01Oye la voz de Dios y sé arrebatado ante Él: asiste al banquete con el Señor

Según las profecías bíblicas, el Señor vendrá antes de los desastres. Ahora que estos se suceden, ¿cómo podemos recibir al Señor, ser arrebatados ante el trono de Dios y asistir al banquete con el Señor? El Señor Jesús dijo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’” (Mateo 25:6). Aquí vemos que, a fin de ser realmente arrebatados, hemos de ser vírgenes prudentes que aprendan a oír la voz de Dios y reciban al novio.

Versículos bíblicos como referencia

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7).

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:27).

02Para ser arrebatado y asistir al banquete con el Señor debes aceptar la obra del juicio de Dios de los últimos días

El Señor regresó hace bastante tiempo, ha estado expresando verdades y está realizando la obra del juicio en los últimos días para corregir definitivamente la naturaleza pecaminosa y el carácter corrupto de la humanidad, de manera que la gente pueda purificarse y salvarse plenamente. Muchos ya han aceptado la obra del juicio de Dios de los últimos días; han sido arrebatados ante Dios y ahora asisten al banquete con el Señor. Sin embargo, algunas personas están confundidas: ¿por qué la gente solo puede ser arrebatada y asistir al banquete con el Señor si acepta la obra del juicio de Dios de los últimos días?

Versículos bíblicos como referencia

“En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35).

“Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14).

“Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17).

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13).

“Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:47-48).

“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17).

03 Asistes al banquete con el Señor solo si Dios te juzga y purifica y recibes la verdad como vida

Cuando aceptamos la obra del juicio de Dios de los últimos días, debemos experimentar el juicio, el castigo, las pruebas y la refinación de las palabras de Dios. Entonces puede purificarse y transformarse nuestro carácter corrupto y por fin recibiremos la verdad como vida. Esta es la única manera de asistir realmente al banquete con el Señor.

Versículos bíblicos como referencia

“Escribe: ‘Bienaventurados los que están invitados a la cena de las bodas del Cordero’” (Apocalipsis 19:9).

“Y ocurrirá que, en toda la tierra —dijo Jehová— dos partes de ella serán separadas y morirán, pero la tercera parte permanecerá. Y haré pasar por el fuego a un tercio para refinarlo como se refina la plata y probarlo como se prueba el oro. Invocará Mi nombre y Yo lo oiré. Diré: ‘Pueblo mío’. Y este dirá: ‘Jehová es nuestro Dios’” (Zacarías 13:8-9).*

“Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad” (Apocalipsis 22:14).

Más contenidos maravillosos

Más temas

El Salvador ha regresado
El Salvador ha regresado
Cómo entrar en el reino de los cielos
Cómo entrar en el reino de los cielos
Cómo ser una virgen prudente y recibir al novio
Cómo ser una virgen prudente y recibir al novio
Las Tres Etapas de la Obra
Las Tres Etapas de la Obra