“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida […]” (Juan 3:36).

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6).

“Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, […] Jesús le dijo: […] El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; […] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí” (Juan 14:8-10).

“Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30).

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad […]” (Juan 16:12-13).

I. Para creer en Dios hay que reconocer que Cristo es Dios aparecido en la carne y Dios mismo

Según el relato bíblico, el Espíritu Santo dio testimonio de que el Señor Jesús era el amado Hijo de Dios y, además, el Señor Jesús llamaba “Padre” al Dios del cielo. Así, muchas personas creen que el Señor Jesucristo es el Hijo de Dios y que también hay un Dios Padre en el cielo. Sin embargo, el Señor Jesús afirmó: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; […] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí” (Juan 14:9-10). “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). Vemos, por consiguiente, que hay un solo Dios. Jesucristo era Jehová Dios encarnado, Dios mismo.

Vídeos relacionados

El misterio de la piedad (III) - El misterio de la encarnación de Dios

El misterio de la piedad (III) - El misterio de la encarnación de Dios

Clips de Películas
El misterio de la piedad: la continuación (VI) - ¿Es el Señor Jesús el Hijo de Dios o Dios mismo?

El misterio de la piedad: la continuación (VI) - ¿Es el Señor Jesús el Hijo de Dios o Dios mismo?

Clips de Películas
El misterio de la piedad: la continuación (II) - ¿Cómo conocer a Dios encarnado?

El misterio de la piedad: la continuación (II) - ¿Cómo conocer a Dios encarnado?

Clips de Películas
El peligroso camino al reino celestial (III) - La revelación del misterio de la encarnación

El peligroso camino al reino celestial (III) - La revelación del misterio de la encarnación

Clips de Películas
Himno de la palabra de Dios "La esencia de Cristo es Dios" | Iglesia de Dios Todopoderoso

Himno de la palabra de Dios "La esencia de Cristo es Dios" | Iglesia de Dios Todopoderoso

Vídeos de Himnos
La mejor música cristiana 2018 | La esencia de Cristo es Dios mismo

La mejor música cristiana 2018 | La esencia de Cristo es Dios mismo

Vídeos de Himnos

P&R sobre el Evangelio

Respuesta

II. Para creer en Dios hay que reconocer que “Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna”

El Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad […]” (Juan 16:12-13). En los últimos días, hace mucho tiempo que el Señor Jesús ha regresado en la carne como la aparición del Hijo del Hombre para realizar Su obra y declarar Sus palabras. Este Hijo del Hombre es Cristo de los últimos días, el Espíritu de la verdad, y expresa todas las verdades que juzgan, purifican y salvan al hombre. Estas verdades son, ciertamente, el camino de la vida eterna que Dios concede a la humanidad; por tanto, solamente recibirán la vida eterna aquellos que crean en el Cristo que se ha hecho carne en los últimos días y acepten el camino de la vida eterna que Él otorga al hombre.

Palabras clásicas de Dios

Dios te habla|Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna

Dios te habla|Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna

Las Lecturas de las Palabras de Dios

Texto Completo

Vídeos relacionados

Himno de la palabra de Dios "Sólo Dios tiene el camino de vida''

Himno de la palabra de Dios "Sólo Dios tiene el camino de vida''

Vídeos de Himnos
“Desde el trono fluye el agua de la vida” (VIII) - ¿Cómo obtener “el camino de la vida eterna”?

“Desde el trono fluye el agua de la vida” (VIII) - ¿Cómo obtener “el camino de la vida eterna”?

Clips de Películas

III. ¿Supone creer en el Señor Jesús, sin creer en Cristo de los últimos días, una fe verdadera en el Hijo? ¿Puede conducirnos a la vida eterna?

La Biblia manifiesta: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida” (Juan 3:36). Creer en el Hijo es creer en Cristo encarnado. Tal vez muchos se pregunten: El Señor Jesús es el Hijo del Hombre, Cristo, y, por tanto, deberíamos recibir la vida eterna por creer en el Señor Jesús. Entonces, ¿por qué, pese a ello, tenemos que creer en las palabras y la obra de Cristo de los últimos días para poder recibir la vida eterna?

Versículos bíblicos como referencia

Texto Completo

Palabras clásicas de Dios

Vídeos relacionados

(V) - ¿Quién verdaderamente concedió el camino de la vida eterna a la humanidad?

(V) - ¿Quién verdaderamente concedió el camino de la vida eterna a la humanidad?

Clips de Películas
La relación entre el juicio en los últimos días y la entrada en el reino de los cielos

La relación entre el juicio en los últimos días y la entrada en el reino de los cielos

Clips de Películas

P&R sobre el Evangelio

Pregunta : El Señor Jesús y Dios Todopoderoso son el mismo Dios, pero realizan obras distintas en eras distintas. El Señor Jesús realizó la obra de redención y predicó el camino del arrepentimiento. En los últimos días, Dios Todopoderoso lleva a cabo la obra de juicio y purificación de la humanidad y le trae a esta el camino de la vida eterna. Tengo una pregunta más: ¿Qué diferencia hay entre el camino del arrepentimiento y el camino de la vida eterna?

Respuesta

IV. Los fariseos judíos únicamente creían en Jehová Dios, no en el Señor Jesús. Además, se opusieron y condenaron al Señor Jesús, por lo que Dios los castigó y maldijo. ¿Qué advertencia supone esto para nosotros?

01

1. ¿Es verdadera fe en Dios creer en un Dios celestial ambiguo y no en Cristo encarnado?

¿Cómo se debe creer en Dios exactamente? El Señor Jesús declaró: “Si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados” (Juan 8:24). Si recordamos los primeros tiempos, los fariseos judíos solamente creían en un Dios celestial ambiguo, y cuando Dios encarnado —Jesucristo— apareció y realizó Su obra, no sólo no creyeron en Él, sino que también se opusieron a Él y lo condenaron. Acabaron crucificando al Señor Jesús y, en consecuencia, Dios los castigó y maldijo. En los últimos días, Dios se ha vuelto a encarnar en la aparición del Hijo del Hombre para llevar a cabo Su obra, y si la gente no cree en este Dios práctico encarnado, Cristo de los últimos días, y únicamente cree en un Dios celestial ambiguo, ¿es eso verdadera fe en Dios?

Palabras clásicas de Dios

Dios te habla | "Cómo conocer al Dios en la tierra" Palabra de Vida

Dios te habla | "Cómo conocer al Dios en la tierra" Palabra de Vida

Las Lecturas de las Palabras de Dios

Texto Completo

Vídeos relacionados

La mejor música cristiana | El objetivo principal de la obra de Dios en la carne【MV】

La mejor música cristiana | El objetivo principal de la obra de Dios en la carne【MV】

Serie de Vídeos Musicales del Reino
Alabar y adorar a Dios | El episodio 15 del coro cristiano en chino

Alabar y adorar a Dios | El episodio 15 del coro cristiano en chino

Coro
02

2. Si dentro de nuestra creencia simplemente nos mantenemos fieles a los textos y normas de la Biblia y no buscamos el camino de la compatibilidad con Cristo, ¿podemos recibir la vida eterna?

Muchos creyentes en Dios creen que la Biblia representa a Dios, que creer en Dios es creer en la Biblia y que pueden recibir la vida eterna si se mantienen fieles a la Biblia. Sin embargo, el Señor Jesús dijo: “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40). ¿Cuál es el verdadero significado de estas palabras pronunciadas por el Señor Jesús? Si nos mantenemos fieles sólo a la Biblia y no buscamos el camino de la compatibilidad con Cristo, ¿podemos recibir la vida eterna?

Palabras clásicas de Dios

Texto Completo

Vídeos relacionados

Clip de película evangélica: ¿Podemos alcanzar la vida eterna aferrándonos a la Biblia?

Clip de película evangélica: ¿Podemos alcanzar la vida eterna aferrándonos a la Biblia?

Clips de Películas
"Revelar el misterio de la Biblia" (VI) - ¿No podemos recibir la vida sin la Biblia?

"Revelar el misterio de la Biblia" (VI) - ¿No podemos recibir la vida sin la Biblia?

Clips de Películas
"¿Quién es mi Señor?" (V) - El Cristo de los últimos días ha traído el camino de la vida eterna

"¿Quién es mi Señor?" (V) - El Cristo de los últimos días ha traído el camino de la vida eterna

Clips de Películas

P&R sobre el Evangelio

Pregunta: La Biblia es un testimonio de la obra de Dios y ha sido de inestimable provecho para la humanidad. Leyendo la Biblia llegamos a entender que Dios es el Creador de todas las cosas, y acabamos percibiendo Sus admirables y poderosas obras y Su omnipotencia. Dado que la Biblia es un registro de la palabra de Dios y del testimonio del hombre acerca de Dios, ¿por qué no se puede recibir la vida eterna leyendo la Biblia? ¿No hay ningún camino de vida eterna en la Biblia?

Respuesta
03

3. En el marco de nuestra creencia, ¿cuáles serán las consecuencias de mantenernos fieles únicamente a los nombres de Jehová y del Señor Jesús, sin aceptar el nuevo nombre del Señor retornado?

Durante milenios, los creyentes en Dios han creído que el nombre de Dios es inmutable y han equiparado la fidelidad a Su nombre con la fe en Dios. Entonces, ¿por qué los creyentes del judaísmo sólo se mantuvieron fieles al nombre de Jehová, no aceptaron el nombre del Señor Jesús y, sin embargo, fueron erradicados? La Biblia profetizó que Dios tendría un nuevo nombre en los últimos días: “Escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo” (Apocalipsis 3:12). Si nos mantenemos fieles solamente al nombre del Señor Jesús y no aceptamos el nuevo nombre del Señor retornado, ¿cuáles serán las consecuencias de creer en Dios de este modo?

Versículos bíblicos como referencia

“Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios— el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” (Apocalipsis 1:8).

“Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir: Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir” (Apocalipsis 4:8).

Vídeos relacionados

¡¿Ha cambiado el nombre de Dios?! (II) - ¿De verdad no puede cambiar el nombre de Dios?

¡¿Ha cambiado el nombre de Dios?! (II) - ¿De verdad no puede cambiar el nombre de Dios?

Clips de Películas
¡¿Ha cambiado el nombre de Dios?! (III) - La trascendencia del nombre de Dios

¡¿Ha cambiado el nombre de Dios?! (III) - La trascendencia del nombre de Dios

Clips de Películas
(IV) - ¿Por qué el Señor retornado ha adoptado el nombre de "Dios Todopoderoso"?

(IV) - ¿Por qué el Señor retornado ha adoptado el nombre de "Dios Todopoderoso"?

Clips de Películas
(V) - Sólo si se acepta a Dios Todopoderoso se avanza al mismo paso que las huellas del Cordero

(V) - Sólo si se acepta a Dios Todopoderoso se avanza al mismo paso que las huellas del Cordero

Clips de Películas

Otros contenidos sensacionales

Documental Musical

La mejor música cristiana 2018|AQUEL QUE TIENE LA SOBERANÍA SOBRE TODAS LAS COSAS Documental musical

La mejor música cristiana 2018|AQUEL QUE TIENE LA SOBERANÍA SOBRE TODAS LAS COSAS Documental musical

Película Evangélica

Película cristiana completa en español 2018 | "La fe en Dios" Revelar los misterios de la fe en Dios

Película cristiana completa en español 2018 | "La fe en Dios" Revelar los misterios de la fe en Dios

Coro Evangélico

Iglesia de Dios Todopoderoso | Coro evangelizador: Dios es el principio y el fin

Iglesia de Dios Todopoderoso | Coro evangelizador: Dios es el principio y el fin

Coro Evangélico

El juicio en los últimos días ha comenzado "Dios Todopoderoso se ha sentado en el trono de gloria"

El juicio en los últimos días ha comenzado "Dios Todopoderoso se ha sentado en el trono de gloria"

Teatro Musical

Recibe alegremente al regreso del Salvador | Teatro musical "Toda nación adora al Dios práctico"

Recibe alegremente al regreso del Salvador | Teatro musical "Toda nación adora al Dios práctico"

Película Evangélica

Película cristiana HD | "Desde el trono fluye el agua de la vida" Las palabras del Espíritu Santo

Película cristiana HD | "Desde el trono fluye el agua de la vida" Las palabras del Espíritu Santo

La Biblia afirma que, cuando el Señor Jesús fue bautizado, los cielos se abrieron, el Espíritu Santo descendió sobre Él como una paloma y una voz dijo: “Este es mi Hijo amado en quien me he complacido” (Mateo 3:17). Y todos los creyentes aceptamos que el Señor Jesús es Cristo, el Hijo de Dios. Sin embargo, vosotros habéis dado testimonio de que Cristo encarnado es la aparición de Dios, que es Dios mismo, que el Señor Jesús es Dios mismo y Dios Todopoderoso también es Dios mismo. Esto difiere de nuestra percepción anterior. Entonces, ¿Cristo encarnado es Dios mismo o el Hijo de Dios? Ambas situaciones nos parecen razonables y concuerdan con la Biblia; por tanto, ¿qué percepción es la correcta?

“El Dios que se hizo carne se llama Cristo, y así el Cristo que les puede dar a las personas la verdad se llama Dios. No hay nada excesivo en esto porque Él posee la esencia de Dios, y posee el carácter de Dios, y posee la sabiduría en Su obra, que el hombre no puede alcanzar. Los que así mismos se llaman Cristo, pero que no pueden hacer la obra de Dios, son fraudes. Cristo no es sólo la manifestación de Dios en la tierra, sino que es la carne particular asumida por Dios a medida que cumple y completa Su obra entre los hombres. Esta carne no es una que cualquier hombre pueda reemplazar, sino una que pueda adecuadamente llevar la obra de Dios en la tierra y expresar el carácter de Dios y representar bien a Dios y proveer al hombre con la vida”.

“A través de la expresión de la voluntad y del carácter de Dios, también le reveló al Dios que no puede verse ni tocarse en la esfera espiritual. Lo que las personas vieron era Dios mismo, tangible y de carne y hueso. Así, el Hijo del Hombre encarnado concretizó y humanizó cosas como la identidad, el estatus, la imagen, el carácter de Dios, y lo que Él tiene y es. Aunque Su aspecto externo tenía algunas limitaciones respecto a la imagen de Dios, Su esencia y lo que Él tiene y es, eran totalmente capaces de representar Su propia identidad y estatus; sencillamente existían algunas diferencias en la forma de expresión”.

“El camino de la vida no es algo que cualquiera pueda tener ni tampoco todos lo pueden conseguir con facilidad. Esto se debe a que la vida sólo puede proceder de Dios, es decir, sólo Dios mismo posee la esencia de la vida; no hay camino de vida sin Dios mismo y por eso sólo Dios es la fuente de la vida y el manantial del agua viva de la vida que siempre fluye. Desde que Él creó el mundo, Dios ha hecho mucha obra que implica la vitalidad de la vida, ha hecho mucha obra que le da vida al hombre y ha pagado un gran precio para que el hombre pueda alcanzar la vida, porque Dios mismo es la vida eterna y Dios mismo es el camino por el cual el hombre resucita. Dios nunca está ausente del corazón del hombre y vive entre los hombres todo el tiempo. Ha sido la fuerza que impulsa la vida del hombre, el fundamento de la existencia del hombre, y un rico depósito para la existencia del hombre después del nacimiento. Él hace que el hombre vuelva a nacer y le permite vivir con constancia en cada función de su vida. Gracias a Su poder y Su fuerza de vida inextinguible, el hombre ha vivido generación tras generación, a través de las cuales el poder de la vida de Dios ha sido el pilar de la existencia del hombre, y por el cual Dios ha pagado un precio que ningún hombre ordinario ha pagado alguna vez. La fuerza de vida de Dios puede prevalecer sobre cualquier poder; además, excede cualquier poder. Su vida es eterna, Su poder extraordinario, y Su fuerza de vida ningún ser creado o fuerza enemiga la puede aplastar fácilmente. La fuerza de vida de Dios existe e irradia su reluciente resplandor, independientemente del tiempo o el lugar. La vida de Dios permanece inmutable para siempre a través de la agitación del cielo y la tierra. Todas las cosas pasan, pero la vida de Dios todavía permanece porque Dios es la fuente de la existencia de todas las cosas y la raíz de su existencia. La vida del hombre proviene de Dios, la existencia del cielo se debe a Dios, y la existencia de la tierra procede del poder de la vida de Dios. Ningún objeto que tenga vitalidad puede trascender la soberanía de Dios, y ninguna cosa que tenga vigor puede librarse del ámbito de la autoridad de Dios. De esta manera, independientemente de quiénes sean, todos se deben someter bajo el dominio de Dios, todos deben vivir bajo el mandato de Dios y nadie puede escapar de Su control”.

“Dios mismo es la vida y la verdad, Su vida y verdad coexisten. Los que no pueden obtener la verdad nunca obtendrán la vida. Sin la guía, apoyo y provisión de la verdad, sólo recibirás letras, doctrinas y, además, la muerte. La vida de Dios siempre está presente, Su verdad y vida coexisten. Si no puedes encontrar la fuente de la verdad, entonces no obtendrás el alimento de la vida; si no puedes obtener la provisión de vida, entonces, seguramente no tienes la verdad, y así, aparte de las imaginaciones y las nociones, la totalidad de tu cuerpo no será nada más que carne, tu apestosa carne. Debes saber que las palabras de los libros no cuentan como vida, los registros de la historia no se pueden consagrar como la verdad, y las doctrinas del pasado no pueden servir como un registro de palabras que Dios habla en el presente. Sólo lo que Dios expresa cuando viene a la tierra y vive entre los hombres es la verdad, la vida, la voluntad de Dios y Su manera actual de obrar. Si aplicas los registros de las palabras que Dios habló desde las eras pasadas hasta la actualidad, entonces eres un arqueólogo y la mejor manera de describirte es como un experto en herencia histórica. Lo eres porque siempre crees en los rastros de la obra que Dios hizo en tiempos pasados, sólo crees en la sombra de Dios que quedó cuando antes obró entre los hombres, y sólo crees en el camino que Dios les dio a Sus seguidores en tiempos pasados. No crees en la dirección de la obra de Dios en la actualidad, no crees en el glorioso semblante de Dios en la actualidad y no crees en el camino de la verdad que Dios expresa en el presente. Y así eres, sin duda, un soñador que está completamente fuera de contacto con la realidad. Si todavía hoy te aferras a las palabras que son incapaces de dar la vida al hombre, ¡entonces eres un desesperanzado pedazo de madera muerta, porque eres demasiado conservador, demasiado intratable y demasiado insensible para razonar!”.

“El Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás cualificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia. Aquellos que son controlados por los reglamentos, las letras y están encadenados por la historia, nunca podrán obtener la vida y nunca podrán obtener el camino perpetuo de la vida. Esto es así porque todo lo que tienen es agua turbia que ha estado estancada por miles de años en vez del agua de vida que fluye desde el trono. Aquellos que no reciben el agua de la vida siempre seguirán siendo cadáveres, juguetes de Satanás e hijos del infierno. ¿Cómo pueden, entonces, contemplar a Dios? Si sólo tratas de aferrarte al pasado, si sólo tratas de mantener las cosas como están quedándote quieto, y no tratas de cambiar el estado actual y descartar la historia, entonces, ¿no siempre estarás en contra de Dios? Los pasos de la obra de Dios son vastos y poderosos, como olas agitadas y fuertes truenos, pero te sientas y pasivamente esperas la destrucción, apegándote a tu locura y sin hacer nada. De esta manera, ¿cómo puedes ser considerado alguien que sigue los pasos del Cordero? ¿Cómo puedes justificar al Dios al que te aferras como un Dios que siempre es nuevo y nunca viejo? ¿Y cómo pueden las palabras de tus libros amarillentos llevarte a una nueva era? ¿Cómo pueden llevarte a buscar los pasos de la obra de Dios? ¿Y cómo pueden llevarte al cielo? Lo que sostienes en tus manos son las palabras que sólo pueden darte consuelo temporal, no las verdades que pueden darte la vida. Las escrituras que lees son eso que sólo pueden enriquecer tu lengua, no las filosofías que te ayudan a conocer la vida humana, y menos aún los caminos que te pueden llevar a la perfección. Esta discrepancia, ¿no te lleva a reflexionar? ¿No te permite entender los misterios que contiene? ¿Eres capaz de entregarte tú mismo al cielo para encontrarte con Dios? Sin la venida de Dios, ¿te puedes llevar tú mismo al cielo para gozar la felicidad familiar con Dios? ¿Todavía sigues soñando? Sugiero entonces que dejes de soñar y observes quién está obrando ahora, quién está llevando ahora a cabo la obra de salvar al hombre durante los últimos días. Si no lo haces, nunca obtendrás la verdad y nunca obtendrás la vida”.

La palabra de Dios Todopoderoso afirma: “Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna”. Recuerdo lo que manifestó el Señor Jesús en una ocasión: “Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna” (Juan 4:14). Ya sabemos que el Señor Jesús es la fuente del agua viva de la vida y el camino de la vida eterna. ¿Acaso Dios Todopoderoso y el Señor Jesús tienen el mismo origen? ¿Tanto Sus obras como Sus palabras son del Espíritu Santo? ¿Sus obras son llevadas a cabo por un mismo Dios?

“Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ésa lo juzgará en el día final” (Juan 12:47-48).

“Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo […]” (Juan 5:22).

“Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás. Y así, después de que los pecados del hombre fueron perdonados, Dios volvió a la carne para guiar al hombre a la nueva era, y comenzó la obra de castigo y juicio, que llevó al hombre a una esfera más elevada. Todos los que se someten bajo Su dominio disfrutarán una verdad más elevada y recibirán mayores bendiciones. Vivirán realmente en la luz, y obtendrán la verdad, el camino y la vida”.

“Los pecados del hombre podían ser perdonados por medio de una ofrenda por el pecado, pero el hombre ha sido incapaz de resolver el problema de cómo no pecar más y cómo poder desechar completamente su naturaleza pecaminosa y ser transformado. Los pecados del hombre fueron perdonados gracias a la obra de la crucifixión de Dios, pero el hombre siguió viviendo en el viejo carácter satánico y corrupto. Así pues, el hombre debe ser completamente salvo de este carácter satánico corrupto para que la naturaleza pecadora del hombre sea del todo desechada y no se desarrolle más, permitiendo así que el carácter del hombre cambie. Esto requiere que el hombre entienda la senda del crecimiento en la vida, el camino de la vida, y el camino del cambio de su carácter. También necesita que el hombre actúe de acuerdo con esa senda, de forma que su carácter pueda ser cambiado gradualmente y él pueda vivir bajo el brillo de la luz y que pueda hacer todas las cosas de acuerdo con la voluntad de Dios, desechar el carácter satánico corrupto, y liberarse de la influencia satánica de las tinieblas, aflorando de este modo totalmente del pecado. Sólo entonces recibirá el hombre la salvación completa”

“Aquellos que puedan permanecer firmes durante la obra del juicio y el castigo de Dios durante los últimos días, es decir, durante la obra final de purificación, serán los que entrarán en el reposo final con Dios; por lo tanto, todos los que entran en el reposo se habrán librado de la influencia de Satanás y Dios los habrá adquirido sólo después de que hayan pasado Su obra final de purificación. Estas personas a las que Dios finalmente haya adquirido entrarán en el reposo final. La esencia de la obra del castigo y el juicio de Dios es purificar a la humanidad y es para el día del reposo final. De lo contrario, toda la humanidad no podrá seguir a los de su propia especie o entrar en el reposo. Esta obra es el único camino de la humanidad para entrar en el reposo. Sólo la obra de purificación de Dios purificará a la humanidad de su injusticia y sólo Su obra de castigo y juicio traerá a la luz aquellas cosas rebeldes entre la humanidad, separando de ese modo a los que pueden ser salvos de los que no pueden, y aquellos que permanecerán de los que no. Cuando Su obra termine, aquellas personas que permanezcan serán purificadas y gozarán sobre la tierra una segunda vida humana más maravillosa mientras entran en un reino más alto para la humanidad; es decir, entrarán en el día del reposo de la humanidad y vivirán junto con Dios”.

“La llegada del Dios encarnado de los últimos días ha puesto fin a la Era de la Gracia. Él ha venido principalmente a hablar Sus palabras, a usar palabras para perfeccionar al hombre, para iluminarlo y esclarecerlo, y eliminar el lugar del Dios vago en su corazón. Esta no es la etapa de la obra que Jesús realizó cuando vino. Cuando Él vino, hizo muchos milagros, sanó a los enfermos y echó fuera demonios, y realizó la obra de redención de la crucifixión. Como consecuencia, en sus conceptos, el hombre cree que así es como Dios debería ser. Porque cuando Jesús vino, no llevó a cabo la obra de eliminar la imagen del Dios vago del corazón del hombre; cuando vino, fue crucificado, sanó a los enfermos y echó fuera demonios, y difundió el evangelio del reino de los cielos. En un aspecto, la encarnación de Dios durante los últimos días elimina el lugar ocupado por el Dios vago en los conceptos del hombre, de tal forma que la imagen del mismo ya no está más en su corazón. Por medio de Sus palabras y Su obra reales, de Su movimiento por todas las tierras, y de la obra excepcionalmente real y normal que realiza entre los hombres, Él hace que estos lleguen a conocer la realidad de Dios y elimina el lugar del Dios vago en el corazón de los hombres. En otro aspecto, Dios usa las palabras habladas por Su carne para hacer completo al hombre, y cumplir todas las cosas. Esta es la obra que Dios cumplirá durante los últimos días”.

“¡Porque Dios no mira atrás en la historia! Así pues, si sólo entiendes la Biblia, y no entiendes nada de la obra que Dios pretende hacer hoy, y si crees en Dios pero no buscas la obra del Espíritu Santo, entonces no entiendes lo que significa buscar a Dios. Si lees la Biblia con el fin de estudiar la historia de Israel, de investigar la historia de la creación de todos los cielos y la tierra, no crees en Dios. Pero hoy, como crees en Él y buscas la vida, como persigues el conocimiento de Dios y no letras y doctrinas muertas ni un entendimiento de la historia, debes buscar la voluntad de Dios hoy, así como la dirección de la obra del Espíritu Santo. Si fueras arqueólogo podrías leer la Biblia; pero no lo eres. Eres uno de esos que creen en Dios, y más te vale buscar Su voluntad de hoy”.

“No prestan atención a Mi existencia o acciones, sino que dedican una atención extrema y especial a todas y a cada una de las palabras de la Escritura y muchos de ellos incluso creen que Yo no debería hacer nada que quisiera a menos que la Escritura lo predijera. Le atribuyen demasiada importancia a la Escritura. Se puede decir que ven las palabras y expresiones como demasiado importantes, hasta el punto de que usan versículos de la Biblia para medir cada palabra que digo y para condenarme. Lo que buscan no es el camino de la compatibilidad conmigo, o el camino de la compatibilidad con la verdad, sino el camino de la compatibilidad con las palabras de la Biblia, y creen que cualquier cosa que no se ciña a la Biblia, sin excepción, no es Mi obra. ¿No son esas personas los descendientes sumisos de los fariseos? Los fariseos judíos usaron la ley de Moisés para condenar a Jesús. No buscaron la compatibilidad con el Jesús de ese tiempo, sino que diligentemente siguieron la ley al pie de la letra, hasta el grado de que finalmente clavaron en la cruz al Jesús inocente, habiéndolo acusado de no seguir la ley del Antiguo Testamento y de no ser el Mesías. ¿Cuál era su esencia?”.

“Los que son compatibles conmigo me servirán para siempre en Mi casa y los que se ponen en enemistad conmigo para siempre sufrirán Mi castigo. A los que sólo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

“La obra que Jesús hizo representó el nombre de Jesús y la Era de la Gracia; la obra hecha por Jehová le representaba a Él y la Era de la Ley. Su obra fue la de un solo Espíritu en dos eras distintas. […] Aunque llevaban nombres distintos, ambas etapas de la obra fueron realizadas por un mismo Espíritu, y la obra de la segunda fue la continuación de la primera. Al tener un nombre distinto, su contenido y la era también lo fueron. Cuando Jehová vino, fue Su era, y cuando vino Jesús, fue la suya. Así, cada vez que Dios viene, se le llama por un nombre, representa una era y abre una nueva senda; y en cada nuevo camino, adopta un nuevo nombre que demuestra que Dios es siempre nuevo y nunca viejo, y que Su obra está en constante progreso hacia adelante. La historia progresa siempre hacia adelante, y la obra de Dios también. Para que Su plan de gestión de seis mil años alcance su fin, debe seguir progresando”.

“Así pues, cuando la era final —la de los últimos días— llegue, Mi nombre cambiará de nuevo. No se me llamará Jehová, o Jesús, mucho menos el Mesías, sino el poderoso Todopoderoso Dios mismo, y bajo este nombre pondré fin a toda la era. Una vez se me conoció como Jehová. También se me llamó el Mesías, y las personas me llamaron una vez Jesús el Salvador porque me amaban y respetaban. Pero hoy no soy el Jehová o el Jesús que las personas conocieron en tiempos pasados; soy el Dios que ha vuelto en los últimos días, el que pondrá fin a la era. Soy el Dios mismo que se levanta en los extremos de la tierra, repleto con todo Mi carácter, y lleno de autoridad, honor y gloria”.

“Ya que el hombre cree en Dios, debe seguir muy de cerca las pisadas de Dios, paso a paso, debe “seguir al Cordero donde quiera que vaya”. Sólo estas son las personas que buscan el camino verdadero, sólo ellas son las que conocen la obra del Espíritu Santo. Las personas que de un modo servil siguen las cartas y las doctrinas son las que la obra del Espíritu Santo ha eliminado. En cada periodo de tiempo, Dios comenzará una nueva obra, y en cada periodo habrá un nuevo comienzo entre los hombres. Si el hombre sólo acata las verdades de que “Jehová es Dios” y “Jesús es Cristo”, que son verdades que sólo se aplican a una era, entonces el hombre nunca mantendrá el paso con la obra del Espíritu Santo y nunca podrá obtener la obra del Espíritu Santo. Independientemente de qué haga Dios, el hombre lo sigue sin la más mínima duda, y lo sigue de cerca. De esta manera, ¿cómo puede el hombre ser eliminado por el Espíritu Santo? ”.