116 Dios siempre ha obrado para guiar al hombre

Desde que Dios Su gestión comenzó, se ha dedicado a Su obra.

Siempre al lado del hombre, aunque escondido, lo guía con Su esencia.

Dios ha obrado con Su poder, sabiduría y autoridad,

mostrando Su carácter, y trajo las Eras de la Ley, la Gracia y del Reino.

Aunque Su persona esté oculta, Su carácter y voluntad,

lo que Él tiene y lo que es son mostrados,

para que el hombre pueda ver y sentir.

Aunque el hombre no pueda ver ni tocar a Dios, ni tocar a Dios,

Su carácter y Su esencia con las que la humanidad ha estado en contacto,

son absolutamente expresiones de Dios, de Dios mismo.

Dios guía a la humanidad con Su vida, con Su ser y posesión.

Sin importar cómo Él obre, Dios trata al hombre como Él es,

diciendo lo que debe decir, haciendo lo que debe hacer.

Sin embargo, Él habla, en la carne, del cielo o como persona,

habla con Su mente y corazón, sin engaño ni ocultación.

Aunque Su persona esté oculta, Su carácter y voluntad,

lo que Él tiene y lo que es son mostrados,

para que el hombre pueda ver y sentir.

Aunque el hombre no pueda ver ni tocar a Dios, ni tocar a Dios,

Su carácter y Su esencia con las que la humanidad ha estado en contacto,

son absolutamente expresiones de Dios, de Dios mismo.

Cuando Dios obra, expresa Sus palabras, Su carácter y quien Él es.

Él no tiene reservas.

Dios guía a la humanidad con Su vida, con Su ser y posesión.

Aunque Su persona esté oculta, Su carácter y voluntad,

lo que Él tiene y lo que es son mostrados,

para que el hombre pueda ver y sentir.

Aunque el hombre no pueda ver ni tocar a Dios, ni tocar a Dios,

Su carácter y Su esencia con las que la humanidad ha estado en contacto,

son absolutamente expresiones de Dios, de Dios mismo.

Dios guía a la humanidad con Su vida, con Su ser y posesión.

Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 115 La gestión de Dios siempre avanza

Siguiente: 117 La obra de Dios de los últimos días es más profunda

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 5

Los montes y los ríos cambian, las aguas fluyen a lo largo de su cauce, y la vida del hombre no perdura tanto como lo hacen la tierra y el...

Capítulo 24

Mi castigo llega sobre todas las personas, sin embargo, también se mantiene distante de todas las personas. La vida entera de cada persona...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp