Palabras diarias de Dios | Fragmento 164 | "Dios mismo, el único VI"

Palabras diarias de Dios | Fragmento 164 | "Dios mismo, el único VI"

226 |26 Jul 2020

Ahora vuestra comprensión perceptual de la esencia de Dios sigue requiriendo un largo periodo de tiempo para aprender, confirmar, sentirlo y experimentarlo, hasta que un día conozcáis, desde el centro mismo de vuestro corazón, que la santidad de Dios es Su impecable esencia, Su amor generoso que es el amor desinteresado de todo lo que Dios le concede al hombre, y llegaréis a conocer que Su santidad es sin mancha e irreprochable. Estas esencias de Dios no son palabras que Él usa para presumir de Su identidad, sino que Él usa Su esencia para tratar en silencio y con sinceridad con todos y cada uno de los individuos. En otras palabras, la esencia de Dios no está vacía ni es teórica o doctrinal, y desde luego no es una especie de conocimiento. No es una clase de educación para el hombre, sino que en vez de la verdadera revelación de las propias acciones de Dios, es la esencia revelada de lo que Dios tiene y es. El hombre debería conocer esta esencia y comprenderla, ya que todo lo que Dios hace y cada palabra que pronuncia es de gran valor y extraordinaria relevancia para cada persona. Cuando llegas a entender la santidad de Dios, entonces puedes creer realmente en Él, cuando llegas a entender la santidad de Dios, puedes comprender de verdad el verdadero significado de las palabras “Dios Mismo, el Único”. Ya no imaginarás que puedes escoger caminar por otros caminos ni estarás dispuesto a traicionar todo lo que Dios ha dispuesto para ti. Al ser la esencia de Dios santa, esto significa que sólo por medio de Él puedes recorrer el camino brillante y correcto que cruza la vida; sólo a través de Dios puedes conocer el significado de la vida, puedes vivir una vida real, poseer la verdad, conocerla y obtener la vida de la verdad. Sólo Dios mismo puede ayudar al hombre a apartarse del mal y librarse del daño y del control de Satanás. Aparte de Dios, nadie ni nada puede salvarte del mar de sufrimiento, para que dejes de sufrir: esto queda determinado por la esencia de Dios. Sólo Él mismo te salva tan desinteresadamente, sólo Él es responsable en última instancia por tu futuro, tu destino y tu vida, y Él lo dispone todo para ti. Esto es algo que nada creado o no creado puede conseguir. Porque nada creado o no creado posee una esencia de Dios como esta, ninguna persona o cosa tiene la capacidad de salvarte o dirigirte. Esta es la importancia de la esencia de Dios para el hombre. Quizás vosotros sintáis que estas palabras que he pronunciado puedan, en realidad, ayudar un poco en principio. Pero si buscas y amas la verdad, de aquí en adelante, en tu experiencia, estas palabras no sólo cambiarán tu destino, pero sobre todo te llevarán al camino correcto a través de la vida.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar