Las tres etapas de la obra de Dios La encarnación de Dios El juicio de los últimos días Sobre los nombres de Dios La Era de la Gracia y la Era del Reino Salvación y salvación completa El camino de la vida eterna La obra de Dios y la obra del hombre Conocer a Cristo Conocer a Dios La Biblia y Dios Conocer la voz de Dios Dios ha venido a China La Iglesia de Dios y la religión Cómo distinguir a los fariseos Interpretación de la Trinidad Verdad y doctrinas Hacer la Voluntad de Dios El camino verdadero siempre ha sido perseguido El verdadero significado del arrebatamiento
  • 20 tipos de verdades del Evangelio
    • Las tres etapas de la obra de Dios
    • La encarnación de Dios
    • El juicio de los últimos días
    • Sobre los nombres de Dios
    • La Era de la Gracia y la Era del Reino
    • Salvación y salvación completa
    • El camino de la vida eterna
    • La obra de Dios y la obra del hombre
    • Conocer a Cristo
    • Conocer a Dios
    • La Biblia y Dios
    • Conocer la voz de Dios
    • Dios ha venido a China
    • La Iglesia de Dios y la religión
    • Cómo distinguir a los fariseos
    • Interpretación de la Trinidad
    • Verdad y doctrinas
    • Hacer la Voluntad de Dios
    • El camino verdadero siempre ha sido perseguido
    • El verdadero significado del arrebatamiento
La encarnación de Dios

El Señor Jesús mismo profetizó que Dios se encarnaría en los últimos días y aparecería como el Hijo del hombre para llevar a cabo Su obra

“Pero ningún hombre sabe la hora ni el día, ni los ángeles del cielo, sino sólo mi Padre. Pero como fue en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.… Entonces, vosotros también debéis estar listos porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que menos lo penséis”. Cuando llegue ese día, el Hijo del Hombre no lo sabrá. El Hijo del Hombre se refiere a la carne encarnada de Dios, que será una persona normal y ordinaria. Incluso Él mismo no lo sabrá, ¿cómo podrías saberlo tú entonces?

¿Qué es la encarnación? ¿Cuál es la esencia de la encarnación?

El significado de la encarnación es que Dios aparece en la carne, y viene a obrar con semejanza de carne en medio del hombre de Su creación. Por tanto, para que Dios se encarne, primero debe hacerse carne, con una humanidad normal; esto, como mínimo, debe hacerse realidad. De hecho, la implicación de la encarnación de Dios es que Él vive y obra en la carne, Dios se hace carne en Su misma esencia, se hace hombre.

¿Cuáles son las diferencias entre la obra de Dios encarnado y la obra del Espíritu?

La obra del Espíritu es capaz de cubrir todo el universo, a través de todas las montañas, ríos, lagos y océanos, con todo, la obra de la carne se relaciona de un modo más efectivo con cada persona con quien tiene contacto. Es más, el hombre puede entender mejor y confiar más en la carne de Dios que tiene una forma tangible, y puede profundizar más en el conocimiento que tiene de Dios, y puede dejar en el hombre una impresión más profunda de los hechos presentes de Dios.

Las diferencias esenciales entre el Dios encarnado y aquellos que son usados por Dios

El Dios encarnado se llama Cristo y Cristo es la carne que se viste con el Espíritu de Dios. Esta carne es diferente de cualquier hombre que es de la carne. La diferencia es porque Cristo no es de carne y sangre, sino que es la personificación del Espíritu. Tiene tanto una humanidad normal como una divinidad completa. Su divinidad no la posee ningún hombre. Su humanidad normal sustenta todas Sus actividades normales en la carne mientras que Su divinidad lleva a cabo la obra de Dios mismo.

¿Por qué se dice que la humanidad corrupta tiene mayor necesidad de la salvación de Dios hecho carne?

Dios se hizo carne porque el objeto de Su obra no es el espíritu de Satanás o de cualquier cosa incorpórea, sino el hombre que es de la carne y a quien Satanás ha corrompido. Precisamente porque la carne del hombre ha sido corrompida es que Dios ha hecho al hombre carnal el objeto de Su obra; además, porque el hombre es objeto de la corrupción, ha hecho al hombre el único objeto de Su obra a través de todas las etapas de Su obra de salvación.