Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Cien preguntas y respuestas sobre la investigación del camino verdadero

Índice

89. Si tenemos fe en Dios Todopoderoso con un corazón sincero, seguimos reuniéndonos, leyendo Su palabra, cumpliendo activamente con nuestro deber y siguiéndolo hasta el fin, ¿es eso suficiente para conseguir la salvación?

La respuesta de la palabra de Dios:

La gente dice que Dios es un Dios justo, y en tanto que el hombre lo siga hasta el final, Él seguramente será imparcial hacia el hombre porque Él es muy justo. Si un hombre lo sigue hasta el final, ¿lo podría desechar? Soy imparcial con todos los hombres, y juzgo a todos los hombres con Mi justo carácter, sin embargo, hay condiciones adecuadas para las exigencias que le hago al hombre, y lo que Yo exijo todos los hombres lo deben cumplir, sin importar quiénes sean. No me importa qué tan amplias o venerables sean tus aptitudes; sólo me importa si caminas en Mi camino y si tienes o no amor y sed por la verdad. Si careces de la verdad y más bien traes vergüenza sobre Mi nombre, y no actúas de acuerdo a Mi camino, y sólo lo sigues sin cuidado o interés, entonces en ese momento te voy a derribar y te voy a castigar por tu maldad y ¿qué tendrás que decir entonces? ¿Podrás decir que Dios no es justo? Hoy, si has cumplido con las palabras que he hablado, entonces eres la clase de persona que apruebo. Dices que siempre has sufrido mientras sigues a Dios, que lo has seguido contra viento y marea, y que has compartido con Él los buenos y los malos tiempos, pero no has vivido las palabras que Dios habló; sólo quieres ir de un lado a otro detrás de Dios todos los días, y nunca has pensado vivir una vida que tenga sentido. Dices que, en cualquier caso, crees que Dios es justo: has sufrido por Él, has ido de un lado a otro por Él, y te has dedicado a Él y has trabajado duro a pesar de no recibir ningún reconocimiento; seguro se debe acordar de ti. Es verdad que Dios es justo, pero Su justicia no está manchada con ninguna impureza: no contiene voluntad humana, y no está manchada por la carne o por las transacciones humanas. Todos los que son rebeldes y están en oposición, y no están en conformidad con Su camino, serán castigados; ¡ninguno será perdonado y ninguno será salvado! Algunas personas dicen, “Hoy voy de aquí para allá por Ti; cuando llegue el fin, ¿me puedes dar una pequeña bendición?” Así que te pregunto, “¿Has cumplido Mis palabras?” La justicia de la que hablas se basa en una transacción. Tú sólo piensas que Yo soy justo e imparcial con todos los hombres, y que todos los que me siguen hasta el final están seguros de ser salvos y ganar Mis bendiciones. Hay un significado interno en Mis palabras de que “todos los que me siguen hasta el final están seguros de ser salvos”: los que me siguen hasta el final son a los que Yo ganaré íntegramente; son los que, después de que los haya conquistado, buscan la verdad y son perfeccionados. ¿Qué condiciones has alcanzado? Sólo has conseguido seguirme hasta el final, pero ¿qué más? ¿Has cumplido Mis palabras? Has alcanzado uno de Mis cinco requisitos, pero no tienes la intención de cumplir los cuatro restantes. Sencillamente has encontrado el camino más sencillo y fácil, y lo has seguido pensando que eres afortunado. Hacia una persona como tú, Mi justo carácter es uno de castigo y juicio, es una de retribución justa, y es el castigo justo de todos los hacedores de maldad; todos los que no caminan en Mi camino con toda seguridad van a ser castigados, incluso si siguen hasta el final. Esta es la justicia de Dios.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

En las palabras, “los que siguen a Dios hasta el final recibirán la salvación”, el significado de “siguen” es mantenerse firmes en medio de la tribulación. Hoy, muchos creen que seguir a Dios es fácil, pero cuando la obra de Dios esté a punto de terminar tú sabrás el verdadero significado de “seguir”. Sólo porque hoy puedas todavía seguir a Dios después de haber sido conquistado, esto no prueba que seas de los que serán perfeccionados. Los que no pueden soportar las pruebas, que no pueden ser triunfadores en medio de la tribulación, no podrán, al final, mantenerse firmes y no podrán seguir a Dios hasta el final. Los que verdaderamente siguen a Dios pueden resistir la prueba de Su obra, mientras que los que no siguen a Dios realmente no pueden resistir ninguna de las pruebas de Dios. Tarde o temprano serán expulsados, mientras que los victoriosos permanecerán en el reino. Que el hombre verdaderamente busque a Dios o no lo determina la prueba de su obra, es decir, las pruebas de Dios, y no tiene nada que ver con la decisión del hombre mismo. Dios no rechaza a ninguna persona a capricho; todo lo que Él hace es para que el hombre pueda ser completamente convencido. No hace nada que sea invisible para el hombre o ninguna obra que no pueda convencer al hombre. Sea la creencia del hombre verdadera o no, los hechos lo prueban y no lo puede decir el hombre. Sin duda, “el trigo no se puede hacer cizaña y la cizaña no se puede hacer trigo”. Todos los que verdaderamente aman a Dios al final permanecerán en el reino y Dios no maltratará a ninguno que verdaderamente lo ame.

de ‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Muchas personas afirman: “Creo en Dios y sigo de esta forma, por lo que a la fuerza obtendré algo. No busco la verdad, sino que sigo hasta el final, y uso toda mi fuerza para erogar esfuerzo y renunciar a cosas en el transcurso de mis obligaciones. Aunque cometa algunas transgresiones, todavía puedo obtener algo”. No saben lo que están diciendo. Con tanta corrupción en las personas, ¿cómo pueden cambiar si no buscan la verdad? Con el grado de corrupción que hay en el hombre, si no hay protección de Dios, uno puede flaquear y traicionar a Dios en cualquier momento.¿Crees esto? Aunque te obligues a ti mismo, sigues sin poder llegar hasta el final, porque la etapa final es formar un grupo de vencedores; ¿puede ser tan fácil como lo imaginas? Al final no es necesario que las personas cambien al cien por cien ni al ochenta por ciento, sino que al menos tiene que haber un treinta o un cuarenta por ciento de cambio; como mínimo, debes excavar las cosas que están incrustadas dentro de ti y cambiarlas, y puedes alcanzar las exigencias de Dios del treinta o cuarenta por ciento, o mejor aún, llegar de un sesenta a un setenta por ciento de cambio, lo que significa que posees algo de verdad en tu interior, que tienes algunas cosas compatibles con Dios dentro de ti, y que cuando encuentres algunos problemas no te será fácil resistirte a Dios ni ofender Su carácter. De esta forma, al final serás perfeccionado y elogiado. Algunas personas siempre piensan: ¿Acaso creer en Dios no es sencillamente asistir a reuniones, entonar cánticos, escuchar la palabra de Dios, orar y cumplir algunas obligaciones? ¿No son así las cosas?” Por mucho tiempo que hayáis sido creyentes en Dios, seguís sin haber entendido del todo el sentido de la creencia en Él. En realidad, el sentido de la creencia en Dios es increíblemente profundo y las personas no han pensado en ello con detenimiento; al final, las cosas que hay en las personas que son de Satanás y las cosas de su naturaleza deben cambiar, y deben volverse compatibles con las exigencias de la verdad; sólo esto es conseguir verdaderamente la salvación. Si eres igual que eras en la religión, limitándote a gritar algunas palabras de doctrina o algunos eslóganes, y después llevando a cabo algunas acciones y buenas conductas, no cometiendo pecado alguno, ningún pecado obvio— esto sigue sin querer decir que has entrado en el camino correcto de la creencia en Dios. Sólo porque puedes ceñirte a las reglas, ¿significa que caminas por la senda correcta? ¿Significa que has escogido de forma correcta? Si las cosas de tu naturaleza no han cambiado y al final sigues resistiéndote a Dios y ofendiéndolo, éste es el mayor de los problemas. Si crees en Dios, pero no resuelves este problema, ¿se puede considerar que has sido salvado? ¿Qué significa que Yo diga esto? Es para haceros entender a todos, en vuestros corazones, que una creencia en Dios no puede separarse de las palabras de Dios, de Él ni de la verdad. Debes escoger bien tu senda, esforzarte en la verdad y en las palabras de Dios. No tengas tan sólo un conocimiento a medias y después te consideres que ya estás listo ni las entiendas únicamente más o menos. Si afrontas las cosas de una forma descuidada sólo te harás daño. Una persona no debería desviarse en su creencia en Dios; si al final no hay Dios en su corazón y se limita a sostener un libro al que echa un vistazo sin tener un espacio para Dios en su corazón, está acabada. […] Si eres incapaz de hacer una pequeña cosa de acuerdo con la exigencia de Dios, cuando te enfrentes a un gran asunto de principios serás menos capaz aún de cumplir la exigencia de Dios. Esto significa que no tienes testimonio y esto es problemático demuestra que no tienes nada.

de ‘Los que han perdido la obra del Espíritu Santo corren mayor riesgo’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”