Capítulo 58

Si comprendes Mi intención, podrás ser capaz de tener consideración por Mi carga y de ganar luz y revelación y obtener liberación y libertad. Esto me satisfará, y hará que Mi voluntad para ti se lleve a cabo, trayendo edificación para todos los santos y haciendo Mi reino en la tierra firme y estable. Ahora lo que es crucial es comprender Mi intención, esta es la senda en la que debéis entrar y, más aún, es el deber que toda persona debe cumplir.

Mi palabra es una buena medicina que cura toda clase de enfermedades. Siempre y cuando estés dispuesto a venir ante Mí, te sanaré y te dejaré ver Mi omnipotencia, Mis maravillosas obras, Mi justicia y Mi majestad y, más aún, os haré ver vuestra propias corrupción y vuestras debilidades. Entiendo totalmente todas las condiciones dentro de ti; haces siempre las cosas en tu corazón, y no las muestras en el exterior. Tengo incluso más claras todas las cosas que haces. Pero debes saber qué cosas elogio y cuáles no; debes distinguir claramente entre ellas y no tratar ese asunto con indiferencia.

Cuando decís: “Debemos mostrar consideración hacia la carga de Dios” sólo estáis hablando palabras vacías. Pero cuando confrontáis los hechos, aunque sabéis perfectamente bien cuál es la carga de Dios, no le tenéis ninguna consideración. Estáis bastante confundidos, sois algo estúpidos y, además, extremadamente ignorantes. Esto explica lo difícil que es tratar con los seres humanos; lo único que hacen decir palabras que suenan bien como: “Simplemente, no comprendo la intención de Dios, pero cuando lo haga, por supuesto que actuaré de acuerdo con ella”. ¿Acaso no es esta vuestra verdadera condición? Aunque todos conocéis la intención de Dios y sabéis cuál es la causa de vuestra enfermedad, lo más importante es que no estáis dispuestos a practicar en absoluto; esa es vuestra mayor dificultad. Si no resolvéis esto de inmediato, será el mayor impedimento en vuestra vida.

Anterior: Capítulo 57

Siguiente: Capítulo 59

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

La visión de la obra de Dios (1)

Juan obró siete años para Jesús, y había allanado el camino cuando este llegó. Antes de ello, el evangelio del reino de los cielos tal como...

Himno del Reino

El pueblo me aclama, el pueblo me alaba; todas las bocas nombran al único Dios verdadero, toda la gente alza sus ojos para observar Mis...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp