890 La esencia de Cristo es el amor

1 Para los humanos, la esencia de Cristo es el amor; por los que lo siguen, es amor ilimitado. Si Él no tuviera amor o misericordia, las personas no lo seguirían todavía. En la obra que Dios hace por la humanidad mientras está encarnado, Su esencia más obvia y destacada es el amor; es una tolerancia infinita. Si no fuera amor y en cambio fuera como lo imagináis: cuando Dios tiene la intención de derribar a alguien, lo hace; cuando odia a alguien, castiga, maldice, juzga y reprende a esa persona; ¡qué estricto sería entonces! Si está enojado con ellos, la gente temblará de miedo y no podrán ponerse delante de Él... Esta es solo una de las maneras en que se expresa el carácter de Dios. En última instancia, Su objetivo sigue siendo traer la salvación, y Su amor fluye a través de todas las revelaciones de Su carácter.

2 Mientras obra en la carne, lo que Dios más le revela a la gente es amor. La paciencia es tener misericordia que surge del amor interior, y Su propósito sigue siendo salvar a las personas. Dios es capaz de tener misericordia de las personas, solo porque tiene amor. Si Dios solo tuviera odio y furia, y simplemente juzgara y castigara sin amor, y la calamidad caería sobre vosotros. ¿Acaso os estaría proporcionando Él la verdad? Si se maldijera a las personas después de castigarlas y juzgarlas, ¿cómo seguiría existiendo la humanidad actual? El odio, la ira y la justicia de Dios se expresan desde la base de querer traer la salvación a este grupo de personas. Este carácter también contiene amor y misericordia, además de una enorme paciencia. Este odio conlleva el sentido de no tener otra opción, ¡incluye una preocupación y una anticipación sin límites por la humanidad!

3 El odio de Dios va dirigido contra la corrupción de la humanidad, contra la rebeldía y los pecados de la gente; es unilateral, y está establecido sobre una base del amor. Solo puede haber odio cuando hay amor. El odio de Dios hacia los humanos es diferente de Su odio hacia Satanás, porque Dios salva a las personas, pero no a Satanás. El carácter justo de Dios siempre ha existido; Él ha tenido ira, justicia y juicio desde el principio. No surgieron simplemente cuando Él los dirigió a la humanidad. De hecho, ya sea Dios justo, majestuoso o iracundo, toda la obra que Él hace para la salvación de la humanidad proviene del amor. No solo lleva unas migas de amor para las personas, sino que el cien por cien de lo que lleva es amor. Con menos, los humanos no se salvarían. Dios dedica todo Su amor a las personas.

Adaptado de ‘El verdadero amor de Dios por la humanidad’ en “Registros de las pláticas de Cristo de los últimos días”

Anterior: 889 Puesto que Dios es quien salva al hombre, por completo lo salvará

Siguiente: 891 Dios se preocupa por aquellos a los que salvará

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro