Palabras diarias de Dios | Fragmento 145 | "Dios mismo, el único V"

Palabras diarias de Dios | Fragmento 145 | "Dios mismo, el único V"

195 |23 Jul 2020

(Mateo 4:5-7) Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en un pináculo del templo y le dijo: Si Tú eres el Hijo de Dios, tírate; porque está escrito: Él enviará Sus ángeles acerca de Ti y en sus manos te sostendrán, para que Tu pie no tropiece sobre una piedra. Jesús le dijo: Está escrito nuevamente: No tentarás al Señor tu Dios.

Hablemos primero de esta frase de Satanás. Dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, tírate”, y después citó las Escrituras: “Él enviará Sus ángeles acerca de Ti y en sus manos te sostendrán, para que Tu pie no tropiece sobre una piedra”. ¿Cómo te sientes cuando oyes las palabras de Satanás? ¿No son muy infantiles? Son infantiles, ridículas y asquerosas. ¿Por qué diría Yo esto? Satanás siempre anda metido en algo necio, cree ser muy listo; y frecuentemente cita las escrituras y hasta la palabra misma de Dios, intenta volver estas palabras contra Dios para atacarle y tentarle. Su propósito al hacerlo es destruir el plan de la obra de Dios. Sin embargo, ¿notas algo en lo que Satanás dijo? (Hay intenciones siniestras en ello). Satanás siempre ha sido un tentador; no habla de forma directa, siempre lo hace dando rodeos, mediante la tentación, el engaño y la seducción. Satanás tienta de igual forma a Dios y al hombre: piensa que tanto uno como otro son ignorantes, necios e incapaces de distinguir con claridad cómo son las cosas. Satanás piensa que ni uno ni otro verán a través de su esencia ni de su astucia, ni de su siniestra intención. ¿No es ahí donde Satanás obtiene su necedad? (Sí). Además, cita abiertamente las escrituras; piensa que hacerlo le concede credibilidad, y que no podrás descubrir error alguno en esto ni evitar ser engañado por ello. ¿No es en esto donde Satanás está siendo absurdo e infantil? (Sí). Es como cuando algunas personas difunden el evangelio y dan testimonio de Dios; ¿no dirán los incrédulos algo parecido a lo que dijo Satanás? ¿Has oído a alguien decir algo parecido? (Sí). ¿Te sientes asqueado cuando oyes cosas como esas? (Sí). Cuando te sientes asqueado, ¿sientes también repugnancia y se te revuelve el estómago? (Sí). Cuando tienes estos sentimientos, ¿eres capaz de reconocer que Satanás y el carácter corrupto que este obra en el hombre son malvados? ¿Habéis llegado alguna vez, en vuestros corazones, a una conclusión como: “Dios nunca habla así. Las palabras de Satanás traen ataques y tentación, son absurdas, irrisorias, infantiles, y repugnantes. Sin embargo, en Su discurso y Sus acciones, Dios nunca usaría métodos como este para hablar o llevar a cabo Su obra, y nunca lo ha hecho”? Por supuesto, en esta situación, las personas sólo tienen un atisbo de sentimiento de seguir adelante y no son conscientes de la santidad de Dios; sólo pueden admitir que la palabra de Dios es verdad, pero no saben que la verdad es santidad en sí misma. Con vuestra estatura actual, estáis sintiendo simplemente esto: “Todo lo que Dios dice es la verdad, es beneficioso para nosotros, y debemos aceptarlo”; independientemente de que seas capaz o no de aceptar esto, afirmas sin excepción que la palabra de Dios es la verdad y que Él es la verdad, pero no sabes que esta es santidad en sí misma y que Dios es santo.

Así pues, ¿cuál fue la respuesta de Jesús a las palabras de Satanás? “Jesús le dijo: Está escrito nuevamente: No tentarás al Señor tu Dios”. ¿Hay verdad en esta frase que Jesús dijo? (Sí). La hay. Superficialmente parece un mandamiento para que las personas lo sigan; es una frase muy simple, pero tanto el hombre como Satanás la han quebrantado con frecuencia. Por tanto, el Señor Jesús le respondió a este: “No tentarás al Señor tu Dios”, porque esto es lo que Satanás hacía a menudo y con todas sus fuerzas. Incluso podrías decir que lo hacía con descaro. No estar en el temor de Dios ni reverenciarlo en su corazón es la naturaleza esencial de Satanás. Por tanto, incluso estando al lado de Dios y pudiéndolo ver, no pudo evitar tentarlo. El Señor Jesús le dijo, pues, a Satanás: “No tentarás al Señor tu Dios”. Esta es una frase que Dios le dirigió con frecuencia. ¿Acaso no es adecuado usar esta frase incluso hoy? (Sí). ¿Por qué? (Porque nosotros también tentamos a menudo a Dios). Las personas tientan a Dios, ¿pero por qué lo hacen con tanta frecuencia? ¿Se debe a que están llenas del carácter satánico corrupto? (Sí). ¿Es entonces lo que Satanás dijo arriba algo que las personas dicen a menudo? (Sí). ¿En qué situaciones? Se podría decir que las personas han estado diciendo cosas como esta y revelándolas de forma natural, independientemente del tiempo o el lugar. Esto demuestra que el carácter de las personas es exactamente el mismo que el carácter corrupto de Satanás. El Señor Jesús pronunció una frase simple, una que representa la verdad y que las personas necesitan. Sin embargo, ¿estaba el Señor Jesús discutiendo con Satanás en esta situación? ¿Había algo de confrontación en lo que dijo a Satanás? (No). ¿Cómo veía el Señor Jesús en Su corazón la tentación de Satanás? ¿Se sintió asqueado y repugnado? (Sí). El Señor Jesús se sintió repugnado y asqueado, pero no discutió con Satanás, y mucho menos habló de grandes principios, ¿no es correcto? (Sí). ¿Por qué? (El Señor Jesús no quería reconocer a Satanás). ¿Por qué no quería hacerlo? (Porque Satanás es siempre así, nunca puede cambiar). ¿Podríamos decir que él es irracional? (Sí, podríamos decirlo). ¿Puede reconocer Satanás que Dios es la verdad? Nunca lo reconocerá ni lo admitirá; esta es su naturaleza. Además, hay algo más en la naturaleza de Satanás que resulta repulsivo para las personas; ¿qué es? En sus intentos de tentar al Señor Jesús, ¿qué creía en su corazón? Aunque tentara a Dios y no tuviera éxito, lo intentaba de todas formas. Aunque fuera castigado, lo hacía igualmente. Aunque no obtuviera nada bueno de hacerlo, lo llevaba a cabo de igual manera, persistía y se levantaba contra Dios hasta el final. ¿Qué clase de naturaleza es esta? ¿No es malvada? (Sí). Los que se enfurecen cuando se menciona a Dios, ¿han visto a Dios? Los que se enojan cuando se le menciona, ¿lo conocen? No saben quién es Dios, no creen en Él, y Dios no les ha hablado. Él nunca les ha molestado; ¿por qué habían de enojarse? ¿Podríamos decir que estas personas son malas? (Sí). ¿Serían personas con una naturaleza malvada? Cualesquiera que sean las tendencias que tienen lugar en el mundo, sea diversión, comida, personas famosas, personas hermosas, nada de esto les molestaría, pero una mención de la palabra “Dios” y se alteran; ¿no sería esto un ejemplo de una naturaleza malvada? Esto sirve como prueba satisfactoria de la naturaleza malvada del hombre. Ahora, hablando de vosotros, ¿hay momentos en los que se menciona la verdad, en los que surgen las pruebas de Dios para la humanidad, o en los que se mencionan las palabras de juicio de Dios contra el hombre, y os sentís enojados, sentís repugnancia, y no queréis hablar de ello? Vuestro corazón puede pensar: ¿Cómo va a ser esto la verdad? ¿No dijeron todas las personas que Dios es la verdad? Esto no es la verdad, ¡estas palabras son simple y claramente las palabras de amonestación de Dios hacia el hombre! Algunas personas pueden incluso sentirse asqueadas en sus corazones: Esto surge cada día, Sus pruebas para nosotros se mencionan cada día al igual que Su juicio; ¿cuándo va a acabar todo esto? ¿Cuándo recibiremos el buen destino? No se sabe de dónde procede esta ira irracional. ¿Qué clase de naturaleza es esta? (Naturaleza malvada). Viene provocada por la naturaleza malvada de Satanás. En cuanto a Dios con respecto a la naturaleza malvada de Satanás y el carácter corrupto del hombre, Él nunca discute ni se pelea con el hombre, y nunca se queja cuando las personas actúan por ignorancia. No veréis que Dios tenga opiniones sobre las cosas parecidas a las de las personas ni tampoco le veréis usar los puntos de vista de los hombres, su conocimiento, su ciencia, su filosofía o la imaginación del hombre para gestionar las cosas. En su lugar, todo lo que Dios hace y todo lo que revela está relacionado con la verdad. Es decir, cada palabra que Él ha dicho y cada acción que ha llevado a cabo conciernen a la verdad. Esta verdad no es una fantasía sin base; Dios expresa esta verdad y estas palabras debido a Su esencia y Su vida. Como estas palabras y la esencia de todo lo que Dios ha hecho son la verdad, podemos afirmar que la esencia de Dios es santa. En otras palabras, todo lo que Dios dice y hace aporta vitalidad y luz a las personas; les permite ver cosas positivas y la realidad de las mismas, y le señala a la humanidad el camino de la luz para que pueda caminar por la senda correcta. Estas se determinan gracias a la esencia de Dios y debido a la esencia de Su santidad.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar