¿Qué es seguir a Dios?

Las palabras relevantes de Dios:

De importancia primordial al seguir a Dios es que todo debe ser de acuerdo a las palabras actuales de Dios: Ya sea que estéis buscando la entrada a la vida o el cumplimiento de la voluntad de Dios, todo se debe centrar alrededor de las palabras actuales de Dios. Si lo que comunicas y en lo que buscas entrar no se centran alrededor de las palabras actuales de Dios, entonces eres un extraño a las palabras de Dios y estás completamente carente de la obra del Espíritu Santo. Lo que Dios quiere son personas que sigan Sus pisadas. No importa qué asombroso y puro sea lo que hayas entendido antes, Dios no lo quiere y si no puedes hacer a un lado esas cosas, entonces en el futuro serán un obstáculo tremendo para tu entrada. Todos los que pueden seguir la luz presente del Espíritu Santo son benditos. Las personas de épocas pasadas también siguieron las pisadas de Dios, pero no pudieron continuar hasta hoy; esta es la bendición de las personas de los últimos días.

de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue las pisadas de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

La obra del Espíritu Santo cambia día a día, elevándose más alto a cada paso; la revelación de mañana es superior a la de hoy, y va escalando paso a paso. Tal es la obra mediante la cual Dios perfecciona al hombre. Si el hombre no puede seguir el paso, puede quedarse atrás en cualquier momento. Si no tiene un corazón obediente, entonces no puede seguir hasta el final. La era anterior ya ha pasado; esta es una nueva era. Y en una nueva era, debe hacerse una obra nueva. En particular en la era final, en la cual el hombre será perfeccionado, Dios realizará una nueva obra con mayor rapidez. Por lo tanto, sin obediencia en su corazón, al hombre le resultará difícil seguir las huellas de Dios. Dios no se rige por ninguna regla, ni trata ninguna de las etapas de Su obra como inmutable. En cambio, la obra que hace siempre es más nueva y más suprema. Su obra se vuelve más y más práctica a cada paso, más y más conforme a las necesidades reales del hombre. Sólo después de que el hombre experimenta esta clase de obra, puede alcanzar la transformación final de su carácter. […] La obra hecha por Dios difiere de un período a otro. Si demuestras una gran obediencia en una fase, pero en la siguiente muestras menos o nada de obediencia, entonces Dios te abandonará. Si le sigues el paso a Dios a medida que Él sube este escalón, entonces debes continuar siguiéndole el paso cuando suba el siguiente. Sólo entonces serás alguien obediente al Espíritu Santo. Ya que crees en Dios, debes permanecer constante en tu obediencia. No puedes simplemente obedecer cuando te agrade y desobedecer cuando algo no te agrade. Esta clase de obediencia no tiene la aprobación de Dios. Si no puedes seguirle el paso a la nueva obra que comunico y sigues aferrándote a los viejos dichos, entonces ¿cómo puede haber progreso en tu vida? La obra de Dios pretende proveerte a través de Sus palabras. Si obedeces y aceptas Sus palabras, entonces el Espíritu Santo sin duda obrará en ti. El Espíritu Santo obra exactamente de la manera que digo. Haz lo que he dicho, y el Espíritu Santo obrará prontamente en ti. Emito una nueva luz para que veáis y para llevaros a la luz del tiempo presente. Cuando entres a esta luz, el Espíritu Santo obrará de inmediato en ti.

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Sabes qué es seguir a Dios? Sin visiones, ¿por qué senda caminarías? En la obra de hoy, si no tienes visiones no serás capaz de ser hecho completo en absoluto. ¿En quién crees? ¿Por qué crees en Él? ¿Por qué lo sigues? ¿Crees como si fuese un juego? ¿Estás manejando tu vida como una especie de juguete? El Dios de hoy es la mayor visión. ¿Cuánto conoces de Él? ¿Cuánto has visto de Él? Al ver al Dios de hoy, ¿es seguro el fundamento de tu creencia en Dios? ¿Piensas que mientras sigas de esta forma confusa alcanzarás la salvación? ¿Piensas que puedes pescar en agua turbia? ¿Es así de simple? ¿Cuántas de tus nociones respecto a lo que está diciendo el Dios de hoy has dejado de lado? ¿Tienes una visión del Dios de hoy? ¿Dónde reside tu entendimiento del Dios de hoy? Siempre crees que si sigues puedes obtenerlo, que si lo ves puedes obtenerlo,[a] y que nadie será capaz de sacudirte. No pienses que seguir a Dios es tan fácil. La clave es que debes conocerlo, conocer Su obra, y tener la determinación de soportar el sufrimiento por Él, de sacrificar tu vida por Él, y de que Él te perfeccione. Esta es la visión que deberías tener. ¡No servirá que estés siempre pensando en disfrutar de la gracia! No supongas que Dios está ahí simplemente para el disfrute de las personas, y para concederles la gracia. ¡Estarías pensando erróneamente! Si uno no puede arriesgar su vida ni abandonar toda posesión mundana para seguir, ¡no será en absoluto capaz de seguir hasta el final!

de ‘Debéis entender la obra; ¡no sigáis confusamente!’ en “La Palabra manifestada en carne”

Pedro siguió a Jesús durante un número de años, y vio en Él muchas cosas que las personas no tienen. Después de seguirlo durante un año, Jesús lo escogió como jefe de los doce discípulos. (Por supuesto, esto fue un asunto del corazón de Jesús, y las personas fueron por completo incapaces de verlo). Cada movimiento de Jesús actuaba como un ejemplo para él en su vida, y Sus sermones se grabaron particularmente en su corazón. Era muy considerado con Jesús, era fiel a Él, y nunca tuvo quejas de Él. Por esta razón, se convirtió en el compañero fiel de Jesús adondequiera que Él iba. Pedro observaba las enseñanzas de Jesús, Sus amables palabras, y lo que Él comía, vestía, Su vida diaria y Sus viajes. Seguía el ejemplo de Jesús de todas las maneras. No era un santurrón, sino que desechó todas sus cosas obsoletas anteriores, y siguió el ejemplo de Jesús en palabra y hecho. Fue entonces cuando sintió que los cielos, la tierra y todas las cosas estaban en las manos del Todopoderoso, y por ello no hizo su propia elección, sino que absorbió a todo lo que Jesús era para que actuara como su ejemplo. Él podía ver a partir de su vida que Jesús no era un santurrón en lo que hacía ni presumía de sí mismo, sino que conmovía a las personas con amor. Pedro pudo ver, en diferentes situaciones, lo que era Jesús. Esa es la razón por la que todo en Jesús se convirtió en el objeto a partir del cual Pedro imitó.

de ‘Sobre la vida de Pedro’ de Interpretaciones de los misterios de las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Cualquier cosa en la vida de Pedro que no satisfacía el deseo de Dios hacía que se sintiera incómodo. Si no colmaba el deseo de Dios se sentía lleno de remordimiento y buscaba una forma adecuada de esforzarse para satisfacer el corazón de Dios. Incluso en los aspectos más pequeños e irrelevantes de su vida, seguía exigiéndose satisfacer el deseo de Dios. No era menos severo cuando se trataba de su viejo carácter, siempre riguroso en sus exigencias a sí mismo para progresar más profundamente en la verdad. […] Pedro buscó satisfacerle en todas las cosas y obedecer todo lo que viniera de Él. Sin la más mínima queja, fue capaz de aceptar el castigo y el juicio, así como el refinamiento, la tribulación y las carencias en su vida, nada de lo cual pudo alterar su amor a Dios. ¿No es este el máximo amor a Dios? ¿No es esto el cumplimiento del deber de una criatura de Dios? Ya sea en el castigo, el juicio o la tribulación, siempre eres capaz de lograr la obediencia hasta la muerte y esto es lo que debe conseguir una criatura de Dios; esta es la pureza del amor a Dios.

de ‘El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Seguir a Dios se refiere principalmente a seguir la obra actual de Dios, someterse a las palabras actuales de Dios y practicarlas, ser capaces de obedecer los mandamientos de Dios, buscar Su voluntad en todas las cosas, practicar según la palabra de Dios y someterse por completo a la obra y guía del Espíritu Santo. Finalmente, se refiere a convertirse en una persona que practica la verdad y sigue la voluntad de Dios. Sólo este tipo de persona sigue a Dios y es capaz de obtener Su salvación. Si en nuestra fe confiamos abiertamente en la Biblia y la exaltamos, mientras, en realidad, nuestra práctica y experiencia concuerda con las palabras y enseñanzas de los humanos de la Biblia en lugar de someternos y practicar la palabra de Dios en ella; si no captamos las intenciones de Dios y en vez de eso nos adherimos a las ceremonias y reglas religiosas; entonces eso no es seguir a Dios; es seguir al hombre. Si seguimos y practicamos las palabras de la gente de la Biblia como si fueran las palabras de Dios, pero consideramos al Señor Jesús como una mera figura, ignorando Sus palabras y sin hacer nada por seguir Sus mandamientos, entonces seguramente seremos despreciados y maldecidos por el Señor Jesús, tal y como lo fueron los fariseos hipócritas. Hay muchas personas que tienen fe en el Señor, pero que adoran ciegamente a celebridades espirituales o a pastores y ancianos: veneran a hipócritas fariseos. Cuando algo les ocurre, acuden a los pastores y ancianos en busca de guía, al igual que cuando investigan el verdadero camino. A consecuencia de ello, los fariseos hipócritas y líderes religiosos las engañan y ellas comienzan a seguir una senda de resistencia a Dios; estas son las consecuencias y el resultado de seguir al hombre en vez de a Dios. La única manera de seguir verdaderamente a Dios es basar nuestra fe únicamente en seguir la obra del Espíritu Santo, en seguir las palabras actuales de Dios, las huellas de la obra del Espíritu Santo, y en dar lo máximo para cumplir con nuestros deberes. En particular, desde que Dios hace Su obra de juicio en los últimos días, el mundo religioso ha perdido la obra del Espíritu Santo y ha quedado desolado. Cuando nos vemos obligados a buscar el verdadero camino, debemos dirigir aún más nuestra atención a buscar las palabras del Espíritu Santo para las iglesias; debemos buscar las palabras y declaraciones de Dios y la obra del Espíritu Santo. Si no buscamos las palabras y la obra del Espíritu Santo, si somos incapaces de escuchar la voz de Dios, si somos incapaces de obtener el sustento de las palabras actuales de Dios, entonces seremos eliminados, desechados durante la obra de Dios en los últimos días y caeremos en la oscuridad llorando y rechinando los dientes. La gente que verdaderamente sigue y se somete a Dios nunca será abandonada por Él. Aquellos que adoran a pastores religiosos y ancianos se están sometiendo al hombre y son seguidores del hombre. Estas personas serán finalmente expuestas por la obra de Dios: serán eliminadas y desechadas.

Aunque clamamos que creemos en Dios y sólo debemos seguirlo y someternos a Él, la realidad es diferente. Esto lo vemos claramente en la manera en que quienes profesaban la fe judía trataron al Señor Jesús en la Era de la Gracia, en contraste con cómo lo hicieron Pedro, Juan y otros. El Señor Jesús llevó a cabo Su nueva obra, dio a conocer la verdad y trajo el camino del arrepentimiento, pero la mayoría del pueblo judío de aquel tiempo sólo escuchaba las enseñanzas de los principales sacerdotes y de los fariseos. No aceptaban la obra y las palabras del Señor Jesús y, a consecuencia de ello, perdieron la salvación del Señor Jesús. Teóricamente, creían en Dios, pero en realidad creían en los principales sacerdotes, escribas y fariseos. Sin embargo, Pedro, Juan, Mateo, Felipe y los demás vieron que las palabras y la obra del Señor Jesús tenían autoridad y poder, y que eran la verdad. Vieron que las palabras y la obra del Señor Jesús venían de Dios y por eso lo siguieron de cerca. Ellos no estaban sujetos en absoluto al control de los fariseos, sino que de verdad seguían y obedecían a Dios. En los últimos días, la única manera de seguir y someterse realmente a Dios es aceptar y someterse a la obra de juicio de Dios Todopoderoso, y esto cumple la profecía que se encuentra en el Libro de Apocalipsis: “Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va” (Apocalipsis 14:4).

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino Selecciones”

¿Qué significa seguir a Dios? ¿Y cómo lo pones en práctica? Seguir a Dios no sólo implica orar y alabar a Dios; lo más importante es comer y beber Sus palabras y vivir de acuerdo con ellas, actuar de acuerdo con la verdad, encontrar una senda de experiencia de vida en Sus palabras, aceptar Su comisión, llevar a cabo cada uno de tus deberes adecuadamente y caminar la senda delante de ti como según la guía del Espíritu Santo. En particular, en las coyunturas críticas, cuando te ocurren problemas importantes, existe una necesidad aún mayor de buscar las intenciones de Dios, de ser cauteloso para no ser engañado por las doctrinas del hombre y de no caer bajo el control de nadie. “Aquello que proviene de Dios obedezco y sigo, pero si proviene de la voluntad del hombre, lo rechazo firmemente; cuando lo que predican los líderes o colaboradores está en conflicto con los arreglos de Dios, entonces sigo absolutamente a Dios y rechazo a las personas. Si está completamente de acuerdo con los arreglos y la voluntad de Dios, entonces puedo escucharlo”. Las personas que practican de esta manera son las que siguen a Dios.

de La comunión de los de arriba

Nota al pie:

a. El texto original dice: “Siempre crees que si sigues puedes obtener, que si ves puedes obtener”.

Anterior: ¿Qué es un incrédulo?

Siguiente: ¿Qué es seguir al hombre?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Qué es la iglesia de Dios? ¿Qué es una organización religiosa?

En la actualidad, todos los que siguen las palabras actuales de Dios están en la corriente del Espíritu Santo; los que son extraños a las palabras actuales de Dios están fuera de la corriente del Espíritu Santo y a tales personas Dios no las elogia. El servicio que está divorciado de las declaraciones actuales del Espíritu Santo es un servicio que es de la carne y de las concepciones y no puede estar de acuerdo con la voluntad de Dios...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro