Registros de las Pláticas de Cristo

Contenido

Capítulo 65. Tú puedes obtener la verdad después de entregarle tu verdadero corazón a Dios

La Liberación Y La Libertad Se Obtienen Sólo Después De Dejar A Un Lado Tu Propia Intención Y Deseos

Como líderes, no seáis envidiosos de los talentos de los demás y así estaréis calificados, cumpliréis vuestra responsabilidad y expresaréis completamente vuestra devoción. Siempre os preocupáis de que los demás destaquen más que vosotros, de que los demás se volverán más importantes que vosotros. ¿No es esto estar celoso de la valía y habilidad? ¿Es este un comportamiento que es considerado con las intenciones de Dios? ¿Qué clase de carácter es este? ¡Esto es venenosidad! Sólo es tomarse uno en cuenta, sólo satisfacer los propios deseos egoístas, sin considerar los intereses de la casa de Dios, sin tomar en cuenta el deber de los demás, sólo considerando los propios intereses. De hecho, eso no afecta los propios intereses personales: Cuando tú ayudas a desarrollar los talentos de otra persona, entonces otra persona talentosa ha sido añadida a la casa de Dios y entonces, ¿no estás haciendo bien tu trabajo? ¿No has sido leal, entonces, en llevar a cabo este deber? Esta es una buena obra delante de Dios. No hagas las cosas delante de los hombres; las debes hacer delante de Dios. Al aceptar la observación e inspección de Dios, tu corazón es enmendado. Si siempre estás preocupado por actuar para que las personas vean, entonces tu corazón nunca será enmendado. También, cuando actúes no actúes para ti mismo. No tomes en cuenta tus propios intereses. No tomes en cuenta los intereses del hombre. No tomes en cuenta tu propia posición, prestigio o reputación. Primero toma en cuenta los intereses de la casa de Dios. Pon primero los intereses de la casa de Dios. Sé considerado con las intenciones de Dios. Considera primero tu propio deber: ¿Hay impurezas en tu desempeño? ¿Estás completamente comprometido? ¿Has cumplido tu responsabilidad? ¿Has dedicado todo tu esfuerzo? ¿Actúas con todas tus fuerzas y corazón por consideración a tu deber y a la obra de la casa de Dios? Debes considerar estas cosas. Cuando respondas por estas cosas, no te quedarás demasiado corto en el desempeño de tu deber a menos, es decir, que tu trabajo se abstenga de volverse mejor o los errores y las deficiencias surjan en tu trabajo porque tu calidad personal es deficiente, tu experiencia es superficial, no tienes experiencia o no estás familiarizado con tu trabajo o te hace falta competencia. Sin embargo, ya has dedicado todo tu esfuerzo y no actúas por tus propios deseos egoístas ni por tus propios intereses, sino que en todo consideras la obra de la casa de Dios y actúas en consideración al beneficio de Dios y la obra de Dios. Tu corazón es enmendado y has acumulado buenas obras a los ojos de Dios. ¿No es una persona, con tales buenas obras, una persona que tiene la realidad de la verdad? Esta persona tiene un testimonio. Si siempre vives de acuerdo con tus deseos egoístas, satisfaciendo siempre tus propios deseos egoístas, entonces este tipo de persona no tiene un testimonio a los ojos de Dios y no tiene un testimonio a los ojos de Satanás. Esta es la señal de provocar que Dios se avergüence, provocar que Dios se avergüence en todo. Tú dices, “Pero no he hecho nada; ¿cómo he hecho que Dios se avergüence?” En tus pensamientos, en las intenciones, los objetivos y los motivos detrás de tus acciones, en las consecuencias de lo que has hecho, en todos los sentidos estás complaciendo a Satanás, siendo su hazmerreír y exponiéndote a sus acusaciones y no tienes el menor testimonio que debes dar como cristiano. En todas las cosas deshonras el nombre de Dios y no tienes un testimonio genuino. Así que, ¿recordará Dios las cosas que has hecho? Al final, ¿qué conclusión sacará Dios de tus acciones y del deber que llevaste a cabo? ¿No debe haber un resultado? ¿Una opinión? En la Biblia, el Señor Jesús dice, “Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’” (Mateo 7:22). ¿Qué, entonces, dice el Señor Jesús? (“Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad” (Mateo 7:23).) ¿Por qué el Señor Jesús dice esto? ¿Por qué aquellos que sanan a los enfermos y echan fuera demonios en el nombre del Señor, que viajan para predicar en el nombre del Señor, se han vuelto hacedores de maldad? ¿Quiénes son estos hacedores de maldad? ¿Son aquellos que no creen en Dios? (No.) ¿Quiénes son? (Son aquellos que creen en Dios pero no practican la verdad.) Correcto. Creen en Dios y siguen a Dios. También se entregan a Dios, abandonan cosas por Dios y llevan a cabo su deber. Sin embargo, al llevar a cabo su deber no son leales y no tienen testimonios y su desempeño del deber se ha vuelto maldad. Así que, el Señor Jesús dice, “apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad”.

¿Cuál es el estándar por el cual las acciones de una persona se evalúan como buenas o malas? Es si tienes o no, en tus pensamientos, expresiones y acciones, el testimonio de poner la verdad en práctica y de vivir la realidad de la verdad. Si no tienes esta realidad o no tienes esta vida, entonces sin duda eres un hacedor de maldad. ¿Cómo considera Dios a los hacedores de maldad? Tus pensamientos y acciones externos, todos hacen que Dios se avergüence. No testifican de Dios. No ponen a Satanás en vergüenza ni lo derrotan; en cambio, en todo son la señal de provocar que Dios se avergüence. No estás testificando de Dios, no te estás entregando a Dios y no estás cumpliendo tu responsabilidad y obligaciones hacia Dios, sino que más bien estás actuando para ti mismo. ¿Cuál es la implicación de “para ti mismo”? Para Satanás. Así que, al final Dios dirá, “apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad”. No hay recompensa. Dios no los recuerda. A los ojos de Dios sus acciones no han sido buenas sino que se han vuelto acciones malvadas. ¿No es esto frivolidad? Ahora bien, independientemente de si tu deseo subjetivo es una disposición por buscar la verdad o si ese deseo es confuso y todavía estás inseguro de qué es buscar la verdad, la manera de práctica más sencilla es considerar primero los intereses de la casa de Dios. En todo primero piensa en los intereses de la casa de Dios. Deja ir tus deseos egoístas. Deja ir tus motivos, intenciones, preocupaciones individuales con el prestigio y la categoría. Deja atrás esas cosas y considera primero los intereses de la casa de Dios; esto es lo mínimo que se debe hacer. Si una persona que lleva a cabo su deber no puede hacer ni siquiera este tanto entonces, ¿cómo se puede decir que está llevando a cabo su deber? Esto no es llevar a cabo el deber propio. Primero debes considerar los intereses de la casa de Dios, considerar los intereses de Dios, considerar la obra de Dios y poner primero estas cosas; sólo después piensa en la estabilidad de tu estatus y cómo te ven los demás. ¿Puedes hacer esto? ¿No sentís como si fuera un poco más fácil cuando lo dividís en estos pasos y los ajustáis entre sí? Si haces esto un rato, sentirás que complacer a Dios no es un asunto difícil. También, después de experimentar un periodo de ser capaz de cumplir tu responsabilidad, llevar a cabo tus obligaciones y deberes, dejar a un lado tus deseos egoístas, dejar a un lado tus propias intenciones y motivos, tener consideración por las intenciones de Dios y poner primero los intereses de Dios y de Su casa, pensarás, “¡Es bueno vivir así! Es vivir franca y honestamente, sin ser una persona mezquina, una buena para nada ni ser de mente estrecha o baja, sino que más bien viviendo justa y honorablemente. Esta es la manera en la que una persona debe vivir y debe actuar.” Gradualmente, el deseo dentro de tu corazón para gratificar tus propios intereses disminuirá.

Hay algunos que han creído en Dios mucho tiempo pero no han entrado profundamente en las lecciones de buscar la verdad, poner en práctica la verdad y entrar en la realidad de la verdad. Tampoco tienen mucha profundidad del aprendizaje por medio de la práctica así que su experiencia no es profunda. No tienen ninguna experiencia genuina. No han aprendido verdaderamente por medio de la práctica. Por lo tanto, no pueden dar un testimonio genuino. Ahora os diré una práctica sencilla: Primero dejad a un lado vuestro interés propio, dejad a un lado vuestros propios intereses, dejad a un lado vuestros deseos egoístas. Después de que hayas hecho esto por un rato, tu condición dentro de ti se transformará sin que te percates de ello. Tan pronto como tu condición se transforme, cambiarás de una vaga y oscura condición de ser ambiguo entre el interés limitado en creer en Dios y no ser reacio a creer en un tipo diferente de condición, una que siente que creer en Dios es bueno, que ser una buena persona es bueno, que siente un ímpetu hacia ser una buena persona, que está interesada en volverse una buena persona, que siente que vivir de esta manera es significativo y que, por medio de vivir así, siente satisfacción, certidumbre, paz y gozo dentro del corazón. Cambiar a este tipo de condición es un gran resultado. Este resultado tiene un aspecto de la cooperación humana y también un aspecto de la obra del Espíritu Santo. Existe una mala condición dentro del hombre: depresión, negatividad o debilidad; o fragilidad; o inutilidad; o bajas intenciones persistentes; o estar siempre en la esclavitud de preocuparse por el prestigio, los deseos egoístas y el beneficio propio; o baja autoestima. Existen algunas condiciones negativas en las cuales siempre estás en esclavitud a estas cosas. Cuando vives dentro de estas condiciones problemáticas, es muy difícil para ti obtener la obra del Espíritu Santo. Si tienes dificultad para obtener la obra del Espíritu Santo, entonces las cosas positivas dentro de ti serán pocas. Cuando hay pocas cosas positivas dentro de ti, es difícil para ti obtener la verdad. Las personas siempre confían en la represión deliberada, se contienen de esta manera o de esa manera, y no se pueden liberar de esas condiciones negativas o adversas. Parte de esto se debe a las personas, cuando no pueden encontrar una senda de práctica que les convenga. Otra razón, y esta es una importante, es que las personas siempre caen en estas condiciones negativas, zozobrantes, degeneradas y el Espíritu Santo no obra; incluso si Él ocasionalmente te da iluminación, no hace una obra importante. Así que, se necesita un gran esfuerzo de la persona para hacer cualquier cosa y es difícil ver y entender algo; es difícil obtener iluminación e inspiración y tener luz. Porque hay demasiadas cosas negativas, adversas y zozobrantes dentro de ti que han ocupado todo el espacio dentro de ti. Así que, otra razón es que una persona no puede obtener iluminación del Espíritu Santo, no puede obtener la obra del Espíritu Santo y, entonces, no puede salir de estas condiciones. No hay manera de transformar estas condiciones negativas tuyas; el Espíritu Santo no obra y no puedes encontrar una senda adelante. Por causa de estas dos razones diferentes, es difícil para ti entrar en una condición positiva y normal. Aunque podáis aguantar mucho y trabajar duro en el desempeño de vuestros deberes, aunque hayáis dedicado gran esfuerzo, abandonado casa y ocupación, sin retener nada, vuestra condición interna todavía no ha cambiado verdaderamente. Existen demasiados enredos que te mantienen cautivo de practicar la verdad, de entrar en la realidad de la verdad. Las nociones personales, las imaginaciones personales y el conocimiento personal, la filosofía de vida y algunas cosas personales negativas: deseos e intereses egoístas, preocupaciones por el prestigio y disputas con los demás, todas estas cosas diferentes llenan el espacio dentro de ti. Aunque eres joven, ¿quién entre vosotros es ingenuo? Cada vez que hago un movimiento o un sonido, digo algo, toso, muevo un poco Mi asiento, una ráfaga de pensamientos se generan en vuestras cabezas. ¿Por qué es eso? ¿Eres sencillo? Ninguno de vosotros es sencillo; nunca os he subestimado. Las personas no tienen nada positivo. Sus cabezas están llenas de pensamientos negativos y adversos; este es un hecho que las personas no pueden negar. El corazón de una persona ha sido llenado y ocupado por las cosas de Satanás. Si no extirpas estas cosas, si no te puedes liberar de estas condiciones, si no te puedes volver como un niño pequeño real, vivaz, adorable, inocente, ingenuo, auténtico, puro, y venir a la presencia de Dios, entonces será muy difícil para ti obtener la verdad.

Ahora tenéis una cosa que vale la pena: vuestra determinación de padecer el sufrimiento y vuestra fe. Tan solo esto os ha salvado. Si no tuvierais esto, estaríais acabados. Algunas personas no tienen la determinación de padecer el sufrimiento o el espíritu y el ímpetu de dedicarse o entregar sus vidas a Dios, por lo que no tienen entusiasmo en llevar a cabo su deber. Algunas personas llevan a cabo su deber por un tiempo, pero tan pronto ven que no están interesadas en él se van. Se van para buscar un socio, buscar riqueza, casarse o trabajar. Uno así cree que no hay consecuencias por dedicar su tiempo aquí. No tiene la fe para seguir haciéndolo y piensa que quedarse aquí es un desperdicio de la juventud, un desperdicio del mejor tiempo de la vida, una pérdida de tiempo y un desperdicio de su vida. Afortunadamente, ahora la mayoría de vosotros no estáis obligados por estas cosas y ya habéis salido de ese estado. Sin embargo, las nociones, imaginaciones, conocimiento, intenciones personales y deseos personales que llenan vuestras cabezas permanecen iguales desde su forma original. Así que tan pronto como oyes que la casa de Dios cultivará una variedad de talentos, tan pronto como implica posición, prestigio o reputación, el corazón de todos brinca con anticipación y siempre quieres sobresalir, volverte la gran cosa, ser una estrella, ser famoso, ser glorificado. Estás poco dispuesto a ceder, queriendo siempre contender, aunque contender sea vergonzoso. La contención no es apropiada en la casa de Dios pero no estás contento de no contender. Cuando ves a alguien sobresalir, estás celoso, sientes odio, te quejas y sientes que es injusto. “¿Por qué yo no puedo sobresalir? ¿Por qué nunca soy yo? ¿Por qué siempre es él el que logra sobresalir y nunca es mi turno?” Existe algo de resentimiento. Tratas de reprimir el resentimiento por no puedes así que oras. Después de orar, te sientes mejor por un rato pero después, cuando otra vez te encuentras con el asunto, no lo puedes vencer. ¿No es este un caso de estatura inmadura? ¿No es una trampa la caída de una persona en estas condiciones? Esta es la servidumbre de una naturaleza satánicamente corrompida. Así que, pensad en esto por un minuto: Si una persona se ha deshecho de estos temperamentos corruptos, ¿está, entonces, libre y liberada? Ponderad esto: ¿Qué clase de cambios debe hacer una persona si quiere abstenerse de caer en estas condiciones y quiere ser capaz de deshacerse de estas condiciones y liberarse de los disgustos de estas cosas? ¿Qué debe obtener una persona antes que pueda liberarse de los disgustos de estas cosas, soltar las ataduras de estas cosas y ser capaz verdaderamente de ser libre y liberarse? Por un lado, una persona debe llegar a comprender las cosas: Estas reputaciones y posiciones son herramientas y métodos para que Satanás corrompa a las personas, las engañe, provoque su degeneración y las dañe. Primero debes ver claramente este aspecto en teoría. También, dejar a un lado estas cosas es muy difícil para cualquiera, ya sean jóvenes o ancianos o creyentes nuevos o de hace mucho tiempo. No pienses que la dificultad para aquellos que son introvertidos es menos que para aquellos extrovertidos parlanchines. Es difícil para todos. Nadie puede vencer esto. La condición interna de cada persona es la misma; estas cosas son nada menos que lo que Satanás usa para corromper a las personas, lo que está integrado en la humanidad. Así que, la naturaleza corrupta de todas las personas es la misma; sólo varía la manera en que se expresa. Algunas personas no dicen una palabra pero tienen pensamientos en sus corazones. Algunas personas lo revelan cuando hablan. Algunas personas luchan. Algunas contienden. Algunas ni luchan ni contienden pero en secreto causan daño. Algunas se quejan y refunfuñan en secreto, aventando cosas o rompiéndolas. Las maneras en las que se manifiestan difieren, pero todas sus naturalezas son iguales, sin ninguna diferencia y las naturalezas de la mayoría de las personas están llenas de estas cosas. ¿Cómo se desechan estas cosas? ¿Tenéis una solución? Primero, debes llegar a comprenderlas y después debes aprender a abandonar estas cosas y dejarlas a un lado. Si siempre te estás enfocando en estas cosas, luchando siempre por estas cosas, si tu corazón está completamente ocupado y lleno de estas cosas, si nunca quieres dejarlas a un lado y siempre las guardas sin dejarlas a un lado, entonces estás siendo controlado y obligado por estas cosas. Te has vuelto un esclavo y no las puedes abandonar. Debes aprender a abandonar y dejar a un lado estas cosas, elogiar a otros y permitirles sobresalir. Aprende a ceder. No luches. No compitas. No luches ferozmente y no te apresures a aprovecharte tan pronto como te encuentres con una oportunidad para sobresalir u obtener honor. Aprende a retroceder, no demores el desempeño de tu deber. Sé una persona que lleva a cabo su deber fuera de la mirada de la gente, donde las personas no la vean y que no presume delante de los demás. Cuanto más abandones y dejes a un lado, más tranquilo estará tu corazón y más espacio se abrirá dentro de él y más mejorará tu condición. Cuanto más luches y compitas, más oscura será tu condición; inténtalo si no lo crees. Si quieres cambiar esta clase de condición, si no quieres ser controlado por estas cosas, entonces primero debes dejarlas a un lado y abandonarlas. Cuando más luches, más oscuridad te rodeará y los celos y el odio dentro de tu corazón aumentarán y tendrás un deseo más fuerte por obtener. Cuanto más fuerte tu deseo por obtener, menos capaz serás para hacerlo y a medida que obtengas menos tu odio aumentará. A medida que tu odio aumente te volverás más oscuro por dentro. Cuanto más oscuro seas adentro más pobremente llevarás a cabo tu deber. Si llevas a cabo tu deber pobremente gradualmente serás quitado del uso y serás eliminado. Este es un círculo vicioso interconectado.

Para que el Espíritu Santo obre dentro de una persona y efectúe un cambio positivo en su condición requiere de esa persona un alto grado de transformación, dejar ir, sufrimiento y también abandono, para que la persona gradualmente pueda volver y cooperar con Dios. Pero, si el Espíritu Santo te expone, es cuestión de un instante. Si no trabajas diligentemente sino que siempre buscas el honor, compites por posición, prestigio, reputación y tus intereses, ¿es esto que quieras hacer servicio? Puedes hacer servicio si quieres pero es posible que pudieras quedar expuesto antes de que tu servicio termine. Tu último día llega tan pronto como quedas expuesto; ¿todavía puede haber cambio en ese día? Entonces la pregunta ya no es si tu condición se puede mejorar; más bien, es probable que tu resultado ya haya sido determinado, lo que será un problema para ti. Por lo general las personas transgreden y revelan sus temperamentos corruptos. Cometen unos pocos pequeños errores, ya sea satisfacer deseos personales egoístas, hablar con un motivo oculto o hacer trampa. Si no han hecho un gran lío de las cosas, ofendido el carácter de Dios o interrumpido o perturbado la obra de Dios, si no han hecho una de estas, entonces todas son perdonables. Pero, ¿pueden todavía ser cambiadas si sus acciones resultan en desastre o gran mal? Es como un esposo y esposa viviendo juntos. Tienen algunas pequeñas fricciones y críticas entre ellos. Ocasionalmente entre ellos dicen cosas que hacen daño. Pero, siempre y cuando ambos estén dispuestos a perseverar juntos, a ceder entre ellos y a comprometerse, todavía la pueden hacer juntos. Sin embargo, si uno de ellos tiene una aventura, se niega a dar media vuelta y deja al otro impotente para rectificar la situación entonces, ¿puede sobrevivir tal matrimonio? Tu pareja ha perdido las esperanzas en ti, ya no te ama. No estás en su corazón. Le es imposible estar contigo. Antes veía lo bueno en todo acerca de ti y ahora no puede ver nada bueno en ti. ¿Podéis continuar juntos así? No puedes. Cualquier cantidad de resistencia o compromiso es inútil e infructuosa. Este matrimonio se ha roto y sólo puede haber divorcio. Si los dos llegan a este punto, este matrimonio ya no existe. Incluso si los dos viven bajo el mismo techo, el matrimonio ahora existe sólo de nombre y no hay diferencia entre que se divorcien o no se divorcien. Así que, si tú como creyente llegas a ese punto mientras llevas a cabo tu deber, o sea, has perdido muchas oportunidades, tu corazón siempre está duro, nunca te arrepientes, nunca regresas al camino correcto ni miras atrás, persistes en tus acciones y búsquedas sin importar cuántas oportunidades te dé Dios, sin abandonar tus propias intenciones, objetivos o método de búsqueda, si llegas a ese punto, entonces tarde o temprano vendrá un día donde, en algún asunto pequeño o con alguna declaración del discurso o en algún ambiente de lo más ordinario, quedarás expuesto. Así que, si una persona no puede obtener la obra del Espíritu Santo y no puede obtener la verdad, si continuamente está obligada y controlada por toda clase de intenciones y carácter satánico corrupto, y si no puede escapar de vivir en estos deseos e intenciones egoístas y deseos personales, entonces esta persona está en gran peligro y sólo es cuestión de tiempo antes de que tropiece y sólo una cuestión de tiempo antes de que quede expuesta. Tal vez ahora tú no has tropezado pero eso no quiere decir que no tropezarás en el futuro. O podría ser que ahora todavía puedes llevar a cabo tu deber, que puedes tener la pequeña aspiración y deseo de entregarte, que puedes tener ese poco de determinación para ser perfeccionado y determinación para entregarte y sufrir por Dios; sin embargo, esto no puede reemplazar tu entrada en la realidad de la verdad y no quiere decir que no puedas tropezar en el futuro. Ni tampoco quiere decir que no puedas ser débil en el futuro.

¿Qué decís: Bajo qué condición una persona está realmente a salvo y segura? Algunos dicen, “¡Creer en Dios y estar en la presencia de Dios es como andar con pies de plomo! ¡Es como vivir al filo de la navaja!” Algunos otros dicen, “Creer en Dios es como ese dicho de los no creyentes, ‘Estar en la compañía del rey es como estar cerca de un tigre.’ ¡Es tan terrible! ¡Si dices o haces una cosa equivocada entonces serás eliminado, estarás acabado, arruinado, serás lanzado al infierno y destruido!” ¿Es correcto? (No.) ¿De qué manera no es correcto? Di las razones. ¿Dónde se usa siempre el dicho, “Estar en la compañía del rey es como estar cerca de un tigre”? ¿Y a qué se refiere “andar con pies de plomo”? Aun así otros dicen, “Es como vivir al filo de la navaja.” ¿Qué quiere decir eso? Todos deberían saber el significado superficial: Todos indican gran peligro. Es como alguien domando un león o un tigre: Cada día es como andar con pies de plomo, vivir al filo de la navaja; esta es la clase de situación a la que se refieren estos dichos. Los tigres y los leones son bestias salvajes cuya naturaleza feroz puede surgir en cualquier momento. Son animales despiadados que no tienen afecto por las personas sin importar cuánto tiempo se asocien con ellas. Si te quieren comer te comerán. Si te quieren hacer daño, te harán daño. Incluso si los entrenas y te conocen, reconociéndote como su amo, si tienen hambre, te comerán tan pronto como huelan la sangre o el sudor. Comer a una persona es el acto de un instante; se termina en un segundo. Así que, ¿es correcto usar estas frases para describir creer en Dios? ¿No pensáis a veces de la siguiente manera? “Creer en Dios realmente es como andar con pies de plomo. Podríamos estar acabados en cualquier momento. La ira de Dios es cuestión de un instante y Él se puede enojar en cualquier momento. Él puede quitar a alguien de una posición en cualquier momento. Cualquiera que no lo complazca es eliminado y Él los expone y los desecha. Él dice que alguien no será usado y no será usado.” ¿Es este el caso? (No.) Parece que todos han tenido experiencia con esto y lo entienden y no deberían poder ser engañados. Esta es una falacia y un dicho absurdo.

Independientemente de si las personas son astutas, ingenuas o cobardes, sus intenciones y deseos, todos son más o menos los mismos. Siempre y cuando os podáis liberar de estos y podáis transformar estas condiciones, por lo menos seréis capaces de llevar a cabo bien vuestro actual deber. Si siempre estáis llevando a cabo vuestro deber con vuestras propias intenciones y por vuestros motivos y deseos personales, entonces es muy difícil llevar a cabo bien vuestro deber y muy difícil llevarlo a cabo de una manera consistente con las intenciones de Dios; en esto hay tanto engaño como con una actitud de hacerlo sin ganas, es demasiado problema y hay demasiadas impurezas. Pero no te preocupes por estos. Primero, resuelve tus intenciones y deseos y entonces tu condición interna mejorará gradualmente. Primero ajusta tu condición, mejórala y las cosas positivas dentro de ti aumentarán y tu condición cambiará para bien. De esta manera, las impurezas en el desempeño de tu deber disminuirán, tu corazón cada vez será más puro y sencillo y llevarás a cabo tu deber bien por un deseo de llevarlo a cabo bien. De esta manera, será difícil para las cosas corruptoras de Satanás, como perspectivas y filosofías ideológicas, que te controlen y cada vez estarás más liberado, cada vez estarás más relajado y alegre. Imagina a una persona llevando cargas en su espalda: una tetera, una cazuela, una espátula y un cucharón y llevando también dos bolsas y arrastrando dos niños. El sonido metálico de los utensilios mientras camina proporciona un acompañamiento para que los niños griten por su mamá y papá. ¿Qué tipo de sentimiento te provoca su salida así? Está agobiado, no es libre en absoluto y su cuerpo no está relajado. Cuando llegan a su destino y finalmente puede quitarse estas cosas entonces, ¿cómo se sentirá? ¡De repente su cuerpo se sentirá más ligero y estará sorprendido por lo fácil que siempre ha sido moverse sin esas cargas! Este es el sentimiento de una persona que obtiene liberación y el sentimiento de una persona que obtiene libertad. El día en que verdaderamente obtengas libertad y liberación, escribe sobre eso en tu diario o notas devocionales. Escribe todo: qué cargas dejas a un lado cada día, qué intenciones dejas ir, en qué áreas abandonas tus propios intereses y motivos, qué sentimientos tiene tu corazón mientras lo haces. Escribe qué iluminación obtienes y cómo se mejora tu condición. Anotad todo esto. Un día en que obtengas por completo liberación y libertad y ya no tengas ningún tipo de carga ni servidumbre, te volverás una persona libre; te volverás una persona como Job. ¿Por qué Job pudo decir lo que hizo? ¿Por qué pudo tan fácilmente pronunciar esas palabras? ¿Fue cuestión de un solo día? No fue cuestión de un solo día. Fue el resultado del refinamiento día tras día, años tras año y de dejar ir, poco a poco. Cuando más dejes a un lado, más relajado estarás; cuanto más se deje a un lado, más relajado. Te volverás libre y liberado. El día en que te vuelvas libre y liberado, sentirás que las cosas que has abandonado son líos y las cosas que verdaderamente has obtenido son las más valiosas para ti. Sentirás que esas son las cosas más preciadas y más valiosas de tu tesoro. Aquellas cosas que te gustaban, placeres materiales, fama y fortuna, estatus, dinero, prestigio y el honor de los demás, te parecerán sin valor. Esas cosas te provocaron gran sufrimiento y ya no las querrás más. No las querrás incluso si te las dan. ¡No las necesitas! Todavía no estáis ahí; ahora no sois capaces de deshaceros de estas cosas. Tu vida es tan agotadora, sin camino hacia adelante o hacia atrás; no estás dispuesto a no competir, pero cuando compites sientes que está mal. Te tambaleas por la vida, un poco hacia la derecha y después un poco hacia la izquierda, caminando con tus pies disparejos. Esa es precisamente la triste condición y el patético aspecto de una persona corrompida por Satanás. Mantiene un exterior indiferente mientras adentro su corazón se agita y se enfurece todo el día por algún asunto trivial. ¡Este tipo de persona es tan astuto y sutil! Parece tan experimentado para uno de tan corta edad y hay una profundidad en él; las personas no pueden llegar a comprender su exterior. Es completamente “un animal de ciudad”. ¿Piensas que Dios no puede observar o saber lo que las personas no pueden llegar a comprender del exterior? (Él puede.) ¿Reamente crees esto? (Sí.) Sólo puedes estar diciendo sí por decir sí, pero sigue ganando experiencia y un día entenderás que el hombre básicamente sólo tiene esas cosas simplistas. Podría ser que todavía no pienses que esas cosas son líos. Es como un simplón que entra al pueblo llevando varias bolsas de equipaje y después toma un autobús. Después de que se apretuja en el autobús con todas sus cosas, con alguna dificultad, el que recoge los boletos le dice, “Camarada baje sus bolsas. No necesita cargarlas en el autobús; eso es demasiado agotador”. Él contesta, “No. Gracias. Soy lo suficientemente pesado solo para que el autobús me lleve. ¿No sería más difícil para el autobús llevar también mi equipaje? ¡Deje que el autobús ahorre algo de energía!” ¿Qué piensan las personas que oyen esto? Al llevarlo, el autobús ya ha llevado su equipaje. No hay diferencia entre llevar su equipaje o ponerlo en el piso pero insiste en llevarlo él mismo. ¿No es este un simplón? Aquellos otros que a menudo toman el autobús se dan prisa para colocar sus pertenencias en el portaequipajes tan pronto como abordan o como alternativa lo dejan caer al suelo. “Estoy en el autobús. ¡Es tan cansado llevar estas cargas! ¡Puedo descansar un rato en el autobús!” Esa es una persona inteligente. El simplón no entiende este principio y sigue llevando su equipaje incluso después de abordar. ¿Existen personas así? Debería haber. Esta es una analogía.

Justo ahora, llevar a cabo tu deber es la mayor oportunidad que tienes. Puedes experimentar cómo deshacerte de tu carácter corrupto, cómo obtener la guía de Dios y cómo llevar a cabo tu deber lealmente. Puedes aprender cómo complacer la voluntad de Dios, cómo lograr un desempeño del deber libre de engaños, cómo cumplir tu responsabilidad personal y cómo entregarle tu corazón a Dios. Puedes experimentar conocer las acciones de Dios y ver las acciones de Dios por medio de llevar a cabo tu deber. ¡Esta es una gran oportunidad! Algún día, después de que vuestras condiciones hayan cambiado y no sean como hoy, entonces no estaréis tristes cuando se os diga que no podéis competir por posición o estar celosos de los demás o competir por prestigio y no pensaréis, “¡Esto es demasiado difícil! ¿Cómo puedes Tú controlar cada aspecto de mi vida?” Más bien, cuando esto se mencione, diréis, “No hay necesidad de seguir explicando; ninguno de nosotros compite por estas cosas. Todos nosotros cedemos y no estamos controlados por estas cosas. No son nada; todas son pequeñeces, todas las cosas que los incrédulos hacen. ¿Cómo podríamos no haber alcanzado esta estatura después de creer en Dios por tanto tiempo? Quien sea más adecuado es escogido, justa y racionalmente.” Eso es correcto y todos pueden llevar a cabo su deber como es normal.

Si alguien siempre habla las palabras verdaderas de su corazón, siempre habla francamente y siempre habla sencillamente, entonces hay esperanza para esta persona. Si esta persona siempre está presentando y resumiendo lo que dice y siempre está proyectando una imagen falsa a los demás, entonces está en peligro y en problemas. Tú puedes ver cómo son las perspectivas de una persona a través de su vida, palabras y acciones diarias. Si una persona siempre está actuando y dándose aires, entonces está en peligro y no está en una buena senda. ¿Qué camino estáis tomando? ¡Tomar el camino de ser una persona honesta nunca es un error! ¿Cómo lo manejas cuando los demás dicen que eres un tonto? “¿Cómo es que dices todo? Dejas que los demás sepan todo lo que estás pensando. ¿Cómo puedes ser tan necio?” ¿Cómo te sientes después de oír esto? (Indiferente.) Eso es correcto, “indiferente. Ves las cosas de la manera que estás dispuesto a verlas. Que sea una persona honesta es asunto mío. Es mi responsabilidad y el camino que debo tomar.” La senda más correcta que un creyente debe tomar nunca puede cambiar y no puede ser influenciada por los demás. Las personas nunca abren sus corazones sino que siempre los están ocultando, siempre los están escondiendo, siempre dándose aires, siempre actuando, siempre queriendo hacer que los demás los tengan en alta estima, no queriendo nunca que los demás lleguen a comprender sus pensamientos exactos, condiciones reales y naturaleza. ¿Es este tipo de persona un necio? (Sí.) ¿Qué camino está tomando? (Es el camino de los fariseos hipócritas.) ¿Es el camino de los fariseos peligrosos? ¿Qué clase de camino es este? ¡El camino de la destrucción!

Sólo Los Corazones Honestos Pueden Obtener La Verdad

¿Qué tipos de pruebas eres capaz de padecer ahora? ¿Te atreverías a decir que ya tienes un fundamento? ¿Puedes permanecer de pie cuando te enfrentas a las pruebas? ¿Podéis salir victoriosos sobre, por ejemplo, pruebas de ambiente, pruebas de estatus o reputación, pruebas conyugales o pruebas financieras? (Nosotros podemos salir victoriosos sobre algunas de ellas.) Hay varios niveles de pruebas; ¿sobre qué nivel podéis salir victoriosos? Por ejemplo, conoces a alguien de humanidad decente con una entusiasta fe en Dios, que ha dejado su casa y ocupación y sufrido mucho. Un día, de repente es arrestado y sentenciado y después recibes noticias de que fue golpeado hasta la muerte. ¿Es esta una prueba para ti? ¿Cómo te sentirías al respecto en medio de semejante prueba? ¿Cómo la superarías? ¿Buscarías la verdad a pesar de semejante acontecimiento? ¿Cómo buscas la verdad y cómo aseguras que puedes estar de pie durante esta prueba, entender las intenciones de Dios y obtener la verdad durante esta prueba? ¿Has pensado en estas cosas? Tal vez no temes cuando oyes del arresto de alguien y tal vez no temes cuando ves a otra persona arrestada o cuando ves a otra persona cruelmente torturada pero cuando tú mismo eres arrestado, cuando personalmente enfrentas este tipo de ambiente, ¿puedes permanecer de pie? ¿No es esta una gran prueba? ¿Es fácil salir victorioso sobre semejante prueba? ¿No es este un acontecimiento especial? ¿Cómo sales adelante de acontecimientos especiales o acontecimientos que van en contra de costumbres ordinarias? ¿Cómo puedes pasar sin problemas a través de este tipo de prueba sin quejas, sin ningún tipo de concepción acerca de la obra de Dios? ¿No es esto algo con lo que debes estar equipado para la búsqueda de la verdad? Entonces, ¿a qué nivel de estatura estás ahora? ¿Sobre qué nivel de prueba eres capaz de salir victorioso? ¿Sabes con seguridad en tu corazón? Si no sabéis, entonces es difícil responder esas preguntas. Hace un momento dijisteis, “Podemos salir victoriosos sobre algunas de ellas.” Esta es una manera confusa de hablar. Debéis estar seguros acerca de vuestro nivel de estatura y con qué verdades habéis sido equipados. Debéis saber sobre qué pruebas podéis salir victoriosos y qué pruebas podéis aceptar. Debes saber qué verdades debes tener que enfrentar, qué pruebas y qué verdades debes buscar con el fin de ser una persona que complace a Dios. Debes estar muy consciente de estas cosas. Cuando algunos asuntos y cosas que son rutina te confrontan, con los que las personas a menudo se encuentran, de los que a menudo se habla y para los cuales el pensamiento de una persona está preparado, puedes salir victorioso sobre esos que concuerdan de una manera relativamente convincente con las concepciones e imaginación del hombre. Pero si te encuentras con algún acontecimiento que no está de acuerdo con tus nociones e imaginaciones, entonces ¿cómo lo superas? ¿Cómo te debes equipar con la verdad y con qué tipos de verdad debes equiparte para pasar sin problemas a través de ese acontecimiento? ¿Es esto algo que se deba buscar? ¿Cuáles son algunas de las pruebas comunes que experimentas? Posición, reputación, relaciones con el sexo opuesto; básicamente todas estas son las comunes. Para estas pruebas comúnmente experimentadas, a tu estatura actual, ¿a través de cuál de estas pruebas os podéis controlar y llevar a cabo bien vuestro deber, sin hacer nada en violación de la verdad, sin hacer nada que interrumpa o perturbe, sin hacer nada en oposición o desobediencia a Dios, sin hacer nada que lastime el corazón de Dios? ¿Existe una senda de práctica para esto? Por un lado, sé introspectivo y examínate y ve si hay algo dentro de ti que se oponga a Dios. Además, también debes buscar a menudo la verdad y ver si tus acciones concuerdan con la verdad, las intenciones de Dios y los requisitos de Dios. Debes ver si tus acciones muestran consideración por las intenciones de Dios y si ponen la verdad en práctica. Debes lograr ambos de estos aspectos: Debes lograr la entrada tanto a los aspectos activos como pasivos. De esta manera, una persona puede llevar a cabo bien su deber.

Algunos dicen, “La mayoría de las veces cuando enfrento pruebas, no sé cómo buscar respuestas y cuando las busco no las encuentro.” Hay otros que dicen, “Ha habido muchas veces donde he orado y buscado y esperado pero sin resultados. No sé cómo hacerlo. Busco la palabra de Dios pero hay mucho de ella y no sé qué partes son relevantes o cómo debo practicar.” Aquí hay un estándar de lo más básico, uno que puede servir como un último recurso de supervivencia cuando te encuentres con muchas cosas que no sabes cómo manejar. Es el estándar mínimo más básico al que te debes agarrar y es un principio de práctica. ¿Sabéis lo que es? (Abrir completamente nuestro corazón a Dios y hablar honestamente a Dios y entregarse.) ¿De qué depende esto? Existe un estándar de lo más básico. ¿De acuerdo con qué actúan todos? (De acuerdo con la conciencia.) Parece que tenéis alguna experiencia; habláis con bastante precisión. Así que, ¿cuánta influencia ejerce la conciencia en una persona? Depende de la humanidad de una persona. Qué gran papel pueda tener tu conciencia cuando no entiendes la verdad depende de cómo es tu humanidad. Si alguna persona hace cosas sin entender la verdad pero no actúa de acuerdo con la conciencia para que no puedas ver ningún área en la que lo que hace muestre consideración por las intenciones de Dios ni puedas ver ninguna parte de su corazón que reverencia a Dios, si no puedes ver estas entonces, ¿tiene una conciencia esta persona? Esta persona no es una persona con una conciencia. ¿Tiene humanidad tal persona? (No.) Entonces, ¿qué tipo de persona es esta? La definición exacta es que esta clase de persona no tiene humanidad y ha caído debajo del estándar mínimo de la raza humana. No tiene conciencia ni hace las cosas de acuerdo con la razón ni de acuerdo con la conciencia. Algunos dicen, “Hay tantas verdades que no entiendo. No sé qué es lo correcto hacer y no he dominado los principios.” ¿Qué hay que hacer entonces? El estándar más bajo es que uno debe actuar de acuerdo con la conciencia. ¿Cómo actúa uno de acuerdo con la conciencia? Los detalles de seguir la conciencia son que cuando una persona actúa, lo debe hacer dependiendo de un corazón sincero y de vivir a la altura de que Dios ha dado esta vida y oportunidad para obtener la salvación. ¿No es esta la función de la conciencia? Una vez que tienes este fundamento de lo más básico habrás obtenido protección y entonces, ¿no será tan fácil no hacer cosas para desobedecer a Dios o eludir tu responsabilidad? Entonces no tan fácilmente sólo harás el mínimo necesario o serás deshonesto y no tan fácilmente caerás en maquinar para tu propia posición, fama, ganancia y futuro; este es el papel de la conciencia. Los componentes más básicos e importantes de la humanidad propia son la conciencia y la razón. Si una persona carece de conciencia y no tiene la razón de la humanidad normal entonces, ¿qué clase de persona es? Hablando en términos generales, es una persona sin humanidad, una persona de una humanidad mala. Si hablamos específicamente, ¿cómo manifiesta esta persona una humanidad corrupta tal que las personas dicen que no tiene humanidad? Analicemos las características de esta clase de persona. ¿Qué clase de características tienen todas esas personas? ¿Qué manifestaciones específicas presentan? (Egoísmo y bajeza.) El egoísmo es un tipo de manifestación y la bajeza es otro. Además, ¿cómo se comporta en sus acciones? Es hipócrita y deshonesta, despreocupada y distante de cosas que no son de interés personal. No considera los intereses de la casa de Dios y no muestra consideración por las intenciones de Dios. No asume ninguna carga de testificar de Dios o de llevar a cabo su deber y no tiene sentido de responsabilidad. ¿En qué piensa? (Considera sus propios intereses y ganancias y pérdidas.) Su primera consideración es, “¿Sabrá Dios si hago esto? ¿Es visible a las otras personas? Si las otras personas no ven que hago esto, que dedico todo este esfuerzo y me porto sinceramente y si Dios tampoco lo ve entonces, ¡es inútil que dedique semejante esfuerzo o sufra por esto!” ¿No es esto egoísmo? Al mismo tiempo, también es un tipo de intención muy bajo. Cuando piensa y actúa de esta manera, ¿está la conciencia jugando algún papel? ¿Hay alguna parte de conciencia en esto? No hay papel ni parte de conciencia, ¿o sí? Incluso hay algunas otras personas que ven un problema y permanecen en silencio. Ven que otros están interrumpiendo y perturbando y ni dicen lo que piensan ni hacen nada para detenerlo. No consideran los intereses de la casa de Dios en lo más mínimo ni consideran en lo más mínimo su propio deber o responsabilidad con los que están obligados. Actúan, sobresalen, emplean esfuerzo, gastan energía y hablan sólo de su propia vanidad, prestigio, posición, intereses y reputación. Las acciones e intenciones de alguien así son claras para todos: Sale de repente siempre que hay una oportunidad para el honor o para disfrutar alguna bendición. Pero, cuando no hay una oportunidad para el honor, o tan pronto hay un tiempo de sufrimiento, mete su cabeza en su concha como una tortuga cobarde. ¿Tiene esta clase de persona la conciencia y razón? ¿Siente remordimiento una persona sin conciencia ni razón que se comporta de esta manera? La conciencia de esta clase de persona no sirve para nada y nunca ha sentido remordimiento. Así que, ¿puede sentir el reproche o la disciplina del Espíritu Santo?

¿En qué clase de persona obra típicamente el Espíritu Santo? ¿Qué debe tener una persona por lo menos? Por lo menos debe tener conciencia. Por lo menos debe tener un corazón honesto. ¿Hay una parte honesta de la conciencia? ¿Contiene un componente de honestidad la conciencia? Antes que nada debe contener honestidad. Las personas siempre dicen que Dios mira profundamente el corazón, que Él observa todo, que las personas se fijan en la apariencia pero Dios mira el corazón. Pero las personas nunca saben porqué algunas personas nunca obtienen iluminación del Espíritu Santo, porqué nunca pueden obtener gracia, porqué nunca tienen gozo, porqué siempre son negativas y están deprimidas y nunca pueden volverse positivas. Por lo que echa un vistazo a sus condiciones. Este es seguro el caso para cada una de esas personas: No tienen una conciencia en funcionamiento y no tienen corazones honestos. Esas personas que siempre tienen paz y gozo, que siempre están activas y mejorando en llevar a cabo su deber, que siempre ganan algo, que siempre tienen entendimiento, que siempre habrán ganado algo después de un periodo de tiempo; este tipo de persona ¿simplemente se imagina las cosas que gana? ¿Son estudiadas de un libro? ¿Cómo se obtienen? (Se intuyen gradualmente a través de la experiencia.) Entonces, ¿cómo es que los incrédulos no pueden intuir estas cosas? ¿Se puede excluir la obra del Espíritu Santo? No puede, ¿o sí? La obra del Espíritu Santo es primordial. Si tienes un corazón honesto y la conciencia y razón que tu humanidad debe tener, entonces Dios lo ve. ¿Habéis descifrado un patrón de cómo el Espíritu Santo obra, cómo, cuando el corazón de una persona es especialmente honesto, será conmovida, tendrá entrada y las cosas marcharán sin problemas para ella cuando actúe? Ya que tienes este sentimiento, ¿no sabes en qué clase de persona obra el Espíritu Santo? Si alguien es muy honesto pero por algún periodo de tiempo su corazón se aparta de Dios y no desea mejorar y cae en una condición negativa y no sale de ella y no coopera, entonces el Espíritu Santo no obra en él durante el oscurecimiento esporádico de su condición o su degeneración temporal; entonces, ¿cómo puede el Espíritu Santo obrar en alguien sin una consciencia de humanidad? Todavía es más imposible. ¿Qué hace Dios con respecto a estas personas sin una pizca de razón o conciencia humanas? Dios las ignora. Así que, ¿tienen estas personas una salida? (Se deben arrepentir genuinamente.) Se deben arrepentir genuinamente. Arrepentirse ¿cómo? (Deben ser una persona honesta.) ¿Cómo demuestras que eres una persona honesta? Primero, tu corazón se debe abrir hacia Dios y le debes entregar cada día, cada minuto y cada segundo tuyos para que Él se haga cargo. Primero tienes que dejar a un lado tus propios deseos de prestigio, vanidad y tus propios intereses. Primero trata de dejar a un lado estos y después de que los hayas dejado a un lado, invierte todo tu cuerpo y alma en el desempeño de tu deber y en la obra de testificar de Dios. Después, ve cómo Dios te guía, ve si hay paz dentro de ti, si hay gozo, si estas confirmaciones están ahí. Primero te debes arrepentir genuinamente. Primero te debes rendir y dejar a un lado las cosas que amas y atesoras. Si no dejas a un lado esas, sino que sigues llevando esas cosas mientras todavía buscas hacer peticiones a Dios, ¿puedes obtener la obra del Espíritu Santo? La obra del Espíritu Santo es condicional y Dios es un Dios que odia el mal y que es puro y santo. Si las personas siempre llevan estas cosas y se bloquean a Dios, siempre rechazan la obra y guía de Dios, entonces Dios dejará de obrar en ellas. Dios no está obligado a obrar dentro de cada persona y no te forzará a hacer esto o aquello. Él no te fuerza. La obra de los espíritus malos es forzar al hombre a hacer esto y aquello. El Espíritu Santo obra de una manera especialmente amable. Él te mueve y no lo sientes, sintiendo sólo como si tú mismo inconscientemente hubieras llegado a entender o darte cuenta de algo. Así que, este tipo de persona se debe arrepentir genuinamente o el Espíritu Santo no obrará en ella.

¿Cuáles son las manifestaciones conductuales de entregar el propio corazón? ¿Qué acciones específicas están involucradas? Es que dejes a un lado estas cosas que te pueden comprometer: prestigio, reputación y estatus. Dejas a un lado todas estas cosas que pueden dificultar tu entrada en la presencia de Dios. No estás llevando una carga sino que más bien entras en la presencia de Dios con dos manos vacías para aceptar tu deber y permitirle a Dios obrar en ti y guiarte. Si tienes este corazón sincero, entonces tan pronto como Dios lo vea, el Espíritu Santo obrará. Primero debes tener este tipo de arrepentimiento genuino y estas clases de acciones. Tu corazón debe comenzar a actuar y tú debes comenzar a actuar. No puedes decir, “Haré esto y Dios hará lo que Él quiera, en cualquier caso, estoy haciendo esto.” ¿Qué clase de actitud es esa? ¿Qué clase de condición es esa? (Resistencia pasiva.) Esto es resistencia. Esto es desobediencia. ¿Pensaste que Dios debe salvarte? ¿Que no puedes ser pasado por alto? ¿Es este el caso? ¿Por qué la obra de Dios se transfirió a las naciones gentiles y por qué ya no está con Israel; sabéis? Aquellos con conciencia y razón no tienen nada de qué hacer alarde; sólo tienen un poco de conciencia, un poco de la parte más básica de la humanidad. No pueden vivir en una condición complaciente sino que deben orar seguido y examinar si sus acciones son de un corazón que reverencia a Dios y si sus acciones satisfacen las intenciones de Dios y concuerdan con la verdad. Independientemente de qué tan buena tu humanidad, independientemente de qué tan buena razón y conciencia tengas, la búsqueda de la verdad de una persona en la presencia de Dios es infinita. Que una persona simplemente tenga conciencia está lejos de ser suficiente; el corazón de Dios sólo se puede complacer a través de que poseas la verdad. Hay algunas personas de buena humanidad que tienen un poquito de conciencia pero eso no es suficiente. ¿Qué tienen que hacer? Se deben examinar en todos los sentidos. Algunos dice, “Soy un hombre agradable y la moderación es mi objetivo y el principio por el cual hago todo en mi vida.” En la superficie, parece que esta persona tiene buena humanidad, que tiene una razón sensata en todas las áreas. La mayoría de las veces no dice lo que piensa y no expresa su punto de vista. ¿Cómo es una persona así? Que una persona nunca hable ni exprese ningún punto de vista no representa que tenga razón. Por el contrario, las personas dicen que tú, este tipo de persona, eres bastante bueno fingiendo, que encubres tus intenciones y que eres bastante astuto. ¿Puedes estar abierto a Dios si no estás abierto a otras personas? Si no tienes nada descubierto o abierto hacia otras personas, entonces ¿eres una persona que le ha entregado su corazón verdadero a Dios? Ciertamente no. A medida que el Espíritu Santo obra para iluminarte para entender algo, a veces es muy rápido. A veces, Él te hace pasar por una experiencia por un tiempo y después te deja entenderla gradualmente. No es que Él no te permita experimentar nada y que sólo te deja entender unas pocas palabras mordaces. ¿Por qué principios obra el Espíritu Santo? El Espíritu Santo obra por el principio de ordenar tu ambiente y ordenar a personas, acontecimientos y cosas para permitirte madurar entre ellos y gradualmente entender la verdad en el curso de experimentarlos. Él no te revela directamente o te ilumina o hace que tengas un poco de luz. Él no te da algunas palabras y doctrinas mordaces. Más bien, Él te permite aprender, madurar y gradualmente crecer por medio de experimentar acontecimientos y ambientes diferentes y personas, acontecimientos y cosas diferentes. Él hace que gradualmente entiendas la verdad por medio de este proceso de crecimiento. Así que, ¿no obra el Espíritu Santo por un principio muy natural? Él obra completamente de acuerdo con el patrón de desarrollo natural de la humanidad sin ninguna coacción. De acuerdo con el principio y alcance de la obra del Espíritu Santo, si una persona no tiene la más mínima razón y conciencia humanas que debería entonces, ¿puede obtener la obra del Espíritu Santo? ¿Puede obtener la guía e iluminación de Dios? ¿Qué quiero decir con esto? Las personas siempre dicen que buscan la verdad, que están entendiendo más verdad pero han pasado por alto algo. ¿Qué piensan? “Sin importar si mi humanidad es buena o mala, sin importar si tengo o no conciencia, sin importar si le rindo o no mi corazón a Dios, sólo buscaré más la verdad.” Buscarla ¿cómo? “Escuchar más, escribir más, leer más y después llevar más a cabo mi deber, emplear más esfuerzo y sufrir más y todo estará bien.” Tal persona no se ha dado cuenta y no sabe lo más básico de lo básico. ¿Entiendes ahora?

¿Qué es lo mínimo que una persona debe poseer si quiere entender y obtener la verdad? (Conciencia y razón.) ¿Cómo dices simplemente qué es tener conciencia y razón? Es que por lo menos una persona debe poseer un corazón honesto. ¿Cuáles son las manifestaciones de tener un corazón honesto? Lo que acabo de decir de una persona que tiene una humanidad buena, un corazón verdadero, que tiene conciencia y razón; estas no son algunas cosas abstractas y vagas que no se pueden ver ni tocar. Puedes descubrir en cualquier parte de la vida cotidiana que todas estas son cosas de la realidad. Decir que una persona es fantástica; ¿es algo que puedes ver? No lo puedes ver. Decir que una persona es perfecta; ¿es algo que puedes ver? No lo puedes ver ni tocar; ni siquiera puedes imaginar qué es ser perfecto o fantástico. Pero si alguien es supuestamente egoísta, ¿puedes ver las acciones de la persona y pueden corresponder a la descripción? Si alguien es supuestamente honesto con un corazón verdadero, ¿es este el comportamiento que puedes ver? Si alguien es supuestamente astuto, deshonesto, bajo o egoísta, ¿puedes ver estos? Incluso si cierras tus ojos puedes comprender si la humanidad de la persona es inferior o superior por lo que dice y cómo actúa. Así que, “buena o mala humanidad” no es una frase vacía. Descripciones como “egoísta y bajo,” “deshonesto y astuto” o “arrogante y terco”, todas son cosas que puedes captar a través de la vida real cuando entras en contacto con una persona; estos son los elementos negativos de la humanidad. Así que entonces, ¿se pueden percibir los elementos positivos de la humanidad que las personas deben poseer, honestidad, un amor de la verdad, durante la vida diaria? ¿Puedes, luego, ver y distinguir si una persona tiene la iluminación del Espíritu Santo, si puede obtener la guía de Dios y si el Espíritu Santo obra o no dentro de ella? ¿Cómo se pueden distinguir estos? Puedes probar la calidad de la humanidad de una persona usando los dos estándares de lo que vive y la esencia de cómo actúa. Cuando entras en contacto con una persona, primero tienes que ver la calidad de su humanidad para juzgar cómo es, distinguir si es una amante de la verdad, si puede aceptar la verdad y si puede obtener la verdad. Si la boca de la persona está llena de palabras melodiosas y tiene una lengua melosa pero no actúa honestamente, cuando llega el momento de actuar, realmente actuar, sólo piensa en sí misma y nunca piensa en los demás, ¿qué clase de humanidad es esta? (Egoísmo y bajeza. No tiene humanidad.) ¿Es fácil para una persona sin humanidad obtener la verdad? Es difícil para ella obtener la verdad. Tan pronto como llega un tiempo de sufrimiento o de pagar algún precio, piensa, “Vosotros, chicos, seguid adelante primero con este sufrimiento y pagando el precio. Seguid adelante, y cuando los resultados básicamente se logren, vendré.” ¿Qué clase de humanidad es esta? Estos comportamientos se conocen colectivamente como “no tener humanidad.” Cada persona tiene un carácter corrupto pero algunas personas tienen una consciencia elemental y sienten remordimiento cuando se encuentran con un cierto acontecimiento. Aunque no dicen conscientemente, “Estoy buscando la verdad y debo ser una buena persona,” aun así piensan, “No me puedo comportar de ese manera. Debo ser digno de la gracia de Dios y de que me escogiera.” Su conciencia cumple esta función. Así que, entonces, ¿está esa persona poniendo en práctica la verdad cuando su conciencia trabaja así? De hecho, no está necesariamente poniendo la verdad en práctica pero está en la senda de poner la verdad en práctica, lo cual está bien, y luego es fácil para ella obtener la verdad. Este es el fundamento más básico para que una persona obtenga la verdad. Algunas personas avanzan cuando enfrentan un acontecimiento y algunas retroceden. Algunas se esconden cuando enfrentan el peligro y algunas protegen a los demás, apresurándose. Cuando enfrentan un acontecimiento, algunas personas aguantan y ceden y otras contienden y compiten. Así es como puedes ver la calidad de la humanidad de alguien. ¿No existen diferencias en la humanidad?

Todos vosotros presentad vuestra resolución y jurad en presencia de Dios: Le entrego mi vida a Dios; dedico toda mi vida a Dios y no busco nada para mí mismo. Pero las personas con humanidad mala siempre contienden, siempre luchan, nunca están cediendo y nunca son pacientes. ¿Es fácil para alguien que nunca ha actuado de acuerdo con la conciencia obtener la verdad? ¿Ser hecho perfecto por Dios? Entonces, ¿para qué tipo de persona es fácil ser hecho perfecto por Dios y obtener la verdad? ¿Habéis sentido esto? (Las personas con humanidad buena.) Debe haber una estándar para “humanidad buena.” No es tomar la senda de la moderación. Ni nunca es hablar mal de los demás. Ni nunca es robar las cosas de los demás sino siempre dar. Estos no son el estándar así que, ¿cuál es el estándar? Tienen un corazón verdadero hacia el hombre, los acontecimientos y Dios; todos pueden ver esto y lo pueden sentir y, aún más, Dios lo puede ver. Algunas personas siempre se alzan como ejemplos de humanidad buena, diciendo que nunca han hecho nada malo, nunca han robado las cosas de los demás, nunca se han quedado con las cosas de los demás y que siempre dejan que los demás tomen ventaja mientras ellas mismas se dan por perdidas y nunca hablan mal de los demás. Sin embargo, cuando llevan a cabo su deber en la casa de Dios, disfrazan la malicia y evitan la responsabilidad, siempre maquinando para sí mismas, en nada pensando en los intereses de Dios y en nada estando ansiosas o pensando por lo que Dios está ansioso o pensando y en nada pueden dejar a un lado sus propios intereses a fin de llevar a cabo su deber. Nunca han abandonado sus propios intereses. ¿Qué clase de humanidad es esta? Esta no es una humanidad buena. No pongas atención a lo que dice uno así; debes ver qué vive, ver qué revela, ver cuál es su actitud cuando lleva a cabo sus deberes y cuál es su condición interna y qué ama. Si su amor por su propia fama y fortuna exceden su devoción a Dios, si su amor por su propia y fortuna excede los intereses de Dios, si su amor por su propia fama y fortuna excede la consideración que muestra por Dios entonces, ¿es este tipo de persona una persona que tiene humanidad? No es una persona con humanidad. Su comportamiento puede ser visto por los demás y puede ser visto por Dios así que es muy difícil para tal persona obtener la verdad. ¿Entiendes qué clase de persona puede obtener la verdad? Todos vosotros buscáis la verdad. Os reunís y lleváis a cabo vuestros deberes juntos. Vuestro tiempo en el desempeño de vuestros deberes es casi el mismo. Habéis creído en Dios casi por el mismo tiempo y todos habéis leído casi la misma cantidad de la palabra de Dios. Todos habéis pasado casi la misma cantidad de sufrimiento y compartís aproximadamente la misma resolución. Los votos que hicisteis al principio son básicamente los mismos y vuestras edades son casi iguales. Sois personas de calibre similar. Es sólo vuestra humanidad la que difiere entre vosotros. ¿Para qué tipo de persona es fácil obtener la verdad? (Una persona con un corazón verdadero hacia Dios, que es honesta y que tiene humanidad, conciencia y razón.) Esto es muy importante; esto es innegable.

Ahora que entiendes eso, pondera esto: ¿Tiene algo que ver obtener la verdad con el calibre, educación, origen de nacimiento, edad o ambiente familiar? ¿Tiene algo que ver con los talentos de una persona? ¿Con las habilidades que ha dominado? ¿Con su apariencia? ¿No están estas cosas completamente desligadas a la obtención de la verdad? Están desligadas en esencia. Algunas personas son de un calibre pobre pero son honestas y consistentemente resueltas en sus acciones; parece que hacen las cosas de una manera bastante torpe y, sin embargo, encuentran un truco para lo que están haciendo y los resultados son bastante buenos. Nadie lo podría haber imaginado y creen que es increíble, “¿Cómo puede lograr tales resultados?” Entonces algunas personas se ponen celosas pero ¿hay alguna razón para tales celos? Es inútil. ¿Quién tiene la última palabra en esto? (Dios.) Todo esto está en manos de Dios; debes ver esta razón claramente. Todas las cosas y los asuntos están en manos de Dios; debes creer esto. Dios otorga gracia al hombre y le permite entender la verdad, sin ninguna consideración hacia la apariencia de la persona o si puede maquillarse o hablar bien y sin ninguna consideración hacia qué educada o talentosa es. Algunos dicen, “Soy torpe en el habla; ve qué tan elocuentes son los demás, como pacifistas. Yo soy tan feo y no soy alto. ¿No estoy acabado?” ¿Cuál es la naturaleza de esta manera de pensar? ¿Cuál es la condición interna de alguien que tiene este punto de vista? ¿No es un malentendido de Dios? ¿No es una ignorancia de las intenciones de Dios? Alguien con semejante punto de vista es desobediente y no entiende las intenciones de Dios. ¿Quién cree que son las personas a quienes Dios perfecciona y salva, a quienes Él ilumina y guía? ¿Piensa que son aquellos de buena apariencia, que pueden hablar bien, que son educados y cultos, todos genios? ¿Piensa que son aquellos que puedan bailar y escribir y pintar y emocionar? ¿No calumnia esto a Dios? ¡Malinterpreta demasiado el corazón de Dios! Las personas siempre dicen que Dios es justo, que Él ve lo más íntimo del corazón pero, tan pronto como se enfrentan con algún suceso, malinterpretan a Dios. ¿Entiendes un poco más ahora? ¿Qué mira Dios en una persona? Dios mira el corazón de una persona. Todo el comportamiento de una persona está controlado por su corazón. Si tu corazón es honesto, entonces tienes una humanidad buena y puedes gradualmente entender la verdad, y cuando entiendes un poco de verdad, puedes satisfacer los requisitos de Dios y ser considerado con las intenciones de Dios. Si tu corazón es demasiado astuto, cerrado, duro y egoísta, entonces no tienes una humanidad buena y ¿cómo es una persona sin una humanidad buena? Concibe e imagina que Dios es de tal o cual manera, pero cuando se enfrenta con la realidad malentiende a Dios y fracasa en entender siempre las intenciones de Dios. Así que, ¿puede obtener la verdad? (No puede obtener la verdad.) Al final cuando no pueda obtener la verdad, ¿se culpará a sí mismo o a los demás o se quejará de Dios diciendo que Dios no es justo? (Él mismo se culpará.) Entonces, ¿qué debe hacer este tipo de persona? Se debe comprometer en comportamientos específicos y en prácticas específicas. Cuando revelas egoísmo dices, “Soy egoísta,” y ponderas, “¿Cómo puedo no ser egoísta?” Y para hacer eso primero dejas a un lado tus propios intereses. A medida que dejas a un lado un poco a la vez, una y otra vez, cuanto más dejas a un lado más a gusto te sentirás adentro y más sentirás que ser tal persona es algo de lo que estar orgulloso, que ser así es ser digno de la palabra “persona,” que vivir de esta manera en la tierra es abierto y franco, que es ser una persona genuina que es merecedora de la vida que Dios le ha dado y de todas las cosas otorgadas por Dios. Cuanto más vivas así, más a gusto estará tu corazón y más lleno de luz. Esto es meterte al camino correcto, ¿verdad?

¿Pueden el egoísmo, la bajeza, la astucia y la arrogancia de una persona ser dejados a un lado? De hecho, se pueden dejar a un lado pero las personas están poco dispuestas a caminar esta senda. Valoran sus propios intereses demasiado alto y son demasiado tercas, sin entender nunca las intenciones de Dios y siendo siempre atolondradas. ¿Es que Dios las está manteniendo en la oscuridad? No es que Dios esté ocultando nada de ellas. No es que Dios no las deje verlo. Dios siempre está abierto hacia las personas pero las personas no vienen a la presencia de Dios ni se abren a Él y a pesar de eso todavía quieren tomar libremente la gracia que Él otorga. Dios dice, “Si quieres tomar estas gracias y obtener estas verdades, está bien. Sólo hay una condición: Deja a un lado tus intereses personales y entrégame tu corazón verdadero.” Esta condición es a la que nadie puede llegar. Las personas todavía quieren demandar gracia, paz y gozo y obtener la verdad de Dios, pero no le entregan sus corazones verdaderos a Dios. ¿Qué clase de persona es esta? ¿No es esta una persona del tipo de Satanás? ¿Existe realmente una manera en la que alguien pueda tener ambas cosas a la vez? De hecho no existe. Dios en realidad siempre está guiando a todos, independientemente de si admites o aceptas que Él lo está haciendo; es sólo que no le entregáis a Dios vuestros corazones y vuestros corazones están demasiado duros, así que no puedes obtener nada; no es que Dios sea parcial contigo. Las personas a menudo dicen que Dios será misericordioso con quien Él será misericordioso, pero no entienden lo que eso en realidad significa cuando lo oyen y en realidad malinterpretan su significado. ¿Qué piensan las personas que significa? Dios favorece a quien le plazca y da gracia a quien le plazca. La gracia es de Dios y Él se la da a quien Él está dispuesto a dársela. ¿Es este el caso? A menos que realmente comparen esto con la realidad, las personas sentirán que debería ser el caso y, de acuerdo con la concepción e imaginación del hombre, debería ser el caso. De hecho, sin embargo, Dios es justo con todos y da equitativamente; es sólo que hay un porcentaje de las personas cuyos corazones están muy duros, que no vienen a la presencia de Dios, que están dispuestas a construir su propia buena vida y futuro con sus propias dos manos y que quieren controlar sus propios futuros y no quieren permitirle a Dios ejercer el control. Por lo tanto, no son sabias y no dicen: “Todo está en manos de Dios independientemente de lo que haga. También puedo entregarme a Dios y hacerlo es justificable y puedo ganar más.” No tienen esta razón y siempre actúan tontamente. Tal tonto siempre piensa que es tan listo pensando, “Algunas personas han abandonado sus familia, sin quedarse con nada, y al final le entregaron sus corazones verdaderos a Dios, pero ¿qué han obtenido? Mira lo inteligente que soy: No uso lentes pero trabajo con el ábaco mejor que otros. No me revelo a nadie. ¡Nadie sabe que estoy calculando tan bien y ni siquiera saben qué es lo que estoy planeando! Seguiré este paso con un pie en cada lado, no abandonando nada y no demorando nada y al final obtendré la salvación también. ¡Qué tonto es! Se mantiene obstinadamente en sus caminos, y sin siquiera saber qué hará Dios en el futuro, ha abandonado todo y ni siquiera se ha dejado un camino de regreso.” ¿Quién es en realidad el tonto? ¡La persona que piensa así es tonta! Este es un caso de diferencias en la humanidad.

¿Qué clase de persona aprueba Dios? ¿Qué clase de persona quiere Dios? (Personas que estén dispuestas a abandonarse y entregarse a Dios, personas que sinceramente se dediquen a Dios.) Personas que sinceramente se dediquen a Dios. De hecho, Dios no quiere mucho de vosotros. No quiere privaros de vuestros intereses personales; más bien, Él os da oportunidades para practicar, llevar a cabo y utilizar todas vuestras habilidades. Lo que Dios quiere es el corazón sincero de una persona. Independientemente de dónde lleves a cabo tu deber y qué habilidades tengas, Él te permite realizarlos todos y te da el mayor espacio en el cual mostrar tus habilidades y talentos personales y al final Dios quiere dejarte obtener la verdad dentro de cada ambiente y en medio de cada deber, para dejarte entender las intenciones de Dios y vivir como una persona. Él no quiere privarte de nada sino más bien quiere que logres lo máximo que puedas en todo. Las personas siempre son de mente estrecha y piensan, “He estudiado actuación vocal en el mundo así que, ¿no está mi senda de actuación vocal ahora interrumpida por el desempeño de mi deber?” ¿En realidad ha sido interrumpida? Incluso si lo ha sido, ¿cuánta pérdida es eso? En realidad, sin embargo, no sólo no ha sido interrumpida sino que ha sido demostrada y aplicada incluso de una manera más regular; ¿no es esta una gran oportunidad? Tenéis espacio para el desarrollo de vuestros pasatiempos y talentos personales; además, durante este tiempo estáis llevando a cabo el deber de un ser creado, podéis obtener la verdad y poneros en la senda correcta de vida. ¡Esto es algo tan feliz y una gran bendición! No hay pérdida no importa cómo lo calcules. Cuando te distancias de la tierra del mal y de la corrupción, cuando te separas de los grupos malvados, por lo menos tu pensamiento, espíritu y corazón ya no seguirán siendo abusados y corrompidos. Cuando vienes a un lugar limpio y vienes a la presencia de Dios, ¿no es esto una gran bendición? Como las personas reencarnan una y otra vez a través de las generaciones, ¿cuántas oportunidades hay como esta? ¿No sólo son aquellos que han nacido en los últimos días los que tienen esta oportunidad? ¡Esto es algo grandioso! Regocíjate en secreto; esta no es una situación de llegar al dolor o la pérdida. Como un ser creado entre todas las cosas en el universo y billones de personas en esta tierra, ¿cuántas personas pueden tener una oportunidad así, dar testimonio de las acciones del Señor de la creación como un ser creado entregándose al desempeño de su deber y responsabilidad? ¿Quién puede tener tal oportunidad? ¿Hay muchas de estas personas? ¿Cuál es la proporción de ellas? (Una en diez mil.) ¿Son una en diez mil? ¡No, son menos aún! Especialmente usáis vuestras voces y el conocimiento que habéis estudiado con el fin de llevar a cabo vuestro deber, ¡esto es tan significativo! ¿No es esta una gran bendición? No estás testificando de una persona y no estás involucrado en alguna mera causa. Aquel a quien sirves es el Señor de la creación; ¡qué maravilloso es esto! Durante este periodo también has sido regado y tienes tan buen ambiente y oportunidad. Si no obtienes algunos beneficios prácticos y no obtienes la verdad, ¿no lo lamentarías luego por el resto de tu vida? Lo lamentarías por la siguiente mitad de tu vida y se burlarían de ti porque hablar de esto es vergonzoso. Así que debes aprovechar esta oportunidad y no dejarla pasar. Debes obtener de ella todo lo que puedas. Desempeña bien durante el periodo de tu cumplimiento del deber. ¡Obtener la verdad es lo más valioso y la parte más significativa de la vida! Entre toda la creación no hay una sola persona o un solo grupo de personas más bendecidas que vosotros aquí. ¿Para qué viven esos otros? Viven para la reencarnación, para la emoción de esta tierra. ¿Para qué vives tú? Para tu deber, para llevar a cabo tu deber como un ser creado. ¿No es valioso vivir de esta manera? ¡Extremadamente valioso! Así que, no podéis considerar a la ligera el deber que lleváis a cabo.

Sólo Aquellos Que Atesoran La Palabra de Dios Realmente Se Preocupan Por Entrar En La Vida

La casa de Dios produce una variedad de videos de canto y lectura de la palabra de Dios para que las personas escuchen y vean repetidamente. Conforme las personas ponderan estas palabras de Dios, luego, con los años, las palabras se arraigarán en sus corazones y adquirirán una impresión de algunas de ellas sin su conocimiento de ello. Tan pronto como estas palabras se arraigan en el corazón de una persona, ¿no comenzará a cambiar la condición interna de la vida de la persona? ¿Has entendido la naturaleza de estas palabras que cantas y recitas? Lo primero a decir con certeza es que son verdad. Así que, ¿qué tipo de función cumplen estas verdades dentro de una persona? ¿Habéis sentido que estas palabras son las necesidades del espíritu de una persona? Estas palabras son el pilar y la fuerza motriz del espíritu de una persona y podemos decir que pueden cambiar la condición de la vida de una persona y son comida espiritual para la vida del hombre. La mayoría de vosotros todavía no tenéis ninguna experiencia práctica. Sólo entendéis un poco de doctrina, pero tenéis tanta energía. Si siempre escucháis estas palabras, siempre comunicáis y coméis y bebéis estas cosas y ganáis experiencia práctica y aprendizaje práctico, entonces seréis realmente algo y la condición de vuestra vida experimentará un cambio trascendental y ya no será un asunto de si tenéis energía, como ahora mismo. Algunas personas están en una condición pobre, no la pueden resolver por medio de la comunicación con los demás y se sienten mal al punto de que no duermen bien en la noche. Ponderan y oran pero están bastante tristes en sus corazones y hay algunas cosas que no pueden vencer. Luego, abren la palabra de Dios y copian un par de líneas y sus corazones se iluminan, tienen energía y ya no están tristes. Cuando se acuestan otra vez duermen mucho más tranquilamente, todo el tiempo hasta la mañana. ¿Por qué es esto? ¿En realidad entiende tal persona esas líneas que copia de la palabra de Dios? ¿Tiene experiencia práctica después de copiarlas? De ninguna manera. Copiarlas no puede reemplazar la experiencia práctica pero, incluso si no entiende exactamente cómo funciona, a medida que lee y pondera estas palabras con seriedad, aunque no tiene una gran cantidad de luz y sólo entiende su significado superficial, en su corazón siente la motivación y el consuelo internos. Su condición interna comienza a cambiar, ya no es pasiva o débil, y puede vencer los acontecimientos que encuentre.

Habiendo creído en Dios hasta ahora, la mayoría de vosotros tenéis un poco de conocimiento perceptivo básico del efecto de la palabra de Dios en una persona, de vuestro sentimiento hacia la palabra de Dios o de cómo veis la palabra de Dios desde vuestra perspectiva. Sentís que, independientemente de si uno es fuerte o débil, no se puede separar de la palabra de Dios e independientemente de qué clase de efecto la palabra de Dios tenga en una persona, no se puede separar de la palabra de Dios ni por un momento. La mayoría de vosotros no tenéis experiencia práctica y no tenéis sentimiento hacia la palabra de Dios y esto es sólo como tener un sentimiento hacia el aire o el agua. Las personas no se pueden separar del aire ni del agua ni siquiera por un día y sin embargo las consideran las cosas más ordinarias. Cuando eres capaz de beber agua y respirar aire en tu vida diaria, sientes que el aire y el agua siempre se te proveen en la vida, así que nunca has pensado, “El aire es tan importante para mí y el agua es tan importante para mí.” Ni puedes experimentar el estado mental o el sentimiento de perder el agua o el aire. No puedes estar consciente o percibir el papel crítico que juegan para tu vida física. Sin embargo, si algún día de repente estás dentro de un vacío, entonces sentirás qué importante es para ti el aire. O, si te encuentras en una región desértica donde no puedas ver una gota de agua a tu alrededor, cuando estés seco y sediento, sentirás qué importante es para ti el agua. Esta es aproximadamente la misma situación para la actitud con la que consideras la palabra de Dios. No puedes sentir la importancia de la palabra de Dios o percibir qué gran efecto tiene en ti, pero debes leer un poco cada día. Si vas por un tiempo sin leer, entonces tu espíritu estará dolorido y sentirás que careces de apoyo. Conforme leáis, ganaréis energía, fuerza motriz y fe.

Ahora, la mayoría de vosotros sólo tenéis ese poquito de conocimiento perceptivo de la palabra de Dios. ¿Qué es conocimiento perceptivo? Quiere decir que tienes un poco de entendimiento teórico así que cuando oyes la palabra de Dios en teoría, exclamarás, “¡Correcto!” Admites que es correcto en teoría y en esta área ninguno de vosotros diréis algo inapropiado. Sin embargo, cuando se trata de la palabra de Dios en relación con el juicio del hombre por parte de Dios, Su castigo del hombre y Su exposición de los temperamentos corruptos del hombre, sólo lo reconoces o tienes un conocimiento de ello. No tienes ninguna experiencia práctica en el área de la transformación de los temperamentos y necesitas entrar más profundamente y experimentar más profundamente y aprender más profundamente de la experiencia y de esta manera tu vida progresará. Esa semilla dentro de vuestros corazones sólo ha germinado; todavía no ha floreado ni producido fruto. Así que, es muy difícil para ti hablar de una comprensión de experimentar la palabra de Dios o experimentar la verdad. Así que, ¿consideras que tienes vida mientras estás en esta condición? ¿Has entrado en la realidad de la verdad? ¿Entonces tienes la verdad? Todos estáis sacudiendo vuestras cabezas. ¿Y por qué no? Es porque aunque generalmente podéis decir mucho acerca de la doctrina, sois incapaces de practicar en situaciones reales; es porque no tenéis ni principio ni una senda adelante y no sabéis la manera precisa de practicar. Uno normalmente termina un aprendizaje en oficios normales después de tres años. Aquellos que estudian artes marciales por lo general terminan el aprendizaje después de tres o cinco años. Sin embargo, entrar en la vida es lo más lento y entrar en la realidad de la verdad es lo más lento; no es simplemente un asunto de soportar con los años, como una nuera que sufre que un día se convertirá en una suegra. No es así. Una persona debe entrar en cada aspecto: Un aspecto depende del calibre personal y los objetivos personales que se busquen y requiere, entre otras condiciones, que una persona pueda perseverar y tener una determinación para sufrir y una disposición para abandonarse y dedicarse a Dios. Otro aspecto requiere comer y beber más la palabra de Dios, reunirse más y más comunicación con los demás y requiere el liderazgo de buenas personas. De esta manera, su crecimiento se acelerará. Tan pronto como una persona aprende esta senda, entonces tiene un camino para comenzar a entrar. Después, mientras estás llevando a cabo tu deber, aprenderás cómo someterte, cómo aceptar cada tipo de poda y cómo ser tratado y cómo aceptar todos los tipos de ejercicios. Aprenderás cómo trabajar armoniosamente junto con todos los hermanos y hermanas, ya sea aquellos en posiciones de responsabilidad o aquellos de las bases. Aprenderás cómo satisfacer proactivamente los diferentes requisitos de Dios y cómo llevar a cabo bien tus respectivos deberes. Es suficiente para ti aprender todas esas cosas. Este es el tiempo de vuestra vida que es el más valioso para recordar. Es el tiempo más inolvidable.

Durante el tiempo de llevar a cabo tu deber, estarás a salvo si puedes obtener la verdad y descubrir las sendas de poner la verdad en práctica y entrar en la vida y tendrás confianza; luego, cualquier pequeña prueba o pequeño ambiente que enfrentes después no será problema. Durante este tiempo, sosteneos el uno al otro. Ayudaos el uno al otro. Proveed un poco más de ayuda y apoyo al débil cuando lo veáis. Trabajad duro para que todos pongáis un fundamento, para que descubráis las sendas de poner la verdad en práctica y entrar en la vida y cuando en el curso de vuestra experiencia lleguéis a conocer a Dios un poco, entonces eso es aún mejor. Tan pronto como vuestro fundamento sea puesto, la condición de vuestras vidas experimenta un cambio y vuestra condición espiritual cambia, entonces el camino delante de ti será seguro. El periodo más difícil de creer en Dios es la etapa de transición del periodo de fervor a entrar en la realidad. La etapa fervorosa es cuando hablas de alguna doctrina, repites consignas, tienes una estatura inmadura y no entiendes nada pero crees de una manera simplista que creer en Dios es bueno y que creer en Dios es algo bueno. El periodo de hacer la transición de esta etapa al momento de enterar en la realidad de la verdad, crecer y madurar, es un periodo de ir a tientas y de transición. Cuando primero comienzan a creer en Dios, las personas típicamente siempre actúan por su fervor: Les gusta hacer y sobresalir. Estarás seguro si puedes hacer la transición de esta etapa de fervor a la etapa donde sabes cuál es la realidad de la verdad, cuáles son las palabras de doctrina, qué es gritar consignas, qué es entrar en la realidad y qué es entender la verdad. En ese punto, las típicas pequeñas pruebas o dificultades ya no serán una gran cosa para ti; ya no serán obstáculos difíciles y habrás llevado a cabo tu deber de una manera valiosa y habrás obtenido muchas cosas.