Canción cristiana | El Hijo del hombre ha aparecido con gloria

Canción cristiana | El Hijo del hombre ha aparecido con gloria

499 |6 Jul 2020

I

Dios Todopoderoso ya ha aparecido,

ya ha aparecido en las iglesias.

Es el Espíritu que habla,

Él es un fuego iracundo y majestuoso que juzga.

Es verdad que Él es el Hijo del hombre,

con una túnica que le llega a los pies,

ceñida con una faja de oro.

Sus cabellos son tan blancos como la lana.

Sus ojos arden como llamas;

Sus pies son como el bronce bruñido en una fragua;

Su voz es como el sonido de mil aguas.

En Su mano lleva siete estrellas;

en Su boca, una espada de doble filo.

Su rostro brilla y resplandece como el sol.

El Dios todopoderoso se presenta en un cuerpo espiritual,

sin carne ni gota de sangre de la cabeza a los pies.

Él ha trascendido el universo,

sentado en el glorioso trono,

reina sobre todo desde Su trono en el tercer cielo.

II

El Hijo del hombre fue testificado

y Dios se revela abiertamente ante todos.

Como el sol que brilla con toda, toda su fuerza,

Su gloria se ha promulgado.

El glorioso rostro de Dios reluce brillante,

deslumbra los ojos de todos.

Nadie se atreve a desafiarlo.

El que se le resista seguro que morirá.

No importa si te resistes con palabras o con pensamientos,

o si lo haces con tus actos,

no habrá piedad en absoluto

y solamente así podrás ver

que lo único que recibirás de Dios, lo único será, será Su juicio.

Todo en el universo está en las manos de Dios.

Si Dios habla, así será.

Él lo ordena y así se hará.

¡Satanás está pisoteado por Dios en el hoyo sin fondo!

Dios ha vencido a todos, a todos los malvados.

III

Cuando la voz de Dios se emita, el mundo se destruirá.

Cielo y tierra pasarán, todas las cosas se renovarán.

No hay nadie que pueda cambiar esto.

Dios ha vencido al mundo.

Y ahora Él se sienta aquí y os habla a vosotros.

El que pueda oír debe hacerlo.

Y ahora que Él se sienta aquí y os habla,

quien viva debería aceptar Sus palabras.

El Dios todopoderoso se presenta en un cuerpo espiritual,

sin carne ni gota de sangre de la cabeza a los pies.

Él ha trascendido el universo,

sentado en el glorioso trono,

reina sobre todo desde Su trono en el tercer cielo.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar