La Palabra manifestada en carne

Contenido

Interpretación de la decimonovena declaración

Parece que en la imaginación de las personas, Dios es muy excelso e insondable. Es como si Él no residiera entre los hombres y como si mirara a las personas con desprecio por ser tan excelso. Dios, sin embargo, destruye las nociones de los hombres, las elimina todas y las entierra en “tumbas” en las que se convierten en cenizas. La actitud de Dios hacia las nociones de los hombres es parecida a la que Él tiene hacia los muertos, definiéndolas a voluntad. Es como si no hubiera respuestas de las nociones. Por tanto, desde la creación del mundo hasta ahora, Dios ha estado realizando esta obra y nunca se ha detenido. A causa de la carne, Satanás corrompe a los hombres, y a causa de las acciones de Satanás en la tierra, los hombres se forman todo tipo de nociones en el transcurso de sus experiencias. Esto se llama “formación natural”. Esta etapa de la obra es la última parte de la obra de Dios en la tierra, por lo que el método de la obra de Dios ha alcanzado su cima, y Él está intensificando Su entrenamiento de los hombres, de forma que ellos puedan ser hechos completos en Su obra final y la voluntad de Dios se satisfará finalmente. Antes, sólo estaban el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo entre los hombres, pero no había palabras pronunciadas por Dios mismo. Cuando Él habló con Su propia voz, todo el mundo quedó sorprendido y hoy Sus palabras son incluso más desconcertantes. El sentido de Sus palabras es incluso más difícil de descifrar y los hombres parecen encontrarse en un estado de embobamiento, porque el cincuenta por ciento de Sus palabras vienen entrecomilladas. “Cuando hablo, el hombre escucha Mi voz con esmerada atención; pero cuando dejo de hablar, regresa de nuevo a su propia 'empresa'”. Hay una palabra entrecomillada en ese pasaje. Cuanto más divertidas son las palabras de Dios, más pueden atraer a las personas a leerlas. Un aspecto es que las personas son capaces de aceptar ser tratadas cuando están relajadas. El aspecto principal es evitar que más personas se desanimen o decepcionen, porque no entienden las palabras de Dios. Esto es una táctica en la guerra de Dios contra Satanás. Sólo de esta forma se interesarán las personas en las palabras de Dios y seguirán prestándolas atención, aunque estén desconcertadas. Pero también existe un gran encanto en todas las palabras no entrecomilladas y, por tanto, son más evidentes y hacen que las personas amen más aún las palabras de Dios, lo que les permite sentir la dulzura de Sus palabras en su corazón. Como las palabras de Dios se presentan en una gran variedad de formas, son ricas y diversas, y como no hay repeticiones de nombres entre las muchas palabras de Dios, en su tercer sentido, todas las personas creen que Dios siempre es nuevo y nunca viejo. Por ejemplo: “No pido al hombre que sea un mero consumidor, sino que le pido que sea un productor capaz de asestar la derrota sobre Satanás”. Las palabras “consumidor” y “productor” en esta frase tienen sentidos parecidos a algunas palabras pronunciadas en tiempos anteriores, pero Dios no es rígido. Más bien, hace al hombre consciente de Su frescura y, así, aprecie Su amor. El humor en el discurso de Dios contiene Su juicio y Sus exigencias del hombre. Como todas las palabras de Dios tienen objetivos, significados, Su humor no tiene sólo el propósito de avivar el ambiente, hacer que los hombres rían con estruendo, o que simplemente relajen sus músculos. Más bien, su intención es liberar al hombre de cinco mil años de esclavitud y que nunca más esté atado, de forma que sea más capaz de aceptar las palabras de Dios. El método de Dios es “una cucharada de azúcar ayuda a tragar el medicamento”; Él no fuerza la medicina amarga por la garganta del hombre. Hay amargura en lo dulce y también dulzura en lo amargo.

“Cuando un débil rayo de luz comienza a mostrarse en el Este, toda la gente en el universo dirige su atención en ese momento hacia la luz del Este. Ya no estando aletargada, la humanidad se mueve a observar la fuente de la luz del Este, pero debido a las limitaciones del poder humano, nadie es capaz de ver el lugar donde se origina la luz”. Esto es lo que está aconteciendo en todas partes en el universo, no simplemente entre los hijos y el pueblo de Dios. Todos los círculos religiosos y los incrédulos experimentan esta reacción. En el momento en que brilla la luz de Dios, el corazón de todos cambia gradualmente y comienzan a descubrir, sin querer, que vivir no tiene sentido, que la vida humana carece de valor. Los hombres no buscan un futuro, no piensan en el mañana ni se preocupan por él, sino que se aferran a la idea de que deberían comer y beber más mientras sigan siendo “jóvenes”, que todo ello habrá merecido la pena y que no habrá sido en vano una vez llegue el día final. El hombre no desea poner el mundo en orden. El “diablo” robó todo el vigor del amor de la humanidad por el mundo, pero nadie sabe cuál es la raíz y lo único que pueden hacer es correr de acá para allá, e informar a los demás, porque el día de Dios aún no ha llegado. Un día, todos verán las respuestas a todos los misterios insondables. Este es el verdadero significado de las palabras de Dios de que “El hombre despertará de su sueño y sólo entonces se dará cuenta de que Mi día en el mundo se acerca lentamente”. Cuando llegue el momento, todas las personas que pertenecen a Dios serán como hojas verdes “a la espera de consagrarme su porción individual en el momento en que Yo esté a la tierra”. Por tanto, muchos de entre el pueblo de Dios en China siguen recayendo después de que Él emita Su voz; por tanto, Él declara: “Pero faltos de poder para alterar el hecho consumado, sólo pueden esperar a que Yo pronuncie sentencia”. Entre ellos seguirá habiendo algunas personas que serán eliminadas; esto no se mantendrá inmutable para todos. En su lugar, las personas sólo pueden estar a la altura después de pasar por la prueba, y así se les emitirán “certificados de calidad”; de lo contrario, se convertirán en basura en el vertedero. Dios señala constantemente el verdadero estado del hombre, por lo que este siente cada vez más el misterio de Dios. “Si Él no fuera Dios, ¿cómo podría conocer tan bien nuestro verdadero estado?”. Pero a causa de la debilidad de los hombres, “en los corazones de los hombres, Yo no estoy en lo alto, ni en lo bajo. En lo que a los hombres concierne, es indiferente si existo o no”. ¿No es este precisamente el estado de todas las personas que encaja mejor con la realidad? En lo que a los hombres respecta, Dios existe cuando ellos lo buscan y no existe cuando no lo buscan. En otras palabras, Dios existe en el corazón del hombre de forma inmediata cuando este necesita Su ayuda, pero cuando ya no lo necesita, Él deja de existir. Esto es lo que hay en el corazón del hombre. En la realidad, todo el mundo en la tierra piensa de esta forma, incluidos todos los ateos, cuya impresión de Dios también es turbia y abstracta.

“Por lo tanto, las montañas se convierten en fronteras entre naciones sobre la tierra, los océanos se convierten en barreras para mantener separadas a las personas entre los territorios, y el aire se convierte en aquello que fluye del hombre hacia el hombre en el espacio en la tierra”. Esta fue la obra que Dios realizó mientras creaba el mundo. Mencionar esto aquí es desconcertante para las personas: ¿será que Dios quiere crear otro mundo? Es justo decir esto: cada vez que Dios habla, Sus palabras contienen creación, gestión y la destrucción del mundo; tan sólo que en algunas ocasiones son claras y en otras ambiguas. Toda la gestión de Dios se personifica en Sus palabras; el único problema es que los hombres no pueden distinguirlas. La bendición de Dios para los hombres hace que su fe crezca cien veces. Desde fuera, parece que Él estuviera haciendo una promesa a los hombres, pero en esencia es un criterio para las exigencias de Dios respecto a las personas de Su reino. Él mantendrá a los que obedezcan y la calamidad enviada desde el cielo se tragará a los que no lo hagan. “El trueno, resonando a través de los cielos, derriba al hombre; cuando las altas montañas se derrumban, lo entierran; los animales salvajes hambrientos lo devoran; y los océanos, turbulentos, cubren su cabeza. Mientras que la humanidad se envuelve en un conflicto fratricida, todos los hombres buscarán su propia destrucción en las calamidades derivadas desde el mero centro de la humanidad”. Este es el “trato especial” que dará a los que no cumplen los estándares, que no serán salvados después en el reino de Dios. Cuanto más diga Él cosas como: “Con toda seguridad, bajo la guía de Mi luz, atravesaréis por los dominios de las fuerzas de la oscuridad. Con seguridad, en medio de la oscuridad, no perderéis la luz que os guía”, más conscientes se vuelven los hombres de su propia respetabilidad y, por tanto, tienen más fe para buscar la nueva vida. Dios provee para el hombre de acuerdo a lo que este le pida. Una vez que Dios lo deja al descubierto hasta cierto punto, Él cambia Su forma de hablar y usa un tono de bendición para obtener los mejores resultados. Hacer exigencias al hombre de esta forma da resultados más prácticos. Como todos los hombres están dispuestos a hablar de negocios con sus congéneres —todos son expertos en negocios—, esto es exactamente lo que Dios está teniendo en cuenta al decir esto. Por tanto, ¿qué es “Sinim”? El sentido de Dios aquí no es el reino en la tierra corrompido por Satanás, sino más bien una asamblea de todos los ángeles que procedían de Dios. Las palabras “resueltos y firmes” indican que los ángeles derrumbarán todas las fuerzas de Satanás y, por tanto, Sinim será establecido en todo el universo. Por tanto, el sentido real de Sinim es una asamblea de todos los ángeles sobre la tierra; aquí se refiere a los que están en la tierra. Así pues, el reino que exista posteriormente en la tierra se llamará “Sinim” y no el “reino”. No hay un sentido real para el “reino” en la tierra y, en esencia, es Sinim. Por tanto, tan sólo vinculándolo al sentido de Sinim se puede conocer el verdadero sentido de las palabras “con seguridad irradiaréis todos los rincones del universo con Mi gloria”. Esto demuestra la clasificación de todas las personas sobre la tierra en el futuro. Todos los habitantes de Sinim serán reyes que gobiernen sobre todos los pueblos de la tierra, después de haber sufrido el castigo. Todas las cosas en la tierra operarán normalmente a causa de la gestión del pueblo de Sinim. Esto no es nada más que un bosquejo aproximado de la situación. Todos los hombres permanecerán en el reino de Dios, lo que significa que se les dejará dentro de Sinim. Los hombres de la tierra serán capaces de comunicarse con los ángeles. Por tanto, el cielo y la tierra estarán conectados o, en otras palabras, todos los hombres de la tierra se someterán y amarán a Dios tal como lo hacen los ángeles en el cielo. En ese momento, Dios se aparecerá abiertamente a todas las personas en la tierra y les permitirá ver Su verdadero rostro a simple vista, y se aparecerá a los hombres en cualquier momento.