Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Palabras clásicas de Cristo de los últimos días

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

XI Palabras clásicas sobre los requerimientos, las exhortaciones, las advertencias y las consolaciones de Dios

(I) Palabras clásicas sobre los requerimientos de Dios para el hombre

1. Deseo muchas cosas. Desearía que os condujerais de una manera correcta y bien educada, que fuerais fieles en cumplir vuestro deber, que tuvierais la verdad y la humanidad, que fuerais alguien que puede renunciar a todo y rendir su vida a Dios, etc. Todas estas esperanzas provienen de vuestras insuficiencias y de vuestra corrupción y desobediencia.

de ‘Las transgresiones llevarán al hombre al infierno’ en “La Palabra manifestada en carne”

3. Las exigencias correctas de Dios para la humanidad y para aquellos que lo siguen son las siguientes. Él exige cinco cosas a aquellos que lo siguen: creencia sincera, seguimiento leal, obediencia absoluta, conocimiento verdadero y reverencia sincera.

de ‘Dios mismo, el único X’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

4. Un ser creado genuino debe saber quién es el Creador, para qué sirve la creación del hombre, cómo cumplir con las responsabilidades de un ser creado y cómo, para adorar al Señor de toda la creación, uno debe entender, comprender, conocer y preocuparse por los propósitos, los deseos y las exigencias del Creador, y debe actuar de acuerdo con Su camino —temer a Dios y apartarse del mal—.

de ‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

5. Como una de las criaturas, el hombre debe mantener su propia posición comportarse concienzudamente y guardar con sumisión aquello que el Creador le ha confiado. El hombre no debe actuar de forma inaceptable ni hacer cosas más allá de su registro de capacidad, ni las que son aborrecibles para Dios. El hombre no debe tratar de ser grande, excepcional ni estar por encima de los demás, ni buscar volverse Dios. Así es como las personas no deberían desear ser. Buscar ser grande o excepcional es absurdo. Procurar convertirse en Dios es incluso más vergonzoso; es repugnante y despreciable. Lo que es elogiable, y a lo que las criaturas deberían aferrarse más que a cualquier otra cosa, es a convertirse en una verdadera criatura; este es el único objetivo que todas las personas deberían perseguir.

de ‘Dios mismo, el único I’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

6. Las exigencias que Dios le hace al pueblo del reino son las siguientes:

1.Deben aceptar las comisiones de Dios, es decir, deben aceptar todas las palabras que se hablan en la obra de Dios de los últimos días.

2.Deben entrar en el entrenamiento del reino.

3.Deben buscar que Dios haya tocado sus corazones. Cuando tu corazón se haya vuelto por completo a Dios, y tengas una vida espiritual normal, vivirás en el reino de la libertad, lo que quiere decir que vivirás bajo el cuidado y la protección del amor de Dios. Sólo cuando vivas bajo el cuidado y la protección de Dios vas a pertenecerle a Dios.

4.Deben ser ganados por Dios.

5.Se deben convertir en una manifestación de la gloria de Dios en la tierra.

de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue las pisadas de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

7. Las palabras que pronuncio son verdades dirigidas a toda la humanidad, no solo a una persona o tipo de persona específica. Por lo tanto, enfocaros únicamente en recibir Mis palabras desde el punto de vista de la verdad, y conservad una actitud de concentración y sinceridad. No ignoréis una sola palabra o verdad que hablo, y no consideréis Mis palabras con desprecio.

de ‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”

8. Espero mucho que todos vosotros podáis leer Mis palabras una y otra vez —miles de veces— e incluso saberlas de memoria. Sólo de esa manera no podéis fallar a Mis expectativas de vosotros. Sin embargo, ninguno de vosotros estáis viviendo así ahora. Por el contrario, todos vosotros estáis inmersos en una vida depravada de comer y beber hasta reventar, y ninguno de vosotros usáis Mis palabras para enriquecer vuestros corazones y almas. Esta es la razón por la que he concluido que la verdadera cara de la humanidad es una que siempre me traicionará y nadie puede ser absolutamente fiel a Mis palabras.

de ‘Un problema muy serio: la traición (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

10. En todo momento, Mi pueblo debe estar en guardia contra las astutas maquinaciones de Satanás, protegiendo la puerta de Mi casa para Mí, capaces de apoyarse unos a otros y proveer unos para otros, lo que os detendrá de caer en la trampa de Satanás, momento en el que será demasiado tarde para los arrepentimientos. ¿Por qué os estoy entrenando con tanta urgencia? ¿Por qué os digo los hechos del mundo espiritual? ¿Por qué os recuerdo y exhorto una y otra vez? ¿Alguna vez habéis considerado esto? ¿Alguna vez lo habéis entendido? Por lo tanto, no sólo tenéis que ser capaces de volveros experimentados basados en el fundamento del pasado sino que, además, de expulsar las impurezas dentro de vosotros bajo la guía de las palabras de hoy, permitiéndoles a cada una de Mis palabras echar raíces y florecer dentro de vuestros espíritus y, lo más importante, dar más fruto. Esto, porque lo que pido no es flores brillantes y frondosas sino fruto abundante —fruto, es más, que no se eche a perder—.

de ‘La tercera declaración’ de las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

11. En esencia, vuestro objetivo es dejar que la palabra de Dios tenga efecto en vosotros. Dicho de otro modo, consiste en tener un verdadero entendimiento de la palabra de Dios al practicarla. Quizás vuestra capacidad de recibir la palabra de Dios sea pobre, pero cuando la practicáis, Él puede suplementar la deficiencia de vuestra pobre capacidad de recibir; por tanto, no sólo debéis conocer muchas verdades, sino que también debéis practicarlas. Este es el gran enfoque que no se puede ignorar.

de ‘Practicad la verdad una vez que la entendáis’ en “La Palabra manifestada en carne”

12. En vuestras vidas veo que mucho de lo que vosotros hacéis es irrelevante a la verdad, por tanto, expresamente os pido que os convirtáis en servidores de la verdad para que no seáis esclavizados por la maldad y la fealdad. No piséis la verdad ni manchéis ningún rincón de la casa de Dios. Esta es Mi advertencia a vosotros.

de ‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”

14. Entrenar a un ejército élite del reino no es lo mismo que entrenar a personas que sólo pueden hablar de la realidad o que sólo alardean, sino más bien es entrenar personas que pueden vivir las palabras de Dios en todo momento, que son inflexibles independientemente de los contratiempos que enfrentan, que viven de acuerdo con las palabras de Dios en todo momento y que no vuelven al mundo. Ésta es la realidad de la que Dios habla y ésta es la exigencia de Dios para las personas.

de ‘Sólo se tiene la realidad si se pone en práctica la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

15. Las bendiciones no pueden ser recibidas en un día o dos; deben ser ganadas por medio de mucho sacrificio. Es decir, debéis poseer un amor refinado, una gran fe, y las muchas verdades que Dios os pide que alcancéis. Además, debéis ser capaces de dirigir vuestro rostro hacia la justicia y nunca dejaros intimidar o ser sometidos, y debéis mantener un amor constante e inquebrantable por Dios. Se os exige resolución, como también un cambio en vuestro carácter de la vida; vuestra corrupción debe ser curada, y debéis aceptar toda la orquestación de Dios sin quejaros, e incluso ser obediente hasta la muerte. Esto es lo que debéis lograr. Este es el objetivo final de Dios y las exigencias que Dios pide a este grupo de personas. A medida que Él os confiere, también Él debe pediros cosas a cambio y haceros las exigencias apropiadas. Por tanto, toda la obra de Dios no es sin razón, y desde allí puede verse por qué Dios, una y otra vez, realiza una obra de altos estándares y requisitos estrictos. Es por ello que vosotros debéis estar llenos de fe en Dios. En resumen, todo el trabajo de Dios es hecho por vuestro bien, para que seáis dignos de recibir Su heredad. Esto no es tanto por el bien de la propia gloria de Dios, sino por el bien de vuestra salvación y para el perfeccionamiento de este grupo de personas que sufren profundamente en la tierra impura. Debéis comprender la voluntad de Dios.

de ‘¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina?’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

16. En esta etapa de la obra se nos exige una gran fe y un gran amor. Podemos tropezar en el más ligero descuido, porque esta etapa de la obra es diferente de todas las anteriores. Lo que Dios está perfeccionando es la fe de la humanidad; no se puede ver ni tocar. Lo que Dios hace es convertir las palabras en fe, amor y vida. Las personas deben alcanzar un punto en el que hayan soportado centenares de refinamientos, y poseído una fe mayor que la de Job. Es necesario que soporten un sufrimiento increíble y toda clase de torturas, sin apartarse de Dios en ningún momento. Cuando son obedientes hasta la muerte, y tienen una gran fe en Dios, esta etapa de la obra de Dios se completa.

de ‘La senda… (8)’ en “La Palabra manifestada en carne”

17. Así que todavía exijo que ofrezcas todo tu ser para toda Mi obra; además, debes con toda claridad discernir y estar seguro de toda la obra que he hecho en ti y poner toda tu fuerza en Mi obra para que pueda ser más efectiva. Esto es lo que debes entender. No peleéis ya entre vosotros, no busquéis salidas ni vayáis tras comodidades carnales, todo lo cual retrasará Mi obra y estropeará vuestro maravilloso futuro. Eso solo os arruinaría y de ninguna manera os protegería. ¿Acaso no seréis insensatos? Lo que estáis disfrutando hoy es lo mismo que está arruinando vuestro futuro, mientras que el dolor que estáis sufriendo hoy es el mismo que os está protegiendo. Debéis estar claramente conscientes de eso a fin de que os mantengáis lejos del lazo de la tentación y evitéis entrar en la densa neblina que eclipsa al sol. Cuando la densa niebla se disipe, vosotros os encontraréis en el juicio del gran día.

de ‘La obra de esparcir el evangelio también es la obra de salvar al hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

18. He realizado una obra que no puede ser realizada por nadie más, solo con la esperanza de que el hombre me retribuya con buenas acciones. Aunque pocos puedan retribuirme, siempre concluyo Mi viaje en el mundo y comienzo con la obra que se desarrollará seguidamente, ya que Mi viaje entre los hombres durante todos estos años ha sido fructífero, y estoy muy satisfecho. No me importa el número de hombres, sino más bien sus buenas acciones. En cualquier caso, espero que hagáis suficientes buenas acciones en preparación de vuestro propio destino. Entonces Yo me sentiré satisfecho; de lo contrario, ninguno de vosotros escaparéis del desastre. Yo hago acontecer el desastre y, por supuesto, Yo lo orquesto. Si vosotros no podéis trabajar para el bien en Mi presencia, entonces no escaparéis de sufrir el desastre.

de ‘Deberías hacer suficientes buenas obras para prepararte para tu destino’ en “La Palabra manifestada en carne”

19. Si quieres simplemente que los sueños se hagan realidad, nunca sueñes, sino haz frente a la verdad para siempre, enfréntate a los hechos. Esa es la única forma de salvarte. ¿Cuáles son los pasos de este método, en términos concretos?

Primero, realiza un examen de todas tus transgresiones, y analiza tu conducta y todos tus pensamientos que no se conforman a la verdad.

[…] Me estoy dirigiendo a personas que Dios ha aprobado, que son sinceras, que no han ofendido gravemente los decretos administrativos, y que pueden encontrar fácilmente sus propias transgresiones. Aunque es un elemento que os exijo, y que es fácil para vosotros, no es el único que os demando. Comoquiera que sea, espero que no os burléis en privado de esta exigencia o, mejor aún, que no lo contempléis con desdén ni lo toméis a la ligera. Tratadlo con seriedad, y no hagáis caso omiso.

Segundo, para cada una de tus transgresiones y desobediencias busca una verdad correspondiente y usa estas verdades para resolverlas; a continuación, sustituye tus actos transgresores, tus pensamientos y tus actos desobedientes por la práctica de la verdad.

Tercero, sé una persona sincera en vez de alguien siempre astuto y taimado. (Aquí os pido de nuevo que seáis personas sinceras).

Si puedes lograr estos tres puntos, eres afortunado, eres una persona cuyos sueños se hacen realidad y que consigue buena fortuna. Quizás tratéis seriamente estas tres exigencias poco atrayentes, o tal vez las tratéis de un modo irresponsablemente. Comoquiera que sea, Mi propósito consiste en cumplir vuestros sueños, en poner en práctica vuestros ideales, y no en burlarme de vosotros ni haceros pasar por estúpidos.

de ‘Las transgresiones llevarán al hombre al infierno’ en “La Palabra manifestada en carne”

20. Hoy día, vivo entre vosotros, y sufro con vosotros. Desde hace tiempo he comprendido la actitud que la humanidad tiene hacia Mí. No deseo declarar con mayor claridad, mucho menos dar más ejemplos de lo que me duele, con el fin de que os avergoncéis. Mi único deseo es que mantengáis en vuestros corazones todo lo que habéis hecho para el día del juicio cuando nos encontremos de nuevo. No deseo acusar falsamente a ninguno de vosotros, porque siempre he actuado con justicia, con equidad y con honor. En verdad deseo que vosotros también seáis virtuosos y no hagáis nada que vaya contra el cielo y la tierra, y en contra de vuestra conciencia. Esto es todo lo que os pido.

de ‘Deberías hacer suficientes buenas obras para prepararte para tu destino’ en “La Palabra manifestada en carne”

21. Sólo espero que, en la última etapa de Mi obra, seáis capaces de responder de una forma excepcional, de entregaros por completo y de no ser ya poco entusiastas. Por supuesto, también espero que todos vosotros tengáis un buen destino. No obstante, sigo teniendo Mi propia exigencia, que es para que toméis la mejor decisión al ofrecerme vuestra única y final devoción.

de ‘Acerca del destino’ en “La Palabra manifestada en carne”

22. Independientemente de lo que Dios te pida, sólo debes darle todo tu ser. Con suerte, serás capaz de mostrar tu lealtad a Dios ante Él al final, y mientras puedas ver la sonrisa de Dios, satisfecho en Su trono, aunque sea el momento de tu muerte, deberías ser capaz de reír y sonreír cuando se cierren tus ojos. Debes cumplir tu obligación final por Dios durante tu tiempo en la tierra. En el pasado, Pedro fue crucificado boca abajo por Dios; sin embargo, deberías satisfacer a Dios al final y agotar toda tu energía por Él. ¿Qué puede hacer una criatura por Dios? Por tanto, deberías entregarte a la misericordia de Dios más pronto que tarde. Mientras Él esté feliz y complacido, permítele hacer lo que quiera. ¿Qué derecho tienen los hombres de quejarse?

de ‘Interpretación de la cuadragésima primera declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

23. Como un ser creado, debes por supuesto adorar a Dios y buscar una vida significativa. Si no adoras a Dios y vives en la carne inmunda entonces, ¿no eres sólo una bestia con un vestido humano. Como un ser humano, te debes consumir por Dios y soportar todo el sufrimiento. Porque el pequeño sufrimiento que estás experimentando ahora, lo debes aceptar con alegría y con confianza y vivir una vida significativa como Job, como Pedro, en este mundo, el hombre usa la ropa del diablo, come la comida que le da el diablo, trabaja y sirve bajo el dominio del diablo, pisoteado en su inmundicia. Si no captas el significado de la vida o del camino verdadero entonces, ¿cuál es el punto de tu vida? Vosotros sois personas que buscáis la senda correcta, los que buscáis mejorar. Sois personas que os levantáis en la nación del gran dragón rojo, aquellos a quienes Dios llama justos. ¿No es eso la vida más significativa?

de ‘Práctica (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

24. Esta es la única exigencia de Dios al hombre hoy: vivir la imagen de alguien que ama a Dios, de forma que la luz de la cristalización de la sabiduría de Dios destelle en la era de las tinieblas, y que el vivir del hombre deje atrás una página radiante en la obra de Dios, siempre brillando en el Oriente, que llame la atención del mundo y la admiración de todos. Esta, con toda seguridad, es la mejor entrada para quienes aman a Dios hoy.

de ‘Obra y entrada (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”

25. Lo que has recibido no son solamente Mi verdad, Mi camino, Mi vida, sino la visión y la revelación mayor que la de Juan. Has entendido muchos más misterios y también has visto Mi rostro genuino; has aceptado más de Mi juicio y sabido más de Mi justo carácter. Así que, aunque naciste en los últimos días, la comprensión que tienes es la de los antiguos y la del pasado; también has experimentado lo que es hoy y eso lo logró Mi mano. Lo que Yo pido de ti no es irrazonable porque te he dado demasiado y has visto mucho de Mí. Por lo tanto, te pido que des testimonio para Mí como lo hicieron los antiguos santos y este es el único deseo de Mi corazón.

de ‘¿Qué sabes de la fe?’ en “La Palabra manifestada en carne”

26. Cada frase que he pronunciado contiene el carácter de Dios. Haríais bien en meditar Mis palabras cuidadosamente y con toda seguridad os beneficiaréis en gran medida de ellas. La esencia de Dios es muy difícil de captar, pero confío en que todos tengáis al menos cierta idea del carácter de Dios. Espero, pues, que me mostréis y hagáis más de lo que no ofende el carácter de Dios. Entonces me sentiré más tranquilo. Por ejemplo, conserva a Dios en tu corazón en todo momento. Cuando actúes, hazlo de acuerdo a Sus palabras. Busca Sus intenciones en todas las cosas y abstente de hacer lo que irrespete y deshonre a Dios. Menos aún debes colocar a Dios en el fondo de tu mente para que llene el futuro vacío de tu corazón. Si lo haces, habrás ofendido el carácter de Dios. Una vez más, si supones que nunca expresas comentarios blasfemos ni quejas contra Dios en el transcurso de toda tu vida y, una vez más, si supones que eres capaz de desempeñar adecuadamente todo lo que Él te ha encomendado y que también te sometes a todas Sus palabras a lo largo de toda tu vida, entonces habrás evitado con éxito transgredir en contra de los decretos administrativos.

de ‘Es muy importante entender el carácter de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

27. Familiarizarse con la esencia de Dios no es asunto trivial. Se debe entender Su carácter. De esta forma, te irás habituando poco a poco a la esencia de Dios y así, simultáneamente, seguirás adelante hacia un estado más elevado y hermoso. Al final, te avergonzarás tanto de tu odiosa alma que te dará vergüenza mostrar el rostro. En ese momento, ofenderás cada vez menos el carácter de Dios; tu corazón estará cada vez más cerca del de Dios y, gradualmente, en ti crecerá el amor por Él. Esta es la señal de que la humanidad va entrando en un estado hermoso. Sin embargo, todavía no lo habéis alcanzado. Vosotros os agotáis yendo de aquí para allá en busca de vuestro destino, así que ¿quién piensa intentar y conseguir familiarizarse con la esencia de Dios? Si esto continúa así, sin saberlo ofenderéis los decretos administrativos, porque sabéis demasiado poco del carácter de Dios. ¿Acaso lo que hacéis ahora no está estableciendo un fundamento para las ofensas que cometéis contra el carácter de Dios? Os hago la pregunta para que comprendáis que el carácter de Dios no está en desacuerdo con Mi obra. Porque si quebrantáis con frecuencia los decretos administrativos, ¿quién de vosotros puede escapar al castigo? ¿No habrá sido entonces Mi trabajo completamente en vano? Por tanto, sigo preguntando esto para escudriñar vuestras acciones, para que tengáis cuidado con los pasos que dais. Esta es la mayor exigencia que os haré, y espero que todos vosotros lo consideréis con esmero, y comprendáis su importancia. Si llega un día en que vuestras acciones me provocan una ira imponente, sólo vosotros consideraréis las consecuencias y ningún otro llevará el castigo en vuestro lugar.

de ‘Es muy importante entender el carácter de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

28. Ahora todos vosotros os debéis examinar tan pronto como sea posible para ver qué tanto de vuestra composición todavía Me traiciona. Estoy esperando vuestra respuesta impacientemente. No Me ignoréis. Nunca juego con las personas. Si lo digo, entonces con toda seguridad lo haré. Espero que todos vosotros seáis personas que toméis Mis palabras con seriedad y no penséis que sólo son una novela de ciencia ficción. Lo que quiero es una acción concreta de vosotros, no vuestras imaginaciones. Después, debéis contestar las siguientes preguntas de Mi parte: 1. Si eres verdaderamente un hacedor de servicio, ¿entonces Me puedes servir lealmente, sin ningún elemento perfunctorio o negativo? 2. Si descubres que nunca te he apreciado, ¿seguirías siendo capaz de quedarte Conmigo y servirme de por vida? 3. Si dedicaste mucho esfuerzo pero todavía soy muy frío contigo, ¿serías capaz de seguir trabajando para Mí en oscuridad? 4. Si, después de que hayas erogado algunas cosas por Mí, Yo no he satisfecho tus insignificantes demandas, ¿estarías desalentado y decepcionado de Mí o incluso te pondrías furioso y gritarías que es abuso? 5. Si siempre has sido muy leal y amoroso conmigo, sin embargo sufres el tormento de la enfermedad, el empobrecimiento de la vida y el abandono de tus amigos y parientes, o soportas cualquier otra desgracia en la vida, entonces ¿todavía continuarían tu lealtad y amor por Mí? 6. Si nada de lo que has imaginado en tu corazón concuerda con lo que he hecho, entonces ¿cómo caminarás tu senda futura? 7. Si no recibes nada de lo que esperabas recibir, entonces ¿puedes seguir siendo Mi seguidor? 8. Si nunca has entendido el propósito y significado de Mi obra, entonces ¿puedes ser una persona obediente que no hace juicios y conclusiones arbitrarios? 9. ¿Puedes atesorar todas las palabras que he dicho y toda la obra que he hecho cuando estoy junto con la humanidad? 10. ¿Eres capaz de ser Mi leal seguidor, dispuesto a sufrir por Mí de por vida a pesar de no recibir nada? 11. ¿Eres capaz de no considerar, planear o preparar para tu futura senda de sobrevivencia por Mi bien? Estas preguntas son Mis requisitos finales para vosotros y espero que todos vosotros podáis responderme.

de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

29. Los diecisiete mandamientos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino

1. No debes emitir juicio sobre la obra del Dios práctico.

2. No debes oponerte al hombre por quien Dios ha testificado.

3. Ante Dios, debes guardar compostura y no debes ser disoluto.

4. Debes ser moderado en tu discurso, y tus palabras y acciones deben seguir las disposiciones del hombre por quien Dios ha testificado.

5. Debes reverenciar el testimonio de Dios. No debes ignorar la obra de Dios ni las palabras de Su boca.

6. No debes imitar el tono y los objetivos de las declaraciones de Dios.

7. Externamente, no debes hacer nada que se oponga de manera manifiesta al hombre que ha sido testificado por Dios.

8. No debes engañar u ocultar cualquier cosa de Dios que esté frente a tus ojos.

9. No pronunciarás palabras inmundas ni arrogantes delante de Dios que está frente a ti.

10. No debes engañar al Dios delante de tus ojos con palabras suaves y lisonjeras con el fin de ganar Su confianza.

11. No debes actuar irreverentemente ante Dios. Debes obedecer todo lo que sea pronunciado de la boca de Dios, y no debes resistir, oponerte o cuestionar Sus palabras.

12. No debes interpretar como mejor te parezca las palabras pronunciadas por la boca de Dios. Debes refrenar tu lengua para evitar que ella te convierta en presa de los esquemas engañosos del malvado.

13. Debes proteger tus pasos para evitar transgredir los límites que Dios ha establecido para ti. Si lo haces, esto hará que pronuncies palabras pomposas y presumidas desde la perspectiva de Dios, y te volverás detestable para Dios.

14. No debes repetir con descuido las palabras pronunciadas por la boca de Dios, no sea que otros se burlen de ti y los demonios hagan de ti un tonto.

15. Debes obedecer toda la obra de Dios del presente. Incluso si no la entiendes, no debes emitir juicio alguno sobre ella; todo lo que puedes hacer es buscar y vivir en comunidad.

16. Ninguna persona podrá transgredir el lugar original de Dios. No puedes hacer nada más que servir al Dios de hoy desde la postura del hombre. No puedes enseñar al Dios de hoy desde la postura del hombre, hacerlo es desacertado.

17. Nadie puede levantarse delante del hombre por quien Dios ha testificado; en tus palabras, acciones y pensamientos más íntimos, te paras en la posición del hombre. Esto debe ser respetado, es responsabilidad del hombre, no puede ser alterado por nadie, y de hacerlo se violarían los decretos administrativos. Todos deben recordar esto.

de ‘Los mandamientos de la nueva era’ en “La Palabra manifestada en carne”

(Pasaje selecto de la Palabra de Dios)

Los diez decretos administrativos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino

1. El hombre no debería magnificarse ni exaltarse. Debería adorar y exaltar a Dios.

2. Deberías hacer todo lo beneficioso para la obra de Dios, y nada que vaya en detrimento de los intereses de la misma. Deberías defender el nombre, el testimonio y la obra de Dios.

3. El dinero, los objetos materiales y todas las propiedades en la casa de Dios son las ofrendas que los hombres deberían dar. Nadie puede disfrutar de estas ofrendas excepto el sacerdote y Dios, porque las ofrendas del hombre son para Su disfrute, y Él solo las comparte con el sacerdote; nadie está cualificado ni tiene derecho a disfrutar parte alguna de las mismas. Todas las ofrendas del hombre (incluido el dinero y las cosas que pueden disfrutarse materialmente) se entregan a Dios, no al ser humano. Por tanto, el hombre no debería disfrutar de estas cosas; si lo hiciera, estaría robando las ofrendas. Cualquiera que hace esto es un Judas, porque, además de ser un traidor, este también tomó de lo que había en la bolsa del dinero.

4. El hombre tiene un carácter corrupto y, además, posee emociones. Por tanto, está absolutamente prohibido que dos miembros del sexo opuesto trabajen juntos en el servicio a Dios. Cualquiera que sea descubierto haciendo eso será expulsado, sin excepción, y nadie está exento.

5. No harás juicio sobre Dios, ni debatirás informalmente asuntos relacionados con Él. Deberías hacer lo que el hombre debe hacer, y hablar lo que el hombre debe hablar, y no debes sobrepasar tus límites ni transgredir tus fronteras. Guarda tu lengua y ten cuidado de tus pasos. Todo esto evitará que hagas algo que ofenda el carácter de Dios.

6. Deberías hacer lo que el hombre debe hacer, y llevar a cabo tus obligaciones, y cumplir tus responsabilidades, y ceñirte a tu deber. Si crees en Dios, deberías contribuir en Su obra; si no lo haces, no eres apto para comer y beber las palabras de Dios, ni para vivir en Su casa.

7. En la obra y los asuntos de la iglesia, además de obedecer a Dios, deberías seguir en todas las cosas las instrucciones del hombre usado por el Espíritu Santo. Incluso la más mínima infracción es inaceptable. Debes cumplirlas de forma absoluta, y no analizar si son correctas o erróneas; lo que es correcto y erróneo no tiene nada que ver contigo. Solo debes preocuparte por la obediencia total.

8. Las personas que creen en Dios deberían obedecerle y adorarle. No deberías exaltar o admirar a ninguna persona; no deberías dar el primer lugar a Dios, el segundo a las personas que admiras, y el tercero a ti. Ninguna persona debería tener un lugar en tu corazón, y no deberías considerar a las personas —particularmente las que veneras— a la par con Dios, como Sus iguales. Esto es intolerable para Él.

9. Tus pensamientos deberían ser de la obra de la iglesia. Deberías dejar de lado las perspectivas de tu propia carne, ser enérgico en los asuntos familiares, consagrarte sin reservas a la obra de Dios, y ponerla en primer lugar, y tu propia vida en el segundo. Esta es la decencia de un santo.

10. Los familiares que no son de la fe (tus hijos, tu marido o esposa, tus hermanas o tus padres, etc.) no deberían verse obligados a ir a la iglesia. La casa de Dios no está corta de miembros, y no hay necesidad de maquillar sus cifras con personas que no tienen uso. No se debe llevar a la iglesia a todos aquellos que no creen alegremente. Este decreto va dirigido a todas las personas. Deberíais comprobar, controlar y recordaros unos a otros este asunto, y nadie puede violarlo. Incluso cuando los parientes que no son de la fe entran en la iglesia reticentemente, no se les deben dar libros ni un nuevo nombre; tales personas no son de la casa de Dios, y se debe detener su entrada a la iglesia por cualquier medio necesario. Si se traen problemas a la iglesia por la invasión de demonios, entonces tú mismo serás expulsado o se te pondrán restricciones. En resumen, todo el mundo tiene una responsabilidad en este asunto, pero tampoco deberías ser imprudente, o usarla para saldar cuentas personales.

en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:(XVI) Palabras clásicas sobre cómo buscar la verdad para lograr un cambio en el carácter y ser perfeccionado por Dios

Siguiente:(II) Palabras clásicas sobre las exhortaciones de Dios al hombre

También podría gustarte