La encarnación de Dios El juicio de los últimos días Las tres etapas de la obra de Dios Sobre los nombres de Dios Conocer al único Dios verdadero La Era de la Gracia y la Era del Reino Conocer a Cristo La obra de Dios y la obra del hombre Distinguir al Cristo verdadero de los falsos Cristos Conocer la obra de Dios y Su carácter La Biblia y Dios Interpretación de la Trinidad Conocer la voz de Dios El verdadero significado del arrebatamiento La Iglesia de Dios y la religión La esencia desobediente a Dios del mundo religioso y de los poderosos La esencia y la causa de la maldad del mundo Acerca de los grandes desastres El desenlace de cada tipo de persona La promesa de Dios y el destino del hombre
  • 20 tipos de verdades del Evangelio
    • La encarnación de Dios
    • El juicio de los últimos días
    • Las tres etapas de la obra de Dios
    • Sobre los nombres de Dios
    • Conocer al único Dios verdadero
    • La Era de la Gracia y la Era del Reino
    • Conocer a Cristo
    • La obra de Dios y la obra del hombre
    • Distinguir al Cristo verdadero de los falsos Cristos
    • Conocer la obra de Dios y Su carácter
    • La Biblia y Dios
    • Interpretación de la Trinidad
    • Conocer la voz de Dios
    • El verdadero significado del arrebatamiento
    • La Iglesia de Dios y la religión
    • La esencia desobediente a Dios del mundo religioso y de los poderosos
    • La esencia y la causa de la maldad del mundo
    • Acerca de los grandes desastres
    • El desenlace de cada tipo de persona
    • La promesa de Dios y el destino del hombre
Sobre los nombres de Dios

El nombre de Dios puede cambiar, pero Su esencia nunca cambia

Están aquellos que dicen que Dios es inmutable. Eso es correcto, pero se refiere a la inmutabilidad del carácter y la esencia de Dios. Los cambios en Su nombre y obra no demuestran que Su esencia se haya alterado; en otras palabras, Dios siempre será Dios, y esto nunca cambiará.

Dios Todopoderoso y el Señor Jesús son encarnaciones del mismo Dios

Una vez se me conoció como Jehová. También se me llamó el Mesías, y las personas me llamaron una vez Jesús el Salvador porque me amaban y respetaban. Pero hoy no soy el Jehová o el Jesús que las personas conocieron en tiempos pasados, soy el Dios que ha vuelto en los últimos días, el que pondrá fin a la era. Soy el Dios mismo que se levanta en los extremos de la tierra, repleto con todo Mi carácter, y lleno de autoridad, honor y gloria.