado. Así como el trigo y la cizaña creciendo juntos en la misma parcela de tierra: Cuando al trigo le comienzan a crecer espigas, la cizaña sigue siendo cizaña y será deshierbada. Los creyentes que no aprecian la verdad sólo son como la cizaña: No tienen experiencias de vida. No pueden pasar de la etapa de hacer servicio y, al final, la mayoría de ellos serán deshierbados. Finalmente, sólo los hacedores de servicio leales son capaces de servir hasta el final y sobrevivir. Aquellos que aprecian la verdad y que buscan la verdad hace mucho que han entrado a la segunda y tercera etapas de la experiencia de vida. Entre aquellos que entran en las experiencias de vida, sólo aquellos honestos que tienen un sentido de justicia, aquellos que verdaderamente aman a Dios y hacen su máximo esfuerzo por buscar la verdad con el tiempo serán capaces de entrar a la cuarta etapa: la etapa de dar testimonio de Dios. Este es el reino más alto de la experiencia de vida y es la etapa de ser perfeccionados por Dios. Sólo aquellos que entran y terminan la etapa de dar testimonio de Dios son completamente perfeccionados, aptos para el uso por parte de Dios y son totalmente dignos de ser testigos de Cristo. Por supuesto, pueden ser considerados como unos que conocen a Dios, aman verdaderamente a Dios, han sido obtenidos por Dios, se someten verdaderamente a Dios, son leales a Dios y son las tropas élite de Dios que están en armonía con Cristo. Son personas que son íntimas con Cristo y del mismo corazón y sentir que Dios. Hay algunas personas perfeccionadas que son como Pedro pero la mayoría de ellas son personas honestas que verdaderamente aman a Dios y son de un calibre ordinario. Independientemente de en qué etapa en la experiencia de vida estén las personas que buscan la verdad para ser salvas, todas deben trabajar diligentemente y pagar el precio con el fin de entrar a ella. Sin precio, el resultado no se puede lograr. Esto está en completa conformidad con el principio de la competencia justa que prueba que Dios trata a todos con justicia y que Dios no favorece a las personas.

A continuación enseñaré sobre los estados específicos para entrar a cada etapa de la experiencia de vida.

1. La primera etapa de la experiencia de vida: la etapa de hacer servicio

La etapa de hacer servicio es principalmente el periodo cuando las personas comienzan primeramente a creer en Dios. Estas personas sólo hacen servicio para obtener bendiciones y confían en su entusiasmo para hacer las cosas. Básicamente no son conscientes de su responsabilidad como un ser creado para cumplir sus deberes y están llenas de corrupciones naturales. No entienden el verdadero significado de creer en Dios en el grado más mínimo y su conducta es impulsada por sus intenciones corruptas, que en sustancia es un acto de rebeldía y resistencia contra Dios y que no puede ser aceptado por Dios en absoluto. Todo esto se determina por el hecho de que creen en Dios y hacen servicio para Él sólo para obtener bendiciones. Debido a que la humanidad es tan corrupta, sólo sabe cómo vivir para sí misma. Cualquier cosa que sea para su propio beneficio es aceptable y en tanto que las bendiciones se obtengan, está bien para ella. Su corazón no tiene el deseo de adorar a Dios, nadie busca las respuestas a porqué vive y cómo puede vivir una vida significativa, no tiene ningún propósito en la vida, su corazón está lleno de corrupciones y todos sus pensamientos son totalmente malvados. Por lo tanto, cree en Dios y hace servicio para obtener bendiciones, para sobresalir de la manada y para satisfacer sus propios deseos egoístas. Hace servicio para la familia de Dios contra su voluntad a cambio de alcanzar las bendiciones de escapar de las catástrofes y la muerte. Este es el estado básico de las personas que apenas están empezando su fe en Dios. Todas son más o menos iguales a este respecto y no hay gran diferencia entre ellas, aunque algunas personas son más entusiastas y sinceras en su fe que otras cuando comienzan primeramente a creer en Dios. Debido al carácter corrupto de aquellos que no han sido conquistados por las palabras de Dios no ha sido quebrantado o eliminado, se aferran a nociones muy arraigadas de creer en Dios para obtener bendiciones y para sobrevivir a las catástrofes. Así que sus esfuerzos por la casa de Dios son sólo una clase de transacción: Quieren pagar un precio pequeño para obtener grandes bendiciones o dan mucho pero sólo a cambio de honor y prestigio. Esta intención por obtener bendiciones se origina de la naturaleza de las personas y es algo de Satanás que está muy arraigado. Sin experimentar el juicio y castigo de Dios, sin mucha poda ni trato, sin sufrir el refinamiento de varias grandes pruebas (tales como la prueba de los hacedores de servicio, la prueba de los tiempos de castigo y la prueba de la muerte), las personas tendrán adversidades cambiando su deseo por bendiciones y su inclinación hacia hacer tratos. Estas grandes pruebas son muy beneficiosas para las personas. La transformación del carácter corrupto de las personas comienza por cambiar su deseo por bendiciones e inclinación hacia hacer tratos y, por supuesto, deben depender de buscar la verdad y cooperar en la operación del Espíritu Santo con el fin de lograr esta transformación. La naturaleza corrupta de las personas de resistir a Dios es sólo como una fortaleza difícil: Sin las palabras severas de Dios derribándola, esta fortaleza satánica sería muy difícil de traspasar. Los deseos de las personas por obtener bendiciones y la inclinación hacia hacer tratos son la primera barrera en la senda correcta de creer en Dios. Una vez que se rompe esta barrera más difícil, la fe en Dios de las personas sufrirá un gran cambio. Esto tiene lugar después de que las personas experimentan completamente la prueba de los hacedores de servicio, la prueba de los tiempos de castigo y la prueba de la muerte. Ahí es cuando su deseo por las bendiciones y la inclinación hacia hacer tratos están comenzando a colapsar. Su punto de vista hacia su creencia en Dios se transformará posteriormente y, como si se despertara de un sueño, de repente entenderán que es la ley del cielo y la tierra que las personas crean en Dios y que es la ley del cielo y la tierra que la humanidad creada adore a Dios y cumpla sus deberes. Siempre y cuando las personas tengan una conciencia y razón, deben cumplir sus deberes. En este momento, el estado de las personas sufrirá una mayor transformación. De la prueba de los hacedores de servicio a la prueba de los tiempos de castigo a la prueba de la muerte, sólo tres cortos años de experiencia, el deseo de las personas por las bendiciones y la inclinación hacia hacer tratos será desarraigada en esencia. Debido a que sus opiniones en su creencia en Dios se han transformado, su carácter de vida habrá cambiado subsecuentemente. Estarán dispuestas a hacer su mejor esfuerzo y, siempre y cuando sean capaces de complacer a Dios y consolar Su corazón, eso es suficiente. Todas aborrecerán su mucha resistencia a Dios en el pasado, su causarle a Dios gran pena y su estar profundamente corrompidas por Satanás. Ahora que han recibido la gran salvación de Dios, deben corresponder al amor de Dios. Si son incapaces de corresponder al amor de Dios, eso demuestra que no tienen conciencia ni humanidad. Todo esto es definitivamente un comienzo a una transformación en el propio carácter de vida y esta transformación lleva la propia experiencia de vida a la segunda etapa: la etapa de cumplir los deberes.

El tiempo entre la primera etapa de creer en Dios (la etapa de hacer servicio) y la segunda etapa (la etapa de cumplir los deberes) toma al menos unos 3 años y, por supuesto, esto se está refiriendo a aquellos que buscan la verdad. Aquellos que no buscan la verdad no cambiarán, no importa por cuántos años crean, pero sólo serán capaces de permanecer en la etapa de hacer servicio. Considera a todos aquellos que creen en Dios por muchos años sin embargo no obtienen la verdad: Han experimentado todo tipo de pruebas pero, ¿por qué no cambian? Es porque no buscan la verdad. Son personas deshonestas y mentirosas que no aprecian la verdad o las cosas positivas. Basan su existencia en las filosofías astutas y traicioneras de Satanás, sólo buscan filosofías que les permitan tomar ventaja de los demás sin perder nada, se aferran a Satanás y no lo sueltan, pensando que son muy listas pero, como resultado, se pierden. La intención de obtener siempre bendiciones y hacer tratos, escondida dentro de los corazones de las personas, es una bomba de tiempo y si son incapaces de confiar en buscar la verdad para dispersar gradualmente la bomba entonces, una vez que explote, serán completamente destruidas. Estas personas que revelan su verdadera naturaleza en el crítico momento final se quejan y blasfeman mucho contra Dios y se entregan al vicio. Son como demonios revelando su verdadera forma y deben ser completamente clasificados. Aquellos que buscan la verdad aceptan lo que Dios diga independientemente de lo que Él diga y se someten a Dios sin importar qué haga. Aunque sufren enorme refinamiento, después de que acaban de experimentar las pruebas, entienden muchas de las palabras de Dios y obtienen la verdad. Esto trae una transformación satisfactoria a su carácter de vida, trae dulzura después de la amargura y les da un paso satisfactorio hacia creer en Dios. Esto los hace felices y también complace a Dios. De ahí en adelante, están gustosamente dispuestos a cumplir sus deberes como seres creados y comienzan a creer en Dios justificadamente, creyendo en Dios en aras de ser salvos. Son firmes en su sumisión a la obra de Dios, se someten al juicio y castigo de Dios y a todo tipo de pruebas y refinamiento. Esto es realmente ponerse en el camino correcto de creer en Dios. Aquellos que sólo creen en Dios para obtener bendiciones pero no buscan la verdad, aquellos que no están dispuestos a cumplir sus deberes ni a corresponder al amor de Dios, aquellos que siempre tienen una mentalidad orientada hacia hacer tratos mientras se esfuerzan por la familia de Dios y aquellos que siempre son de un sentir para pedir recompensas mientras cumplen sus deberes, todos están atorados en la etapa de hacer servicio. El carácter corrupto de la humanidad se resuelve buscando la verdad. El carácter corrupto de aquellos que no buscan la verdad nunca cambiará. Simplemente sufrir años de adversidades mientras se cree en Dios no resolverá el carácter corrupto de las personas. Deben confiar en buscar la verdad y someterse al juicio, castigo, pruebas y refinamiento de Dios con el fin de ser capaces de resolver el problema de su carácter corrupto. Siempre que el punto de vista de una persona sobre la creencia en Dios es correcto, es capaz de cumplir sus deberes por propia voluntad como un ser creado y no buscará hacer tratos con Dios, entonces habrá entrado en la segunda etapa de la experiencia de vida: la etapa de cumplir los deberes. Por lo tanto, aquellos que no buscan la verdad son hacedores de servicio y si nunca buscan la verdad, entonces son hacedores de servicio permanentes. De hecho, así es como se producen los hacedores de servicio. Entre los hacedores de servicio, sólo los hacedores de servicio devotos son capaces de hacer servicio hasta el final, recibir la gracia de Dios y sobrevivir. Esta es la buena fortuna de un hacedor de servicio. Aquellos hacedores de servicio que no tienen conciencia ni sensatez, que no tienen humanidad y que no aprecian la verdad, es decir, aquellos hacedores de servicio oportunistas que tercamente se aferran a la intención de obtener bendiciones, se retiran a medio camino en su creencia en Dios porque no tienen ningún interés en buscar la verdad y se sienten sin esperanza de ser salvos. Aunque hay algunas personas que siguen haciendo servicio hasta el final, todavía son eliminadas porque su humanidad es demasiado mala y no llevan a cabo suficientes buenas obras. Algunas personas cometen todo tipo de mal, revelando sus características diabólicas de Satanás y así son abandonadas y eliminadas. La etapa inicial de hacer servicio es el periodo más peligroso y revelador. Si las personas son capaces de aguantar y permanecer con la familia de Dios durante la etapa de hacer servicio, entonces tienen esperanza de entrar a la segunda etapa de la experiencia de vida: la etapa de cumplir los deberes.

2. La segunda etapa de la experiencia de vida: la etapa de cumplir los deberes

La etapa de cumplir los deberes tiene lugar después de que uno ha sido completamente conquistado por las palabras de Dios durante la etapa de hacer servicio. Ellos no simplemente han visto que Dios verdaderamente existe, sino que también han experimentado el poder de las palabras de Dios y que el carácter de Dios es justo y majestuoso y que no tolera la ofensa del hombre. Han visto la inmundicia absoluta de la humanidad corrupta y su naturaleza de resistir y traicionar a Dios. Además se han dado cuenta que son verdaderamente indignos de recibir las bendiciones de Dios, incluso de hacer servicio, y que ya que son seres creados deben cumplir sus deberes y esta es la ley del cielo y la tierra y su deber obligatorio. En este momento, las personas tendrán un despertar en sus conciencias y sabrán cómo ser humanos. De ahí en adelante, su fe en Dios comenzará a mejorar. Ya no vivirán sólo para obtener bendiciones o para escapar de las catástrofes y la ruina sino que vivirán para obtener la verdad y la salvación y para vivir una vida significativa. De esta manera, la creencia en Dios de las personas se pondrá en el camino correcto, como requiere Dios, y comenzarán a realmente estar dispuestas a cumplir sus deberes como seres creados. Buscarán la verdad en aras de ser salvas, creerán en Dios en aras de ser salvas y vivir una vida real. Entonces habrán entrado en la segunda etapa de la experiencia de vida: la etapa de cumplir los deberes.

El estado principal para aquellos que entran a la segunda etapa de la experiencia de vida, la etapa de cumplir los deberes, es que han resuelto en esencia su deseo de obtener bendiciones. Ya no tratan de hacer tratos con Dios con el fin de obtener bendiciones y ya no hacen servicio con el fin de obtener bendiciones. En cambio, ahora están dispuestos a cumplir sus deberes para complacer a Dios y corresponder al amor de Dios y están dispuestos a cumplir sus deberes como seres creados. Saben que esta es la clase de conciencia y sensatez que una persona debe tener y si creen en Dios, pero no cumplen sus deberes, son indignos de ser llamados un humano y son indignos de gozar la salvación y la gracia de Dios. Si los creyentes alcanzan este estado, entonces habrán entrado verdaderamente a la segunda etapa de la experiencia de vida: la etapa de cumplir los deberes. Si los creyentes no tienen esta comprensión y todavía hacen servicio para obtener bendiciones y todavía se aferran tercamente a sus deseos para obtener bendiciones, incluso al punto que no continuarán su fe en Dios y dejarán a Dios si son incapaces de obtener bendiciones, entonces todavía permanecerán en la etapa de hacer servicio. Aquellos creyentes que entran a la segunda etapa de la experiencia de vida son completamente capaces de ver la esperanza de ser salvos porque saben qué significa creer en Dios, saben cómo las personas pueden vivir una vida significativa, ven cómo Dios salva a la humanidad y son capaces de sentir claramente qué transformaciones han experimentado, qué necesitan buscar y cómo deben ser humanos. Comienzan a tener objetivos para buscar con relación a su fe en Dios, como si de repente hubieran entendido qué es la verdadera fe, cuál es el significado en buscar la verdad. Saben que están en la senda correcta y ven claramente cómo deben buscar la verdad para obtener completamente la salvación de Dios. De ahí en adelante, ya no buscan por todas partes ni dan vueltas por su fe en Dios sino que más bien realmente ven la luminosa senda de la vida y comienzan a ser firmes al experimentar el juicio y castigo de Dios así como Sus pruebas y refinamiento. Buscan una transformación de su carácter de vida y buscan ser perfeccionados por Dios. Esta es la marca de entrar al camino correcto de creer en Dios.

Por un lado, aquellos que entran a la segunda etapa de la experiencia de vida comienzan a confiar en su conciencia y sensatez para hacer las cosas y son básicamente capaces de cumplir sus deberes con una conciencia clara. Esto es porque entienden algunas verdades fundamentales acerca de la fe en Dios, tienen muchas menos impurezas en su creencia en Dios, son algo menos superficiales en cumplir sus deberes y su conciencia y sensatez, que se incluyen en la humanidad normal, han sido despertadas y restauradas. Por el otro, aunque no tienen intenciones obvias de hacer demandas de Dios, todavía se vuelven negativos y débiles cuando se encuentran con contratiempos o fracasos, incluso al punto de quejarse cuando son podados y tratados y, cuando les ocurre una gran prueba, todavía son capaces de traicionar a Dios. Después de todo, su entendimiento de la verdad está limitado y sus experiencias de vida son triviales. Todavía no han obtenido el nivel de ganar la verdad y la transformación de su carácter. Así que, frecuentemente exponen su carácter corrupto y manifiestan rebeldía, resistencia y juicio. Cuando algunos asuntos especiales les ocurren, todavía tendrán nociones y harán cosas que resisten y traicionan a Dios. Debido a esto, aquellos que entran a la segunda etapa de la experiencia de vida todavía son pequeños de estatura y tienen experiencias triviales. No están realmente dedicados a Dios y todavía no se someten a Él verdaderamente. En realidad no entienden de verdad a Dios y su entendimiento de la verdad es inadecuado. Su estatura es demasiado pequeña, son demasiado superficiales en cumplir sus deberes y todavía son capaces de engañar a Dios. Aquellos que entran a la segunda etapa de la experiencia de vida, la etapa de cumplir los deberes, comienzan a entrar en la experiencia real de las palabras de Dios y prestan atención a aplicar las palabras de Dios que comen y beben a sus propias situaciones corruptas. Poco a poco obtienen un verdadero entendimiento de la sustancia de su naturaleza y el verdadero estado de su corrupción. Sólo entonces han entrado por completo a la obra y salvación de Dios. Durante el proceso del cumplimiento de sus deberes, ven que hacen las cosas de una manera demasiado superficial y que no han tenido ninguna devoción hacia Dios. Entienden que han sido demasiado rebeldes y reticentes y que no han reverenciado a Dios. Ven que han estado careciendo totalmente de la verdad y han estado llenos de nociones e imaginaciones. Entienden que han sido corrompidos de una manera demasiado profunda y que han sido incapaces de poner la verdad en práctica y someterse verdaderamente a Dios. Ven que no han tenido la semejanza de un ser humano porque han estado revelando tanta corrupción y ven que han sido diablos completamente inmundos. Mientras cumplen con sus deberes han visto que no es fácil para Dios salvar a la humanidad y sin buscar la verdad y cooperar con la operación del Espíritu Santo no habría forma de que fueran salvos. Todos estos resultados se obtienen por medio de cumplir los deberes. Tener estos verdaderos discernimientos y comprensión es suficiente para probar que han entrado en la experiencia real de las palabras de Dios y han comenzado a entender algo de ellas. Las personas con esta verdadera experiencia, meramente la experiencia de ser salvas, son unas que han comenzado a entrar en la realidad de las palabras de Dios. Ya ven claramente la senda de ser salvo por medio de la fe en Dios, entienden el verdadero significado de la obra de Dios y son capaces de darse cuenta que la humanidad corrupta sólo es capaz de ser salva por medio de experimentar la obra de Dios. Si Dios no se hubiera revestido de la carne humana y llevado a cabo la obra de juzgar y castigar a la humanidad, entonces la humanidad habría sido destruida hace mucho tiempo. Por lo tanto, pueden hacer su máximo esfuerzo para buscar la verdad; con el fin de obtener completamente la salvación de Dios, se ofrecen por completo a Dios y son capaces de someterse a la orquestación de Dios y se dan cuenta que someterse a Dios nunca estará mal. Esto muestra que han entrado a la tercera etapa de la experiencia de vida: la etapa de someterse a Dios. Después de entrar al camino correcto de creer en Dios, tienen un verdadero entendimiento de su sustancia y naturaleza corruptas. Ven que la obra de Dios es únicamente con el propósito de salvar y perfeccionar a la humanidad y tienen verdaderos objetivos en la vida. De ahí en adelante, se ofrecen completamente a Dios y están gustosamente dispuestas a entregarse a Dios. De esta manera, comenzarán a entrar en la tercera etapa de la experiencia de vida. Si alcanzan una comprensión de su corrupta sustancia satánica en la segunda etapa de la experiencia de vida, entienden verdaderamente el grado de su corrupción y tienen los objetivos de su búsqueda, entonces el desechar realmente la corrupción, alcanzar una transformación y someterse ocurre en la tercera etapa de la experiencia de vida, comienza después de ofrecerse realmente.

3. La tercera etapa de la experiencia de vida: la etapa de someterse a Dios o, en otras palabras, la etapa de ofrecerse verdaderamente

El estado básico para la etapa de someterse a Dios es que las personas tienen un entendimiento verdadero de la obra de Dios y ven el verdadero significado en Dios salvando a las personas y así son capaces de estar gustosamente dispuestas a ofrecerse y entregarse a Dios. Debido a que tienen algún entendimiento verdadero de Dios, aman a Dios en sus corazones y desean complacer a Dios. Aunque todavía expresan un poco de corrupción, rebeldía y resistencia mientras cumplen sus deberes, están arrepentidas por eso después de que sucede. Desprecian su carne y comienzan a tener fe en buscar la verdad, sintiendo que es completamente posible obtener la verdad y ser perfeccionadas por Dios. Por lo tanto, mientras sirven a Dios están dispuestas a buscar una comprensión de más verdades y están dispuestas a alcanzar la habilidad para satisfacer a Dios en todas las cosas y hacer su máximo esfuerzo para cumplir los requisitos de Dios. Aunque al cumplir sus deberes a veces lo hacen superficialmente o por su propia voluntad, y a veces actúan descuidadamente, son capaces de buscar la verdad, aprender a comprender la voluntad de Dios y trabajar duro para satisfacer a Dios. Todo esto es una señal de que están haciendo un mejor progreso. Cuando las personas formalmente comienzan a ofrecerse por completo a Dios, están felices y dispuestas a entregarse a Dios y comenzar a buscar ser perfeccionadas por Dios, entonces han entrado a la tercera etapa de la experiencia de vida: la etapa de someterse a Dios. Esta también es la etapa de ofrecerse verdaderamente, invirtiendo todo su corazón y alma en la obra de Dios para aceptar la salvación y perfección por Dios. Los 5 años de experimentar la etapa de someterse a Dios comienzan con ser capaz de cumplir el deber propio de una manera gustosa y voluntaria y estar dispuesto a aceptar todo el juicio y castigo de Dios así como Sus pruebas y refinamiento. Finalmente lograrán la verdadera sumisión a Dios y serán capaces de aceptar los arreglos de Dios sin quejarse. Estos son los resultados de experimentar la etapa de someterse a Dios por 5 años. Si alguien fue capaz de hacer su máximo esfuerzo para buscar la verdad mientras experimentaba la etapa de someterse a Dios, entonces durante estos 5 años de experiencia, sería capaz de convertirse en una persona que verdaderamente se somete a Dios. Si fuer incapaz de buscar la verdad y continuó sólo siendo capaz de someterse a Dios en algunas cosas, entonces no podría ser capaz de convertirse en una persona que realmente se somete a Dios.

Aquellos que están en la etapa de la experiencia de vida de someterse a Dios, todos se ofrecen verdaderamente a Dios y están todos dispuestos a cooperar con la operación del Espíritu Santo y ser perfeccionados por Dios. Aunque no tratan de hacer tratos con Dios mientras cumplen sus deberes y no tienen la intención de hacer demandas, todavía revelan muchas impurezas y corrupciones humanas. Por ejemplo, cuando logran buenos resultados en su trabajo todavía pueden ser arrogantes y engreídos y jactarse. Cuando se tropiezan con contratiempos y fracasos se podrían volver negativos. Cuando son podados y tratados podrían debilitarse e incluso quejarse. Con relación a las cosas que son incapaces de llegar a comprender claramente, todavía podrían formular nociones y juzgar y a menudo manifiestan rebeldía y resistencia. Pero debido a que tienen la voluntad y la determinación de ofrecerse a Dios, aunque son rebeldes y reticentes, no traicionan a Dios ni dejan a Su familia. Así que aquellos que están en la etapa de someterse a Dios, todos tienen un fundamento sólido y las visiones correctas para su fe en Dios. Si son capaces de profundizar en la verdad y están dispuestos a pagar cualquier precio, entonces definitivamente serán perfeccionados por Dios. Aunque su creencia en Dios esté fundada, no han alcanzado la etapa de ser perfeccionados por Dios e internamente todavía les falta mucho. Por ejemplo, son incapaces de alcanzar la sumisión absoluta a las orquestaciones y arreglos de Dios, son incapaces de considerar verdaderamente la voluntad de Dios mientras lo sirven, todavía tienen sus propios pensamientos adulterados en su trabajo y a veces siguen sus emociones y preferencias cuando hacen las cosas. Todavía pueden tomar decisiones equivocadas y todavía pueden ser muy rebeldes y reticentes en su servicio. A veces escogen no asumir responsabilidades y holgazanear o son negativos acerca de la obra de la familia de Dios. A veces se dejan controlar por las emociones y así retrasan la obra de la familia de Dios y a veces hasta trabajan superficialmente y engañan a Dios. Mientras cumplen sus deberes, también se pueden dejar influir por sus emociones y preferencias y ser desconsiderados de las intenciones de Dios, incluso al punto que son incapaces de poner la verdad en práctica. Son incapaces de someterse completamente a Dios y no aman verdaderamente a Dios. A veces necesitan que las personas los presionen y los obliguen a hacer el trabajo. Si no fuera por la guía provista por lo anterior, todavía caminarían las sendas equivocadas y no regresarían. Esto es suficiente para probar que aquellos que no son perfeccionados no pueden ser aptos para que Dios los use, mucho menos tomar el timón y conducir el barco.

Aquellos que están en la etapa de la experiencia de vida de someterse a Dios sencillamente buscan más la verdad y están más establecidos en su creencia en Dios. Todavía están muy lejos de ser perfeccionados. Simplemente tienen un entendimiento de su carácter corrupto pero todavía no ha sido completamente resuelto. Las personas que están en esta etapa de la experiencia de vida todavía son incapaces de ser usadas por Dios, mucho menos evitar que Dios se preocupe y su servicio a Dios todavía está en una etapa de practicar, entrenar y ejercitar. Aunque son capaces de aportar algunos testimonios de la experiencia de vida mientras sirven, y son capaces de comunicar algo de su comprensión de la verdad, su entendimiento de la sustancia de todos los aspectos de la verdad todavía es inferior y no lo pueden comunicar claramente. Todavía tienen una estatura pequeña y son incapaces de llevar a cabo un trabajo sustancial en su servicio a Dios. Si continúan buscando entonces, después de unos cuantos años de experiencia, entrarán a la cuarta etapa de la experiencia de vida: la etapa de dar testimonio de Dios; y sólo entonces podrán ser capaces de ser aptos de una manera preliminar para que Dios los use. Se puede ver que aquellos que están en la etapa de someterse a Dios han comenzado a buscar ser perfeccionados por Dios pero no han experimentado formalmente ser perfeccionados. Siempre y cuando aquellos que sirven a Dios hagan su máximo esfuerzo por buscar la verdad y pagar más precio y siempre y cuando sean capaces y estén dispuestos a sufrir todo el dolor y someterse a toda la obra de Dios, entonces definitivamente serán perfeccionados por Dios y serán completamente utilizables por Dios.

Aunque aquellos que están en la etapa de la experiencia de vida de someterse a Dios no son rebeles ni reticentes por fuera, y los defectos en su humanidad no son aparentes, todavía tienen rebeldía y resistencia profundo en su corazón así como muchas otras cosas que no están en conformidad con Dios. Estas cosas incluyen arrogancia y santurronería, hablar exageradamente, jactarse, ser sumamente testarudo, hacer juicios inapropiados y hasta actuar descuidadamente. Cuando el Espíritu obra en ellos, se vuelven arrogantes y engreídos y no se someterán, sino que más bien se atreven a juzgar a alguien y después a desarrollar deseos extravagantes. Desean estar en condiciones de igualdad con Dios, incluso al punto de que piensan que están más allá del alcance de lo alto y les gusta proclamarse estar a cargo y no respetan a nadie más. Estos son los estados de todos aquellos que están en la etapa de someterse a Dios, en mayor o menor grado. Si Dios no los hubiera juzgado y castigado personalmente, y si no hubiera operación del Espíritu Santo ni disciplina especial, entonces para ellos no habría posibilidad de cambiar. Así que si aquellos que sirven a Dios tienen la voluntad y la resolución de buscar ser perfeccionados por Dios, se deben entregar por completo en las manos de Dios, aceptar más juicio y castigo serio así como pruebas y refinamiento más serios y deben sufrir más pruebas, disciplinas, podas y tratos con el fin de quitar la rebeldía y la resistencia más profundas en sus corazones. Si decimos que recibir el juicio y castigo de las palabras de Dios y sufrir pruebas durante la etapa inicial de creer en Dios son como una operación quirúrgica menor, entonces el juicio, el castigo y las pruebas que uno sufre en la tercera y cuarta etapas de la experiencia de vida son como una operación mayor, una operación de una transformación completa. Por lo tanto, el dolor es mayor para aquellos que están en la tercera y cuarta etapas de la experiencia de vida y a menos que tengan la voluntad y la resolución de sufrir estas adversidades en aras de obtener la verdad, entonces no las superarán. Aquellos que son flojos y cobardes son incapaces de obtener tal operación del Espíritu Santo. Aquellos que están en la tercera etapa de la experiencia de vida también enfrentan una decisión importante que es tomar la senda de Pedro o la senda de Pablo. Esta es una decisión inevitable. Si son capaces de hacer algún trabajo pero después se vuelven arrogantes y engreídos, no sumisos, complacientes y satisfechos de sí mismos, entonces todavía están en peligro de ser eliminados. Si hay personas que se atreven a violar los arreglos de la obra de lo alto y hacen las cosas a su manera, entonces son anticristos e inevitablemente serán castigadas. Tener estatus definitivamente es una gran prueba para las personas corruptas. Si su humanidad no es buena, y no tienen la voluntad ni la resolución para sufrir adversidades en aras de obtener la verdad, entonces su evolución se detendrá y caerán y se corromperán porque se dan gusto en el placer del estatus. Esta es la ley de la experiencia de vida: O progresas o te quedas atrás. Sólo aquellos que son perfeccionados tienen un carácter estable y son confiables. Todas las personas que todavía no han sido perfeccionadas están en cierto peligro. Eso es lo que quiere decir, “Las noventa millas sólo son la mitad de un viaje de cien millas.” El proceso de cinco años de la etapa de someterse a Dios también es difícil. Si las personas no se esfuerzan por buscar la verdad, entonces estarán en peligro de eliminación y castigo. Es cuando logran la habilidad de someterse a Dios y seguirlo independientemente de lo que Él haga, sin quejarse ni rebelarse, sino sometiéndose a la orquestación de Dios, siendo dedicados hasta el final y reverenciando a Dios, que entrarán en la cuarta etapa de la experiencia de vida: la etapa de dar testimonio de Dios.

4. La cuarta etapa de la experiencia de vida: la etapa de dar testimonio de Dios

Las características básicas de la etapa de la experiencia de vida de dar testimonio de Dios son: Después de experimentar muchos años del juicio y castigo de Dios así como la poda y los tratos, ellos tienen una clara transformación de su carácter corrupto, un entendimiento más práctico de Dios y una entrada real en todos los aspectos de la verdad como Dios lo requiere. Mientras sirven a Dios, son capaces de entender la voluntad de Dios, cooperar con la operación del Espíritu Santo, ocuparse de las intenciones de Dios y reverenciar a Dios. En su servicio básicamente pueden proveer para las personas y guiarlas y son capaces de resolver las corrupciones de las personas por medio de la verdad. Son capaces de saber cómo actuar de acuerdo con las intenciones de Dios en todas las cosas y son capaces de someterse a Dios por medio de la oración, aceptar la vigilancia de Dios y buscar a Dios y esperar en Él en asuntos que no llegan a comprender con claridad. Están comenzando a aprender cómo exaltar a Dios y dar testimonio de Él. Ya no actúan descuidada ni obstinadamente. Son capaces de someterse a Dios y buscar incluso cuando no entienden Sus acciones, sin nociones, juicios ni resistencia. Son más maduros y experimentados en el trabajo y en el servicio, rara vez causan retrasos y no se vuelven negativos ni se quejan cuando se encuentran con contratiempos. Básicamente son aptos para que Dios los use a pesar de que queda algo de corrupción. Este es el estado básico de las personas que están en la cuarta etapa de la experiencia de vida: la etapa de dar testimonio de Dios.

Aquellos que están en la cuarta etapa de la experiencia de vida, la etapa de dar testimonio de Dios, comienzan a entrar completamente a todos los aspectos de la verdad y son capaces de ponderar frecuentemente la voluntad de Dios y cómo poner la verdad en práctica. Ya que tienen algo de entendimiento verdadero de Dios, son capaces de admirar a Dios y someterse a Dios en todas sus pruebas, no quejándose ni traicionando a Dios, sino sometiéndose a las orquestaciones de Dios. Son capaces de someterse y dejar ir sus propias preferencias sin rebelarse ni resistirse, sin importar cuáles sean los arreglos de Dios o cómo Él los trate. Cuando están sufriendo adversidades o tribulaciones no tienen sus propios requisitos y están contentos con sólo ser capaces de complacer a Dios. El mundo material, la posición, la fama, la riqueza y todas las demás cosas mundanas no tienen un lugar en sus corazones y ya no las ocuparán. Sin embargo, no pueden dejar a Dios ni a Sus palabras y estar sin las palabras de Dios sería como perder la vida misma: No tendrían interés en la vida y preferirían morir. No tienen interés en las personas malvadas y hasta las aborrecen así como a cualquiera que no tiene la verdad pero todavía tienen la paciencia para tratar con tales personas. Sólo tienen una buena impresión de aquellos que aman la verdad y tienen un sentido de justicia y están dispuestos a tener asociaciones de larga duración con ellos. Son capaces de dar su todo y hacer su máximo esfuerzo para desempeñar su papel mientras sirven a Dios. Dan lo mejor de sí mismos en lo que son capaces de hacer y no están restringidos por nadie, nada ni ningún objeto. Son indiferentes hacia la fama y la ganancia personales y están contentos con dar lo mejor de sí mismos para cumplir sus deberes para complacer a Dios. En sus corazones saben porqué fueron creados y que si no hicieron su mejor esfuerzo para cumplir sus deberes, entonces sus vidas serían en vano. Son capaces de padecer circunstancias amargas en aras de cumplir bien sus deberes y mientras quede un aliento en ellos siempre cumplirán sus deberes. En tanto que estén vivos creerán en Dios, buscarán la verdad y se esforzarán por cumplir sus deberes. Esto es lo más importante en la vida para ellos. Todos los deberes cumplidos por aquellos que son perfeccionados son testigos de las palabras de Dios, son lo que las personas necesitan, son completamente capaces de proveer para las personas y guiarlas a experimentar la obra de Dios.

Aquellos que están en la cuarta etapa de la experiencia de vida todavía les resta un poco de corrupción y cuando les ocurren pruebas extraordinarias algo de esa corrupción se revelará. Por supuesto, todavía tienen muchas más pruebas que experimentar y deben seguir siendo purificados y sanados. Cada prueba les trae una cosecha diferente y todos son capaces de transformar algo de su corrupción. Además, son capaces de entender que cada prueba es una bendición de Dios, dentro de cada prueba hay un “regalo” que Dios les envía y que continuarán hasta que todo lo que no está en conformidad con Dios se vuelva limpio. Por lo tanto, cuantas más pruebas sufran las personas, más verdades obtendrán y más abundantes serán sus vidas. Finalmente, alcanzarán gran abundancia. Se puede decir que cientos de pruebas tienen que soportadas en la etapa de la experiencia de vida de dar testimonio de Dios porque las naturalezas corruptas de las personas tienen raíces profundas. No se pueden resolver después de sólo unos pocos años de experiencia y algunas pruebas grandes. Nadie se puede librar de las pruebas puestas por Dios. Simplemente tienen que seguir esforzándose por la verdad, orando a menudo para buscar inspiración e iluminación, entendiendo mejor su propia corrupción y deficiencias, leyendo y ponderando más las palabras de Dios y esforzándose lo mejor posible para servir y complacer a Dios. Este nivel de cooperación es aceptable. Uno debería creer que todo está en manos de Dios y que Dios gobierna sobre todo para siempre. Con esta fe verdadera serán capaces de aguantar hasta el final y ser perfeccionados. La lección de entender a Dios es interminable y la transformación del carácter propio también es interminable. Cuanto más entienden la verdad las personas, más se dan cuenta cuánto les hace falta, así que la búsqueda de la verdad también es interminable. Las personas que buscan la verdad tienen gozo y felicidad en su búsqueda de la verdad y nunca se aburren de ella porque cuanto más buscan la verdad, más entienden a Dios y más brillantes y transparentes se vuelven sus corazones. Esto se siente especialmente enriquecedor y agradable.

Después de experimentar la obra de perfección de Dios mientras se está en la etapa de la experiencia de vida de dar testimonio de Dios, las personas habrán tenido un entendimiento fundamental de las palabras y la obra de Dios y su punto de vista habrá cambiado drásticamente. Habrán visto claramente que toda la humanidad corrupta vive en maldad y ridiculez, que no tiene luz y que es incapaz de librarse de ella. Serán capaces de ver las maravillosas obras de Dios entre todas Sus creaciones en los cielos y en la tierra y verán la importancia de todas las creaciones de Dios y la sabiduría y omnipotencia de Dios detrás de ellas. Por lo tanto, serán capaces de llegar a comprender con claridad el mundo, a través de la humanidad y a través de la vida. Serán capaces de obtener una comprensión sustancial de Satanás, de la obra de los espíritus malos, de las maquinaciones de Satanás así como de los anticristos y las personas malvadas de todas las variedades. Además, serán capaces de llegar al punto de que ya no serán engañadas por Satanás ni seducidas y los diablos y las personas malvadas ya no se aprovecharán de ellas. Y serán capaces de diferenciar entre lo positivo y lo negativo. Todo esto se logra como resultado de su conocimiento verdadero de las palabras de Dios. Por lo tanto, son capaces de usar la verdad para resolver todo tipo de dificultades y problemas, son completamente capaces de guiar a las personas en la realidad de las palabras de Dios. Se puede decir que se han vuelto utilizables por Dios y son completamente competentes como líderes en la familia de Dios. Por lo tanto, sólo aquellos que han sido perfeccionados son utilizables por Dios y sólo aquellos que han realmente obtenido la verdad son utilizables por Dios. Si aquellos que sirven a Dios han obtenido la verdad y también son capaces de usar la verdad para resolver problemas y para guiar a las personas, entonces realmente están en la etapa de servir y dar testimonio de Dios. Son completamente capaces de “conducir el barco” en su servicio a Dios y en su liderazgo. Dios no se tiene que preocupar por ellos y es capaz de sentirse a gusto usándolos. Sólo esta clase de persona es considerada de la voluntad de Dios y es capaz de compartir la ansiedad y dolor de Dios, Su desasosiego y Sus deseos. Y su servicio está de acuerdo con la voluntad de Dios en todos los aspectos. Sólo esta clase de persona es confidente de Dios, que está en completa conformidad con la voluntad de Dios y es ganada por Dios.

Hay dos tipos principales de personas que están en la cuarta etapa de la experiencia de vida, la etapa de dar testimonio de Dios: Un tipo son los Pedros, que tienen buen calibre y capacidad de trabajo y, por lo tanto, son capaces de ser muy usados por Dios. El otro tipo son aquellos que tienen un calibre promedio y no tienen una fuerte capacidad de trabajo. A pesar de que no pueden ser muy usados por Dios, son contados entre aquellos que han transformado su carácter de vida y todos entienden a Dios, aman verdaderamente a Dios y son leales a Dios. Estas personas son por lo menos pueblo de Dios y obtienen las bendiciones de Dios de todas formas. Claramente hay diferentes categorías de personas que son perfeccionadas por Dios: algunas personas que son perfeccionadas son capaces de ser muy usadas por Dios, mientras que otras que son perfeccionadas por Dios sólo son capaces de ser usadas por Dios. La mayoría de aquellas que son perfeccionadas son el pueblo de Dios. Por ejemplo, en la parábola que Jesús dio de los “Diez Talentos,” el siervo al que se le dieron 5 talentos ganó otros 5 talentos y obtuvo la recompensa del Señor; el siervo al que se le dieron 2 talentos ganó otros 2 talentos y también obtuvo la recompensa del Señor; pero el siervo “malo y negligente” al que se le dio 1 talento fue y enterró su plata y fue castigado por el Señor. Esto muestra que Dios es justo hacia todos y no está preocupado si las personas tienen o no un gran calibre o un bajo calibre. En tanto que las personas tengan la voluntad y la resolución para buscar la verdad y buscar ser perfeccionadas, entonces son capaces de ser perfeccionadas.

Lo antes mencionado se refiere a los estados generales de las cuatro etapas de la experiencia de vida. Todas las etapas de la experiencia de vida son diferentes unas de otras. Con el fin de permitirles a las personas ver las diferencias en cada etapa con más claridad, los estados de cada etapa se pueden resumir como sigue: La etapa de hacer servicio (la primera etapa de creer en Dios) es cuando las personas creen en Dios pero todavía se aferran a la intención de obtener bendiciones y hacen tratos con Dios (implicando inevitablemente hostilidad y pruebas), que no pueden ser aceptados por Dios en absoluto. Por lo tanto, esta se llama la etapa de hacer servicio. Este también es el periodo inicial de seguir a Dios Todopoderoso. Es una etapa de transición de comenzar a arrepentirse de verdad y ponerse en el camino correcto de la fe en Dios después de experimentar el juicio y castigo de Dios. En la etapa de cumplir los deberes, las personas dejan ir su deseo por obtener bendiciones después de que entienden la verdad de creer en Dios y ya no hacen servicio sólo para obtener bendiciones o hacer tratos. Están dispuestas a cumplir sus deberes como seres creados y comenzar a caminar formalmente en la senda de ser salvas por medio de la fe en Dios, lo que significa estar completamente en el camino correcto de la fe en Dios. Debido a estas manifestaciones, Dios reconoce el hecho de que están cumpliendo sus deberes y mientras están cumpliendo sus deberes llegan a entender algunas verdades fundamentales sobre la fe en Dios. Llegan a realmente entender el estado de su propia corrupción, comienzan a entrar a la etapa de la experiencia de vida y ganan los primeros puntos de apoyo para obtener la salvación. La etapa de someterse a Dios es la etapa de entender realmente la obra de Dios de salvar y perfeccionar a las personas, ver la verdadera vida humana, comenzar a realmente ofrecer el propio yo a Dios y entregar el propio yo para Dios, comenzar a servir a Dios y acercarse a recibir la salvación y ser perfeccionado. También es la etapa de experimentar verdaderamente las palabras de Dios, comenzar a entender todos los aspectos de la verdad, tener visiones de la obra de Dios, entrar en el entrenamiento del reino y comenzar a caminar en la senda para ser perfeccionado. La etapa de dar testimonio de Dios es la etapa donde aquellos que tienen la voluntad y la resolución para buscar la verdad, que tienen el sentido de justicia y que sinceramente aman a Dios, caminan la senda de Pedro a la perfección, aceptan toda clase de pruebas y tienen una transformación verdadera de su carácter de vida. Esto es también donde las personas comienzan a experimentar entrar al camino correcto de servir y dar testimonio de Dios, así como donde comienzan a entrar completamente a la realidad de la verdad. Estos son los verdaderos estados de las cuatro etapas de la experiencia de vida y las diferencias significativas entre ellas. Dios es justo con todos y ya sea que las personas sean capaces o no de ser perfeccionadas se determina por cómo buscan la verdad, cómo aceptan y se someten a la obra de Dios y cuánto de un precio están dispuestas a pagar. Dios no les da a las personas trato preferencial y la verdad es imparcial hacia cualquiera; cuanto más se trabaje, más se cosecha, cuanto menos se trabaje, menos se cosecha y si no se trabaja en absoluto, no se cosechará nada. ¡Aquellos que buscan la verdad deben saber que hay tanta importancia en obtener la verdad!

Los resultados que Dios designa para las personas se basan completamente en si tienen o no la verdad y así podemos ver claramente que el carácter justo de Dios es justo hacia todos. En cuanto a que en qué etapa de vida están las personas mientras experimentan la obra de Dios, eso se determina basado en su comprensión de la verdad y cómo han entrado en la verdad y hasta qué grado. No se basa en cuántos años han creído en Dios, cuántas adversidades han soportado o cuánto han predicado el evangelio. Estrictamente hablando, aquellos que no han obtenido la verdad no tienen experiencia de vida y están atorados en la etapa de hacer servicio. Sólo aquellos que han obtenido la verdad entienden a Dios y tienen la realidad. Sólo aquellos que han obtenido la verdad son capaces de lograr buenos resultados en sus deberes y servicio a Dios, sirviendo a Dios de acuerdo a Su voluntad y son capaces de ser usados por Dios. Sólo aquellos creyentes que han obtenido completamente la verdad son los que son exitosos en su creencia en Dios. Aquellos que finalmente no obtienen la verdad son fracasos en su creencia y están en peligro de ser eliminados. Algunas personas traicionan a Dios cuando son perseguidas y cuando enfrentan tribulaciones. Son personas que no han obtenido la verdad. Algunas personas en la iglesia cometen todo tipo de mal y, por lo tanto, son eliminadas. Son personas que no han obtenido la verdad. Algunas personas consistentemente cumplen sus deberes superficialmente y siempre causan disturbios y destrucción. Son personas que no han obtenido la verdad. Algunas personas recobran un apetito insaciable por el estatus después de que se han convertido en líderes y actúan superior a todos los demás. Roban las ofrendas, con frecuencia demandan cosas de los demás y hacen que las personas les presenten sus respetos. Son personas que no han obtenido la verdad. Algunas personas son arrogantes y engreídas y en sus corazones no tienen un lugar para Dios. Hacen su máximo esfuerzo para buscar posición, fama y ganancia. Forman camarillas y perturban y destrozan la obra de la familia de Dios. Son personas que no han obtenido la verdad. Estas personas corren fuera de control y cometen todo tipo de mal porque no aprecian la verdad y definitivamente no buscan la verdad, lo que resulta en que su fe dé un paso en la dirección equivocada y su subsecuente perdición. Su fracaso es causado simplemente por no buscar la verdad. Aquellos que buscan la verdad también son corrompidos por Satanás exactamente igual y exponen su carácter corrupto exactamente igual pero son capaces de ver progreso y transformación continuas durante sus experiencias de vida, por lo que la expresión de su carácter corrupto cada vez es menos, cada vez transgreden menos, cada vez tienen menos nociones, su trabajo cada vez se vuelve menos superficial y cada vez se vuelven menos reticentes y rebeldes. Este es el estado normal para aquellos que buscan la verdad y entran en la experiencia de vida. Si las personas han creído en Dios por muchos años, pero su carácter corrupto todavía no cambia y sus transgresiones y comportamiento malvado continuamente aumentan, entonces esto es suficiente para probar que el estado de aquellas que no buscan la verdad constantemente se vuelve peor al punto que la corrupción se vuelve intratable. Cuando el trigo crece hasta la madurez, toda la cizaña, las personas que no han obtenido la verdad (aquellas sin vida) también crecen en mala hierba no deseada. Se conforman cada vez menos con aquellas que han obtenido la verdad hasta que comienzan a ponerse hostiles, que es cuando deben ser eliminadas. Esta es la ley natural. Todos aquellos que han creído en Dios por muchos años sin obtener la verdad, que no han tenido el más mínimo grado de transformación en su carácter corrupto, sino que más bien muestran un comportamiento cada vez más malvado, son sujetos a eliminación. No es que la familia de Dios no les diera una oportunidad de arrepentirse sino que más bien es que tuvieron una amplia oportunidad durante los muchos años que creyeron en Dios y aun así trajeron su propia perdición. Todos aquellos que no buscan la verdad lo hacen por completo debido a su naturaleza satánica, no importa cuántas oportunidades se les den. Aunque todas las personas experimentan ser corrompidas por Satanás, aquellas que aprecian la verdad y que buscan la verdad son capaces de recibir la salvación de Dios y ser perfeccionadas por Dios. No importa cuántos años crean aquellos que no aprecian la verdad, todavía son tan corruptos como antes y no cambian en lo más mínimo. Podemos ver con claridad, de los estados reales de las cuatro etapas de la experiencia de vida, que todos aquellos que buscan la verdad progresarán de acuerdo a las cuatro etapas de la experiencia de vida hasta que son perfeccionados por Dios. Las cuatro etapas de la experiencia de vida han sido resumidas y organizadas basadas completamente en los estados reales de la mayoría de aquellos que buscan la verdad y están en total conformidad con las leyes normales de la experiencia de vida. En tanto que las personas busquen la verdad, están en una de las cuatro etapas de la experiencia de vida de ser salvas y perfeccionadas. No hay una excepción a esto. Espero que todos los hermanos y hermanas seréis capaces de comparaos contra los estados de las cuatro etapas de la experiencia de vida y miraros para ver en qué etapa estáis. Al hacer esto, llegarás a conocerte y no estarás satisfecho con tu situación actual, considerando que ya has ganado la verdad o no te rendirás ni te resignarás al destino porque sientes que es demasiado difícil. Sólo viendo claramente los estados verdaderos de todas las etapas de la experiencia de vida puedes saber qué etapa estás experimentando, qué te hace falta todavía y cómo debes avanzar y establecer nuevos objetivos para buscar. Esto dará dirección a tus experiencias y objetivos claros para buscar para que puedas entrar suavemente en el reino superior de la experiencia de vida y finalmente ser perfeccionado por Dios y obtener la completa salvación de Dios. Este es el propósito de que escriba este pasaje.

21 de febrero de 2006