01Para creer en Dios hay que reconocer que Cristo es Dios aparecido en la carne y Dios mismo

Está registrado en la Biblia que el Espíritu Santo dio testimonio de que el Señor Jesús era el amado Hijo de Dios; el Señor Jesús llamaba “Padre” al Dios del cielo. Así, muchas personas creen que el Señor Jesucristo es el Hijo de Dios y que también hay un Dios Padre en el cielo. Sin embargo, el Señor Jesús afirmó: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; […] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí” (Juan 14:9-10). “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). Vemos, por consiguiente, que hay un solo Dios. Jesucristo era Jehová Dios encarnado, Dios mismo.

Versículos bíblicos como referencia

“Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras. Creedme que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí; y si no, creed por las obras mismas” (Juan 14:8-11).

“Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30).

02Para creer en Dios hay que reconocer que “Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna”

El Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad” (Juan 16:12-13). En los últimos días, hace mucho tiempo que el Señor Jesús ha regresado en la carne como la aparición del Hijo del Hombre para realizar Su obra y declarar Sus palabras. Este Hijo del Hombre es Cristo de los últimos días, el Espíritu de la verdad, y expresa todas las verdades que juzgan, purifican y salvan al hombre. Estas verdades son, ciertamente, el camino de la vida eterna que Dios concede a la humanidad; por tanto, solamente recibirán la vida eterna aquellos que crean en el Cristo que se ha hecho carne en los últimos días y acepten el camino de la vida eterna que Él otorga al hombre.

Versículos bíblicos como referencia

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad” (Juan 16:12-13).

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios” (Apocalipsis 2:7).

“También me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tiene sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida” (Apocalipsis 21:6).

03¿Supone creer en el Señor Jesús, sin creer en Cristo de los últimos días, una fe verdadera en el Hijo? ¿Puede conducirnos a la vida eterna?

La Biblia manifiesta: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida” (Juan 3:36). Creer en el Hijo es creer en Cristo encarnado. Tal vez muchos se pregunten: El Señor Jesús es el Hijo del Hombre, Cristo, y, por tanto, deberíamos recibir la vida eterna por creer en el Señor Jesús. Entonces, ¿por qué, pese a ello, tenemos que creer en las palabras y la obra de Cristo de los últimos días para poder recibir la vida eterna?

Versículos bíblicos como referencia

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36).

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad” (Juan 16:12-13).

“Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo” (Juan 5:22).

“Y le dio autoridad para ejecutar juicio, porque es el Hijo del Hombre” (Juan 5:27).

04Los fariseos judíos únicamente creían en Jehová Dios, no en el Señor Jesús. Además, se opusieron y condenaron al Señor Jesús, por lo que Dios los castigó y maldijo. ¿Qué advertencia supone esto para nosotros?

1)¿Es verdadera fe en Dios creer en un Dios celestial ambiguo y no en Cristo encarnado?

El Señor Jesús declaró: “Si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados” (Juan 8:24). Si recordamos los primeros tiempos, los fariseos judíos solamente creían en un Dios celestial ambiguo, y cuando Dios encarnado —Jesucristo— apareció y realizó Su obra, no sólo no creyeron en Él, sino que también se opusieron a Él y lo condenaron. Acabaron crucificando al Señor Jesús y, en consecuencia, Dios los castigó y maldijo. En los últimos días, Dios se ha vuelto a encarnar en la aparición del Hijo del Hombre para llevar a cabo Su obra, y si la gente no cree en este Dios práctico encarnado, Cristo de los últimos días, y únicamente cree en un Dios celestial ambiguo, ¿es eso verdadera fe en Dios?

Versículos bíblicos como referencia

“Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados” (Juan 8:24).

“En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo” (1 Juan 4:2-3).

“Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo” (2 Juan 1:7).

2)Si dentro de nuestra creencia simplemente nos mantenemos fieles a los textos y normas de la Biblia y no buscamos el camino de la compatibilidad con Cristo, ¿podemos recibir la vida eterna?

Muchos creyentes en Dios creen que la Biblia representa a Dios, que creer en Dios es creer en la Biblia y que pueden recibir la vida eterna si se mantienen fieles a la Biblia. Sin embargo, el Señor Jesús dijo: “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40). ¿Cuál es el verdadero significado de estas palabras pronunciadas por el Señor Jesús? Si nos mantenemos fieles sólo a la Biblia y no buscamos el camino de la compatibilidad con Cristo, ¿podemos recibir la vida eterna?

Versículos bíblicos como referencia

“Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40).

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6).

¿Qué es la fe en Dios?

Sitio web oficial