La Palabra de Dios|Nadie puede cambiar el hecho de que Dios tiene soberanía sobre el destino humano

Compartir

Cancelar