01Dado que el Señor Jesús realizó la obra de redención, ¿significa que ha terminado la obra de Dios para salvar a la humanidad?

Muchos creen que cuando el Señor Jesús dijo “¡Consumado es!” en la cruz, quiso decir que se había consumado la obra de Dios de salvación de la humanidad. Sin embargo, ¿es realmente así? La verdad es que el Señor Jesús realizó la obra de redención, que solo supuso el perdón de los pecados de la gente. No eliminó su naturaleza pecaminosa ni su carácter satánico. Esclava de su pecaminosidad, la gente aún no puede evitar pecar y oponerse a Dios. Todos vivimos en un estado de pecado y confesión, absolutamente incapaces de escapar a las ataduras del pecado. Para salvar definitivamente a la humanidad del pecado, es preciso que Dios realice otra etapa de Su obra en los últimos días, una obra más novedosa y elevada que la anterior.

Versículos bíblicos como referencia

“En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35).

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13).

“Así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan” (Hebreos 9:28).

“Que sois protegidos por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo” (1 Pedro 1:5).

“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17).

“Y vi volar en medio del cielo a otro ángel que tenía un evangelio eterno para anunciarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apocalipsis 14:6-7).

02Es el conjunto de las tres etapas de obra lo que constituye la totalidad de la obra de Dios para salvar a la humanidad

Una vez que Satanás corrompió a la humanidad, Dios dictó Su ley para guiar a la gente en la vida y para que supiera lo que era el pecado. A finales de la Era de la Ley, la corrupción de la humanidad era cada vez más profunda, hasta el punto de que nadie era capaz de cumplir la ley y todos corrían peligro de morir. El propio Señor Jesús se hizo carne y realizó la obra de redención de la humanidad, con lo que la gente podía salvarse por la fe y escapar a la condena y maldición de la ley. A pesar de esta redención, la naturaleza satánica de la gente se mantiene firmemente arraigada y no puede evitar seguir pecando. Para salvar plenamente a la humanidad del pecado, es todavía preciso que Dios realice la obra del juicio en los últimos días, pues solo entonces las personas se liberarán del pecado y se purificarán definitivamente. Por eso el plan completo de gestión de Dios incluye tres etapas de obra.

Versículos bíblicos como referencia

“También me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tiene sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El vencedor heredará estas cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo” (Apocalipsis 21:6-7).

03¿Cómo se intensifica el plan de salvación de Dios en cada una de las tres etapas?

Cada una de las tres etapas de la obra de Dios para salvar a la humanidad es más elevada y profunda que la anterior. Estrechamente ligadas, cada etapa se lleva a cabo sobre la base de la última. En la Era de la Gracia, el Señor Jesús llevó a cabo la obra de redención sobre la base de la obra de la Era de la Ley y, asimismo, cimentó la obra de juicio y purificación de Dios en los últimos días. Sin la obra de redención del Señor Jesús no habría sido posible el perdón de nuestros pecados. Sin la obra de juicio y purificación de Dios en los últimos días, los redimidos por Dios no podrían escapar del pecado y alcanzar la salvación plena. Dios lleva a cabo las tres etapas de Su obra de salvación de la humanidad para salvar por completo a la gente de la influencia de Satanás, y es el conjunto de estas tres etapas lo que constituye la totalidad del plan de gestión de Dios.

Proceso completo de la salvación de Dios a la humanidad: las tres etapas de Su obra

Sitio web oficial