Testigos por Cristo de los Últimos Días

Contenido

7. ¿Qué es una persona astuta? ¿Por qué las personas astutas no pueden ser salvadas?

Palabras relevantes de Dios:

Si eres muy astuto, tendrás un corazón precavido y pensamientos de sospecha sobre todos los asuntos y todos los hombres. Por esta razón, tu fe en Mí se construye sobre un fundamento de desconfianza. Nunca reconoceré esa forma de fe. Sin una fe verdadera, tu amor está lejos de ser sincero. Y si hasta dudas de Dios y especulas sobre Él a tu antojo, sin duda eres el más malicioso de los hombres.

de ‘Cómo conocer al Dios en la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Después, en el camino venidero, no debéis crear artificios ni involucraros en el engaño y la deshonestidad, ¡de otra manera las consecuencias serán inimaginables! Todavía no entendéis lo que son el engaño y la deshonestidad. Cualquier acción o comportamiento que no me podáis dejar ver y que no podáis poner al descubierto, son engaño y deshonestidad. ¡Ahora debéis entender esto! Si os involucráis en el engaño y la deshonestidad en el futuro, no finjáis no entender, eso sólo es hacer el mal a sabiendas, ser aún más culpable. Esto sólo os conducirá a ser quemados por el fuego o, peor aún, a arruinaros.

de ‘La cuadragésima quinta declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

En Mí todo es justo y no hay absolutamente ninguna injusticia, ni engaño ni ruindad; quienquiera que sea deshonesto y mentiroso debe ser un hijo del infierno, debe haber nacido en el Hades. En Mí todo es manifiesto; lo que Yo diga que sea logrado, se logra y lo que Yo diga que sea establecido, se establece, y nadie puede cambiar o emular estas cosas porque Yo soy el incomparable Dios mismo.

de ‘La nonagésima séptima declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Vosotros debéis saber que a Dios le gusta el hombre honesto. Dios posee la esencia de la fidelidad, y por lo tanto siempre se puede confiar en Su palabra. Más aun, Sus acciones son intachables e incuestionables. Por esto es que Dios gusta de aquellos que son absolutamente honestos con Él. […] Tú sabes si existe verdadera fe y lealtad dentro de ti, si en tu registro dice que has sufrido por Dios, y si te has sometido enteramente a Dios. Si careces de estas cosas, entonces dentro de ti sigue existiendo desobediencia, engaño, codicia y descontento. Debido a que tu corazón no es honesto, nunca has recibido el reconocimiento de Dios y nunca has vivido en la luz. Lo que sea que llegue a ser la propia suerte del hombre depende de si él tiene un corazón honesto y rojo como la sangre, y de si él tiene un alma pura. Si eres alguien que suele ser muy deshonesto, con un corazón malicioso, y un alma sucia, entonces el registro de tu destino está sin duda en el lugar donde el hombre es castigado. Si vociferas que eres muy honesto, sin embargo, nunca actúas de acuerdo con la verdad o pronuncias una palabra verdadera, entonces, ¿todavía esperas que Dios te recompense? ¿Todavía esperas que Dios te considere como la niña de Su ojo? ¿Acaso no es esta forma de pensar absurda? Engañas a Dios en todas las cosas, así que, ¿cómo puede la casa de Dios dar cabida a alguien como tú que no posee las manos limpias?

de ‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”

Para todos, la salvación es muy importante. Piensa en ello; ¿se ha referido Dios a esto en algún otro lugar? Rara vez alude Él a la dificultad de ser salvo, pero sí habló de ello cuando se refirió a ser honesto. Si no actúas de esta forma, entonces eres alguien muy difícil de salvar; ser difícil de salvar significa que no es fácil que seas salvo, que eres incapaz de tomar la senda correcta a la salvación y, por tanto, es imposible salvarte. Dios dice esto con el fin de dar algún espacio. Es decir, que no eres fácil de salvar, pero por otra parte, si pones en práctica las palabras de Dios, hay esperanza para ti y puedes ser salvo. Si no pones las palabras de Dios en práctica, y si nunca examinas tus propios secretos o dificultades, o no le cuentas jamás a nadie esas cosas privadas ni te abres a las personas sobre ella, ni hablas en comunión con las personas sobre ellas, ni las analizas con las personas con el fin de desnudarte, entonces no hay posibilidad alguna de que seas salvo. ¿Y por qué es esto? Si no te desnudas ni te analizas de esta forma, tu carácter corrupto no puede cambiar nunca. Esto es lo que significan estas palabras. Y si no cambias, puedes olvidarte de ser salvo. Esta es la voluntad de Dios, y esta es Su intención al pronunciar estas palabras. ¿Por qué ha enfatizado Dios siempre el ser honesto? Porque es sumamente importante; está directamente relacionado con que puedas o no ser salvo. […] Dios quiere personas que sean honestas. Si no lo eres —si eres engañoso, nada honrado e insidioso—, entonces no eres una persona honesta, y si no lo eres, no hay posibilidad alguna de que Dios te salve, ni puedes ser salvo. No te has convertido en alguien honesto […]

de ‘Para ser honesto, uno debe exponerse a los demás’ en “Registros de las pláticas de Cristo”