Palabras diarias de Dios | Fragmento 12 | "Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra"

Palabras diarias de Dios | Fragmento 12 | "Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra"

663 |13 May 2020

Dios Todopoderoso dice: “Cuando las personas siguen a Dios rara vez prestan atención a Sus propósitos, y pocas veces tienen en cuenta Sus pensamientos y Su actitud hacia el hombre. No entendéis los pensamientos de Dios; por tanto, cuando se os pregunta sobre Sus propósitos, sobre Su carácter, os veis metidos en un lío; estáis profundamente inseguros, y suponéis o apostáis. ¿Qué clase de actitud es esta? Una que demuestra este hecho: la mayoría de las personas que creen en Dios lo consideran como el aire, como algo poco definido. ¿Por qué lo expreso así? Porque cada vez que os enfrentáis a un asunto, desconocéis los propósitos de Dios. ¿Por qué no los conocéis? No es que no los conozcáis ahora, sino que de principio a fin ignoráis cuál es la actitud de Dios respecto a este asunto. En los momentos en que no puedes ver ni conocer la actitud de Dios, ¿has meditado en ello? ¿La has buscado? ¿La has comunicado? ¡No! Esto confirma un hecho: el Dios de tu creencia y el verdadero no están conectados. Tú, que crees en Dios, sólo consideras tu propia voluntad, la de tus líderes, y el sentido superficial y doctrinal de la palabra de Dios, pero no intentas en absoluto conocer y buscar realmente Su voluntad. ¿No son así las cosas? ¡La esencia de este asunto es terrible! Durante muchos años, he visto a numerosas personas que creen en Dios. ¿Qué forma adopta esta creencia? Algunos creen en Dios como si Él fuera aire. Estas personas no tienen respuesta a preguntas sobre la existencia de Dios, porque no sienten o no son conscientes de Su presencia o ausencia, y no digamos ya de verla o entenderla claramente. Inconscientemente piensan que Dios no existe. Otros creen en Él como si fuera un hombre. Le creen incapaz de hacer todo lo que ellos no pueden hacer, y opinan que Dios debería pensar como ellos. Para estas personas, la definición de Dios es “una persona invisible e intocable”. Existe, asimismo, un grupo de personas que cree en Dios como en un muñeco. Consideran que no tiene emociones, que es una estatua. Cuando se enfrentan a un asunto, Dios no tiene actitud ni punto de vista, ni ideas; Él está a merced del hombre. Las personas creen lo que quieren creer. Si lo engrandecen, Él es grande; si lo empequeñecen, Él es pequeño. Cuando pecan y necesitan la misericordia de Dios, Su tolerancia, Su amor, Él debería extender Su misericordia. Estas personas imaginan a un Dios en su mente, y hacen que este cumpla sus exigencias y satisfaga todos sus deseos. Independientemente del momento, del lugar o de lo que esta persona haga, adoptará esta fantasía en su trato con Dios, y en su creencia en Él. Otros llegan a pensar que Dios puede salvarlos después de haber ofendido Su carácter. Esto se debe a que creen que el amor de Dios es ilimitado, que Su carácter es justo, y que no importa cómo lo ofendan, Él no se acordará de nada. Como los errores, las transgresiones y la desobediencia del hombre son expresiones momentáneas del carácter de la persona, Dios dará oportunidades, y será tolerante y paciente con ella. Seguirá amándola como antes. En consecuencia, la esperanza de su salvación sigue siendo grande. En realidad, no importa cómo se crea en Dios: mientras no se busque la verdad, Dios tendrá una actitud negativa hacia el ser humano. La razón es que aunque creas en Dios, y quizás atesores el libro de Su palabra, lo estudies y lo leas cada día, estás dejando de lado al Dios real, lo consideras como aire, como una persona, y simplemente como un muñeco. ¿Por qué lo expresé de esta forma? Porque a partir de cómo lo veo Yo, independientemente de que os enfrentéis a un asunto u os encontréis con una circunstancia, ninguna de esas cosas que existen en vuestro subconsciente y se desarrollan en su interior tiene relación alguna con la palabra de Dios ni con la búsqueda de la verdad. Tú sólo sabes lo que estás pensando, cuáles son tus puntos de vista y a continuación le impones a Él tus propias ideas y tus puntos de vista. Se convierten en Sus puntos de vista, y se utilizan como estándares a los que adherirse firmemente. Con el tiempo, proceder de esta forma te aleja cada vez más de Dios”.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar