Las tres etapas de la obra de Dios La encarnación de Dios El juicio de los últimos días Sobre los nombres de Dios La Era de la Gracia y la Era del Reino Salvación y salvación completa El camino de la vida eterna La obra de Dios y la obra del hombre Conocer a Cristo Conocer a Dios La Biblia y Dios Conocer la voz de Dios Dios ha venido a China La Iglesia de Dios y la religión Cómo distinguir a los fariseos Interpretación de la Trinidad Verdad y doctrinas Hacer la Voluntad de Dios El camino verdadero siempre ha sido perseguido El verdadero significado del arrebatamiento
  • 20 tipos de verdades del Evangelio
    • Las tres etapas de la obra de Dios
    • La encarnación de Dios
    • El juicio de los últimos días
    • Sobre los nombres de Dios
    • La Era de la Gracia y la Era del Reino
    • Salvación y salvación completa
    • El camino de la vida eterna
    • La obra de Dios y la obra del hombre
    • Conocer a Cristo
    • Conocer a Dios
    • La Biblia y Dios
    • Conocer la voz de Dios
    • Dios ha venido a China
    • La Iglesia de Dios y la religión
    • Cómo distinguir a los fariseos
    • Interpretación de la Trinidad
    • Verdad y doctrinas
    • Hacer la Voluntad de Dios
    • El camino verdadero siempre ha sido perseguido
    • El verdadero significado del arrebatamiento
La Era de la Gracia y la Era del Reino

¿Cuál es la diferencia entre la manera en la que el Señor Jesús obró en la Era de la Gracia y la manera en la que Dios Todopoderoso obra en la Era del Reino?

En la Era de la Gracia, Jesús hizo mucho de esa obra, como curar enfermedades, expulsar demonios, imponer Sus manos sobre el hombre para orar por él y bendecirlo. Sin embargo, continuar haciéndolo no serviría para nada en el presente. El Espíritu Santo obraba de esa forma en ese momento, porque era la Era de la Gracia, y se mostró suficiente gracia al hombre para su disfrute.

¿Cuál es la diferencia entre la vida de la iglesia en la Era de la Gracia y la vida de la iglesia en la Era del Reino?

Siempre que esas personas religiosas se congregan, preguntan, “Hermana, ¿cómo has estado estos días?” Ella contesta, “Me siento en deuda con Dios y no soy capaz de cumplir los deseos de Su corazón”. Otro dice, “Yo también estoy en deuda con Dios y no soy capaz de satisfacerlo”. Estas pocas frases y palabras por sí solas expresan las cosas viles que hay en lo profundo de sus corazones.