Las tres etapas de la obra de Dios La encarnación de Dios El juicio de los últimos días Sobre los nombres de Dios La Era de la Gracia y la Era del Reino Salvación y salvación completa El camino de la vida eterna La obra de Dios y la obra del hombre Conocer a Cristo Conocer a Dios La Biblia y Dios Conocer la voz de Dios Dios ha venido a China La Iglesia de Dios y la religión Cómo distinguir a los fariseos Interpretación de la Trinidad Verdad y doctrinas Hacer la Voluntad de Dios El camino verdadero siempre ha sido perseguido El verdadero significado del arrebatamiento
  • 20 tipos de verdades del Evangelio
    • Las tres etapas de la obra de Dios
    • La encarnación de Dios
    • El juicio de los últimos días
    • Sobre los nombres de Dios
    • La Era de la Gracia y la Era del Reino
    • Salvación y salvación completa
    • El camino de la vida eterna
    • La obra de Dios y la obra del hombre
    • Conocer a Cristo
    • Conocer a Dios
    • La Biblia y Dios
    • Conocer la voz de Dios
    • Dios ha venido a China
    • La Iglesia de Dios y la religión
    • Cómo distinguir a los fariseos
    • Interpretación de la Trinidad
    • Verdad y doctrinas
    • Hacer la Voluntad de Dios
    • El camino verdadero siempre ha sido perseguido
    • El verdadero significado del arrebatamiento
El camino de la vida eterna

Las verdades expresadas por Dios en los últimos días son el camino de la vida eterna

Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás calificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia.

Las diferencias entre el camino del arrepentimiento y el camino de la vida eterna

Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás.